Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

HONG KONG: los excesos de la policía en la represión. (AMN.INT.)

Hong Kong: Es preciso investigar la actuación policial desbocada

Chris McGrath/Getty Images

En respuesta a los últimos enfrentamientos entre la policía y las personas que se manifestaban en Hong Kong el sábado por la noche, incluido el incidente en el que los agentes irrumpieron en un andén de la estación de metro Prince Edward y golpearon a los pasajeros de un tren, Man-Kei Tam, director de Amnistía Internacional Hong Kong, ha declarado:

“La violencia ejercida contra la policía el sábado no es excusa para que los agentes actúen de forma descontrolada en todas partes Las terribles escenas que se vivieron en la estación de metro Prince Edward, donde transeúntes pacíficos se vieron atrapados en el tumulto, fueron totalmente contrarias a las normas internacionales sobre actuación policial.

“Las imágenes de vídeo muestran a la policía irrumpiendo en el vagón de tren y golpeando reiteradamente con porras a personas que no suponían amenaza alguna. Se utilizaron pulverizadores de pimienta en un vagón en el que la gente no tenía forma de salir, y se prohibió al personal médico entrar en la estación. También resulta alarmante la imagen en la que un agente parece apuntar un lanzador de granadas de esponja a corta distancia de quienes iban en el vagón. Semejantes tácticas policiales ilegítimas siguen agravando la situación, en vez de tranquilizarla.

“También hay graves interrogantes respecto al despliegue de agentes de incógnito entre los manifestantes, y sobre si incitaron a la violencia. Los agentes infiltrados jamás deben actuar como provocadores. Esto crea desconfianza y sospechas, y siembra la división entre personas que tienen el derecho de reunirse y asociarse.

“Es la primera vez que la policía utiliza un tinte azul para los cañones de agua, que puede dejar señaladas indiscriminadamente a gran número de personas, incluidos transeúntes y periodistas. Estas tácticas suponen una verdadera amenaza para las libertades de expresión, y reunión pacífica y el derecho a un juicio justo. La operación policial del sábado no hace más que subrayar la necesidad urgente de que haya una investigación independiente y adecuada de la actuación policial en las protestas.”


Deja un comentario

China: Hong Kong protesta contra Pekin.

Protesta multitudinaria en Hong KongProtesta multitudinaria en Hong Kong  (ANSA)

Hong Kong: protesta contra la reforma de la extradición

Según la oposición, la reforma preparada por el gobierno corre el riesgo de poner a los políticos buscados en manos de la policía de Pekín.

Ciudad del Vaticano

Cientos de miles de ciudadanos de Hong Kong -más de un millón, según los organizadores- se han puesto en marcha para decir no a la nueva ley sobre la extradición de personas buscadas a China. Protestan contra la reforma del gobierno que permite entregar a los fugitivos a las autoridades de Macao, Taiwán y China. Según las autoridades de Hong Kong, la medida ha tomado su punto de partida del caso de un hombre que huyó tras asesinar a su novia durante unas vacaciones en Taiwán. No existe un tratado de extradición con Taipei y la policía de Hong Kong, aunque ha identificado al sospechoso, no puede entregarlo a sus colegas taiwaneses. Según la oposición, la reforma preparada por el gobierno corre el riesgo de poner a los políticos buscados en manos de la policía de Pekín.

La ex colonia británica fue restituida a la madre patria china en 1997, con la garantía de la semi-autonomía hasta 2047 y con diversas libertades políticas reconocidas, entre las cuales un sistema jurídico separado del de Pekín. El temor de la oposición es que la ley permita a China obtener la entrega de los opositores de Hong Kong o de ciudadanos de la República Popular China que se hayan refugiado en la  ex colonia británica después de haber expresado simplemente sus opiniones contra el gobierno de Pekín. También han expresado su preocupación las empresas internacionales y los grupos industriales y financieros que operan a nivel local, porque en tiempos de “guerra” comercial entre China y los Estados Unidos, los directivos y banqueros podrían encontrarse como piezas en disputas judiciales.

