Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Los viajes internacionales del Papa en el 2018

El Papa en los países bálticos del 22 al 25 de septiembre

El Vaticano anuncia el segundo viaje apostólico internacional de Francisco en este 2018 que incluirá paradas en Lituania, Letonia y Estonia

Papa Francisco

11
0
Pubblicato il 09/03/2018
Ultima modifica il 09/03/2018 alle ore 19:39
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Se va llenando la agenda internacional del Papa para este 2018. Tras el anuncio de una visita relámpago a Ginebra en junio, hoy el Vaticano confirmó que Francisco viajará a los países bálticos del 22 al 25 de septiembre próximos. Lo dio a conocer Greg Burke, director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, aclarando que el programa detallado de la gira será publicado próximamente.

 

Lo que sí se dio a conocer fue la lista de los países que recibirán al líder católico: Lituania, Letonia y Estonia. Una gira que responde a las invitaciones oficiales que le presentaron los jefes de Estado y los obispos de esas respectivas naciones. Además, se publicaron los nombres de las localidades que incluirá el viaje: las lituanas Vilna y Kaunas, Riga y Aglona en Letonia, Talin en Estonia.

 

Al mismo tiempo, la Santa Sede también dio a conocer los logos y los lemas oficiales de las diversas etapas de la gira. En Lituania la visita llevará por título “Cristo Jesús nuestra esperanza” y en Letonia será “¡Muéstranos tu madre!”. En Estonia se decidió por la frase “Álzate, mi corazón”, tomada de una muy canción espiritual de ese país del famoso compositor Cyrillus Kreek.

 

La noticia de una posible visita apostólica de Jorge Mario Bergoglio en el este de Europa circulaba ya desde hace algunos meses. A finales de noviembre de 2017, la oficina de la presidente de Lituania, Dalia Grybauskaite, había anunciado que el líder católico viajaría al país en otoño de 2018 y que el recorrido incluiría otras etapas en la región.

 

También el jefe de la Iglesia católica de Estonia, Philippe Jourdan, daba por cierta “al 99 por ciento” una gira papal por esa nación en este año, cuando se celebra el centésimo aniversario de la primera declaración de independencia de Rusia. Además, también este año, se cumple el 25 aniversario de la última visita del Papa Juan Pablo II a las repúblicas bálticas, en septiembre de 1993.

 

“El Papa Francisco ha decidido volver para animarnos y sostenernos una vez más en el camino de los cambios complejos”, escribió en una nota el arzobispo de Riga, en Letonia, Zbigņevs Stankevičs. “Espero que las palabras que el Papa pronunciará en nuestro país impulsen a las personas a cambiar para servir al bien común”, apuntó, por su parte, el obispo de Liepaja, Viktors Stulpins.

 

Este es el segundo viaje internacional de Jorge Mario Bergoglio confirmado por el Vaticano para este año. El próximo 21 de junio, el pontífice visitará la sede del Consejo Mundial de Iglesias ubicada en Ginebra en el 70 aniversario de su fundación. Será un viaje de apenas unas horas a Suiza.

 

Aún faltaría el anuncio de una visita apostólica de Francisco a Dublín en agosto. Se presume que el Papa debería viajar a Irlanda para participar en la Jornada Mundial de las Familias, programada del 21 al 26 de agosto. Es tradición que los pontífices participen de estos encuentras, pero aún falta una confirmación oficial de asistencia pontificia a la cita irlandesa.

Anuncios


Deja un comentario

Conclusión del viaje del Papa a Chile y Perú. Primeras impresiones.

El Papa dio gracias a la Virgen por su viaje a Chile y Perú

Lunes 22 Ene 2018 | 12:21 pm

Ciudad del Vaticano (AICA):

El papa Francisco llegó este lunes 22 de enero al aeropuerto romano de Ciampino procedente de Lima, donde concluyó su sexto viaje a Latinoamérica, en el que visitó Chile y Perú.

El pontífice llegó a la base aérea romana en torno a las 14.15 de Italia (10 de la Argentina) a bordo del Boeing 767-300ER de la compañía Latam que lo trasladó desde Lima y en el que también viajaban su séquito y los periodistas que cubrieron la visita.

