Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Pakistán: la joven Asia Bibi declarada inocente. Posibles protestas.

Pakistán: absuelta Asia Bibi

El Tribunal Supremo de Pakistán absolvió hoy a la cristiana Asia Bibi, juzgada por blasfemia, y anuló la sentencia de muerte que le había sido impuesta bajo la acusación de insultar al profeta Mahoma en el 2009. Se ha ordenado su liberación inmediata

Ciudad del Vaticano

Asia Bibi ha sido absuelta. Hoy a las 9: 20 de la mañana, (las 5:20 en Italia), El Tribunal Supremo de Pakistán ha declarado inocente a la mujer cristiana que fue arrestada en el 2009 y condenada a muerte un año después por presunta blasfemia, y se ha ordenado su liberación inmediata. “estamos felices. El Señor ha escuchado las oraciones de Asia y de todos los que le están cerca. Hoy es un día bellísimo, que recordaremos para toda la vida. La justicia ha triunfado y una inocente es finalmente libre” es así como comentó a Vatican Insider Joseph Nadeem, la persona que todos estos años ha garantizado, gracias a la Fundación Renaissance Education, que guía en la ciudad de Lahore, la instrucción y hospitalidad a la familia de Asia Bibi.  Bibi, madre de cinco hijos, fue denunciada en 2009 por unas mujeres que aseguraron que había insultado al islam durante una discusión en un pozo de agua en el Punyab (este). Y fue arrestada por la policía de su aldea de Ittanwali, en la provincia de Punjab.

Temores y represalias de integristas islámicos contra cristianos

Los activistas por los derechos humanos y la comunidad cristiana acogieron con favor el veredicto final del Tribunal Supremo. Pero hay un estado de máxima alerta en Islamabad. Más de trescientos policías están vigilando el Tribunal Supremo y unidades del ejército han sido asignadas para defender otros edificios institucionales. Khadim Hussain Rizvi, jefe del partido islamista Tehreek-e-Labbaik Pakistán, está organizando una protesta nacional contra la absolución de las mujeres. La policía también preside los lugares de culto cristianos más importantes, como las catedrales.

Los familiares recibidos por el papa Francisco en el Vaticano

El pasado febrero, el Papa Francisco recibió en el Vaticano a su hija Eisham y al esposo de Asia Bibi, Ashiq, quienes llegaron a Roma como invitados por Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACS) junto con Rebecca, una chica nigeriana cristiana, víctima de la organización Boko Haram. En la audiencia privada, a la que Acs definió de “conmovedora”, el Papa quiso expresamente orar por Asia Bibi y por las mujeres que aún hoy son prisioneras de Boko Haram. “El testimonio de Rebecca y el de Asia Bibi representan un modelo para una sociedad que hoy en día teme cada vez más el dolor. Son dos mártires “, dijo Francesco después de escuchar el dramático relato de la violencia sufrida por la mujer nigeriana que dio a luz al hijo de uno de sus carceleros y al de la familia de Asia Bibi. “A menudo pienso en tu madre y rezo por ella”, dijo el Papa a la joven Eisham, quien, saludando al Papa, lo abrazó. “Cuando conocí a mi madre antes de irme, ella me pidió que lo besara”. “Santo Padre – agregó el esposo de Asia, Ashiq – le pido que ore, unido en Cristo, por mi esposa y por todos los cristianos perseguidos”.


Deja un comentario

Pakistán: fuerte tensión en torno al veredicto sobre la culpabilidad de la joven cristiana Asia Bibi

Asia Bibi espera el veredicto; los cristianos en oración

Se llevó a cabo hoy la audiencia ante la Suprema Corte de Paquistán para el proceso en tercer y último grado de juicio de la mujer condenada a muerte por blasfemia. La sentencia será dada a conocer dentro de algunos días; la esperanza de los abogados

Asia Bibi

CONDIVIDI
0
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 08/10/2018
PAOLO AFFATATO
LAHORE

Paquistán está en ascuas esperando el veredicto final para Asia Bibi, la mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia en 2010. El colegio de tres jueces de la Suprema Corte escuchó hoy por la mañana las argumentaciones de los abogados y, después de una audiencia de alrededor de tres horas, se reservó la emisión de la sentencia. Según los procedimientos judiciales del país, normalmente el grupo de magistrados reunidos en una cámara de consejo se toma el tiempo necesario para examinar el caso y, como parte de sus prerrogativas, no indicó cuándo será divulgado el veredicto. Los abogados defensores creen que será «en algunos días».

