Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Los abusos de menores y la iglesia en América Latina. Card. Salazar

Misa en la conclusión del Encuentro sobre Protección de Menores en el Vaticano. Sala RegiaMisa en la conclusión del Encuentro sobre Protección de Menores en el Vaticano. Sala Regia 

Protección Menores: no más excusas, actuar evangélicamente

«Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes». Lc. 6,38

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

El dolor de las víctimas de los abusos está ahí: se puede tocar, se puede palpar, se puede sentir. También están ahí las heridas causadas por el pecado, y la indignación del Pueblo de Dios en tantos lugares del mundo, también en nuestra América Latina.

Un dolor y una indignación que los obispos del mundo se han visto convocados por el Papa Francisco a afrontar y a sanar, a través de un camino de escucha, de toma de responsabilidad, de rendición de cuentas y de transparencia. Y esto porque este dolor y esta indignación ya no admiten ninguna excusa: se necesitan medidas concretas. Medidas concretas que sean una respuesta a todo el Pueblo de Dios, que está llamado también a colaborar para que estos hechos aberrantes no sucedan nunca más. Y si bien cierto, que tanto el Papa Francisco como el clero son conscientes que el pecado existirá siempre, también son conscientes de que es necesario un cambio radical.

En estos días de trabajo son muchas las reflexiones que marcaron el camino, a partir también de los puntos sobre los cuales el mismo pontífice llamó a reflexionar. Entre los obispos, palabras fuertes resonaron: “romper los muros del silencio”, “no más víctimas de abusos”, “no tiene que importar el dinero, lo importante es recuperar a la persona”, hay que “quitar las máscaras”, “el clericalismo nos llevó a creernos por encima de la ley”, hay que “erradicar la cultura del abuso”, es necesario “compartir los recursos”, necesitamos “hombres y mujeres preparados que trabajen con los obispos”, “hay que involucrar a todo el Pueblo de Dios”, es necesaria una “cultura del cuidado”, entre muchas, muchas otras. Pero hay un concepto que ha quedado claro a todos, y es que “la prioridad son las víctimas”.

En relación a los casos registrados en América Latina de abusos o encubrimiento por parte del clero, escándalos que han dañado la confianza en la Iglesia de muchos fieles, precisamente el rol moral que distingue la Iglesia como Institución, y al cual el clero está llamado a honrar y a actuar con coherencia, en la conclusión del encuentro sobre Protección de Menores, pedimos al Cardenal Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá y Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM)

Escuche la entrevista al Cardenal Salazar Gómez

Eminencia, casos de América Latina: escándalo en Chile, Perú, Argentina, Costa Rica… muchos escándalos. Según usted ¿se puede recuperar la confianza en la Iglesia en el continente y darle un nuevo impulso tras estos sucesos?

Pienso que precisamente esta reunión que a nivel de toda la iglesia es una muestra clara del deseo de la Iglesia Católica de una absoluta transparencia y de un compromiso muy claro de la protección de menores.

El que se hayan presentado diferentes escándalos en algunas naciones – creo que en todas partes de alguna manera-  no significa que la Iglesia sencillamente haya perdido su capacidad de evangelización.

Son casos concretos que la Iglesia está tratando de enfrentar con toda transparencia, con toda claridad.

Precisamente esa transparencia y esa claridad son la garantía para que en el futuro no se vuelvan a presentar estos casos. Por lo tanto los niños y los adolescentes dentro de la iglesia se sientan seguros.

En todas las diócesis de los diferentes países, animados por las conferencias episcopales, se está haciendo un esfuerzo muy grande de avanzar en protocolos concretos, de conducta, en el respeto de los menores.

En todas las diócesis se está abriendo poco a poco lo que se llama las Oficinas para el Buen Trato del Menor. En todas partes se están  haciendo protocolos para atender inmediatamente los casos de denuncia. Todo esto indudablemente nos da nosotros una cierta confianza de que en el futuro vamos a ser más capaces de enfrentar estos asuntos, y que, por lo tanto cada vez menos se van a presentar , porque va a crecer la conciencia dentro de la iglesia de que el niño es sagrado, de que hay que respetarlo, de que hay que cuidarlo y que la iglesia tiene que ser un lugar seguro para todos y cada uno, especialmente para los niños. Por eso yo soy optimista respecto al futuro.


Deja un comentario

América Latina: aumenta la pobreza extrema y disminuye la desigualdad

América Latina: Crece la pobreza extrema, pero disminuye la desigualdad

© UNICEF/UNI40798/DeCesare
Una niña de 5 años frente al pequeño supermercado de sus padres en el empobrecido barrio de Altos de Cazucá , en el municipio de Soacha, en las afueras de Bogotá, Colombia.

