Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Grecia: más de 1.100 niños migrantes no acompañados necesitan asistencia.

UNICEF Grecia: más de 1.100 niños refugiados no acompañados, necesitan ayuda

Según la organización, los menores se encuentran en centros de recepción e identificación en las Islas griegas y en todo el país en condiciones de hacinamiento, una situación que “constituye un peligro para su integridad”.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

El Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (UNICEF) ha advertido este jueves que la cifra de menores refugiados y migrantes no acompañados en Grecia ha superado los 1.100, el mayor número desde principios de 2016.

Según la organización, los menores se encuentran en centros de recepción e identificación en las Islas griegas y en todo el país en condiciones de hacinamiento, una situación que “constituye un peligro para su integridad”.

La Unión Europea debe ayudar a los menores

“El pasado fin se semana un niño perdió la vida y dos más fueron heridos en un incidente violento en el campo de refugiados de Moria”, ha señalado la directora regional de UNICEF para Europa y Asia Central, Afshan Khan. “Esta última tragedia es un claro recordatorio de que la situación está en un punto límite”, añade.

 

Por otra parte, Khan afirma que continúan pidiendo a las autoridades griegas que trasladen a los niños a recintos adecuados, pero también ha hecho hincapié en que Grecia no puede por sí sola llevar adelante esta situación desbordante, por lo que solicita a los demás países de la Unión Europea que se esfuercen más para apoyar a los menores refugiados.

“Una vez que los niños entran en Europa, los gobiernos de la UE deberían trabajar juntos para garantizar que todos los pequeños refugiados y migrantes -acompañados o no- tengan acceso a un alojamiento seguro y adecuado, eliminando la detención como opción. Necesitan acceso inmediato a los servicios esenciales en todas las etapas de su viaje”, concluye Afshan Khan aseverando que deben garantizarles rutas seguras y rutas legales.

Urge reubicar a los niños y reunificar familias

Lo fundamental es poder reubicar a estos pequeños que no van acompañados por adultos, a la vez que hay que agilizar las reunificaciones familiares para los niños cuyas familias se encuentran en zonas de Europa, sin olvidar incrementar urgentemente los fondos para sostener los esfuerzos de respuesta de los países europeos que cuentan con un gran mayor número de migrantes.

 

Por último, UNICEF denuncia que el Centro de Recepción de Moria cuenta actualmente con más de 8.700 personas, entre ellas 3.000 niños, cuando en realidad está diseñado para albergar a solo 3.000 individuos.

UNICEF ha apoyado a 60.000 niños en Grecia en los últimos tres años

En los últimos tres años, UNICEF ha brindado apoyo a más de 60.000 niños refugiados y migrantes y a sus familias en Grecia.

Esta labor incluye garantizar que los niños tengan acceso a servicios vitales de protección de la infancia, incluido el apoyo psicosocial, la atención de la salud y la educación. La organización también colabora con el Ministerio de Salud en el suministro de 85.000 vacunas para proteger a los niños y niñas refugiados y migrantes de enfermedades prevenibles.


Deja un comentario

Grecia. Eleccioners generales el 7 de julio y perspectivas.

Grecia se prepara para sus elecciones legislativas el domingo 7 de julio

Tal como afirman los últimos informes, la economía griega actualmente está creciendo aunque a un ritmo pequeño y lento: un 1,4% en 2017, un 1,9% en 2018. Sin embargo, las consecuencias que ha dejado la crisis y las medidas de austeridad son realmente alarmantes.

Ciudad del Vaticano

Grecia se prepara para celebrar el próximo domingo 7 de julio sus elecciones legislativas, por primera vez desde que fue rescatada de la banca rota, en las que se disputarán 300 escaños del Consejo de los Helenos. Los sondeos prevén una derrota del actual primer ministro Alexis Tsipras.

Elecciones legislativas en Grecia

Después de cuatro años de gobierno del partido Syriza (izquierda), los griegos se inclinan por por la alternancia, según todas las encuestas que apuntan a una victoria incuestionable del partido conservador Nueva Democracia.

De acuerdo con esos sondeos, el partido de Kyriakos Mitsotakis obtendrá entre 155 y 159 de los 300 escaños en el parlamento griego.
Tras el fracaso de las elecciones europeas y locales a fines de mayo y principios de junio, Tsipras, cuyo mandato finalizaba en principio en octubre, convocó elecciones anticipadas con la esperanza de poder revertir la ola de descontento social.

Economía crece pero a un ritmo lento

Tal como afirman los últimos informes, la economía griega actualmente está creciendo, aunque a un ritmo pequeño y lento: un 1,4% en 2017, un 1,9% en 2018. Sin embargo, las consecuencias que ha dejado la crisis y las medidas de austeridad son realmente alarmantes.