 

Las comunidades cristianas en Paquistán han vivido este momento en un clima de oración y de esperanza, «poniendo en las manos del Señor la trágica historia humana de una mujer inocente», dijo a Vatican Insider el dominico James Channan, que guía el Peace Center de Lahore.

 

La audiencia se llevó a cabo en un clima de serenidad y rigor jurídico. Presidió el colegio de los jueces Mian Saqib Nisar, presidente de la Suprema Corte de Paquistán y figura de garantía, que induce a los abogados de la mujer cristiana a nutrir un «cauto optimismo» sobre el resultado del proceso.

 

Saiful Malook, el abogado musulmán de 63 años que representa a Asia Bibi, pudo insistir en que «las pruebas son completamente insuficientes para justificar la condena». Malook pudo desmontar el castillo de cartas de los acusadores que cambió la vida de Asia Bibi ese fatídico 19 de junio de 2009.

 

En el proceso en primer grado, efectivamente, entre los testigos que acusaban a Asia de blasfemia había dos hombres, el imán local y el propietario del campo en el que trabajaba la condenada. Atestiguaron sobre un caso (la discusión en la que Asia habría insultado al profeta Mahoma) que les refirieron otras personas. Entonces su testimonio es inadmisible.

 

El juez Asif Khosa, uno de los tres del colegio, quiso comprender cómo una mujer que había sido víctima de un evidente acto de discriminación (insultada por haber contaminado, por ser cristiana, una fuente de agua en la que las campesinas bebían) tenía que soportar las acusaciones de un religioso que ni siquiera estaba presente. Y preguntó: «¿No es que hay algo más detrás de todo esto?».

 

El abogado Malook, respondiendo a los magistrados que parecían querer comprender por completo todos los detalles del caso, pudo exponer otro punto débil de la acusación: el retraso de cinco días entre el episodio de la presunta blasfemia y la presentación de la denuncia a la policía. Como explicó Malook, el tiempo transcurrido entre el (presunto) delito y la denuncia es considerado por la jurisprudencia de la Suprema Corte como una «oportunidad para fabricar falsas pruebas». Por ello el abogado argumentó durante la audiencia «la inadmisibilidad de las pruebas de culpabilidad, con respecto al delito de blasfemia contra el Profeta Mahoma, según el artículo 295 coma “c” del Código Penal», revelando un evidente vicio de forma.

 

Según los observadores, el debate en el aula pareció bastante favorable para la tesis de la defensa, expuesta con absoluto rigor. Naturalmente esto no significa una absolución, pero podría ser el presagio para una feliz conclusión de la trágica historia que desde hace casi una década ha afectado la vida de una mujer inocente.

 

Los magistrados también hicieron una invitación a los medios masivos de comunicación para no crear clamores sobre un caso judicial normal, por lo que se querría de esta manera despojar el caso de Asia Bibi de cualquier valor simbólico o religioso, para restituirle su nivel primario, es decir demostrar la verdad de los hechos en un proceso normal.

 

Al defender a Asia Bibi, el abogado Malook recordó a Salman Tasser, el gobernador musulmán del Punjab, asesinado en 2011 por su guardaespaldas precisamente porque se había expresado a favor de la mujer cristiana. Malook en esa época era Público Ministerio en la Procuraduría de Lahore y fue precisamente él, como magistrado investigador, quien se ocupó de la causa en contra del asesino Mumtaz Qadri, que fue condenado a la pena capital. El caso de Asia Bibi representa para él una especie de “extensión” del caso de Taseer,

 

Diferentes grupos de fundamentalistas musulmanes no han perdido ninguna oportunidad para amenazar, incluso hoy, día de la audiencia, de «terribles consecuencias» si la mujer resulta absuelta. Tales grupos, instrumentalizando y fanatizando el tema de la blasfemia, llegaron a involucrar a un asesino como Mumtaz Qadri y a pedir, como consecuencia, la muerte de Asia Bibi.