15 Enero 2019

Para paliar la situación es necesario poner en marcha más políticas de protección social y redistribución de los ingresos y adoptar medidas encaminadas a mejorar el mercado laboral. Chile, El Salvador y la República Dominicana lograron una mayor reducción de pobreza gracias al aumento de los salarios en los hogares con menos recursos.

El número de personas viviendo en pobreza extrema en la región aumentó el año 2017 a niveles registrados una década atrás, según se desprende de un nuevo estudio sobre el panorama social regional. De igual modo, los niveles de pobreza continúan estables y la inequidad disminuyó desde el año 2000.

Un nuevo informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) indica que durante el año 2017 el 30,2% de la población, alrededor de184 millones, vivía en condiciones de pobreza, en tanto que un 10,2%, unos62 millones, se encontraba en condiciones de pobreza extrema, el porcentaje más alto desde el año 2008.

Las proyecciones para el 2018 apuntan a un ligero retroceso en los niveles de pobreza, ya que disminuiría en unos dos millones de personas, pero al mismo  habría que añadir un millón de individuos a quienes viven en situación de pobreza extrema.

Ante estos desafíos, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, pidió fomentar “políticas públicas complementarias de protección social e inclusión laboral, y redistributivas en materia de ingresos”.

Menos desigualdad desde el año 2000

Durante el quinquenio 2012-2017, Chile, El Salvador y la República Dominicana lograron una mayor reducción de pobreza gracias al incremento de los salarios en los hogares con menos recursos, mientras que en Costa Rica, Panamá y Uruguay se produjo el mismo fenómeno por las pensiones y transferencias recibidas.

El informe también destaca que desde el inicio del siglo XXI disminuyó notablemente la desigualdad de los ingresos en la región.

Uno de los factores que tenido un importante papel en la reducción de la desigualdad fue que un gran porcentaje, un 51,4% en 2016, del presupuesto público de los gobiernos centrales se destinó a gasto social, dedicándole una media del 11,2% del PIB en 17 países durante 2016, el promedio más alto desde el año 2000.

Mujeres y jóvenes con salarios demasiado bajos

Sin embargo, una media de aproximadamente el 40% de la población ocupada percibe ingresos inferiores al salario mínimo de su país. Esas cifras se incrementan notablemente cuando hablamos de mujeres (48,7%) y de jóvenes con edades entre los 15 y los 24 años (55,9%).

La situación en el segmento de población joven femenina es especialmente delicada ya que el porcentaje se dispara al 60,3% y, por ello, la CEPAL insta a “implementar políticas universales sensibles a las diferencias para cerrar las brechas de accesoque afectan a los distintos grupos de la población, así como reconocer el escenario de nuevos y antiguos riesgos que inciden en la sociedad en su conjunto, indica la Comisión”.

El trabajo doméstico no remunerado

Asimismo, la participación de las mujeres en el mercado laboral durante el año 2017 continuó muy por debajo de la de los hombres, un 50,2% frente a un 74,4%. Además, más de la mitad trabajan en sectores de baja productividad y el 80% no cotizan en un sistema de pensiones.

El estudio de la CEPAL también destaca que el desempleo femenino fue casi tres puntos más alto que el masculino y que las mujeres realizan el 77% del trabajo no remunerado en el hogar.

“Sin políticas públicas adecuadas que aborden materias claves como la formación y el empleo de las mujeres en áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, que contribuyan a evitar la precarización de los empleos y que promuevan la corresponsabilidad en los sistemas de cuidado, las mujeres no solo podrían perderse los beneficios de los empleos del futuro, sino que, además, corren el riesgo de que se perpetúen las brechas existentes y las carencias de trabajo decente que las afectan en la actualidad”, destaca el informe.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.


Deja un comentario

CELAM: toda América latina rezará por Nicaragua el 22 de julio.

Consejo Episcopal Latinoamericano Celam Nicaragua oración América LatinaLos obispos del Consejo Episcopal Latinoamericano Celam convocaron a toda América Latina a orar por la dramática situación de Nicaragua 

Celam: convocada oración por Nicaragua en toda América Latina

El 22 de julio la Iglesia de toda América Latina se unirá en oración por Nicaragua. A través de un comunicado, los obispos de América Latina y el Caribe expresan “cercanía y solidaridad” a los obispos nicaragüenses

Ciudad del Vaticano

El domingo 22 de julio se rezará por Nicaragua en todas las Iglesias de América Latina. La iniciativa, ha sido convocada por el Consejo Episcopal Latinoamericano, Celam, este 18 de julio, a través de un comunicado, dirigido a los obispos de Nicaragua, a través del cual los Obispos del Celam expresan además su “cercanía y solidaridad con el pueblo nicaragüense y con sus pastores profetas de justicia, ante la dramática y dolorosa crisis social y política que allí se vive actualmente”.