En este contexto, destaca la actividad caritativa intensa de la Iglesia ortodoxa griega, que da cada día de comer a 20.000 personas. El panorama es complejamente desolador: a los jubilados les han bajado las pensiones en 23 ocasiones en los últimos ocho años, los ‘sin techo’ se han cuadruplicado, la renta media apenas supera los 600 euros mensuales, los salarios y las pensiones se han recortado en un 40%, los impuestos han subido a niveles estratosféricos y la clase media se ha empobrecido masivamente.

Elecciones en Grecia

 


Deja un comentario

Islas griegas; sigue la crisis migratoria.

Refugiados: tres años de desesperación en las Islas griegas

12.000 refugiados, solicitantes de asilo y migrantes, malviven hacinados en crueles centros de tránsito, en condiciones inseguras y degradantes sin acceso a atención médica. Con motivo del tercer aniversario del acuerdo entre la UE y Turquía en Grecia, Médicos Sin Fronteras pide la evacuación inmediata de todas las personas vulnerables.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

En el marco del tercer aniversario de la firma del acuerdo entre la UE y Turquía en Grecia, la organización internacional sin ánimo de lucro, Médicos Sin Fronteras (MSF), solicita a los líderes europeos que tomen medidas para acabar con las nocivas políticas de contención en los llamados «centros de tránsito» de las Islas griegas, a la vez que insta a que garanticen la evacuación inmediata de todas las personas vulnerables que residen en estas precarias estructuras, especialmente los niños, con el fin de que sean trasladados a alojamientos adecuados en la Grecia continental o a otros Estados miembros de la UE.

Condiciones inhumanas e indignas

En los últimos tres años, dicho acuerdo ha “mantenido atrapados” a miles de hombres, mujeres y niños en condiciones insalubres, inseguras, degradantes de hacinamiento y con escaso acceso a servicios básicos sanitarios. Todo ello ha provocado un deterioro de su salud y bienestar, causando un sufrimiento generalizado.

 

La situación es concretamente más compleja en el centro de Vathy, en la isla de Samos, donde las condiciones se han deteriorado de manera drástica en los últimos meses debido a la grave masificación. Esto ha llevado a MSF a enviar un equipo médico a la isla.

Malvivir en la pobreza e inseguridad

En estos momentos, el campo alberga a más de 4.100 personas en un espacio destinado para solo 648, lo que significa que miles de personas malviven sin protección en zonas sucias e inseguras de los alrededores del campo oficial.

Entre los que se refugian fuera del centro hay, al menos 79 niños no acompañados, mujeres embarazadas, ancianos, personas con enfermedades crónicas incluidas patologías mentales graves; así como supervivientes de tortura y violencia sexual.

 

“Tres años después, tanto la UE como el Gobierno local, siguen sin proporcionar condiciones de vida digna, y una atención médica adecuada para las personas atrapadas en las Islas griegas”, explica Emmanuel Goué, coordinador general en Grecia de la organización sanitaria.

Situación crítica en la Grecia continental

Por su parte, en la Grecia continental, miles de migrantes que llegaron después de que se aplicara el tratado, viven en campos o en alojamientos temporales administrados por la ONU o por organizaciones no gubernamentales, mientras que otros residen en edificios abandonados o duermen en las calles.

Todos se enfrentan a obstáculos para acceder a la atención médica. En este contexto, los equipos de psicólogos de MSF trabajan para atender a quienes padecen problemas de salud mental, como depresión, ansiedad y psicosis. También buscan rehabilitar a las víctimas de todo tipo de traumas.

Devastados por la guerra

Si bien el número total de llegadas ha disminuido considerablemente desde 2016, los datos revelan que más de 6.000 hombres, mujeres y niños se han asentado en Grecia desde principios de 2019.

La gran mayoría de las personas procede de países devastados por la guerra y generadores de refugiados, como Afganistán, Siria, Irak y República Democrática del Congo. Más de la mitad son mujeres y niños.

Esto demuestra que el enfoque de contención y disuasión de la UE para gestionar la migración no ha dado los resultados esperados a la hora de crear vías alternativas hacia un lugar seguro para quienes se ven obligadas a huir.

