Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Unos 45 jóvenes de la JMJ de Rio piden refugio

Unos 45 participantes de la JMJ pidieron refugio en Brasil
Sabado 24 Ago 2013 | 16:02 pm

Río de Janeiro (Brasil) (AICA): Unos 45 peregrinos que participaron de Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Río de Janeiro que presidió el papa Francisco pidieron a las autoridades de Brasil ser considerados “refugiados”, confirmó el Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Los jóvenes llegados de Pakistán, Sierra Leona y República Democrática del Congo elevaron esta solicitud alegando que en sus países sufren “persecución” y “amenazas” por profesar la fe católica. Según ACNUR, la arquidiócesis de Río de Janeiro recibió 40 solicitudes para intermediar en los procesos de refugio y la archidiócesis de San Pablo otras cinco.

 
Unos 45 peregrinos que participaron de Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Río de Janeiro que presidió el papa Francisco pidieron a las autoridades de Brasil ser considerados “refugiados”, confirmó el Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). 

Los jóvenes llegados de Pakistán, Sierra Leona y República Democrática del Congo elevaron esta solicitud alegando que en sus países sufren “persecución” y “amenazas” por profesar la fe católica. 

Según ACNUR, la arquidiócesis de Río de Janeiro recibió 40 solicitudes para intermediar en los procesos de refugio y la arquidiócesis de San Pablo otras cinco. 

Los pedidos deberán ser analizados ahora por el Comité Nacional de Refugiados (CONARE), organismo dependiente del Ministerio de Justicia de Brasil. 

Los jóvenes son “asistidos, alojados y alimentados” en forma provisional por voluntarios católicos y autoridades municipales.+


Deja un comentario

Agradecimiento del Papa a los brasileños

JMJ

RÍO DE JANEIRO, 21 Ago. 13 / 12:19 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco envió al Arzobispo de Río de Janeiro (Brasil), Mons. Orani Tempesta, una carta para agradecerle el cariño y acogida del pueblo brasileño durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), y el testimonio de una fe “mucho más fuerte que el frío y la lluvia que marcaron gran parte de estos días”.

En el texto, el Santo Padre también agradeció a los obispos auxiliares y miembros del Comité de Organización Local por la generosidad y empeño en la preparación de la JMJ, así como la dedicación de los voluntarios y bienhechores que hicieron posible que este evento “fuese un acontecimiento que marcará la historia de la ‘Ciudad Maravillosa’ y para la Iglesia que está en el Brasil”.

Francisco también pidió transmitir sus agradecimientos a los que trabajan con la Red de Tratamiento de Dependencia Química, en el hospital San Francisco de Asís de la Providencia de Dios, en el barrio de Tijuca.

Además dejó su saludo a los habitantes de la Comunidad de Varginha, que, junto con su párroco, le proporcionaron una “recepción calurosa y alegre”, así como a los moradores de Copacabana, “que tan generosamente, recibieron en su barrio a los millones de fieles que participaron de las celebraciones” de la JMJ.

El Papa también dedicó unas palabras a los habitantes de Guaratiba para decirles que pese a que no pudo celebrarse la Misa de Envío en el Campus Fidei debido a las fuertes lluvias, “el Papa está muy próximo de ellos y que reza por cada familia de aquel vecindario”.

“Con estos sentimientos y votos que confío a Nuestra Señora Aparecida, imploro del Espíritu Santo renovada efusión de sus dones sobre el ministerio de monseñor Orani y de sus sacerdotes para llevar a su pueblo a reposar y saciarse en Dios, al conceder a todos los hijos e hijas de la queridísima arquidiócesis de San Sebastián de Río de Janeiro, con mención especial a los ancianos y enfermos, los jóvenes y niños, mi Bendición Apostólica y pido que, por favor, no dejen de rezar por mí”, finalizó el Papa.

 

 


Deja un comentario

Arzobispo de Rio: impresiones y estadísticas sobre JMJ

Arzobispo de Río destaca impacto positivo de la JMJ en Brasil

RIO DE JANEIRO, 31 Jul. 13 / 02:53 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Arzobispo de Río de Janeiro (Brasil), Mons. Orani Tempesta, afirmó que la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) tuvo un impacto positivo en el país, pero no solo en cuanto a números e ingresos económicos, sino porque “Copacabana nunca vio tanta gente en paz, alegre y comprometida con la construcción de un mundo mejor”, en alusión a los 3,7 millones de jóvenes que llenaron la playa durante la Misa de clausura.