 

El partido radical Tehreek-e-Labaik Pakistan (TLP) ha convertido la blasfemia en el elemento central de su reciente campaña electoral y, con una clara intimidación contra los jueces, puso en guardia la Suprema Corte sobre «cualquier concesión» para Asia Bibi. El partito obtuvo alrededor de 2 millones de votos en las elecciones del 25 de julio, aunque no alcanzó los números suficientes para contar con propios diputados en la Asamblea nacional. Pero está listo para llamar a las calles a sus seguidores, como hizo en noviembre de 2017, cuando un grupo de activistas bloqueó la capital Islamabad.

 

Frente a una eventual absolución de Asia y a la posible prueba de fuerza de los extremistas, se verá de qué está hecho el nuevo gobierno que asumió hace dos meses el poder en Paquistán, guiado por Imran Khan. «Hoy está en el interés de las instituciones y del gobierno paquistaní demostrarle al mundo que Paquistán respeta el Estado de derecho, la legalidad, los derechos humanos. De esta manera mejorará la imagen internacional del país», reveló el sacerdote australiano Robert McCulloch, que ha sido por más de 20 años misionero en Paquistán.


Deja un comentario

Pakistan: Asia Bibi en vísperas de un juicio definitivo.

Vida o muerte para Asia Bibi; la audiencia decisiva será el 8 de octubre

La Suprema Corte de Paquistán examinará la apelación de los abogados de la mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia. Ella reza en la cárcel y pide la cercanía del Papa

Asia Bibi

CONDIVIDI
74
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 06/10/2018
Ultima modifica il 06/10/2018 alle ore 10:32
PAOLO AFFATATO
ROMA

 

Ha llegado el gran día. Es el día decisivo: vida o muerte para Asia Bibi. El lunes 8 de octubre de 2018, a las 13 (hora local), la Suprema Corte de Paquistán examinará la apelación, que llega al tercer grado del juicio, que presentaron los abogados de la mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia y que lleva en la cárcel casi una década.

 

Será un proceso relámpago, según los procedimientos penales de Paquistán, que se llevará a cabo en una única audiencia, en la que los jueces escucharán las posturas de los abogados defensores y de los acusadores (representados por el Ministerio Público) y decidirán si confirmar o anular la sentencia de la pena capital. La decisión debería ser anunciada el mismo día y pasarán dos o tres días para su publicación.

 

«En una semana, pues, Asia podría ser liberada. Esperamos y rezamos», indicó en una conversación con Vatican Insider Joseph Nadeem, tutor de la familia de la mujer y presidente de la Renaissance Education Foundation que, desde Lahore, se encarga de los gastos legales del proceso y se ocupa del sustento de su familia.

 

Como confirma el documento emitido por la Cancillería del Tribunal Supremo de Islamabad, revisado por Vatican Insider, un colegio especial de jueces, creado específicamente para esta ocasión, escuchará las argumentaciones del abogado musulmán Saiful Malook, abogado de Asia Bibi, y decidirá el destino de la mujer.

 

Según Nadeem, hay esperanzas. El colegio, compuesto por tres altos magistrados, será presidido por el presidente de la Suprema Corte de Paquistán, Mian Saqib Nisar que, como garantía de imparcialidad y transparencia, pidió ocuparse del caso de Asia Bibi, para alejarlo de los peligros de la instrumentalización política y religiosa.

 

El fin declarado, con un enfoque que comparten los abogados de la mujer cristiana, es el de desarrollar el proceso en el marco de un caso normal de orden jurídico, despojándolo de cualquier valor simbólico religioso. Esto permitirá examinar con serenidad y rigor las pruebas presentadas y las argumentaciones de los abogados, así como un veredicto que sea fruto exclusivamente de la convicción madurada durante el proceso, con base en los hechos.

 

Tanto en el primer como en el segundo grado, el proceso judicial que llevó a la cárcel a la campesina cristiana del Punjab fue seriamente condicionado por elementos ajenos que lo falsearon por completo.