La ley de extradición cuenta con el apoyo de Carrie Lam, directora ejecutiva de Hong Kong (gobernadora). Sus posiciones han tenido el efecto de restaurar el impulso al frente de la oposición democrática que se había dispersado después del llamado Movimiento de los Paraguas de 2014. Desde abril, la movilización se ha reanudado: dio una primera señal de fuerza el 4 de junio con un gran encuentro de 180.000 personas en el Parque Victoria para conmemorar a los jóvenes que murieron en 1989 en la Plaza de Tiananmen. Y ayer se llevó a cabo el desfile más imponente en la historia de Hong Kong. Una marcha que duró horas, llegada hasta el edificio del gobierno y extremadamente tranquila hasta el final, cuando se produjeron enfrentamientos con el ejército y -según la oposición- varias detenciones.


Deja un comentario

China y el nuevo obispo de Hong Kong

El nuevo obispo Yeung y China vista desde Hong Kong

Sigue los pasos del cardenal Tong, su predecesor. Podrían disminuir todavía más las suposiciones de los que en Hong Kong y otras partes se atribuyen arbitrariamente la tarea de “medir” constantemente la tasa de catolicidad de la realidad eclesial del resto de China
9
0
Pubblicato il 03/08/2017
Ultima modifica il 03/08/2017 alle ore 13:02
GIANNI VALENTE
CIUDAD DEL VATICANO

En el escudo episcopal de Michael Yeung Ming-cheung, nuevo obispo de Hong Kong, están tanto la Gran Muralla como la colina del León de Hong Kong. Se puede decir que el sucesor del cardenal John Tong-Hon quiso enviar un mensaje simple pero elocuente: trabajaré para Hong Kong, pero también tendré la mirada puesta en China y en la Iglesia de China.

 

El nombramiento de Yeung como guía de la diócesis católica de Hong Kong ya estaba en programa, por decirlo así, desde noviembre de 2016, cuando el entonces obispo auxiliar se convirtió en obispo coadjutor de la misma diócesis.

 

El evento, eclesialmente “natural”, se reviste de interés a la luz de la actual y delicada fase de las relaciones entre el gobierno chino y la Iglesia católica, y por la profunda continuidad que al respecto manifiesta el nuevo obispo con su inmediato predecesor, el cardenal Tong. ¿Cuál será el papel presente y futuro de la diócesis de Hong Kong en esta partida? En su primera conferencia de prensa como obispo de la diócesis, Yeung expresó algunas consideraciones claras a pesar de su obviedad: repitió que Hong Kong no tiene un papel como “intermediario” en las relaciones entre China y el Vaticano, y tampoco puede imaginarse como una especie de “tercera fuerza”. Añadió que la única contribución interesante que la diócesis de Hong Kong puede ofrecer a todos es de carácter eclesial.

 

 

El escudo episcopal de Michale Yeung Ming-cheung, nuevo obispo de Hong Kong

 

El registro eclesial más familiar para el nuevo obispo de Hong Kong no parece el de las batallas públicas o del espesor intelectual, sino un registro concreto de las obras de la caridad para ayudar a los que están en necesidades. Su encargo como guía de la Caritas de Hong Kong, que comenzó en 2003, lo llamó a ocuparse de la difícil herencia del padre Francesco Lerda, el misionero del PIME que la guió durante las décadas heroicas del enorme trabajo a favor de los migrantes de la China continental. Todavía en la actualidad, en un contexto que ha cambiado mucho, con las nuevas pobrezas que afectan a la población de ese gran centro financiero internacional, muchos en Hong Kong, sobre todo entre los no cristianos, ven en la Caritas el rostro más interesante de la comunidad eclesial local.