Apenas aterrizó en Roma, Francisco acudió a la basílica de Santa María la Mayor para rezar ante la Virgen y agradecerle por los frutos de su viaje apostólico a Chile y Perú, el vigésimo segundo internacional y el sexto a América Latina.

Como es tradición, el pontífice acude, antes y después de cada viaje, a Santa María la Mayor para rezar ante la imagen de la Salus Populis Romani (Protectora del Pueblo Romano).

En Chile estuvo en Santiago, Temuco e Iquique, mientras que en Perú lo hizo a Lima, Puerto Maldonado y Trujillo.

Balance en los dos países
El presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, afirmó que el viaje de Francisco a su país “ha sido una gran visita para el Perú, para la Iglesia, para todos” y agradeció a todos “los que han trabajando para que esta visita sea un gran éxito”.

En tanto, una encuesta privada difundida este lunes reveló que un 61 % de los chilenos consideran positiva o muy positiva la visita que el Papa realizó al país, un 25% opinó que estuvo mal o muy mal y un 12 % que estuvo regular.+


Deja un comentario

Palabras de despedida del Papa en Lima

El Papa celebró la última Misa en Perú en la Base Aérea Las PalmasEl Papa celebró la última Misa en Perú en la Base Aérea Las Palmas  (AFP or licensors)

Hermanos peruanos, cuiden la esperanza. El Papa en su despedida

Agradezco a todos los que han hecho posible este viaje – dijo el Pontífice. Especialmente a los “anónimos”

En la conclusión de la Misa final del Papa en Perú, el Cardenal Arzobispo de Lima, Cipriani Thorne dirigió al pontífice su saludo de despedida, afirmando la voluntad de la Iglesia peruana de ser misionera, de estar siempre en salida para llevar a Jesús “en la Selva, en la Sierra y en la Costa”,  pregonando con el propio ejemplo “firme y tierno” la identidad y amor a la Iglesia. A él el Santo Padre respondió con gratitud, que hizo extensiva a los obispos de Puerto Maldonado y de Trujillo, y también al presidente de la Conferencia Episcopal, a los obispos y a todos los que hicieron posible “que esta visita – expresó textualmente el Pontífice – “dejara una huella en mi corazón” . Y prosiguió:

“Agradezco a todos los que han hecho posible este viaje, que fueron muchos y muchos anónimos. En primer lugar, al señor Presidente Pedro Pablo Kuczynski, a las autoridades civiles, a los miles de voluntarios que con su trabajo silencioso y abnegado como «hormiguitas» contribuyeron para que todo pudiera concretarse. Gracias voluntarios, anónimos. Agradezco a la comisión organizadora y a todos los que con su dedicación y esfuerzo hicieron posible este encuentro. De modo especial quiero agradecer al grupo de arquitectos que han diseñado los tres altares en las tres ciudades. Que Dios les conserve buen gusto. Me ha hecho bien encontrarme con ustedes”.

“Comenzaba mi peregrinación entre ustedes diciendo que Perú es tierra de esperanza. Tierra de esperanza por la biodiversidad que la compone, y con la belleza de una geografía capaz de ayudarnos a descubrir la presencia de Dios”.

“Tierra de esperanza por la riqueza de sus tradiciones y costumbres que han marcado el alma de este pueblo. Tierra de esperanza por los jóvenes, los cuales no son el futuro, sino el presente de Perú. A ellos les pido que descubran en la sabiduría de sus abuelos, de sus ancianos, el ADN que guió a sus grandes santos. Chicas y chicos, por favor, no se desarraiguen. Abuelos y ancianos, no dejen de transmitir a las jóvenes generaciones las raíces de su pueblo y la sabiduría del camino para llegar al cielo. A todos los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI”.

“Hermanos peruanos, tienen tantos motivos para esperar, lo vi, lo “toqué” en estos días. Por favor, cuiden la esperanza, que no se la roben.  No hay mejor manera de cuidar la esperanza que permanecer unidos, para que todos estos motivos que la sostienen, crezcan cada día más. La esperanza  no defrauda (cf. Rm 5,5). Los llevo en el corazón. Que Dios los bendiga. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias”.