“Es Dios quien realiza las cosas. Tuvimos cambios desde el anuncio de la realización del evento en Rio de Janeiro. Hasta el Papa cambió, pero conseguimos realizar una bella Jornada y servir a todos los jóvenes”, afirmó el martes 30 durante una rueda de prensa en la que agradeció a los voluntarios, las familias de acogida y todos los involucrados en la JMJ.

“Fue un evento sin violencia, sin depredaciones. Y esas señales positivas que vimos en la juventud deben perdurar. Queremos que esos jóvenes, impulsados por la Jornada Mundial de la Juventud, sigan siendo protagonistas de un mundo nuevo”, apuntó.

Con respecto a la afluencia de peregrinos, el Prelado informó que estos fueron aumentando conforme se acercaba la Misa de clausura. Así, el primer día de la JMJ, los eventos en Copacabana, la Quinta da Boa Vista, Río Centro y otros, reunieron a 600.000 personas; sin embargo, ya en la Vigilia del sábado 27 se contaba con 3,5 millones de peregrinos, número que creció a 3,7 millones para la Eucaristía final presidida por el Papa Francisco.

En ese sentido, Mons. Tempesta informó que según cifras del Ministerio de Turismo, los visitantes gastaron 1.8 billones de reales.

Asimismo, indicó que hubo 427 mil inscripciones de 175 países, la mayoría proveniente de Brasil, seguido de Argentina, Estados Unidos, Chile, Italia, Venezuela, Francia, Paraguay, Perú y México. El 55 por ciento de los inscriptos fueron mujeres y el 45 por ciento restante hombres. El 60 por ciento del público participante tenía entre 19 y 34 años.

Sobre la cobertura, se contó con 6.500 periodistas procedentes de 57 países. Hubo 264 locales de catequesis donde se hablaba en 25 idiomas y 100 confesionarios colocados en diferentes puntos.

Asimismo, las cifras revelaron que se fabricaron cuatro millones de hostias, 800 mil de la cuales fueron consagradas en la Misa de Envío. Además hubo 644 obispos inscriptos y 7.814 sacerdotes registrados.

Durante la rueda de prensa, Mons. Tempesta relató que cada vez que Francisco pasaba en helicóptero por el Corcovado, rezaba y observaba con admiración la imagen del Cristo Redentor.

Asimismo, destacó el episodio de Nathan de Brito, el niño de 9 años que hizo llorar al Pontífice al decirle “Papa, te deseo el bien”. Este acto emocionó a Francisco “y demostró el cariño de todo el pueblo brasileño”, afirmó Mons. Tempesta.


Deja un comentario

JMJ: el año 2016 en Cracovia. Testimonios de jóvenes

Es un reto llegar a Cracovia pero estaremos allá, dicen jóvenes de América en Río

Matías González y Arturo Fernández de Argentina (foto ACI Prensa)

RÍO DE JANEIRO, 28 Jul. 13 / 02:03 pm (ACI).- Un grupo de jóvenes americanos participantes de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Río de Janeiro comentaron que no será fácil llegar a Cracovia en Polonia en 2016, pero “será un gran reto” y “estaremos allí”.

El argentino Arturo Fernández, de la diócesis de Morón, dijo a ACI Prensa que “sin duda será un reto llegar y haremos lo posible por participar de la siguiente Jornada. Podemos juntar y rezar mucho para llegar”.

Haber sido parte de la JMJ de Río, aseguró, “ha sido una experiencia que no se puede pagar con nada. Hay muchas personas que quisieran estar cerca del Papa y nos ha tocado a nosotros. Hemos podido escucharlo, verlo, hemos estado cerca de él que siempre tiene algo que decir”.

Para la brasileña Manuela Freire, de 24 años, el anuncio de que la siguiente Jornada Mundial de la Juventud “ha sido algo providencial porque es la tierra de Juan Pablo II. Yo creo que todos los brasileños que estamos aquí iremos a Polonia para compartir esa Jornada también”.