Encontrar caminos de diálogo 

El comunicado, firmado por el presidente del Celam, el card. Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia y por el secretario general, mons. Juan Espinoza Jiménez, obispo auxiliar de Morelia, México,  evidencia que “ante esta grave situación, estamos llamados a ser la voz de quien no tiene voz, para hacer valer sus derechos, encontrar caminos de diálogo e instaurar la justicia y la paz”.

Defensores de los derechos humanos y portadores de la esperanza

A continuación, los obispos del Celam alientan a los obispos nicaragüenses  “a seguir siendo defensores de los derechos humanos y portadores de la esperanza”. Y finalmente, los exhortan “a no cerrar los oídos ante el clamor y sufrimiento de nuestros pueblos y a continuar siendo los líderes valerosos por medio de los cuales Dios se hace presente y guía la historia de su pueblo”.

Desde Asís a Managua, en nombre de la paz

Numerosos han sido los episcopados de todo el mundo que, en estos días, han expresado solidaridad y cercanía con sus hermanos de Nicaragua y con la población, víctima del conflicto. Y a estas voces solidarias se agrega también ahora la de los Frailes Menores de Asís que escriben en una nota: “San Francisco de Asís nos invita a rezar para que prevalezca el diálogo y a trabajar para que se construyan estructuras de paz”.

El ejemplo del padre Odorico d’Andrea

Los Frailes Menores de Asís recuerdan la figura del Siervo de Dios, el padre Odorico d’Andrea, como “mediador de paz por Nicaragua”, recordando que en los años de conflicto, el padre Odorico obró a favor de la paz y la reconciliación en el país, como “mediador de paz entre los grupos armados”, incluso “arriesgando su propia vida”. “A su intercesión, concluyen los Frailes, queremos confiar a Nicaragua y a todos sus habitantes para que cesen las guerras y se promueva una cultura de paz”.


Deja un comentario

Cómo terminar con el matrimonio infantil en América Latina.

Romper el silencio, la clave para acabar con el matrimonio infantil en América Latina

RET Liban
Niña vestida de novia en una marcha contra el matrimonio infantil y la violencia de género.

12 Abril 2018

Si no se logra detener la tendencia actual, al menos 20 millones de niñas en la región se habrán casado para el año 2030. La ONU ha puesto en marcha un plan con cuatro frentes para detener un problema que frena el desarrollo personal de las niñas, principalmente las de estratos más pobres, las que viven en el campo o las que son indígenas.

América Latina y el Caribe es la única región del planeta en la que los matrimonios infantiles no han disminuido en la última década. Todavía en promedio un 25 % de las mujeres jóvenes se han casado antes de los 18 mientras en otras zonas del mundo se han registrado disminuciones significativas.

Shelly Abdool es la asesora regional de género del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).

“La tasa de reducción de matrimonios infantiles y uniones tempranas es la más lenta del mundo. Tenemos que acelerar los esfuerzos como unas doscientas veces más para alcanzar las metas de la Agenda de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas”.

Abdool explicó durante una entrevista con Noticias ONU que, sin acciones e inversiones aceleradas, la región ocupará el segundo puesto más alto en la lista de matrimonio infantil para 2030, por detrás de África subsahariana, y por delante de Asia meridional, una región que tradicionalmente ha liderado las estadísticas de este flagelo.

Hay un silencio, un silencio político, un silencio social que está cambiando poco a poco pero que realmente no es un tema que se habla, que se discuta y que se debata en la región, y la región tampoco está reflejada en debates globales. Es casi como si imagináramos que el matrimonio infantil y las uniones tempranas están afectando solamente a otras regiones, pero no a las niñas de América Latina y el Caribe”, dice.

Sin acciones e inversiones aceleradas, la región ocupará el segundo puesto más alto en la lista de matrimonio infantil para 2030.

Las causas y consecuencias del matrimonio infantil

Hace poco varias agencias de la ONU revelaron que la región es todavía la segunda en el mundo con mayor cantidad de embarazos adolescentes, un problema que se encuentra profundamente conectado a los matrimonios infantiles.

“Los motores son de doble vía, es decir, son causa y consecuencia al mismo tiempo. Un ejemplo muy claro está vinculado con el embarazo de adolescentes”, explica al señalar que cuando una niña menor de 18 años se embaraza, la decisión, ya se tomada por la familia, la comunidad o incluso por la niña, es que se case. “Así el embarazo opera como causa”.

Pero también, si la razón principal para casarse antes de los 18 es otra, el riesgo de que la niña se quede embarazada después es muy alto. “Ahí el embarazo funciona como consecuencia”.

Otra causa y consecuencia del matrimonio infantil es la violencia sexual. Según datos de UNICEF más de un millón de niñas y adolescentes son víctimas de este tipo de abuso y muchas veces son obligadas a casarse con sus agresores para ocultar el delito o porque algunas familias piensan que no hacerlo es caer en “deshonra”.