 

Parece, con el nombramiento de Yeung, que la diócesis en el futuro no concentrará sus energías para contraponerse a las autoridades civiles. En el pasado, el nuevo obispo fue atacado por algunos ambientes y medios de comunicación de Hong Kong porque no acostumbraba criticar a China y por no haber apoyado con vigor las protestas anti-Pekín de Occupy Central. En realidad, Yeung repitió durante su primera conferencia de prensa como obispo que la Iglesia no es una entidad política, y que, como sea, se necesita demostrar solidaridad a todos los que intervienen con generosidad y hacen sentir su voz cuando ven amenazados los derechos humanos. Un enfoque moderado y realista, que no gusta mucho entre los sectores que quisieran una contraposición más explícita entre la comunidad eclesial local y Pekín o la administración local, guiada por la católica Carrie Lam, que fue elegida Chief Executive de Hong Kong en marzo del año pasado.

 

Las respuestas que ofreció Yeung en su primera conferencia de prensa permiten imaginar un enfoque nada arrogante ni quejumbroso en relación con la realidad eclesial de la República Popular china y sus sufrimientos. En las últimas décadas, las Iglesias de Taiwán y Hong Kong siempre se han tratado de afirmar como “Iglesias puente” entre los católicos chinos (sometidos a las prácticas invadentes de la política religiosa gubernamental) y la catolicidad universal. Una actitud que muchos apoyan con servicio fraterno, pero que en otros varios casos se ha transformado en la pretensión (a veces molesta) de ejercer una especie de “tutoría” doctrinal y pedagógica sobre la maltratada Iglesia de la China continental.

 

Si existe verdaderamente la sintonía (reconocida por varias facciones) entre el nuevo obispo ordinario de Hong Kong y su predecesor, habría que imaginar que serán frenadas las suposiciones de todos los que creen tener la tarea de “medir” constantemente, en Hong Kong, la tasa de catolicidad de la realidad eclesial del resto de China.

 

El cardenal Tong, también durante el tiempo que pasó a la cabeza de la diócesis de Hong Kong, desde abril de 2009, ha sido para todos los católicos chinos un hermano premuroso y con el corazón abierto dispuesto a encargarse de las dificultades y de los sufrimientos de todos, más que un juez y fustigador exterior. «La fe», dijo en una entrevista publicada en “30Giorni” en 2012, «no viene de nosotros. Proviene de Jesús. Y no somos los vigilantes ni los jueces de la fe de nuestros hermanos. Nosotros, simplemente, somos una diócesis hermana de las demás diócesis que están en el continente. Así, si ellas lo quieren, nosotros estaremos felices de compartir con ellas nuestro camino y nuestro trabajo pastoral». Como buen católico, Tong no cree que la fe y la unidad en la Iglesia se mantengan a fuerza de amenazas de excomunión o de insultos. Y siempre ha agradecido al Señor, que ha custodiado la fe en la Iglesia que vive en China, como solamente Él sabe hacer, incluso a lo largo de las décadas de la persecución cruel.


Deja un comentario

Hong Kong: defensa de los derechos humanos frente al gobierno de Pekin.

Hong Kong: El ataque del presidente Xi Jinping contra los derechos humanos amenaza gravemente las libertades de la ciudad

The Yomiuri Shimbun via AP Images
  • El presidente Xi Jinping visita Hong Kong con motivo del 20 aniversario de la entrega de la ciudad a China.
  • Presuntas restricciones de la libertad de expresión para evitar críticas “incómodas” al gobierno chino durante la visita del presidente.

29 de junio de 2017

A la llegada del presidente chino a Hong Kong con motivo del 20 aniversario de la entrega de la ciudad a China, Amnistía Internacional ha instado a los líderes políticos de Hong Kong a demostrar que están dispuestos a oponerse con firmeza a las presiones del presidente Xi Jinping, que pretenden debilitar aún más los derechos humanos en la ciudad.