 

El proceso ante el tribunal de Nakhana Shahib, que en noviembre de 2010 decretó la primera condena a muerte, estuvo claramente viciado por falsas acusaciones, confeccionadas para castigar a la mujer que había osado rebelarse a la discriminación de la que fue víctima, perpetrada por sus compañeras de trabajo en los campos. Las mujeres la acusaron de haber contaminado, en cuanto cristiana, la fuente de agua en la que todas estaban bebiendo.

 

Ante la reacción de Asia, una afrenta imperdonable, fueron a buscar el apoyo del imán local, que concibió y puso en práctica el plan para acusarla por blasfemia: un fácil atajo para librarse de adversarios en diatribas privadas. El imán hizo una denuncia y atestiguó en el tribunal sobre un evento en el que (disparate lógico y jurídico) no estuvo involucrado personalmente, afirmando que Asia había ofendido el nombre del profeta Mahoma.

 

Habría sido muy fácil para los jueces revelar el complot, puesto que el imán nunca escuchó las palabras de Asia y su testimonio era claramente falso. Pero el tribunal eligió el camino más cómodo y, para no crear disgustos entre los grupos musulmanes locales, prefirió declararla culpable.

 

La vida de Asia desde ese día cambió y una inocente fue condenada a muerte según el artículo 295 coma C del Código Penal de Paquistán, es decir por el delito de blasfemia en contra del profeta Mahoma. Al enterarse de su caso, los cristianos de Paquistán comenzaron una campaña para defenderla, que culminó con un llamado público de Benedicto XVI para su liberación.

 

Mientras tanto fue presentada la apelación ante la Suprema Corte de Lahore, capital del Punjab, en contra de la sentencia injusta, pero el caso de Asia Bibi ya se había convertido en un serio problema y pocos meses después, en ese fatídico 2011, quedó asociado a dos homicidios de personajes de alto nivel, que se manifestaron públicamente a su favor: primero perdieron la vida en atentados terroristas al musulmán Salman Taseer, gobernador del Pujab, y el católico Shahbaz Bhatti, ministro federal para las minorías religiosas.

 

Después de estos trágicos sucesos, ninguno de los magistrados quería asumir la responsabilidad de juzgar a Asia Bibi, y una serie de postergaciones, por los motivos más disparatados, caracterizaron el proceso en Lahore, mientras la estancia en la cárcel se prolongaba sensiblemente y ls mujer fue enviada de la prisión de Sheikhupura a la cárcel femenina de Multán, para garantizarle una mayor seguridad.

 

No fue sino hasta octubre de 2014 cuando un juez aceptó deliberar sobre el caso de Asia Bibi, pero, mientras se difundían rumores de amenazas en contra de los magistrados, la Suprema Corte confirmó la sentencia de primer grado, considerando creíbles los testimonios presentados en contra de la mujer. La pena fue suspendida, a la espera del tercer y último grado del juicio, la Suprema Corte.

 

«Estamos trabajando duro y llevaremos argumentos convincentes. Confiamos en el respeto del estado de derecho y en la imparcialidad de los jueces. Tenemos confianza en el resultado del proceso», dijo el abogado Saiful Malook quien, bajo escolta, estará presente en la audiencia del 8 de octubre en Islamabad.

 

Mientras tanto, hace algunos días precisamente Joseph Nadeem y el esposo de Asia, Ashiq Masih, la visitaron en la cárcel. La encontraron «fuerte en el cuerpo y en el espíritu», según refirieron. «Asia es una mujer de profunda fe y vive este tiempo sumergida en la oración, con gran serenidad espiritual. Sabe que es una hija amada por Dios y confía en el Señor, que podrá darle la salvación», observó Nadeem . «En este momento decisivo para su vida, pide la oración de todos los cristianos del mundo y la oración especial del Papa Francisco, que ya le ha enviado una bendición y un Rosario, que Asia usa todos los días, animada por sentimientos de perdón hacia sus perseguidores», concluyó.

 

Si también la Suprema Corte decidiere confirmar la condena, solamente quedaría pedir la clemencia del presidente de Paquistán.