Matías González, argentino de 30 años, resaltó que “la Jornada ha sido realmente impresionante. Ha sido increíble sentirse hermano de personas que uno ve por primera vez . Todo esto ha sido un regalo de Dios”.

En opinión de la joven uruguaya Ana Orleits, “Río de Janeiro ha sido algo muy bueno y muy interesante. Ver al Papa lo ha sido y ahora podremos ir a Polonia en donde tendremos nuevas experiencias y podemos conocer a más personas”.

Diego Guzmán, del estado de Arizona en Estados Unidos, indicó que “todo ha sido bueno y he disfrutado todo. Es mi primera Jornada Mundial de la Juventud y estar aquí no lo voy a olvidar”.

Para Eduardo Fernández, paraguayo de 29 años de la localidad de Caaguazú, “haber estado en esta Jornada ha sido una experiencia muy hermosa. Yo creo que todos nos hemos visto transformados”.

“Cuando escuchamos que la siguiente sede será Polonia comenzamos a hacer nuestros cálculos sobre lo que necesitamos para llegar y creo que sí vamos a estar en Cracovia en el 2016”, aseveró.


Deja un comentario

Próxima JMJ el año 2016 en Cracovia (Polonia)

¡Nos vemos en Cracovia 2016!

2013-07-28 Radio Vaticana

(RV).- (Con Audio) “Queridos jóvenes, tenemos una cita en la próxima Jornada Mundial de la Juventud, en 2016, en Cracovia, Polonia. Pidamos, por la intercesión materna de María, la luz del Espíritu Santo para el camino que nos llevará a esta nueva etapa de gozosa celebración de la fe y del amor de Cristo”: con estas palabras antes del rezo del Ángelus el Papa Francisco anunció el mediodía del domingo en Río, la próxima ciudad anfitriona de la JMJ (RC-RV)
Palabras del Papa antes del Rezo del Ángelus

(Audio)  Queridos hermanos y hermanas
Al final de esta Celebración Eucarística, con la cual elevamos a Dios nuestro canto de alabanza y gratitud por todas las gracias recibidas durante esta Jornada Mundial de la Juventud, quisiera antes agradecer a Monseñor Orani Tempesta y al Cardenal Rylko las palabras que me dirigieron. Les agradezco también a ustedes, queridos jóvenes, por todas las alegrías que me dieron en estos días. ¡Gracias! Llevo a cada uno de ustedes en mi corazón.
Ahora dirigimos nuestra mirada a la Madre del cielo, la Virgen María. En estos días, Jesús les ha repetido con insistencia la invitación a ser sus discípulos misioneros; ustedes escucharon la voz del Buen Pastor que los llamó por su nombre y ustedes reconocieron la voz que les llamaba (cf. Jn 10,4). ¿No es verdad que, en esta voz que resuena en sus corazones, sintieron la ternura del amor de Dios? ¿No es verdad que ustedes experimentaron la belleza de seguir a Cristo, juntos, en la Iglesia? ¿No es verdad que ustedes han comprendido mejor que el Evangelio es la respuesta al deseo de una vida todavía más plena? (cf. Jn 10,10). ¿No es verdad?

La Virgen Inmaculada intercede por nosotros en el Cielo como una buena madre que cuida de sus hijos. Que María nos enseñe con su vida qué significa ser discípulo misionero. Cada vez que rezamos el Angelus, recordamos el evento que ha cambiado para siempre la historia de los hombres. Cuando el ángel Gabriel anunció a María que iba a ser la Madre de Jesús, del Salvador, Ella, aún sin comprender del todo el significado de aquella llamada, se fió de Dios y respondió: «Aquí está la esclava del Señor, que se haga en mí según tu palabra» (Lc 1,38). Pero, ¿qué hizo inmediatamente después? Después de recibir la gracia de ser la Madre del Verbo Encarnado, no se quedó con aquél regalo; se sintió responsable y marchó, salió de su casa y se fue rápidamente a ayudar a su pariente Isabel, que tenía necesidad de ayuda (cf. Lc 1,38-39); realizó un gesto de amor, de caridad, y de servicio concreto, llevando a Jesús en su seno. Y este gesto lo hizo diligentemente.