“Los líderes políticos de Hong Kong deben dar un paso adelante y demostrar que no van a ceder a la presión de Pekín. Deben estar preparados para defender los valiosos derechos humanos y libertades de la ciudad, así como el Estado de derecho, todo lo cual se garantizó al hacer el traspaso de poderes”, afirma Mabel Au, directora de Amnistía Internacional Hong Kong.

Carrie Lam, que este fin de semana será investida nueva jefa del ejecutivo de Hong Kong, no ha mostrado hasta la fecha ningún interés por oponerse a Pekín en lo referente a los derechos humanos.

Según informes, la policía retirará cualquier cartel crítico con el gobierno chino durante la visita del presidente Xi Jinping, para evitar “situaciones incómodas”.

Serán los líderes políticos de Hong Kong los que se pondrán en una situación incómoda si aplican medidas extremas para reprimir la libertad de expresión y las protestas pacíficas, a fin de aplacar a Pekín”, opina Mabel Au.

“Es vital que nuestros líderes se expongan a una multitud de voces. Si no podemos expresar abiertamente nuestras ideas y preocupaciones nunca podremos encontrar soluciones a los problemas que afronta la ciudad, ni garantizar los derechos humanos de todas las personas”.

Previsiblemente, los derechos humanos sufrirán una presión cada vez mayor a lo largo de los próximos años, dada la presunta intención de Pekín de aplicar una paralizante ley de seguridad nacional, a semejanza de las vigentes en la China continental. El mes pasado, en un discurso sobre la entrega de Hong Kong, el tercero en la cadena de mando de la ciudad, Zhang Dejiang, animó a los líderes de la ciudad a impulsar dicha ley.

El artículo 23 de la Ley Fundamental de la ciudad (miniconstitución) establece que Hong Kong debe promulgar leyes que impidan actos de “subversión contra el gobierno popular central”, “robos de secretos de Estado” y “lazos entre las organizaciones u organismos políticos de Hong Kong y organizaciones u organismos políticos extranjeros”.

En 2003, ante una propuesta que —con objeto de aplicar el artículo 23— parecía plegarse al programa político de la China continental, medio millón de personas tomaron las calles y la iniciativa fue retirada.

Ahora, el presiente Xi Jinping ha aprobado una serie de leyes en la China continental que, so pretexto de proteger la seguridad nacional, obstaculizan gravemente los derechos humanos. La definición de “seguridad nacional” que recogen estas leyes es prácticamente ilimitada.

Con frecuencia, se detiene y enjuicia por cargos de “seguridad nacional” —por ejemplo, “incitar a la subversión del poder del Estado” y “filtrar secretos de Estado”— a personas que están en el punto de mira del gobierno, como defensoras y defensores de los derechos humanos, activistas, minorías étnicas o personas que protestan por cuestiones relacionadas con sus medios de vida.

“Miren a la China continental, y verán cómo se esgrime la seguridad nacional como pretexto para atacar a activistas de derechos humanos y personas críticas con el gobierno. Hong Kong debe oponerse con todas sus fuerzas a cualquier propuesta similar de ley de seguridad poco precisa y que deje el campo abierto a abusos” afirma Mabel Au.

Un muro de contención crucial contra estos abusos es el poder de la magistratura independiente de Hong Kong. Sin embargo, ésta viene sufriendo cada vez mayores presiones para que abandone su imparcialidad e independencia en casos “delicados” y se pliegue a las exigencias políticas de Pekín.

En febrero, tras la condena a siete agentes de policía que habían agredido al activista en favor de la democracia Ken Tsang durante las protestas del Movimiento de los Paraguas de 2014, los medios de comunicación favorables a Pekín emprendieron una bien organizada campaña de ataque contra la imparcialidad del sistema judicial de Hong Kong.

“La independencia de la judicatura es una línea de defensa fundamental para los derechos humanos. Parece que Pekín pretende derribar esta piedra angular de la sociedad de Hong Kong”, declara Mabel Au.

“Lejos de la pompa y la ceremonia de la visita del presidente Xi Jinping, el mensaje de la población de Hong Kong es claro: todo retroceso en materia de derechos humanos se combatirá rotundamente.”