“Además generalmente entran en una unión de disparidad de edad, cuando su pareja puede tener dos tres veces su edad y entra en condiciones de mayor riesgo de violencia”, dice Abdool.

La pobreza combinada con normas sociales, papeles y relaciones de género influyen en la creencia de que la unión temprana es aceptable, e incluso deseable, como una elección de vida.

“Abandonan la escuela porque ahora tienen otro proyecto de vida, o por el hecho de ser madre o esposa a una edad temprana le expulsan de la escuela, entonces se cortan sus posibilidades y las oportunidades que tienen para su futuro”, comenta la experta.

Además, existen lagunas en la legislación nacional que pueden permitir el matrimonio antes de los 18 años o incluir excepciones para permitirlo con el consentimiento de los padres, el representante legal o la autoridad judicial.

Estos factores unidos a la desigualdad de género para las niñas en América Latina impiden que las niñas tengan otras opciones y oportunidades.

“Si no están completando la escuela, si son madres de edad temprana, si quedan embarazadas adolescentes, esto tiene consecuencias a nivel de su salud física, su salud mental, su inclusión social, con sus redes de pares en familias y comunidades, y pues la falta de educación le quita la posibilidad de desarrollar las habilidades de la vida, afecta su capacidad de incorporarse en el mercado laboral con condiciones decentes entonces el impacto es a múltiples niveles”.

Cabe destacar que, en la región, el matrimonio infantil y las uniones tempranas entre niñas indígenas, niñas que viven en áreas rurales y grupos de población de ingresos medios y bajos son más altos que aquellos en áreas urbanas y en los quintiles de altos ingresos. Así mismo, las uniones tempranas no matrimoniales son más frecuentes que el matrimonio formal y legal.

OPS
Una joven indígena embarazada busca ayuda en el albergue maternal del hospital de San Lorenzo, Datem del Marañón, Perú

Los países con mayor incidencia del matrimonio infantil

Según los estudios hechos sobre los datos disponibles, Nicaragua, la República Dominicana, Brasil, Honduras, Guatemala, Cuba, Belice y Panamá encabezan la lista de países con mayor cantidad de uniones tempranas.

“Cada país tiene una prevalencia de matrimonio infantil que nos preocupa, pero obviamente hay unas que tienen más, en República Dominicana la prevalencia es una de las más altas con el 36% de las mujeres de entre 20 y 24 que se casaron antes de 18 años. En Colombia es alrededor del 25% pero en Nicaragua es al 41%, entonces varía, pero tenemos unos países donde tenemos que invertir los recursos ahora mismo”, dice la experta.

Abdool explica que una nueva campaña de UNICEF busca mancomunar recursos para apoyar a los países con mayor prevalencia.

Según un estudio de UNICEF y el Banco Mundial realizado el año pasado, el matrimonio infantil y las uniones tempranas les cuestan a los países millones de dólares y mantienen la pobreza intergeneracional.

Se estima que una niña que se case antes de los 18 años tendrá en promedio más hijos a lo largo de su vida que si se hubiera casado a los 18 años o más tarde, lo cual supondría un ahorro en términos de gasto público que, por ejemplo, en la República Dominicana significaría unos 4800 millones de dólares si se pusiera fin a los matrimonios infantiles para 2030.

No se puede dejar a las niñas atrás

“Lo que estamos viendo en otras partes del mundo es un progreso real para proteger a las niñas del matrimonio infantil, y esto es motivo de celebración. Sin embargo, este no es el caso en nuestra región donde una de cada cuatro mujeres estaba casada o en unión antes de los 18 años,” dijo recientemente María Cristina Perceval, directora regional de UNICEF para América Latina y el Caribe.

Según Percival, las niñas que se ven obligadas a casarse o estar en unión antes de cumplir los 18 años ven privadas sus oportunidades para desarrollarse en la vida tanto a corto como a largo plazo, lo que en última instancia afecta el cumplimiento de sus derechos.

“El mayor riesgo de violencia sexual, maternidad temprana, abandono escolar, además de la exclusión social de su grupo de pares, es un claro indicador de que las niñas de la región están siendo, y continuarán siendo, dejadas atrás si no tomamos medidas ahora“, expresó.

Las niñas de la región están siendo, y continuarán siendo, dejadas atrás si no tomamos medidas ahora.

Shelly Abdool, se une a la voz de su directora, pero además agrega que no sólo se trata de un esfuerzo gubernamental, sino de la sociedad civil, de las mismas niñas, y sus padres y madres.