.

Despedida del Papa en la Santa Misa en Perú

21 enero 2018, 20:34


Deja un comentario

Perú: la última misa del Papa. Comentario-resumen

“Aquí está el antídoto contra la globalización de la indiferencia”

La última misa del Papa en Perú antes de volver a Roma: nuestras ciudades están llenas de “sobrantes urbanos” descartados. “Jesús sigue caminando por nuestras calles para volver a encender la esperanza que nos libra de conexiones vacías”
AFP

El Papa en la misa en la base aérea de las La Palmas de Lima

9
0
Pubblicato il 21/01/2018
Ultima modifica il 21/01/2018 alle ore 23:19
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO A LIMA

Hay un antídoto contra la “globalización de la indiferencia” que vivimos en nuestras ciudades, siempre llenas de “sobrantes urbanos”, de hombres, mujeres y también muchos niños descartados. Es Jesús que, “suscitando la ternura y el amor de misericordia, suscitando la compasión”, abre los ojos a quien lo encuentra como los abrió a los primeros discípulos para que “aprendan a mirar la realidad a la manera divina”. Este es el mensaje que Francisco deja al millón de feligreses presentes en la misa en la base aérea de las La Palmas de Lima. Es el último acto de su visita antes de embarcarse en el vuelo que lo llevará de vuelta a Roma, donde está previsto que aterrice pasadas las dos de la tarde del lunes 22 de junio de 2018.

 

El Papa celebra la misa bajo una estructura en forma de gran tienda; con él concelebran el cardenal Sean O’Malley, arzobispo de Boston – quien ayer expresó posiciones críticas sobre las declaraciones de Francisco sobre el caso del obispo chileno Juan Barros – y otros 60 obispos del Perú. El acceso a la zona fue abierto desde la media noche, la gente espera al Papa desde la noche anterior, a pesar del clima bastante húmedo con 23 grados de temperatura. Según las autoridades hay un millón y 300 mil personas.

 

En la homilía Francisco recuerda que Dios “quiere estar siempre con nosotros”, en Lima “o en donde estés viviendo, en la vida cotidiana del trabajo rutinario, en la educación esperanzadora de los hijos, entre tus anhelos y desvelos; en la intimidad del hogar y en el ruido ensordecedor de nuestras calles. Es allí, en medio de los caminos polvorientos de la historia, donde el Señor viene a tu encuentro”.

 

Pero en las ciudades en las que vivimos, “las situaciones de dolor e injusticia que a diario se repiten, nos pueden generar la tentación de huir, de escondernos, de zafar”. Mirando la realidad que nos rodea, continúa Bergoglio, razones no nos faltan. Son muchísimos los “no ciudadanos”, “los ciudadanos a medias” o los “sobrantes urbanos” que “están al borde de nuestros caminos, que van a vivir a las márgenes de nuestras ciudades sin condiciones necesarias para llevar una vida digna”. Y “duele constatar que muchas veces entre estos «sobrantes humanos» se encuentran rostros de tantos niños y adolescentes. Se encuentra el rostro del futuro”.

 

Viendo todo esto, podemos buscar “un espacio de huida y desconfianza. Un espacio para la indiferencia, que nos transforma en anónimos y sordos ante los demás, nos convierte en seres impersonales de corazón cauterizado y, con esta actitud, lastimamos el alma del pueblo”. Pero Francisco, citando al predecesor Benedicto XVI, recuerda que “la grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana”.

 

Jesús, explica el Papa, como reacción a la injusticia de San Juan Bautista, “entra en la ciudad, entra en Galilea y comienza desde ese pequeño pueblo a sembrar lo que sería el inicio de la mayor esperanza: El Reino de Dios está cerca, Dios está entre nosotros. Ha llegado hasta nosotros para comprometerse nuevamente como un renovado antídoto contra la globalización de la indiferencia. Porque ante ese Amor, no se puede permanecer indiferentes”.