Deja un comentario

Hong Kong: detenidos activistas prodemocracia

Hong Kong: Nueve personas detenidas en la campaña contra los activistas en favor de la democracia

27 de abril de 2017

La detención de nueve activistas de Hong Kong en favor de la democracia es la última señal de que las autoridades están dispuestas a castigar a las voces que disienten sobre el futuro estatuto político de la ciudad. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

El jueves por la mañana, la policía detuvo a estas nueve personas, involucradas en el movimiento de Hong Kong en favor de la democracia. Al parecer, estas personas se enfrentan a cargos de alteración del orden público y de reunión ilegal por su participación en una protesta básicamente pacífica celebrada el pasado noviembre contra una resolución del gobierno central sobre la Ley Fundamental de Hong Kong.

“El uso reiterado de cargos imprecisos contra figuras destacadas del movimiento de Hong Kong en favor de la democracia huele a una campaña de represalia orquestada por las autoridades para castigar a quienes propugnan la democracia en Hong Kong”, ha manifestado Mabel Au, directora de Amnistía Internacional Hong Kong.

“El gobierno de Hong Kong debería estar protegiendo la libertad de expresión y de reunión pacífica pero, en lugar de eso, parece dispuesto a intimidar a quienes plantan cara a las autoridades. Las detenciones y los procesamientos dirigidos a poner fin a la participación en protestas pacíficas deben cesar.”

Las personas detenidas el jueves son: Avery Ng Man-yuen, Dickson Chau Ka-faat, Chan Man-wai, Sammy Ip, Lo Tak-cheong Cheng Pui-lun, Derek Lam Shun-hin, Ivan Lam Long-yin y Chow Shu-wing.

Sus detenciones se produjeron un día después de que dos ex legisladores en favor de la independencia, que habían sido destituidos de sus cargos, fueran también detenidos por la mañana y acusados de “reunión ilegal” por intentar entrar por la fuerza en una reunión de la cámara legislativa de Hong Kong el pasado noviembre.


Deja un comentario

Crueles sentencias condenatorias a manifestantes pro democracia en Hong Kong

Crueles sentencias condenatorias a quienes apoyaron las manifestaciones pro democracia de Hong Kong

Su Changlan. Copy: privado

31 de marzo de 2017

El ataque implacable de las autoridades chinas al activismo por los derechos humanos continúa, como demuestran las dos ultimas sentencias condenatorias dictadas contra personas que apoyaron las manifestaciones en favor de la democracia celebradas en Hong Kong en 2014. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional, a la vez que ha pedido que estas dos personas sean puestas en libertad de inmediato y sin condiciones.

Un tribunal de la ciudad de Foshan, en el sur de China, condenó el viernes a la activista de los derechos de las mujeres Su Changlan a tres años de prisión por “incitar a la subversión del poder del Estado”. Condenó igualmente al también activista Chen Qitang a cuatro años y medio de prisión por el mismo cargo. Ambos están detenidos desde octubre de 2014, tras haber expresado su apoyo a las manifestaciones de Hong Kong en favor de las democracia, y se tendrá en cuenta este tiempo a efectos del cumplimiento de sus condenas.

“Es totalmente cruel que las autoridades chinas condenen a Su Changlan y Chen Qitang a continuar en prisión siquiera un día más”, ha señalado Patrick Poon, investigador de Amnistía Internacional sobre China.

“Las autoridades los han atormentado ya, a ellos y a sus familias, durante los dos años y medio que llevan recluidos injusta e ilegalmente. Es inadmisible que hayan sido declarados culpables simplemente por la expresión pacífica de sus opiniones.”

El acta de acusación deja claro que Su Changlan ha sido procesada por sus críticas online al Partido Comunista y al gobierno, que publicó en redes sociales y sitios web extranjeros y a través de Skype y Gmail.