“El matrimonio infantil o las uniones tempranas no son la solución para asegurar el futuro de su hija, a veces lo que vemos es que quieren asegurar unas condiciones económicas. Esta no es la opción que permite a una niña convertirse en una mujer adulta con capacidades y habilidades para lograr sus proyectos de vida. Entregarla en matrimonio no es un factor protector, sino que la expone a mayores riesgos no solamente en su vida sino de las de sus hijas e hijos que también va a tener”, concluye.

El plan para acabar con las uniones tempranas

El Fondo de Población de las Naciones Unidas, ONU Mujeres y UNICEF lanzaron un programa regional para hacer un llamado urgente a poner fin a estas prácticas en la región.

La iniciativa se basa en cuatro frentes:

  • Reforzar las leyes:
    Es necesario que todos los países de la región cumplan con los estándares de derecho internacional en cuanto a la edad legal del matrimonio. “Esto significa una armonización de las leyes y establecer la edad de matrimonio a los 18 años, sin excepciones”, dice Abdool.
  • Acciones conjuntas contra el matrimonio infantil, el embarazo prematuro y la violencia:
    Las agencias están promoviendo y solicitando unas acciones conjuntas para asegurar un paquete de servicios públicos que atienden las causas y consecuencias del matrimonio infantil.  “Acciones desde el sector salud para la prevención del embarazo adolescente, pero no se trata solamente acerca de la prevención del embarazo sino también asegurarse que las adolescentes que ya son madres o que están embarazadas, no sean excluidas de los servicios públicos ni de las posibilidades de no solamente llevar su embarazo bien pero también a seguir su propio desarrollo como adolescente, en servicios de educación y de protección infantil. Este paquete de servicios que nos ayuda a prevenir y a actuar sobre las causas y consecuencias”, explica la experta.
  • El empoderamiento de las niñas:
    Se trata de asegurar que las niñas tienen información sobre sus derechos, que tienen las habilidades para tomar decisiones en función de sus deseos y opciones para proyectos de vida. “También es necesario que sus entornos inmediatos entiendan cuales son las consecuencias de una unión temprana además de empoderar a las adolescentes y asegurar su participación en las estrategias de prevención”, dice Abdool.
  • Obtener más información y mejorar la colaboración:
    Existe una deficiencia en los datos sobre matrimonios infantiles y existe una necesidad de actualizar la evidencia para entender con mayor profundidad sobre los diferentes grupos que están en riesgo. “Las evidencias y las alianzas nos ayudan a romper este silencio, y rompiendo el silencio incluye a los medios de comunicación para que podamos plantear esta problemática en el debate público en la región para ese debate se lleve al diseño de políticas públicas y la revisión de servicios esenciales para la prevención de las consecuencias y causas del matrimonio infantil”, expresa la asesora de género.

El matrimonio infantil en el mundo

Esta práctica no es exclusiva de América Latina y el Caribe, sino que se extiende alrededor del mundo, como muestra el siguiente vídeo.

 

Aunque en otras partes del mundo la tasa de matrimonio infantil se ha reducido, todavía queda mucho trabajo por hacer. Así lo muestra esta galería de imágenes.

Para ver el  fotorreportaje completo.


Deja un comentario

Asamblea de la Comisión Pontif. para America latina. Conclusiones. Tema: la mujer

Reunión Plenaria de la CAL 2018Reunión Plenaria de la CAL 2018 

Reflexiones finales de la CAL tras la Asamblea Plenaria sobre la mujer

El documento con el que la Comisión Pontificia para América Latina ha resumido los frutos de los cuatro días de trabajo, proporciona también algunas recomendaciones pastorales

Ciudad del Vaticano

Del 6 al 9 de marzo tuvo lugar en el Vaticano la Asamblea Plenaria anual de la Comisión Pontificia para América Latina (Cal) sobre el tema: “La mujer, pilar de la construcción de la Iglesia y la sociedad en América Latina”.

Una temática elegida por el propio Papa Francisco que, en esta ocasión, deseaba que se invitara a quince personalidades femeninas latinoamericanas, además de los veintidós cardenales y obispos miembros y concejales de la asamblea.

Una Asamblea reforzada por la mirada de la mujer

El documento final con el que la Comisión Pontificia para América Latina ha resumido los frutos de los cuatro días de trabajo, refleja fielmente las reflexiones de los participantes. Paralelamente, también proporciona algunas recomendaciones pastorales.

Se trató, en definitiva, de una sesión plenaria “compuesta de miradas y voces muy diferentes pero complementarias”, con el fin de reflexionar sobre cómo el rol y la tarea de las mujeres latinoamericanas ha cambiado a lo largo de la historia de la Iglesia.

El trabajo tuvo lugar en una atmósfera de gran comunión y libertad, lo que permitió experimentar el encuentro entre diecisiete cardenales, siete obispos, ocho mujeres laicas y seis mujeres consagradas.

Una elección que, según el secretario de la Cal, Guzmán Carriquiry Lecour, “ayuda a rechazar las lecturas simplificadas y simplistas de la realidad para reconocer la complejidad y medirse con ella”.