Deja un comentario

Pakistán: la joven Asia Bibi en espera de una sentencia justa

Asia Bibi: “Recen y ayunen conmigo el 27 de abril”

El llamado de la mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia en Paquistán, mientras se abre una esperanza para la solución judicial del caso
5
0
Pubblicato il 24/04/2018
PAOLO AFFATATO
ROMA

«Hermanos y hermanas, recen por mí y ayunen conmigo». Es el fuerte llamado que Asia Bibi lanzó hoy desde la cárcel femenina de Multan, con el que invitó a los cristianos y a los hombres de buena voluntad de todo el mundo a vivir con ella el próximo viernes 27 de abril una especial jornada de oración y ayuno para pedirle a Dios libertad y paz.

 

La mujer cristiana condenada a muerte por presunta blasfemia se encuentra en la cárcel desde 2009 y acaba de recibir una visita de sus familiares: el marido, Ashiq, y sus hijas Eisan y Esha, acompañados por el tutor de la familia Joseph Nadeem, responsable de la Renaissance Education Foundation de Lahore, que se ocupa de ella. Asia se demostró conmovida cuando supo del reciente anuncio del presidente de la Suprema Corte de Paquistán. Hace algunos días Saqib Nisar declaró que se ocupará personalmente del caso y establecerá dentro de poco la fecha para la audiencia ante el máximo órgano judicial del país.

 

Joseph Nadeem dijo a Vatican Insider: «Hemos encontrado a Asia en buena salud. Estaba muy contenta de ver a su familia. Cuando le hablamos sobre la audiencia, estaba electrizada, llena de esperanza, y reaccionó con gran fe, alabando a Dios. Es verdaderamente un ejemplo y un símbolo para todos nosotros. Después quiso invitar personalmente a todos los que se interesan por su destino y que le están cerca, en todo el planeta, a vivir juntos, en comunión espiritual, una jornada de ayuno y de oración por su libertad. Asia lo hará el próximo viernes 27 de abril. Creemos mucho en las armas del ayuno y de la oración, por ello nos uniremos a ella, y estoy seguro de que muchos también lo harán».

 

También Ashiq, el esposo de Asia, espera que «el 27 de abril en todo el mundo muchas personas recen y ayunen para pedirle a Dios que ilumine la mente del juez que examinará el caso de Asia Bibi». «Asia merece nuestro amor y nuestro apoyo. Contamos con el apoyo de muchas comunidades de bautizados, en una oración verdaderamente universal», añadió Nadeem.

 

Para Asia se ha vuelto a encender la esperanza y se percibe claramente en la comunidad cristiana de Paquistán. El Consejo de los obispos del país, órgano que reúne a más de 40 pastores de diferentes denominaciones cristianas, como pentecostales, evangélicos, adventistas, metodistas y de otras confesiones, colaborando estrechamente con la Conferencia Episcopal católica, expresó su aprecio por la decisión del presidente de la Suprema Corte e indicó que «hay muchos otros casos de personas inocentes que están en la cárcel desde hace mucho tiempo y que esperan justicia».

 

Lo que se pide por Asia y las demás víctimas inocentes de la ley “negra”, todavía utilizada impropiamente, a menudo para golpear a adversarios en controversias privadas, es auténtica justicia. Asia Bibi, de hecho, es víctima de una maquinación urdida contra ella por algunas mujeres musulmanas y un imán local, misma que los jueces deberían descubrir, reconocer con objetividad y sacar a la luz. Salvándola a ella y condenando a los falsos acusadores.

 

Pero en Paquistán la situación es tremendamente complicada debido a las presiones de grupos extremistas islamistas que piden expresamente la pena máxima para Asia. Y someten a una enorme presión al sistema judicial, puesto que homicidios extrajudiciales han cobrado las vidas incluso de magistrados musulmanes que valientemente se han expuesto, juzgando con neutralidad y absolviendo a los cristianos falsamente acusados de blasfemia.