Las acciones contra estos dos activistas forman parte de una campaña que se emprendió entre septiembre y noviembre de 2014 en todo el territorio continental de China y que se saldó con la detención de al menos un centenar de personas por expresar su apoyo al Movimiento de los Paraguas en favor de la democracia en Hong Kong. Otras cuatro personas detenidas también entonces –Wang Mo, Xie Wenfei, Zhang Shengyu y Sun Feng– han sido ya declaradas culpables de “incitar a las subversión del poder del Estado” y condenadas a entre cuatro y cinco años de prisión cada una.

Condiciones “terribles”
Su Changlan has dicho que está recluida en condiciones “terribles”. El Centro de Detención del distrito de Nanhai, en el sur de China, fue recluida junto con entre 50 y 70 internas más en una celda de 80 metros cuadrados, donde tenían un hueco de poco más de 50 centímetros de ancho para dormir, mucho menos de lo aceptable según las normas internacionales.

La detención prolongada e innecesaria de la ex maestra de primaria en tan espantosas condiciones ha afectado a su salud, y según su abogado se le niega la debida atención médica. Las autoridades también han impedido que la visiten sus familiares.


Deja un comentario

Los católicos y la nueva jefe ejecutivo de Hong Kong

Carrie Lam, la “Dragon Lady” (católica) de Hong Kong

La nueva jefe ejecutiva de la ex colonia británica estudió con las monjas y está convencida de que su nombramiento forma parte del plan de Dios sobre su vida. Algunos ya la han insultado como «sierva de los mandarines rojos». Pero podría ser apreciada por la «mayoría silenciosa» de los 600 mil católicos hongkoneses, todos los que no se muestran hostiles con ella a priori
AFP

Carrie Lam

17
0
Pubblicato il 30/03/2017
Ultima modifica il 30/03/2017 alle ore 12:58
GIANNI VALENTE

Carrie Lam parece tener un aspecto reservado y relajado. Sin embargo, desde el domingo pasado, para los periódicos anglófonos locales se trata de la “dragon lady” de Hong Kong, la “señora de hierro” que deberá administrar la ex colonia británica por cuenta del gobierno de Pekín. Algunos comentarios en diferentes sitios católicos la insultan y la definen como «sierva de los mandarines rojos». Pero ella estudió en una escuela de monjas, va a misa los domingos, participa en las actividades de la Caritas y está convencida de que su nuevo encargo forma parte del plan de Dios para su vida (lo reveló en enero de este año, cuando formalizó su candidatura para suceder al impopular Leung Chun-ying).

 

El comité electoral de 1194 representantes “seleccionados” que elige al jefe ejecutivo (gobernador) de Hong Kong le otorgó 777 votos, en contra de los 365 que obtuvo su principal adversario, John Tsang Chun-wah Ngor. Desde el próximo mes de julio, será ella la que guíe la región administrativa especial. También estará en ese mes el presidente chino Xi Jinping, para celebrar el 20 aniversario del regreso de Hong Kong bajo la autoridad de Pekín.

 

El nombramiento de Carrie Lam no es ninguna sorpresa. Ella, primera mujer elegida para el puesto, fue la candidata que apoyó la China Popular. El comité electoral, compuesto por los representantes del mundo de los negocios y de las corporativas, sigue a rasgos generales la línea de la política china. La nueva jefe ejecutiva fue antes primera secretaria, es decir la “número 2” de la administración anterior. Pero su larga carrera de “civil servant” en las instituciones públicas hongkonesas comenzó en 1980, en pleno régimen colonial británico, cuando todavía faltaban 17 años para que Hong Kong volviera bajo el control de Pekín. Durante el dominio británico Londres nunca concedió elecciones libres en Hong Kong.