La mujer en nuestros tiempos

La Comisión hace hincapié, en que el documento conclusivo “no busca ofrecer unas conclusiones fijas tras esta Asamblea”, sino una serie de reflexiones que ayuden a ampliar las perspectivas de los nuevos roles que desempeña la mujer en la actualidad.

“Nuestros tiempos están marcados profundamente por una renovada autoconciencia de la mujer sobre su dignidad, libertad y derechos, sobre su participación en todos los ámbitos de la convivencia, sobre sus reivindicaciones y anhelos”, se lee en esta síntesis final; que subraya la visión del Papa Francisco sobre el papel fundamental de la mujer y renueva su llamamiento a que sean reconocidas como “fuerza social y eclesial”; una fuerza que debe ser acompañada, sostenida, alentada e incluso potenciada para que produzca todos sus incalculables beneficios.

Especifidades de la mujer latinoamericana

Asimismo, la Comisión destaca el hecho de que América Latina ha quedado en las últimas décadas cada vez más integrada en la “cultura global”, que, en gran medida, es la mundialización de la cultura occidental como cultura dominante y hegemónica; resquebrajando así todos los estereotipos sobre el género femenino, imponiendo una figura “moderna” y “post-moderna” de la mujer como totalmente contrapuesta a la de la mujer “tradicional”, considerada según una contraposición maniquea, como esclava desde los tiempos de las “cavernas”.

Sin embargo, la realidad social y el arraigo de la propia cultura imponen todavía la consideración de especificidades latinoamericanas: “hay que contar la historia de los pueblos latinoamericanos desde la mirada de las mujeres, con especial consideración de las distintas generaciones y personalidades femeninas que han reflejado y marcado grandes fases de transformación cultural en América Latina”.

Obstáculos que anulan la dignidad de la mujer

 

Por otra parte, el documento de la CAL, también señala los principales obstáculos que impiden el desarrollo y la realización personal de la mujer en América Latina, poniendo en riesgo su dignidad: el machismo, la falta de oportunidades para acceder a la educación, los altos índices de pobreza e indigencia, la marginación y la exclusión.

También ellas son las más sufridas en el campo laboral, ya que por su condición de mujeres, a menudo son sometidas a trabajos ilegales, sin contratos, ni seguros, siendo explotadas, en muchas ocasiones, física y psicológicamente.

Jesús, el primero en dignificar a la mujer

Y este contexto, la voz de la Iglesia católica resuena pidiendo igualdad de condiciones para la mujer, siguiendo el ejemplo de Jesús, y exhorta “a estar muy libre de los prejuicios, estereotipos y discriminaciones”.

El documento concluye con una serie de recomendaciones pastorales entre las que destaca la invitación a que las comunidades cristianas, realicen una seria revisión de vida en pos de una conversión pastoral: “que sepa pedir perdón por todas las situaciones en que, han sido y aún son, cómplices de atentados a su dignidad”.

“La apertura a las mujeres debe proceder de la visión de fe y conversión de la Iglesia, que mira con esperanza al futuro desde el evangelio de Jesús, quien demostró libertad, respeto y una extraordinaria capacidad para reencender la llama del amor y de la entrega personal en tantas mujeres que Él encontró en su vida pública”.

Documento final de la CAL


Deja un comentario

El sarampión regresa a América?

Eliminado en 2016, el sarampión regresa a las Américas

Foto: OPS
América, fue el primer continente del mundo declarado libre de sarampión el año 2016.

27 Marzo 2018

Nueve países de la región han registrado casos el año pasado. El más afectado es Venezuela. Para detener su propagación, los países de la región deben intensificar sus esfuerzos para inmunizar a la población, advirtió la Organización Panamericana de la Salud.

Tras efectuar una vacunación masiva durante veintidós años contra el sarampión, la región fue finalmente declarada libre de la enfermedad por un Comité Internacional de Expertos el año 2016.

A pesar de ello, la Organización recordó en su día que el virus seguía activo alrededor del planeta, lo que comportaba el riesgo de la aparición de nuevos brotes en la región.

Así, en 2017 cuatro países de la región notificaron ya casos de sarampión: Argentina, Canadá, Estados Unidos y Venezuela. Y en lo que va de año, los han registrado nueve países : Antigua y Barbuda, Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, México, Perú y Venezuela.

El país más afectado es este último con 886 casos entre el año pasado y este, seguido por Brasil con 14 y Estados Unidos con 13.

La totalidad de los casos en países como Brasil y Colombia fueron por parte de ciudadanos venezolanos no vacunados.

También existe preocupación por los casos en Europa al cuadriplicarse la enfermedad entre 2016 y 2017, situación que aumenta el riesgo de importación de casos en las Américas.

