Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Papa Francisco a los rectores de los santuarios.

El Papa: “El Santuario, lugar privilegiado para experimentar la misericordia”

“El Santuario como lugar de culto, de oración, del silencio del corazón, de la celebración de los sacramentos, casa para los peregrinos y lugar de la misericordia”, son algunas de las consideraciones que resaltó el Papa Francisco en su discurso a los participantes en el I Congreso Internacional de Rectores y Operadores en los Santuarios.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Son muchos los que vienen al Santuario porque necesitan recibir una gracia, y luego vuelven para agradecer por haberla experimentado, a menudo por haber recibido fortaleza y paz en la prueba. Esta oración hace que los Santuarios sean lugares fecundos, para que la piedad del pueblo sea siempre alimentada y crezca en el conocimiento del amor de Dios”, lo dijo el Papa Francisco a los participantes en el I Congreso Internacional de Rectores y Operadores en los Santuarios, a quienes recibió la mañana de este jueves, 29 de noviembre, en la Sala Regia del Vaticano.

El Santuario, lugar para expresar la fe

En su discurso, el Santo Padre resaltó la importancia de los Santuarios como lugares de culto en todo el mundo. “Cuanta necesidad tenemos de los Santuarios en el camino cotidiano que la Iglesia realiza – señaló el Papa – son el lugar donde nuestro pueblo se congrega para expresar su propia fe en la simplicidad, y según las varias tradiciones que se han transmitido desde la infancia. Por muchos motivos, nuestros Santuarios son insustituibles porque mantienen viva la piedad popular, enriqueciéndola con una formación catequética que sostiene y fortalece la fe y al mismo tiempo, alimentando el testimonio de la caridad”.

La importancia de acoger a los Peregrinos

Al encontrar a los Rectores y Operadores de diversos Santuarios del Mundo, el Papa Francisco les dirigió algunas consideraciones sobre estos lugares sagrados. En primer lugar, el Pontífice subrayó la importancia de la acogida a los peregrinos. “Sabemos que con mayor frecuencia nuestros Santuarios son meta no sólo de grupos organizados – precisó el Papa – sino de peregrinos individuales o de grupos autónomos que se ponen en camino a estos lugares sagrados. Es triste cuando sucede que, a su llegada, no hay nadie que les dé la bienvenida y los acoja como peregrinos que han realizado un viaje, muchas veces largo, para llegar al Santuario. No puede suceder que se dé mayor atención a las exigencias materiales y financieras, olvidando que la realidad más importante son los peregrinos”.

El Santo Padre también recordó que, hay que tener en cuenta que muchas personas visitan el Santuario porque pertenece a la tradición local, a veces porque sus obras de arte son un atractivo, o porque está situado en un ambiente natural de gran belleza y encanto. “Cuando estas personas, son acogidas, se vuelven más disponibles a abrir sus corazones y dejar que sean moldeados por la Gracia. Un clima de amistad – precisó el Papa – es una semilla fecunda que nuestros Santuarios pueden sembrar en la tierra de los peregrinos, permitiéndoles recuperar esa confianza en la Iglesia que a veces puede haber sido decepcionada por la indiferencia recibida”.

El Santuario, lugar de oración

La segunda consideración que presentó el Papa Francisco, fue la de los Santuarios como lugares de oración. “La mayor parte de nuestros Santuarios – precisó el Pontífice – están dedicados a la piedad mariana. Aquí la Virgen María abre los brazos de su amor maternal para escuchar la oración de cada uno y escucharla. Los sentimientos que todo peregrino siente en lo más profundo de su corazón son los que también encuentra en la Madre de Dios. Aquí Ella sonríe dando consuelo. Aquí Ella derrama lágrimas con los que lloran. Aquí nos presenta a cada uno de nosotros – señaló el Papa – al Hijo de Dios en sus brazos como el bien más precioso que toda madre posee. Aquí María se convierte en la compañera de camino de toda persona que eleva sus ojos a Ella pidiendo una gracia, segura de ser escuchada. La Virgen responde a todos con la intensidad de su mirada, que los artistas han sabido pintar a menudo guiados a su vez desde arriba en la contemplación”.

La importancia de la oración y los sacramentos

En cuanto a la oración en los Santuarios, el Papa Francisco subrayó dos exigencias. “En primer lugar, fomentar la oración de la Iglesia que, mediante la celebración de los sacramentos, hace presente y eficaz la salvación. Esto permite que todos los presentes en el Santuario – señaló el Pontífice – se sientan parte de una comunidad más amplia que desde todas partes del mundo profesa la única fe, da testimonio del mismo amor y vive la misma esperanza. Muchos santuarios han surgido precisamente por la petición de orar de la Virgen María a la vidente, para que la Iglesia no olvide nunca las palabras del Señor Jesús de orar ininterrumpidamente y de permanecer siempre vigilantes a la espera de su regreso”.