Está aquí, queridos amigos, nuestro modelo. Aquella que recibió el don más precioso de Dios, como primer gesto de respuesta se pone en camino para servir y llevar a Jesús. Pidamos a la Nuestra Señora que nos ayude también a nosotros a transmitir la alegría de Cristo a nuestros familiares, a nuestros compañeros, a nuestros amigos, a todas las personas. ¡Nunca tengan miedo de ser generosos con Cristo! ¡Vale la pena! Salgan y vayan con valentía y generosidad, para que cada hombre y cada mujer puedan encontrar al Señor.
Queridos jóvenes, ya tenemos marcado el encuentro para la próxima Jornada Mundial de la Juventud, en 2016, en Cracovia, Polonia. Por la intercesión materna de María, pidamos la luz del Espíritu Santo para el camino que nos llevará a esta nueva etapa de gozosa celebración de la fe y del amor de Cristo.
Ahora recemos juntos…(MP-RV)


Deja un comentario

JMJ: la gran misa en Rio

¡Vayan! Jesucristo cuenta con ustedes, la Iglesia cuenta con ustedes, el Papa cuenta con ustedes

2013-07-28 Radio Vaticana

(RV).- (Con Audio) Fue el mandato que el Papa Francisco transmitió a más de tres millones de jóvenes el domingo por la mañana en la Santa Misa de clausura de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud de Río, recordando la palabra de Dios que hoy nos indica: “Vayan”, “sin miedo”, “para servir”. El Obispo de Roma precisó que a donde nos envía Jesús no hay fronteras, no hay límites: nos envía a todos. El Evangelio no es para algunos sino para todos, precisó el Santo Padre. “No es sólo para los que nos parecen más cercanos, más receptivos, más acogedores. Es para todos. No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a cualquier ambiente, hasta las periferias existenciales, también a quien parece más lejano, más indiferente.” El Señor busca a todos, quiere que todos sientan el calor de su misericordia y de su amor. “Quisiera que este mandato de Cristo: “Vayan”, resonara en ustedes jóvenes de la Iglesia en América Latina, comprometidos en la misión continental promovida por los obispos. Brasil, América Latina, el mundo tiene necesidad de Cristo”.
Homilía del Papa