 

En particular, la provincia de Punjab es la zona en la que ha existido una incidencia extraordinaria de casos de blasfemia en el país durante las últimas tres décadas, como explica el Centro por la justicia social, ong dirigida en Paquistán por el católico Peter Jacob. El centro recuerda el asesinato del juez Arif Iqbal Bhatti, culpable, según los radicales, de haber absuelto a cristianos considerados blasfemos.

 

El abuso de la ley de la blasfemia sigue siendo un cáncer en la sociedad: «cientos de personas han sido torturadas, encarceladas, desahuciadas. Propiedades por el valor de miles de millones de rupias han sido destrozadas impunemente por multitudes de radicales, pero las pérdidas económicas son solamente la pinta del iceberg con respecto a las consecuencias sociales, políticas y culturales», explicó.

 

Según estudios recientes de Amnistía Internacional, de la Comisión internacional de juristas y de la Comisión para los derechos humanos en Paquistán, «la ley de la blasfemia es utilizada ampliamente para perpetrar crímenes de odio con base en la religión, para llevar a cabo venganzas personales y perpetrar injusticias económicas». Frente a esta situación alarmante, «los miembros de la sociedad civil no se han rendido, a pesar de las dificultades. Abogados y juristas combaten desde hace años en un ambiente social hostil. Urge que los líderes y las instituciones públicas tengan la valentía y la sabiduría para escuchar el grito de inocentes, como Asia Bibi».


Deja un comentario

El Papa Francisco y los nuevos mártires.

Francisco: Asia Bibi y las víctimas de Boko Haram son “mártires”

El Papa recibió al esposo y a la hija de la mujer que vive en la cárcel desde hace años en Paquistán por blasfemia, a quienes dijo: «Pienso a menudo en tu madre»; con ellos también estuvo una joven nigeriana secuestrada por los yihadistas

La hija y el esposo de Asia Bibi en el Vaticano

13
0
Pubblicato il 24/02/2018
Ultima modifica il 24/02/2018 alle ore 17:28
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

 

«Pienso muy a menudo en ti madre y rezo por ella». El Papa Francisco lo reveló a Eisham Ashiq, la hija de Asia Bibi, que saludó al Pontífice durante la audiencia en el Vaticano y le dio un abrazo. El obispo de Roma la recibió en compañía de su padre y de una chica nigeriana que fue víctima de Boko Haram, Rebecca Bitrus. Según Jorge Mario Bergoglio, la mujer de Paquistán y las víctimas de la organización yihadista terrorista son “mártires”.

 

Eisham, hija de la mujer cristiana paquistaní que se encuentra encarcelada desde 2009 y que fue condenada a muerte por blasfemia, dijo a Francisco: «Cuando antes de venir fui a ver a mi madre, me pidio que le diera un beso».

 

El esposo de Asia Bibi, Ashiq Masih, le dijo al Obispo de Roma: «Santo padre, le pido que recemos, unidos en Cristo, por mi esposa y por todos los cristianos perseguidos».

 

Los familiares de Asia Bibi y de Rebecca en estos días son huéspedes de Ayuda a la Iglesia Necesitada, la fundación de derecho Pontificio que está organizando un evento para recordar a los mártires cristianos en el Coliseo de Roma, que se teñirá de rojo.

 

Durante el encuentro con el Papa de hoy, 24 de febrero, por la mañana, el Papa expresamente pidió rezar por Asia Bibi y por las mujeres que todavía están en manos de Boko Haram. El testimonio de Rebecca y el de Asia Bibi «representan un modelo para una sociedad que hoy tiene cada vez más miedo del dolor. Sn dos mártires», declaró después de haber escuchado los dramáticos relatos de las violencias que sufrió la mujer nigeriana, que parió al hijo de uno de sus carceleros, y de los familiares de Asia Bibi.

 

Después el Papa se dirigió a la Fundación de derecho Pontificio AIN, cuyo presidente y director (respectivamente Alfredo Mantovano y Alessandro Monteduro) estaban presentes en el encuentro: «Gracias por su trabajo, ¡hacen mucho bien!».