El Santuario, lugar para el silencio

Otra consideración que realizó el Papa Francisco sobre estos lugares sagrados fue que, los Santuarios están llamados a alimentar la oración del peregrino en el silencio de su corazón. “Con las palabras del corazón, con el silencio, con sus fórmulas aprendidas de memoria de niño, con sus gestos de piedad – precisó el Santo Padre – todos deben poder ser ayudados a expresar su oración personal. Son muchos los que vienen al Santuario porque necesitan recibir una gracia, y luego vuelven para agradecer por haberla experimentado, a menudo por haber recibido fortaleza y paz en la prueba. Esta oración – recordó el Papa – hace que los Santuarios sean lugares fecundos, para que la piedad del pueblo sea siempre alimentada y crezca en el conocimiento del amor de Dios”.

El Santuario, lugar privilegiado de la misericordia

Finalmente, el Papa Francisco recordó que, nadie en nuestros Santuarios debe sentirse como un extraño, especialmente cuando viene a ellos con el peso de su pecado, por ello, el Santuario es un lugar privilegiado para experimentar la misericordia que no conoce límites. “De hecho, cuando la misericordia es vivida, se convierte en una forma de evangelización real, porque transforma a los que reciben la misericordia, en testigos de la misericordia. En primer lugar – agregó el Papa – el sacramento de la Reconciliación, que tantas veces se celebra en los Santuarios, necesita sacerdotes bien formados, santos, misericordiosos, capaces de hacer gustar el verdadero encuentro con el Señor que perdona. Espero que nunca falte la figura del Misionero de la Misericordia – precisó – especialmente en los Santuarios, como testigo fiel del amor del Padre que se acerca a todos y sale al encuentro feliz de haber encontrado a los que se habían perdido. Finalmente – concluyó el Pontífice – las obras de misericordia piden ser vividas de manera especial en nuestros Santuarios, porque en ellos la generosidad y la caridad se realizan de manera natural y espontánea como actos de obediencia y amor al Señor Jesús y a la Virgen María”.

Escuche y descargue el servicio

 

29 noviembre 2018, 11:50

Anuncios


Deja un comentario

Medjugorje. Llega el enviado especial del Papa. Sus palabras.

La Iglesia de San Giacomo en Medjugorje y la estatua de la Reina de la Paz.La Iglesia de San Giacomo en Medjugorje y la estatua de la Reina de la Paz. 

Medjugorje. Mons. Hoser: Los peregrinos vienen a encontrarse con Cristo

Mons. Hoser fue nombrado por el Papa Francisco el pasado 31 de mayo visitador apostólico en Medjugorje. En la Misa que ha celebrado por el comienzo de su ministerio ha dicho que en este lugar “la devoción popular tiene a Cristo en el centro”.

Sergio Centofanti – Ciudad del Vaticano

El arzobispo polaco Henryk Hoser ha presidido este domingo una Misa solemne en la Iglesia de San Giacomo, dando inicio así a su ministerio como visitador apostólico de carácter especial para la parroquia de Medjugorje. Durante la celebración estuvieron presentes numerosos fieles y peregrinos, junto al nunzio de Bosnia y Herzegovina, Mons. Luigi Pezzuto, al obispo de Alesandría, Mons. Guido Gallese y al provincial de los franciscanos, fray Miljenko Steko.

Enviado por el Papa a Medjugorje

Papa Francisco – ha exhortado en su homilía – me ha enviado a Medjugorje porque “la curación pastoral exige asegurar un acompañamiento estable y continuo” de esta comunidad parroquial “y de los fieles que vienen aquí en peregrinación”.

Siguiendo el ejemplo de la primera lectura de este XVI Domingo del Tiempo Ordinario, en el que Jeremías dice: “Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mis prados”, el recién visitador apostólico de Medjugorje dijo que el Santo Padre, “el pastor universal de la Iglesia”, toma estas palabras del profeta “como propias”. “Él nos envía allí, donde la gente existe y vive, donde los fieles se reúnen para buscar la luz de la salvación”. Y refiriéndose al Evangelio, subrayó que “el Señor nos da un ejemplo incomparable y un modelo misionero” porque muestra compasión por las muchas personas que lo siguieron “como ovejas que no tienen pastor”.