 

El Nazareno “invitó a sus discípulos a vivir hoy lo que tiene sabor a eternidad: el amor a Dios y al prójimo; y lo hace de la única manera que lo puede hacer, a la manera divina: suscitando la ternura y el amor de misericordia, suscitando la compasión y abriendo sus ojos para que aprendan a mirar la realidad a la manera divina. Los invita a generar nuevos lazos, nuevas alianzas portadoras de eternidad”.

 

Jesús, afirma el Pontífice, “camina la ciudad con sus discípulos y comienza a ver, a escuchar, a prestar atención a aquellos que habían sucumbido bajo el manto de la indiferencia, lapidados por el grave pecado de la corrupción. Comienza a develar muchas situaciones que asfixiaban la esperanza de su pueblo suscitando una nueva esperanza”. Enseña a los discípulos a “mirar lo que hasta ahora pasaban por alto, les señala nuevas urgencias”.

 

Jesús, concluye Francisco, “sigue caminando por nuestras calles, sigue al igual que ayer golpeando puertas, golpeando corazones para volver a encender la esperanza y los anhelos: que la degradación sea superada por la fraternidad, la injusticia vencida por la solidaridad y la violencia callada con las armas de la paz”. Despierta “la esperanza que nos libra de conexiones vacías y de análisis impersonales e invita a involucrarnos como fermento allí donde estemos, donde nos toque vivir, en ese rinconcito de todos los días”. Es un Dios que “no se cansa ni se cansará de caminar para llegar a sus hijos” y te invita a “caminar con Él la ciudad, tu ciudad”.


Deja un comentario

La despedida del Papa en Chile.

Emocionada despedida del Papa después de la Misa en IquiqueEmocionada despedida del Papa después de la Misa en Iquique  (AFP or licensors)

Paz y unidad para Chile, pidió el Papa al despedirse

Con gran emoción y gratitud el Papa Francisco se despidió de Chile para proseguir su peregrinación rumbo al Perú

Cecilia de Malak – Ciudad del Vaticano

Al concluir la celebración de la Misa multitudinaria en Iquique, el Sucesor Pedro abrazó en sus palabras de agradecimiento y bendición a todos los chilenos

Agradecimiento a las autoridades religiosas y civiles

Al Obispo de la Diócesis iquiqueña, Mons. Guillermo Vera Soto; a la presidenta chilena, Michelle Bachelet, por su invitación a visitar el país; a todos los que han hecho posible su visita, así como a las autoridades civiles.

Sin olvidar a los voluntarios:

«Gracias también por el trabajo abnegado y silencioso de miles de voluntarios –  ¡más de veinte mil! –  sin su empeño y colaboración hubiesen faltado las tinajas con agua para que el Señor hiciera posible el milagro del vino de la alegría. Gracias, a los que de muchas formas y maneras acompañaron este peregrinar especialmente con la oración. Sé del sacrificio que han tenido que realizar para participar en nuestras celebraciones y encuentros. Lo valoro y lo agradezco de corazón. Gracias a los miembros de la comisión organizadora. Todos han trabajado, muchas gracias».

Perú pueblo amigo y hermano de Chile

«Sigo mi peregrinación hacia Perú. Pueblo amigo y hermano de esta Patria Grande que estamos invitados a cuidar y a defender. Una Patria que encuentra su belleza en el rostro pluriforme de sus pueblos».

Señor mira la fe del pueblo chileno y regálale unidad y paz

«Queridos hermanos, en cada Eucaristía decimos: «Mira, Señor, la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad». Qué más puedo desearles que terminar mi visita diciéndole al Señor: mira la fe de este pueblo, y regálales unidad y paz».

Gracias a los peregrinos de Bolivia, Perú y Argentina

«Muchas gracias y les pido que no se olviden de rezar por mí.

Y quiero agradecer la presencia de tantos peregrinos de los pueblos hermanos de Bolivia y Perú.

Y, no se pongan celosos, especialmente de los argentinos, que son de mi patria. Gracias a mis hermanos argentinos que me acompañaron en Santiago, en Temuco y acá en Iquique. ¡Muchas gracias!»

Escucha y descarga el informe con la voz del Papa