Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Inauguración del año jubilar de S. Luis Gonzaga

Inauguración del Año Jubilar de San Luis Gonzaga, SJ

Publicado el martes 13 de marzo a las 17:59

El Padre General Arturo Sosa, SJ inauguró el Año Jubilar de San Luis Gonzaga en la Iglesia de San Ignacio en Roma, el pasado 9 de marzo. Aproximadamente 100 sacerdotes concelebraron con el Padre General la misa, y una gran congregación participó en ella. El Año Aloisiano del Jubileo tiene lugar del 9 de marzo de 2018 al 9 de marzo de 2019.

San Luis Gonzaga (1568-1591) renunció a una vida privilegiada y a una herencia principesca para vivir los votos de la vida religiosa hasta el punto de contraer una peste, debido al cuidado desinteresado que él tenia con las personas enfermas. Era el hijo mayor del Marqués de Castiglione y heredero del título familiar. Los Gonzaga eran conocidos como patronos de artistas del Renacimiento, y gobernaban lo que equivalía a un reino.

A continuación, se encuentra la homilía del Padre General en la inauguración del Año Aloisiano del Jubileo.

P. Arturo Sosa, S.I. Inauguración del año jubilar de Aloisiano Gonzaga

Homilía – 9 de marzo de 2018

Iglesia de San Ignacio Roma

La juventud de San Luis Gonzaga no es solo una cuestión de edad. Es la juventud que proviene de la libertad, la libertad de discernir para tomar decisiones en armonía con el plan de Dios, y la voluntad de llevar una vida consistente con la elección hecha. Por esta razón, damos la bienvenida a la feliz coincidencia de las fechas del Año Aloisiano del Jubileo, con la muerte de Estanislao Kostka, SJ, el Sínodo sobre la juventud, la fe y el discernimiento vocacional, y la Jornada Mundial de la Juventud.

La libertad que nos hace jóvenes es el resultado de la liberación que la humanidad recibe de la Encarnación y la Resurrección de Jesús. Jesús, el Hijo, que se hizo uno de nosotros, abre el camino a la liberación, el fruto del amor que da vida, porque todos tenemos vida en abundancia. El encuentro de cada ser humano con Jesús lo libera de todo lo que le impide seguir el camino del don del amor. El encuentro con Jesús cambia nuestra forma de ver, lo que nuestra estrecha mirada nos ha impuesto.

La liberación en Cristo nos invita a tomar caminos que nunca antes habíamos imaginado. Caminos que no sabemos hacia dónde nos llevarán; pero no es necesario saber porque esta libertad adquirida se deriva de la fe, se deriva de la confianza depositada solo en Dios, quien nos guiará con su Espíritu Santo. La libertad consiste en mantener toda nuestra confianza únicamente en Dios y en dejarnos guiar hacia Él por los senderos que nos quiere revelar en ese momento. Desde el momento en que fue liberado en Cristo, San Pablo puede afirmar: considero que todo es una pérdida debido al valor incalculable de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuya causa he perdido todas las cosas. Los considero basura, para ganar a Cristo y encontrarme en él, no teniendo una justicia propia de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios sobre la base de la fe. . (Filipenses 3: 8-9).

Hacerse joven, dejar la infancia atrás significa salir de uno mismo, aceptar que el centro de la vida real está fuera de nosotros, en el amor que hemos recibido. La experiencia de ser amado es la fuente del proceso de liberación, con el que es posible tomar decisiones fundamentales. Para hacer una elección, en el lenguaje de la espiritualidad ignaciana. Los jóvenes sueñan con una vida diferente, mejor que la que conocen a su alrededor. La libertad interior despierta el deseo de contribuir a hacer real esta vida mejor, y conduce a la necesidad de elegir una manera de hacerlo.

Juventud es también la habilidad de discernir de tal manera que se encuentra, en los movimientos internos y en las experiencias de la propia historia, cómo el Señor continúa actuando en el mundo y confirma el llamado a seguirlo. El llamado para ayudar a reconciliar a los seres humanos entre sí, y para cuidar de nuestro hogar común, este universo en el que vivimos con tanto descuido, y también con Él, nuestro creador.

El discernimiento exige que vivamos libres de las reglas que nos imponen ofrendas y sacrificios en nombre de Dios. Que sigamos al amor como la única forma de vida verdadera y el único mandamiento, como el escriba que le pide a Jesús que entienda bien: “Bien dicho, maestro”, respondió el hombre. “Tienes razón al decir que Dios es uno y no hay otro más que él. Amarlo con todo tu corazón, con todo tu entendimiento y con todas tus fuerzas, y amar a tu prójimo como a ti mismo es más importante que todas las ofrendas quemadas. y sacrificios “. (Mc 12: 32-33). Esto es lo que Ignatius llama indiferencia a cualquier tipo de presión social, familiar o de otro tipo que limite la voluntad de emprender el camino, teniendo como única guía al Espíritu Santo.