 

Carrie Lam estaba a la cabeza de la “task force” que en 2014 elaboró el proyecto de reforma electoral que habría extendido el sufragio universal a los hongkoneses a la hora de elegir al jefe ejecutivo. La propuesta no fue aceptada a principios de 2015, después de que Pekín metiera la mano (con el objetivo de poder seleccionar a los posibles candidatos al puesto) y de las protestas que se desencadenaron, descritas por los medios como “la revolución de los paraguas” de otoño de 2014. El 27 de marzo, poco después de la elección de Carrie Lam, la policía incriminó a 9 líderes de aquel movimiento de protesta, con la acusación de haber turbado el orden público.

 

En la fase de decadencia que está pasando Hong Kong, mientras los grupos inmobiliarios y financieros siguen obteniendo ganancias, se extán extendiendo las desigualdades. La nueva jefa ejecutiva, con la bendición de Pekín, deberá buscar soluciones para el estado de incertidumbre y de sufrimiento socio-económico que perciben principalmente amplias franjas de la población juvenil. Y frente a este escenario, entre las características de su perfil, analizadas por diferentes observadores, destaca su fe y su pertenencia a la Iglesia católica.

 

Carrie Lam cursó sus primeros estudios (la primaria y la secundaria) en el Saint Francis’ Canossian College, prestigioso instituto femenino del que se ocupan las monjas canosianas, en donde siempre era la primera de la clase. Participó en algunas manifestaciones en contra del gobierno colonial, organizadas por los movimientos democráticos, y desde entonces (según ha revelado en diferentes entrevistas) advirtió que su primera vocación era el trabajo social, el trabajo sobre los problemas y las emergencias sociales. Durante sus años juveniles también participó en manifestaciones para presionar al gobierno de Hong Kong a que se ocupara de la “boat people”, compartiendo su compromiso con muchas comunidades y grupos cristianos.

 

Antes de su elección, en el programa de Lam apareció la propuesta de crear en Hong Kong un ente específico para coordinar las relaciones con las comunidades y las instituciones religiosas. Frente a las reacciones negativas que expresaron inmediatamente algunas autoridades religiosas (empezando por una carta del cardenal John Tong, obispo católico de Hong Kong), la propuesta fue retirada de su programa, pero se sigue analizando. La diócesis católica de la ex colonia británica indicó que debido a su propuesta se mantendrán las preocupaciones sobre el futuro de la libertad religiosa en Hong Kong. Algunos representantes de la diócesis insistieron en que en Hong Kong las relaciones entre las comunidades de fe y las autoridades civiles son armoniosas y constructivas, por o que no hay ninguna necesidad de crear organismos específicos para ocuparse de la «política religiosa» del gobierno local.

 

Lam obtuvo 38 de los 60 votos de los representantes de las organizaciones religiosas y sociales. Pero ninguno de los diez potenciales delegados católicos votó por ella. Siete de ellos no expresaron ninguna preferencia por los tres candidatos.

 

La nueva jefa ejecutiva no le gustará a algunos de los grupos y de los aparatos católicos de Hong Kong más comprometidos en criticar las políticas chinas. En estos sectores, el antagonismo con Pekín se ha convertido en una característica de la propia identidad comunitaria. Su declarada intención de trabajar por la reconciliación de la población de Hong Kong y a favor de las clases más afectadas por la crisis deberá afrontar juegos claramente mucho más grandes que ella. Su designación contiene ya en sí misma algunas señales que no habría que ocultar. Como el dato implícito de que para las autoridades chinas la fe cristiana no representa, en sí misma, una razón para desconfiar o de ostracismo en la selección de funcionarios políticos “de confianza”. Y luego, la creyente practicante y no “militante” Carrie Lam, que reza y va a misa, tal vez no guste entre las esferas de los aparatos, pero podría ser muy apreciada por la «mayoría silenciosa» de los 600 mil católicos de Hong Kong. Todos los que no se manifiestan contra Pekín y que no le demuestran sus hostilidades a priori. Esos (incluida la misma Carrie Lam) que recibieron un bautismo válido (único y no “doble”), justamente como el Papa, los cardenales y los “activistas” y el portavoz oficial de las asociaciones eclesiales.