El plan de acción adoptado en 2017 para mantener la eliminación del sarampión señala que los niveles de inmunización de la población deben ser del 95% o superiores. La cobertura regional de la primera dosis de la vacuna contra el sarampión, la rubéola y las paperas se ha situado entre el 92% y el 94% durante los últimos cinco años.

Las recomendaciones de la OPS fueron las siguientes:

  •  Vacunar para mantener coberturas iguales del 95% con la primera y segunda dosis de la vacuna contra el sarampión, la rubéola y las paperas.
  • Reforzar la vigilancia epidemiológica para detectar casos sospechosos en los servicios de salud públicos y privados.
  • Ofrecer una respuesta rápida al detectar casos importados de sarampión para evitar el restablecimiento de la transmisión endémica del virus, incluyendo la activación de equipos que den seguimiento a los casos y sus contactos.
  • Conservar reservas de la vacuna del sarampión-rubéola (SR) para acciones de control de casos importados en cada país de la región.


Deja un comentario

Alto número de embarazos adolescentes en Latinoamérica.

Después de África Subsahariana, América Latina tiene la tasa más alta de embarazo adolescente

OPS
Una joven indígena de San Lorenzo, Datem del Marañón, en Perú, espera su segundo hijo.

28 Febrero 2018

Un 15% del total de los embarazos en la región, son de menores de edad. La mayoría ocurren en Guatemala, Nicaragua, Panamá y la República Dominicana. Además, existe una preocupante tendencia ascendente en los embarazos de las niñas de 14 años o menos, advierte el estudio.

A pesar del reciente crecimiento económico y progreso social que se ha logrado en varios frentes, América Latina y el Caribe es aún la segunda región del mundo con mayor cantidad de embarazos adolescentes, confirma un nuevo informe la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y los Fondos de la ONU para la Población (UNFPA) y la Infancia (UNICEF).

La tasa mundial de embarazo precoz se estima en 46 nacimientos por cada mil niñas mientras que en la región la cifra es de 66,5 por cada mil menores de entre 15 y 19 años.

Además, existe una preocupante tendencia ascendente en los embarazos de las niñas de 14 años o menos, advierte el estudio.

“Es una expresión de falta de protección de los adolescentes jóvenes. Muchos de estos embarazos son resultado de violaciones y por eso tenemos una preocupación en términos de justicia social, pero también tenemos una preocupación en relación con la sobrevivencia, ya que la tasa de mortalidad materna es más grande en las adolescentes menores de 16 años”, dice Sonja Caffe, asesora regional en salud adolescente de la OPS.

La mortalidad materna es una de las principales causas de muerte en las Américas: en 2014 fallecieron cerca de 1900 adolescentes y jóvenes como resultado de problemas de salud durante el embarazo, el parto y el posparto.

El informe destaca además que en algunos países las menores sin educación o solo con educación primaria tienen cuatro veces más posibilidades de quedar embarazadas tempranamente y que las niñas y adolescentes indígenas o de comunidades rurales o pobres, se ven afectadas de forma desproporcionada por el embarazo precoz.

Necesitamos entender cuáles son las dimensiones quizás culturales o de la realidad de los grupos étnicos que generan esta vulnerabilidad del embarazo temprano. Necesitamos entender la situación para desarrollar una solución que tenga que ver con respeto, porque debemos respetar la cultura, pero también una solución que proteja a las adolescentes que no quieren ser madres, para evitar o posponer el abrazo”, agrega Caffe.

Las madres adolescentes están expuestas a situaciones de mayor vulnerabilidad y a reproducir patrones de pobreza y exclusión social.

Además, resalta Marita Perceval, la directora regional de UNICEF, muchas jóvenes tienen que abandonar la escuela debido al embarazo, lo que tiene un impacto a largo plazo en las oportunidades de completar su educación e incorporarse en el mercado laboral, así como participar en la vida pública y política.

“Como resultado, las madres adolescentes están expuestas a situaciones de mayor vulnerabilidad y a reproducir patrones de pobreza y exclusión social”, expresa en un comunicado.

La mayoría de los países con mayor incidencia de embarazos adolescentes en América Latina están en América Central, encabezados por Guatemala, Nicaragua y Panamá. En el Caribe, República Dominicana y Guyana y en América del Sur, Bolivia y Venezuela tienen las tasas más altas.

OPS
Una joven indígena embarazada busca ayuda en el albergue maternal del hospital de San Lorenzo, Datem del Marañón, Perú

Cómo desacelerar el aumento de los embarazos adolescentes en la región

El informe da una serie de recomendaciones que van desde apoyar programas multisectoriales de prevención que trabajen con los grupos más vulnerables, hasta un mayor acceso a métodos anticonceptivos y educación sexual, entre otros.