(Audio)  Queridos hermanos en el episcopado y en el sacerdocio,
Queridos jóvenes
«Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos». Con estas palabras, Jesús se dirige a cada uno de ustedes diciendo: «Qué bueno ha sido participar en la Jornada Mundial de la Juventud, vivir la fe junto a jóvenes venidos de los cuatro ángulos de la tierra, pero ahora tú debes ir y transmitir esta experiencia a los demás». Jesús te llama a ser un discípulo en misión. Hoy a la luz de la palabra de Dios que acabamos de oír, ¿Qué nos dice hoy el Señor? ¿Qué nos dice hoy el Señor? Tres palabras: Vayan, sin miedo, para servir.
1. Vayan. Durante estos días aquí en Río, ustedes han podido hacer la bella experiencia de encontrar a Jesús y de encontrarlo juntos, sintiendo la alegría de la fe. Pero la experiencia de este encuentro no puede quedar encerrada en la vida de ustedes, o en el pequeño grupo de la parroquia, del movimiento o de la comunidad de ustedes. Sería como quitarle el oxígeno a una llama que arde. La fe es una llama que se hace más viva cuanto más es compartida, transmitida, para que todos puedan conocer, amar y profesar a Jesucristo, que es el Señor de la vida y de la historia (cf. Rm 10,9).
Pero ¡cuidado! Jesús no ha dicho: si quieren, si tienen tiempo, ¡Vayan!, sino que dijo: «Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos». Compartir la experiencia de la fe, dar testimonio de la fe, anunciar el evangelio es el mandato que el Señor confía a toda la Iglesia, también a ti; es un mandato que no nace de la voluntad de dominio, de la voluntad de poder, sino de la fuerza del amor, del hecho que Jesús ha venido antes a nosotros y nos ha dado, no nos dio algo de sí, sino se nos dio todo Él. Ha dado su vida para salvarnos y mostrarnos el amor y la misericordia de Dios. Jesús no nos trata como a esclavos, sino como a hombres libres, amigos, hermanos; y no sólo nos envía, sino que nos acompaña, está siempre a nuestro lado en esta misión de amor.
¿Para dónde nos envía Jesús? No hay fronteras, no hay límites: nos envía para todas las personas. El evangelio es para todos, y no para algunas personas. No es sólo para aquellos que parecen más cercanos a nosotros, más abiertos, más acogedores. Es para todas las personas. No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a todos los ambientes, hasta las periferias existenciales, incluidos aquellos que parecen más distantes, más indiferentes. El Señor busca a todos, quiere que todos sientan el calor de su misericordia y de su amor.
De forma especial, quisiera que este mandato de Cristo: «Vayan», resonara en ustedes jóvenes de la Iglesia en América Latina, comprometidos en la misión continental promovida por los obispos. El Brasil, América Latina, el mundo necesita de Cristo. San Pablo dice: «¡Ay de mí si no anuncio el evangelio!» (1 Co 9,16). Este continente ha recibido el anuncio del Evangelio, que marcó su camino y produjo mucho fruto. Ahora este anuncio se les ha confiado también a ustedes, para que resuene con fuerza renovada. La Iglesia necesita de ustedes, del entusiasmo, de la creatividad y de la alegría que los caracteriza. Un gran apóstol de Brasil, el beato José de Anchieta, partió en misión cuando tenía apenas diecinueve años! ¿Saben cuál es el mejor medio para evangelizar a los jóvenes? Otro joven. Éste es el camino a recorrer por ustedes.
2. Sin miedo. Puede que alguno piense: «No tengo ninguna preparación especial, ¿cómo puedo ir y anunciar el evangelio?». Querido amigo, tu miedo no se diferencia mucho del de Jeremías. Escuchamos en la lectura recién, cuando fue llamado por Dios para ser profeta: «¡Ay, Señor, Dios mío! Mira que no sé hablar, que sólo soy un niño». También Dios les dice a ustedes lo que dijo a Jeremías: «No les tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte» (Jr 1,6.8). Él está con nosotros.
«No tengan miedo». Cuando vamos a anunciar a Cristo, es Él mismo el que va por delante y nos guía. Al enviar a sus discípulos en misión, ha prometido: «Yo estoy con ustedes todos los días» (Mt 28,20). Y esto es verdad también para nosotros. Jesús no nos deja solos, ¡nunca deja solo a nadie! ¡Nos acompaña siempre!
Además Jesús no dijo: «Andá», sino «Vayan»: somos enviados juntos. Queridos jóvenes, sientan la compañía de toda la Iglesia, y también la comunión de los santos, en esta misión. Cuando juntos hacemos frente a los desafíos, entonces somos fuertes, descubrimos recursos que pensábamos que no teníamos. Jesús no ha llamado a los apóstoles para que vivan aislados, los ha llamado a formar un grupo, una comunidad. Quisiera dirigirme también a ustedes, queridos sacerdotes que concelebran conmigo esta Eucaristía: han venido para acompañar a sus jóvenes, y es bonito compartir esta experiencia de fe. Seguro que los ha rejuvenecidos a todos. ¡El joven contagia juventud! Pero es una etapa en el camino. Por favor, sígan acompañándolos con generosidad y alegría, ayúdenlos a comprometerse activamente en la Iglesia; que nunca se sientan solos. Y aquí quiero agradecer de corazón a los grupos de pastoral juvenil, a los movimientos y nuevas comunidades que acompañan a los jóvenes en su experiencia de ser Iglesia, tan creativos, tan audaces. ¡Sigan adelante y no tengan miedo!