Liberarse es un proceso de conversión, mediante el cual la experiencia del amor misericordioso del Padre permite al pecador perdonado prepararse para amar al prójimo como a sí mismo, escuchar el llamado del Hijo a ofrecerse, contribuir al anuncio de la Buena Nueva del Evangelio La libertad, experimentada como indiferencia, nos acerca a los demás, a los que son diferentes, a los más necesitados … a todos aquellos que son descartados por un pecado que se ha convertido en una estructura social de exclusión. Al acercarnos a ellos como el fruto de haber experimentado la cercanía del Señor, nos hacemos cercanos y listos para ser enviados, para que podamos en todas las cosas amar y servir.

Los jóvenes también tienen entusiasmo y un fuerte deseo de dedicarse totalmente a lograr lo que se ha elegido. Para el joven, la experiencia liberadora de la misericordia, que lo libera, no es suficiente. La conversión que lo lleva a elegir seguir a Cristo y ser enviado no es suficiente. El joven pone toda su energía en hacer realidad lo que ha soñado, deseado y decidido hacer. El joven, como dice el versículo del Salmo, que compone la antífona de la Eucaristía de hoy, es el que tiene manos inocentes y corazón puro: él ascenderá al monte del Señor y permanecerá en su lugar santo. Las manos inocentes y los corazones puros son el fruto de la conversión, que conduce a la libertad y al deseo de amar y servir en todo. Es partir en el camino y subir a la montaña del Señor, colaborando con su misión de reconciliación en este mundo.

La Eucaristía que celebramos para comenzar este Año Jubilar de San Luis Gonzaga es una buena oportunidad para pedirle al Señor la gracia de esta juventud, con la que nuestro corazón permanece a tono con su plan para la liberación de la humanidad, y nos damos a nosotros mismos totalmente para hacerlo posible.

Fuente: Curia General de los Jesuitas

Anuncios


Deja un comentario

Próxima visita del Papa en memoria de S. Pío de Pietrelcina.

Visita del Papa a Pietrelcina y San Giovanni Rotondo

La Visita Pastoral del Papa Francisco anunciada en una declaración del Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke

En el centenario de la aparición los estigmas de San Pío y en el 50 aniversario de la muerte del santo capuchino, el Papa Francisco visitará pastoralmente el 17 de marzo de 2018 Pietrelcina, en la Diócesis de Benevento, y  San Giovanni Rotondo, en la Diócesis de Manfredonia – Vieste – San Giovanni Rotondo, localidades de las regiones italianas de Campania y de Pulla, respectivamente.

Visita Pastoral del Santo Padre Francisco a Pietrelcina, en la diocésis de Benevento, en el centenario de la aparición de los estigmas de San Pío de Pietrelcina y a San Giovanni Rotondo en la diocésis de Manfredonia-Vieste-San Giovanni Rotondo, en el 50 aniversario de la muerte de San Pío de Pietrelcina – Programa, 19.12.2017

 

Horas 07.00

 

Despegue del helipuerto del Vaticano
Horas 08.00 Aterrizaje en el aparcamiento de Piana Romana en Pietrelcina

 

El Santo Padre es recibido por :

 

–          S.E. Mons. Felice Accrocca, arzobispo de Benevento

–          Hon. Domenico Masone, alcalde di Pietrelcina.

 

Breve parada de oración en la capilla de los estigmas.

 

– En la Plaza de la Iglesia: Encuentro con los fieles
Saludos del arzobispo de Benevento

 

–          El Santo Padre saluda a la  comunidad de los capuchinos  y a una representación de los fieles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Discurso del  Santo Padre

 

 

Horas 09.00

 

Despegue de Piana Romana

 

Horas 9.30 Aterrizaje en el campo deportivo de  San Giovanni Rotondo

 

El Santo Padre es recibido por:

–          S.E. Mons. Michele Castoro, arzobispo de  Manfredonia-Vieste-San Giovanni Rotondo

–          Hon. Costanzo Cascavilla, alcalde de San Giovanni Rotondo

 

 

Horas 10.00

 

Visita al Departamento de  Oncología Pediátrica

 

 

Horas 11.00

 

Plaza de la iglesia de  San Pío de Pietrelcina:

Concelebración Eucarística

 

Al final de la santa misa : Saludo de S.E. Mons. Michele Castoro.

 

El Santo Padre saluda a la  comunidad de los capuchinos  y a una representación de los fieles

 

Homilía del Santo Padre

Horas 12.45  

Despegue del  campo deportivo de San Giovanni Rotondo

 

 

 

Horas 13.45

 

Aterrizaje en el helipuerto del Vaticano

 


Deja un comentario

Instrucción del Vaticano sobre las reliquias de los santos. Comentario.