“Formulamos recomendaciones que tienen que ver con la aceleración, con la identificación de las barreras y también el abordaje intersectorial porque sabemos que podemos hacer y debemos hacer más”, asegura la asesora regional de la OPS.

Entre las intervenciones sugeridas se encuentran intervenciones dirigidas a los grupos más vulnerables para garantizar que los enfoques se adapten a su realidad y aborden sus desafíos específicos.

“Muchas veces pensamos que hay servicios, pero olvidamos que las personas tienen que hacer el esfuerzo para llegar a los servicios. En grupos en situaciones de vulnerabilidad muchas veces existen desafíos multidimensionales y tienen dificultad para llegar a los servicios y por eso se necesitan diseñar con un enfoque en la interculturalidad y el contexto urbano o rural y adaptado a sus necesidades”, agrega Caffe.

Otra de las medidas es aumentar la visibilidad del embarazo en la adolescencia, sus factores determinantes y consecuencias, así como a los grupos más afectados, mediante datos desglosados, informes cualitativos y testimonios.

“Dar más énfasis en la visibilidad del embarazo adolescente, porque parece a veces que se normaliza, que va a ocurrir y que no podemos hacer nada. Necesitamos contar la historia y también el impacto del embarazo en la vida de los adolescentes”, asegura la experta.

El informe establece además lo necesario que resulta que los mismos adolescentes participen de las soluciones y formen parte activa del diseño, ejecución y seguimiento de las intervenciones estratégicas, “muchas veces se mantiene el lenguaje de participación, pero no es la realidad”, dice Caffe.

Hay que dar más énfasis en la visibilidad del embarazo adolescente, porque parece a veces que se normaliza que va a ocurrir y que no podemos hacer nada.

La Organización Panamericana de la Salud también recomienda abandonar las intervenciones ineficaces e invertir los recursos en aplicar otras medidas. 

“En muchos países continúa la implementación de intervenciones que no tienen ninguna base de evidencia, pero son intervenciones con las que las personas se sienten cómodas, no tienen riesgo, pero tampoco tienen impacto. Perdemos muchos recursos ya que la Organización Mundial de la Salud ha identificado con mucha certeza las actividades que sí funcionan”, resalta la asesora.

El informe hace énfasis en la violencia sexual y las normas sexistas de poder y control que socavan la acción de las menores y su capacidad para evitar un embarazo no deseado.

“La violencia es un problema muy grande relacionado con el embarazo temprano que tiene que ver con la violencia sexual dentro de familias, pero también con personas fuera de la familia, y también tiene que ver con la tolerancia para la violencia en la comunidad. Por eso necesitamos un abordaje intersectorial para establecer la “Cero Tolerancia” a la violencia para prevenir esta prevalencia”, concluye Sonja Caffe.

 

Otros datos importantes

  • Las tasas de fecundidad en adolescentes en América Latina y el Caribe van de 15.8 cada 1000 mujeres a 100,6 cada 100 mujeres para el período 2010-2015.
  • La tasa total de fecundidad general en América Latina y el Caribe ha disminuido de 3.95 nacimientos por mujer en el período 1980-1985 a 2,15 nacimientos por mujer en 2010-2015.
  • Si bien la tasa de fecundidad específica por edad (número de nacimientos por 1000 mujeres) descendió de manera significativa en la mayor parte de los grupos etarios en mujeres adultas (mayores de 18 años) hasta la mitad o menos que en 1980-1985, la tasa de fecundidad en las adolescentes disminuyó de manera más lenta (de 88,2 a 66,5).
  • Las tasas de fecundidad en adolescentes en Estados Unidos y Canadá se sitúan por debajo del promedio mundial y han descendido en forma sostenida durante el último decenio.
  • En Estados Unidos, se registró una disminución récord de la fecundidad en adolescentes en todos los grupos étnicos, con un descenso del 8% entre 2014 y 2015, hasta un mínimo histórico de 22,3 nacimientos por 1000 adolescentes de 15 a 19 años.
  • En el mundo, cada año quedan embarazadas aproximadamente 16 millones de adolescentes de 15 a 19 años, y 2 millones de adolescentes menores de 15 años.
  • De las 252 millones de adolescentes entre 15 y 19 años que vive en las distintas regiones en desarrollo del mundo, se estima que unos 38 millones están sexualmente activas y no desean tener hijos en los siguientes dos años.
  • Cerca de 15 millones de estas adolescentes usan algún método anticonceptivo moderno; las 23 millones restantes necesitan acceso y no lo tienen, por lo que están en riesgo de tener un embarazo involuntario.
  • Cubrir la necesidad insatisfecha de anticonceptivos modernos en las adolescentes de 15 a 19 años permitiría evitar cada año 2,1 millones de nacimientos no planificados; 3,2 millones de abortos y 5 600 muertes maternas.