Incluso “los lejanos” vienen a Medjugorje

El prelado luego comentó las palabras de San Pablo: “Ustedes que una vez fueron lejanos, se han convertido en cercanos, gracias a la sangre de Cristo (…) Él vino a anunciar la paz a ustedes que estaban lejos, y la paz a aquellos que estaban cerca”. “En Medjugorje – recordó – vienen peregrinos desde lejos, de alrededor de 80 países del mundo”: para viajar tantos kilómetros “se necesita tener una motivación firme y decisiva”. “Pero la palabra ‘lejos’ significa también  otra cosa; significa una situación existencial de tantos que se han alejado de Dios, de Cristo, de su Iglesia y de la luz que da sentido a la vida, para orientarla y darle el propósito vital digno, que vale la pena vivir”.

Fieles de Medjugorje, testigos de 37 años de muchos eventos

“Esta misión – continuó Mons. Hoser – concierne no sólo a los lejanos, también por los que están cerca. Y a estos además en un doble sentido: cercanos porque habitan desde generaciones este lugar y territorio; cercanos porque son los feligreses de Medjugorje; cercanos porque son desde hace 37 años los testigos de tantos eventos en esta región. En otro sentido, son cercanos incluso todos aquellos que viven una fe ardiente y cálida, que desean estar en contacto íntimo y agradecido con el Señor resucitado y misericordioso”.

En Medjugorje para encontrar a Cristo y su madre

En este punto, Mons. Hoser planteó “la pregunta fundamental: ¿por qué tanta gente va a Medjugorje todos los años? La respuesta que se impone es la siguiente: vienen a encontrarse con alguien: encontrarse con Dios, encontrarse con Cristo, encontrarse con Su Madre. Y luego para descubrir el camino que lleva a la felicidad de vivir en la casa del Padre y de la Madre; finalmente para descubrir el camino Mariano como el más cierto y seguro. Es el camino del culto mariano el que se celebra desde hace años aquí, es decir, ‘ese culto sagrado, en el que la culminación de la sabiduría y la cumbre de la religión se unen y que es, por lo tanto, la tarea principal del Pueblo de Dios’ “(De la Exhortación Apostólica de Pablo VI Marialis cultus)”.

Un culto cristocéntrico en Medjugorje

“Se trata realmente – ha precisado – de un culto cristocéntrico”, porque – como dijo Pablo VI – “de Cristo toma origen y efectividad, en Cristo encuentra completa expresión y por medio de Cristo, en el Espíritu, conduce al Padre”.

La devoción a Medjugorje es según la doctrina

El Concilio Vaticano II – ha observado – enfatiza con fuerza que “las diversas formas de devoción a la Madre de Dios, que la Iglesia ha aprobado dentro de los límites de la doctrina sana y ortodoxa, se desarrollan en armónica subordinación al culto que se presta a Cristo y alrededor de él gravitan como su punto de referencia natural y necesaria” (Cf. Concilio Vaticano II, Constitución Dogmática sobre la Iglesia Lumen Gentium, 66).

“Tal es la devoción popular a Medjugorje: en el centro la Santa Misa, la adoración del Santísimo Sacramento, una frecuencia masiva del Sacramento de la Penitencia, acompañada de otras formas de piedad: el Rosario y el Vía Crucis que hacen que las piedras ásperas de los caminos se vuelvan lisas”.

Momentos especiales de gracia

“Los peregrinos – dijo Mons. Hoser – consagran su tiempo para estar presentes en el espacio de Medjugorje. En este sentido, el Santo Papa Juan Pablo II dijo “que como el tiempo puede ser marcado por kairoì, momentos especiales de gracia, de manera similar el espacio puede ser marcado por intervenciones particulares de salvación de Dios. Y esto, por otra parte, una intuición presente en todas las religiones, en las que no solo hay tiempos, sino también espacios sagrados, en los que el encuentro con lo divino se puede experimentar de una manera más intensa de lo que suele ocurrir en la inmensidad del cosmos”(Carta de la peregrinación, 30 -6-1999).

La Reina de la paz

“Medjugorje – dijo el visitador apostólico – nos ofrece el tiempo y el espacio de la gracia divina por la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, venerada aquí con el apelativo de ‘Reina de la Paz’. Este nombre es bien conocido a través de la Letanía Lauretane”. “Es cierto – concluyó Monseñor Hoser – el mundo tiene tanta necesidad de paz: la paz del corazón de cada uno, la paz en la familia, la paz social y la paz internacional, tan deseada por todos, especialmente por los ciudadanos de este país, tan probados por la guerra de los Balcanes. Promover la paz significa construir una civilización basada en el amor, en la comunión, en la fraternidad, en la justicia y, por lo tanto, en la paz y la libertad. Nuestra Señora, Madre del Príncipe de la Paz anunciado por los profetas sea nuestra Protectora, nuestra Reina, nuestra Madre. Amén”.