3. La última palabra: para servir. En el inicio del salmo que proclamado escuchamos estas palabras: «Canten al Señor un cántico nuevo» (95,1). ¿Cuál es este cántico nuevo? No son palabras, no es una melodía, sino que es el canto de nuestra vida, es dejar que nuestra vida se identifique con la Vida de Jesús, es tener sus sentimientos, sus pensamientos, sus acciones. Y la vida de Jesús es una vida para los demás. La vida de Jesús es una vida para los demás, es una vida de servicio.
San Pablo, en la lectura que escuchamos hace poco, decía: «Me hice esclavo de todos, a fin de ganar el mayor número posible» (1 Co 9,19). Para anunciar a Jesús, Pablo se hizo «esclavo de todos». Evangelizar significa testimoniar personalmente el amor de Dios, significa superar nuestros egoísmos, significa servir inclinándonos a lavar los pies de nuestros hermanos como hizo Jesús.
Tres palabras: “Vayan, sin miedo, para servir”. Siguiendo estas tres palabras “Vayan, sin miedo, para servir”, experimentarán que quien evangeliza es evangelizado, quien transmite la alegría de la fe, recibe más alegría. Queridos jóvenes, cuando vuelvan a sus casas, no tengan miedo de ser generosos con Cristo, de dar testimonio del Evangelio. En la primera lectura, cuando Dios envía al profeta Jeremías, le da el poder para «arrancar y arrasar, para destruir y demoler, para reedificar y plantar» (Jr 1,10). También es así para ustedes. Llevar el Evangelio es llevar la fuerza de Dios para arrancar y arrasar el mal y la violencia; para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio; para edificar un mundo nuevo. Queridos jóvenes, ¡Jesucristo cuenta con ustedes! ¡La Iglesia cuenta con ustedes! ¡El Papa cuenta con ustedes! Que María, Madre de Jesús y Madre nuestra, les acompañe siempre con su ternura: «Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos». Amén (RC-RV)


Deja un comentario

JMJ: el papa con ocho jóvenes reclusos en Rio

El Papa rezó el Padre Nuestro junto con ocho jóvenes presos
Viernes 26 Jul 2013 | 21:52 pm

 “Nunca más violencia, solo amor”, es la cariñosa y enérgica exhortación que el papa Francisco hizo hoy a un grupo de ocho muchachos recluidos en centros correccionales de Río de Janeiro. El vocero vaticano, padre Federico Lombardi SJ, relató en una conferencia de prensa realizada esta tarde en el Centro de Prensa de Copacabana, cómo fue el encuentro de los seis muchachos y dos muchachas que están en centros correccionales en Brasil y que hoy pudieron compartir un momento especial con el Santo Padre.
Los reclusos que estuvieron con el pontífice tienen el acompañamiento espiritual de la fraternidad franciscana “The Way” (El Camino).

El encuentro se realizó en una habitación cerca de la entrada, en la planta baja de la residencia del arzobispo local, monseñor Orani Tempesta.

De la reunión con el Papa también participó Mario, quien en junio 2012 se escapó de un penal y pidió ayuda a los franciscanos. Estos no lo entregaron pero le sugirieron que regresara a la unidad penitenciaria para no sufrir las consecuencias.

Hoy, el hombre de 35 años recuperó la libertad y ayuda a esa comunidad religiosa que atiende a ex presidiarios que intentan reinsertarse en la sociedad y reencontrarse con sus familias.

Una de las chicas, la más animada del grupo, compuso una canción que cantó para el Papa y le entregó además una carta al Santo Padre, en nombre de ella y de todas las compañeras con las que está recluida.

El grupo le obsequió al Pontífice un gran rosario en cuya cruz estaba escrito, en portugués, “Candelaria nunca más”, como recuerdo de la matanza de la iglesia de la Candelaria en la que un grupo paramilitar asesinó a ocho jóvenes dedicados al crimen, entre 14 y 19 años de edad, el 23 de julio de 1993. En algunas de las cuentas estaban escritos los nombres de los muchachos que murieron ese día.

El Santo Padre rezó con este gran rosario y repitió varias veces a los jóvenes “Nunca más violencia, solo amor” y, fiel a su costumbre, pidió a cada uno de los chicos en repetidas ocasiones que “recen por mí”.

Francisco también rezó el Padre Nuestro con ellos, pidiendo especialmente por todos los jóvenes que son víctimas de la violencia en todo el mundo.

El vocero de la Santa Sede comentó que “Cuando veníamos en el avión, el Papa me dijo que podía contar que cada dos semanas llama a un grupo de jóvenes detenidos de Buenos Aires con quienes se hizo amigo y a quienes acompaña y alienta”, sostuvo el portavoz.

Según fuentes eclesiásticas argentinas se trataría de reclusos del penal de Villa Devoto, donde en su primer año como arzobispo de Buenos Aires realizó el ritual del lavatorio de los pies el Jueves Santo.

Finalmente el padre Lombardi dijo que todos y cada uno de los ocho jóvenes que participaron del encuentro con el Papa en el arzobispado tenían la camiseta de la Jornada Mundial de la Juventud y “eran por ello verdaderamente peregrinos de esta Jornada de Río”.