Photogallery

Crisis Migratoria en imágenes


Deja un comentario

Grecia: situación de las mujeres refugiadas

Grecia: Mujeres refugiadas denuncian violencia, condiciones peligrosas y abandono oficial

Llegada a Eliniko, Atenas// Lene Christensen/Amnesty International
  • El secretario general de Amnistía, Kumi Naidoo, en Lesbos cuando la situación en las islas alcanza un punto crítico
  • Mujeres refugiadas alzan la voz por el cambio y exponen 10 peticiones para los líderes europeos

Mujeres que han huido de guerras y conflictos se están uniendo para luchar contra los horrendos abusos, incluida la violencia sexual, y para reclamar una vida mejor en Europa, revela Amnistía Internacional en un nuevo informe que se publica hoy.

I want to decide my future: Uprooted women in Greece speak out revela las arriesgadas travesías que hacen mujeres y niñas y las terribles condiciones y peligros a los que han de enfrentarse cuando por fin llegan a las islas o al territorio continental de Grecia. También pone de relieve la tremenda resiliencia y la fuerza que estas mujeres han demostrado para superar la adversidad.

La deplorable inacción de los gobiernos europeos a la hora de abrir rutas seguras y legales para las personas refugiadas que huyen de la guerra pone a las mujeres y niñas en riesgo de sufrir terribles abusos”, ha afirmado Kumi Naidoo, secretario general de Amnistía Internacional.

“Pero a pesar de las dificultades y contra viento y marea, estas mujeres encuentran fuerza para alzar la voz. Quienes ocupan posiciones de poder deben escuchar sus voces, atender a sus palabras y actuar en consecuencia. En estos tiempos de movimientos como #MeToo y #TimesUp, nos enorgullece apoyar a nuestras hermanas desarraigadas en Grecia para decirles que las vemos, las oímos, las creemos, y lucharemos con ellas.

Amnistía Internacional ha hablado con más de 100 mujeres y niñas que viven en campos de refugiados y otros alojamientos en Atenas y sus alrededores y en las islas griegas desde marzo de 2017. A partir de sus reflexiones, el informe que hoy se hace público presenta 10 peticiones claras para abordar las violaciones de derechos humanos que sufren las mujeres refugiadas.

Las mujeres que viajan a Europa corren un riesgo especial de acoso físico, verbal y sexual por parte de los traficantes de personas.

 

“Cuando los gobiernos europeos cerraron las puertas a las personas refugiadas, nosotras las mujeres quedamos más expuestas a los abusos de los traficantes”, dijo una refugiada siria a Amnistía Internacional. “No puedes pedir ayuda a la policía ni a otras personas porque eres ‘ilegal’. Los traficantes se aprovechan de eso.”

Incluso cuando llegan a las costas europeas, su suplicio no acaba. La mayoría de las personas refugiadas y migrantes que llegan a Grecia son ahora mujeres, niñas y niños: constituyen algo más del 60% de las personas que han llegado este año. Pero debido al acuerdo sobre migración alcanzado entre la Unión Europea (UE) y Turquía en marzo de 2016, las personas que llegan a las islas griegas se encuentran atrapadas en terribles condiciones en precarios campos de refugiados patrocinados por la UE.

El hacinamiento ha alcanzado un punto crítico, con casi 15.500 personas viviendo en cinco campos en las islas que fueron diseñados para albergar a unas 6.400 personas. Miles de personas, en muchos casos con necesidades específicas, como las que tienen una discapacidad y los bebés, duermen en tiendas de campaña alrededor de las zonas principales de los campos. La falta de saneamiento, el insuficiente suministro de agua potable para el consumo, las corrientes de aguas residuales y las plagas de ratones y ratas son habituales en todos los campos.

“Cada día es peor […]. El campo está tan abarrotado”, dijo una mujer en el campo de Moria, en Lesbos, que actualmente multiplica por 2,5 su capacidad inicial de 3.100 personas.

Aunque todas las personas refugiadas y migrantes padecen las consecuencias de estas condiciones, las mujeres y niñas sufren consecuencias específicas. Varias mujeres embarazadas explicaron a Amnistía Internacional que tenían que dormir en el suelo y tenía muy escaso o ningún acceso a atención prenatal. El mes pasado, según informes, una mujer dio a luz a su bebé en una tienda de campaña en el campo de Moria sin apoyo médico alguno.

Debido a la falta de cerraduras en las puertas de los baños y a la deficiente iluminación, actividades cotidianas como ir a los sanitarios, ducharse y hasta el mero hecho de caminar por la noche se convierten en actos plagados de peligros para las mujeres y niñas.

Una mujer dijo a Amnistía Internacional en el campo de Vathy, en Samos: “La puerta de la ducha no tiene cerradura. Los hombres entran cuando estás dentro. No hay luces en los sanitarios. Si es de noche, a veces voy a los sanitarios con mi hermana, o bien orino en un balde”.