 

Monteduro dijo a Vatican News: «Fue un encuentro extraordinario. Duró 49 minutos y su centro fue la fe. No solo la espiritualidad del Santo padre, sino también la de estas chicas jóvenes y sufrientes y del marido de Asia Bibi». Comenzó «con el beso que Eisham dio al Santo Padre y que el Santo Padre no solo aceptó, sino que respondió con afecto y con un testimonio de cercanía, de fe, de solidaridad que en ese abrazo lo decía todo. El encuentro habría podido terminar simplemente con un saludo inicial, debido a la intensidad del vínculo que inmediatamente se instauró» entre Francisco y sus huéspedes.

 

Hubo una oración colectiva: «fue un momento maravilloso. Quiso que todos juntos lo hiciéramos en nuestras lenguas. Por ejemplo, Eisham, la hija de Asia Bibi, rezó en urdu; Rebecca, la chica víctima de Boko Haram en Nigeria, lo hizo en su dialecto, el Hausa, y nosotros, obviamente, en nuestra lengua». El Papa argentino dijo que Asia y Rebecca eran «mujeres mártires, maravillosas mujeres mártires, ejemplo para una civilización que tiene miedo del dolor».


Deja un comentario

Familiares de Asia Bibi con el Papa

Familiares de Asia BibiFamiliares de Asia Bibi 

Asia Bibi a su hija: “Si encuentras al Papa, dale un beso de parte mía”

En vista del evento “Coliseo Rojo” para recordar a los mártires cristianos, esta mañana el Papa Francisco recibió en audiencia a los familiares de Asia Bibi, la mujer cristiana encarcelada desde hace 9 años en Paquistán.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco encontró la mañana de este sábado, 24 de febrero, a la familia de Asia Bibi, la mujer cristiana paquistaní encarcelada en Multán desde 2009, acusada de haber insultado el profeta Mahoma. El Pontífice se reunió con el marido de Asia Bibi, Ashiq Masih y la hija Eisham, con ellos estaba el Director de Ayuda a la Iglesia Necesita en Italia, Alessandro Monteduro y la señora Rebecca Bitrus, joven nigeriana secuestrada por dos años en manos de la secta islamista de Boko Haram.

Un encuentro extraordinario

Al final de la audiencia, el Director de Ayuda a la Iglesia Necesitada dialogó con Vatican Newsy señaló que el encuentro con el Papa se vivió en una atmosfera de recogimiento y oración. “Un encuentro extraordinario – afirmó – estamos todavía todos emocionados, es más, necesitaremos tiempo para poner en su lugar los recuerdos de nuestra memoria. El encuentro duró alrededor de 40 minutos, que tuvo al centro un elemento importante: la fe; al centro estuvo la espiritualidad. No sólo la espiritualidad del Santo Padre – precisó el Director – sino también aquella del marido de Asia Bibi y de estas jóvenes sufrientes. Hemos orado junto al Santo Padre. Ha sido un momento maravilloso. Ha querido que lo hiciéramos todos juntos en nuestras lenguas”.

Si encuentras al Papa, dale un beso de parte mía

Refiriéndose a las palabras que el Papa dirigió a los familiares de Asia Bibi, Alessandro Monteduro señaló que fue una muestra de fe y de solidaridad por parte del Pontífice. “Eisham – la hija de Asia Bibi, señalo el Director – el 17 de febrero, antes de partir para Roma encontró a su madre en la cárcel y le dijo: ‘mamá voy a Roma, encontraré al Papa. Voy a Roma porque el Coliseo se iluminara de rojo. Pensaran en ti en el mundo’. Asia le respondió: ‘Si encuentras al Papa, dale un beso de parte mía’. El encuentro inicio con esto, con el beso que Eishan ha dado al Santo Padre y que el Santo Padre ha intercambiado con afecto y con un testimonio de cercanía, de fe y de solidaridad que se expresaba en ese abrazo”.

Mujeres mártires

Finalmente, el Director de Ayuda a la Iglesia Necesitada en Italia describió la reacción de las jóvenes y del marido de Asia Bibi al ver al Papa. “Estaban agradablemente bajo shock. La intensidad, la emoción del encuentro ha sido verdaderamente fuerte, fuertísima, un impacto imposible de describir, así como la emoción que ninguno de nosotros ha escondido, en particular las jóvenes. Había una emoción verdadera, dijo Alessandro Monteduro, visible. Era fuerte. El Santo Padre ha definido Asia, Rebeca como ‘mujeres mártires’, maravillosas mujeres mártires ejemplos para una civilización que tiene miedo del dolor”.