En la Grecia continental hay unas 45.500 personas refugiadas y migrantes viviendo en alojamientos temporales en zonas urbanas o en campos de refugiados.

Las condiciones en los campos del territorio continental siguen siendo deficientes, y este año la falta de alojamiento ha obligado a reabrir tres campos que habían sido cerrados por considerarse inhabitables, sin ninguna mejora sustancial de las condiciones.

Una mujer yazidí procedente de Irak y residente en en el campo de Skaramagas, situado cerca de Atenas, dijo a Amnistía Internacional: “Nos sentimos totalmente olvidadas. Algunas de nosotras llevamos dos años en el campo y nada ha cambiado […]. Apenas puedo comunicar mis problemas porque nadie habla nuestra lengua”.

Tanto si viven en campos de refugiados como en pisos en zonas urbanas, la falta de información adecuada y de mujeres intérpretes son grandes obstáculos para acceder a servicios esenciales, como instalaciones de salud sexual y reproductiva o asistencia jurídica.

Sin embargo, pese a estos descomunales desafíos, las mujeres refugiadas en Grecia trabajan para transformar su situación. Las mujeres se unen para poner en marcha iniciativas que les permitan cambiar su vida, como espacios adecuados para mujeres en zonas urbanas donde mujeres y niñas se reúnen y pueden acceder a servicios, reconstruir redes de apoyo y adquirir conocimientos y aptitudes que necesitan para labrarse una vida mejor para ellas y sus familias.

“Unidas por crueles giros del destino, mujeres refugiadas que huyeron de lugares peligrosos en todo el planeta encuentran unas en otras valor, puntos en común y una notable resiliencia”, ha afirmado Kumi Naidoo.

“Estas hermanas lo están ‘haciendo por sí mismas’, pero cuando la situación en las islas ha llegado a un punto crítico, piden a las autoridades griegas que dejen de atrapar a las personas en las islas. Deben mejorarse las condiciones de recepción en el territorio continental, y los gobiernos europeos deben proporcionar con urgencia a las mujeres refugiadas el apoyo y la protección a los que tienen derecho y la bienvenida que merecen.”


Deja un comentario

UNICEF informa que son cada vez más los niños que llegan a Grecia entre refugiados y migrantes

Más de 7.000 niños refugiados han llegado a Grecia en 2018

Tal como informa UNICEF, cada día llegan más familias de refugiados con hijos a las islas griegas, que se enfrentan a riesgos de salud, seguridad y un fuerte estrés psicológico. A diario se registran episodios de violencia, abuso doméstico, protestas y disturbios.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

El número de niños refugiados y migrantes que llegaron a las islas griegas entre enero y agosto de 2018 ha aumentado un 32% respecto al mismo periodo del año pasado.

Más de 7.000 niños –una media de más de 850 al mes– han arriesgado sus vidas realizando un peligroso viaje por mar, para finalmente acabar en instalaciones masificadas e inseguras. Tomando como base los patrones de años anteriores, se espera que el índice de refugiados y migrantes que llegan a Grecia por mar siga incrementando en los próximos meses.

 

“A medida que el número de niños aumenta, las condiciones de los centros que los albergan se hacen más terribles y peligrosas”, explica el coordinador de UNICEFpara la asistencia a los refugiados y migrantes en Grecia, Lucio Melandri.

“Todas las personas que están viviendo en los centros de recepción e identificación, especialmente los niños, necesitan que se les derive sin demora al interior del país para garantizarles alojamiento adecuado, protección, atención médica y otros servicios básicos”, añade.

Más de un año de espera para recibir alojamiento

Aproximadamente el 80% de los 20.500 refugiados y migrantes que hay actualmente en las islas griegas, incluidos más de 5.000 niños, viven en centros de identificación y recepción, que se encuentran saturados y en condiciones insalubres.

Según la legislación nacional, los refugiados y migrantes deberían pasar un máximo de 25 díasen estos centros para completar los procesos de llegada. Algo que en la práctica no es posible ni viable.

 

A pesar de su gran fuerza de voluntad y compromiso, las autoridades y el personal local están desbordados y no han podido derivar a todos los niños en situación de vulnerabilidad ni a sus familias, a los servicios sociales apropiados. Algunos menores llevan más de 1 año en estas instalaciones saturadas y mal equipadas.

“ A medida que el número de niños refugiados y migrantes que llegan a las islas griegas aumenta, las condiciones de los centros que los albergan se hacen más terribles y peligrosas ”

El centro de Moria, en la isla de Lesbos, con capacidad para albergar a 3.100 personas, acoge actualmente a cerca de 9.000, más de 1.700 de ellas son niños. El de Vathi, en Samos, fue construido para 650 personas. Ahora viven en él 680 niños, y en total unos 4.000 refugiados y migrantes.

Niños refugiados: 1 baño para 70 personas

La realidad que se respira en este ambiente es dura de sobrellevar con dignidad.

Tal como informa UNICEF, cada día llegan más familias con hijos, que se enfrentan a riesgos de salud y protección, y a una grave angustia psicológica. A diario se registran episodios de violencia, abuso doméstico, protestas y disturbios.

El acceso al saneamiento e higiene es inadecuado. En algunos casos, 70 personas dependen de un solo aseo, lo cual causa filtraciones de aguas residuales y olores desagradables en los campos.

“ La realidad que se respira en este ambiente es dura de sobrellevar con dignidad ”

“La mayoría de niños y jóvenes que he conocido arrastran el trauma de la guerra y de haberse visto obligados a huir de sus casas. Ahora viven en condiciones lamentables, sin vislumbrar el final de su situación. Muchos sufren un grave estrés emocional”, explica Melandri, quien visitó los centros de Lesbos y Samos la semana pasada:

“Las autoridades griegas y las comunidades han hecho todo lo que podían para apoyar a los niños refugiados y migrantes, pero ya no pueden hacer frente a tantas llegadas y necesidades”, afirma.

“ El acceso a saneamiento e higiene es inadecuado. En algunos casos, 70 personas dependen de un solo aseo, lo cual causa filtraciones de aguas residuales y olores desagradables en los campos ”

Además de la derivación inmediata de refugiados y migrantes de las islas al interior de Grecia, se necesita urgentemente un mayor compromiso por parte de otros estados miembros de la Unión Europea, que prioricen a los niños y agilicen los procesos de reunificación familiar.

¿Qué hace UNICEF en Grecia?

UNICEF da apoyo a los niños refugiados y migrantes y sus familias en Grecia desde mediados de 2016, garantizando que más de 60.000 niños tengan acceso a servicios de protección infantil vitales –como apoyo psicosocial–, atención médica y educación.

Además, está trabajando con el Ministerio de Salud mediante la provisión de 85.000 vacunas por año para proteger a los más pequeños de posibles enfermedades, que dadas las condiciones extremas en las que viven, podrían resultar mortales.


Deja un comentario

Grecia; saturados centros de acogida a refugiados.

Los centros de refugiados de las islas griegas están saturados

ACNUR/Markel Redondo
Familias de refugiados en el Centro de Recepción e Identificación de Vathy, en la isla de Samos (Grecia).

31 Agosto 2018

Miles de refugiados viven en centros de acogida sobrepoblados del mar Egeo. ACNUR solicita su traslado más rápido a Grecia continental y mejoras en los espacios de refugio temporal. Los niveles de aglomeración no eran tan altos desde marzo del año 2016.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), instó este viernes al Gobierno de Grecia a solucionar la delicada situación humanitaria en la que se encuentran los migrantes que habitan en los Centros de Recepción e Identificación del Mar Egeo.

El portavoz de ACNUR, Charlie Yaxley, describió la situación en la que se encuentran.

“Los centros están saturados. Miles de solicitantes de asilo y migrantes, incluyendo a muchos niños, viven en condiciones miserables, inadecuadas y que se deterioran rápidamente. Algunos llevan en estos centros más de seis meses”.

ACNUR pidió a las autoridades helenas acelerar rápidamente los traslados de personas a Grecia continental; aumentar la capacidad de acogida en esa zona; mejorar las condiciones en los centros de acogida a la mayor brevedad posible y proporcionar un alojamiento alternativo para las más personas vulnerables.

Más de 7000 solicitantes de asilo y migrantes están hacinados en el centro de Moria, en la isla de Lesbos, un emplazamiento pensado para ubicar a 2000 personas.

La misma situación se repite en la isla de Samos donde habitan unas 2700 personas en un centro de recepción pensado inicialmente para 700, mientras que en las islas de Chios y Koz los espacios de refugio están a punto de duplicar su capacidad.

Estos niveles de aglomeración no se producían desde marzo del año 2016, cuando las tasas de llegada eran mucho más altas.

Otro de los problemas que señala ACNUR es la lentitud de los traslados a Grecia continental por falta de alojamiento que afecta a más de 3000 solicitantes de asilo que ya fueron autorizados a abandonar las islas. Durante el mes de agosto se trasladó a 1350 personas, pero la cifra no es suficiente debido al alto número de llegadas.

Asimismo, también preocupan las deficiencias en los centros sanitarios, los enfrentamientos entre grupos y el aumento de las situaciones de acoso y las agresiones sexuales.