Entrevista a Alessandro Monteduro


Deja un comentario

Asia Bibi, entre los candidatos al Premio Sajarov

PAKISTÁN – Asia Bibi nominada para el Premio Sacharov 2017: los reflectores puestos sobre la ley de la blasfemia

Lahore – Asia Bibi, la mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia y en la cárcel desde 2009, ha recibido la candidatura para la edición 2017 del prestigioso “Premio Sájarov a la Libertad de Pensamiento” conferido por la Unión Europea. El Premio es una iniciativa del Parlamento Europeo y se concede a individuos o grupos distinguidos por la defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Entre los candidatos de este año, además de Asia Bibi, están: Aura Lolita Chávez Ixcaquic, defensora de derechos humanos de Guatemala; Selahattin Demirtas y Figen Yuksekdag, co-presidentes del Partido democrático popular pro-curdo en Turquía; grupos e individuos que representan a la oposición democrática en Venezuela; Dawit Isaak, dramaturgo Sueco-eritreo, detenido en 2001 por las autoridades eritreas; Pierre Claver Mbonospa, activista de derechos humanos en Burundi.
Peter Van Dalen, miembro del “European Conservatives and Reformists Group” en el Parlamento Europeo, quien propuso la candidatura de Asia Bibi, ha explicado que “el caso de Asia tiene una importancia simbólica para otros que sufren por la libertad de religión o de expresión”.“En ella se ve la situación de toda la comunidad cristiana. Su caso es trágicamente indicativo de la inseguridad de todas las minorías en lo que se refiere al respeto de los derechos humanos fundamentales”, señala en un comentario enviado a la Agencia Fides Kaleem Dean, analista intelectual paquistaní. “Si ganara el Premio Sajarov, Asia Bibi recibiría 50.000 euros. Sin embargo, hay algo en juego que vale más que dinero : es decir el reconocimiento de la libertad de religión en Pakistán”, continúa.
“El gobierno – dice – está escondiendo la cabeza en la tierra, para no oír los gritos de las comunidades religiosas minoritarias”. Especialmente su caso pone en evidencia “ley de la blasfemia”: “Las denuncias de blasfemia son un instrumento de lo que se ha convertido en una opresión estatal contra las minorías. Los gobernadores deben tener el valor y la visión de reformar la ley de la blasfemia”, concluye Dean. “El primer ministro pakistaní Shahid Khaqan Abbasi, asistiendo estos días a la 72 Asamblea General de las Naciones Unidas, se ha negado cínicamente ha hablar de la ley de blasfemia en Pakistán, diciendo sólo que el Parlamento paquistaní es el órgano encargado de enmendar las leyes”, informa a Fides Nasir Saeed, director de la Ong CLAAS “Centre for Legal Aid, Assistance and Settlement”, comprometida con la defensa de las minorías religiosas en Pakistán. “Desde hace años”, continúa Saeed, “el tema es tabú, e incluso el primer ministro de Pakistán tiene miedo de hacer comentarios. El papel del primer ministro es también el de asegurar que no se abuse de las leyes, pero desafortunadamente esta ley de la blasfemia se explota regularmente como herramienta de venganza para perseguir a gente inocente. En los últimos años el abuso de la ley sobre la blasfemia ha aumentado. Ahora se considera una manera simple, rápida y barata de resolver disputas privadas y castigar a sus oponentes”.
“La ley de blasfemia – concluye Saeed – no está en línea con las normas internacionales de derechos humanos. Y el abuso plantea nuevas violaciones del derecho internacional. El Gobierno de Pakistán no afronta esta cuestión tan importante, a pesar de que se trata de una cuestión de vida o muerte”.El director de CLAAS recuerda que existen numerosos casos de blasfemia basados en alegatos falsos y en la ausencia de investigaciones judiciales: “Por eso pedimos al primer ministro Abbasi que incluya el tema en la agenda de su gobierno y lo someta al Parlamento” concluye