El Vaticano: “Absolutamente prohibido el comercio de reliquias”

Una instrucción de la Congregación de los Santos dedicada a los procedimientos de conservación y a la certificación de la autenticidad de los restos de los santos insiste en la imposibilidad de venderlas

El Vaticano: “Absolutamente prohibido el comercio de reliquias”

70
0
Pubblicato il 16/12/2017
Ultima modifica il 16/12/2017 alle ore 14:12

 

«Están absolutamente prohibidos el comercio» y «la venta de las reliquias», además de «su exposición en lugares profanos». Lo establece una nueva instrucción de diez páginas y 38 artículos de la Congregación para las Causas de los Santos, publicada este sábado 16 de diciembre de 2017. El objeto principal del documento, de carácter altamente técnico, no son los abusos (muy difundidos en la actualidad, teniendo en cuenta el floreciente mercado de las reliquias que se encuentra en la red), sino los procedimientos correctos y específicos sobre las declaraciones de autenticidad y las medidas para la conservación de las reliquias.

 

La instrucción, titulada “Las reliquias en la Iglesia: autenticidad y conservación”, se dirige a los obispos y sustituye las indicaciones contenidas en el apéndice de la instrucción anterior (“Sanctorum Mater”, de 2007). El nuevo documento recuerda que las reliquias «siempre han recibido particular veneración y atención porque el cuerpo de los beatos y de los santos, destinado a la resurrección, ha sido en la tierra templo vivo del Espíritu Santoy el instrumento de su santidad, reconocida por la Sede Apostólica mediante la beatificación y la canonización». Además, afirma que las reliquias de los beatos y de los santos «no pueden ser expuestas a la veneración de los fieles sin un específico certificado de la autoridad eclesiástica que garantice su autenticidad».

 

Después se recuerda que «tradicionalmente son consideradas reliquias insignes el cuerpo de los beatos y de los santos o las partes notables de los cuerpos mismos, o bien el entero volumen de las cenizas resultante de su cremación». En cambio, «son consideradas reliquias no insignes los pequeños fragmentos del cuerpo de los beatos y de los santos, o también objetos que estuvieron en contacto directo con sus personas». Las reliquias «deben ser posiblemente custodiadas en tecas selladas. Como sea, deben ser conservadas y honradas con espíritu religioso, evitando cualquier forma de superstición» y de comercialización.

 

La instrucción después expone las operaciones específicas para el reconocimiento canónico, desde la toma de los fragmentos y la confección de las reliquias, su traslado a la urna y la sustracción de las reliquias, además de los peregrinajes de las reliquias mismas. Sobre todo, se precisa que «antes de emprender cualquier operación sobre las reliquias o sobre los restos mortales hay que observar todo lo prescrito por la ley civil local y obtener, conforme a tal ley, el consenso del heredero», y que debe obtenerse también la aprobación de la Congregación para las Causas de los Santos mediante un documento específico.

 

Habiendo obtenido el consenso del Dicasterio vaticano, el obispo puede proceder, «evitando escrupulosamente cualquier singo de culto indebido a un Siervo de Dios o Venerable todavía no beatificado». El obispo debe crear un tribunal “ad hoc” y llamar a un perito médico (anatomopatólogo, médico forense o con otra especialidad). Además hay que designar a dos fieles (sacerdotes, consagrados o laicos) «con la tarea de suscribir las actas en calidad de testimonios». Se debe evitar, «como sea, dar publicidad» al evento del reconocimiento sobre el cuerpo del santo, del beato o del venerable.

 

Concluidas estas formalidades, «los peritos anatómicos» deberán inspeccionar «atentamente las reliquias». El documento precisa que el reconocimiento no puede llevarse a cabo durante una única sesión, «el lugar en el que ella se desarrolla debe ser cerrado con llave» y se deben adoptar «las necesarias cautelas con tal de evitar cualquier hurto o peligro de profanación». Además, el obispo o un delegado deben vigilar que «nadie sustraiga nada de la urna o introduzca alguna cosa».

 

«En el contexto de un legítimo reconocimiento canónico –indica la instrucción–, se puede proceder, siguiendo las indicaciones del perito anatómico, a la obtención de muestras de algunas pequeñas partes o de fragmentos, ya separados del cuerpo». Estos fragmentos serán entregados por el obispo al postulador o al vicepostulador de la causa «para la confección de las reliquias». Precisamente estos pequeños fragmentos minúsculos o que se separaron naturalmente del cuerpo son los que serán confeccionados en las pequeñas tecas para el culto de los fieles. El postulador dela causa es quien deberá «preparar y firmar el certificado de autenticidad de las reliquias. En ausencia de la Postulación», esta tarea le tocará «al obispo diocesano».

 

 

El documento afirma que, puesto que «no está consentido el desmembramiento del cuerpo, salvo que el obispo no haya obtenido el consenso de la Congregación de las Causas de los Santos para la confección de reliquias insignes». Es decir, para obtener partes significativas del cuerpo para exponerlas a la veneración de los fieles o para utilizarlas con el objetivo de fundar nuevas iglesias, o para donarlas a otras Iglesias hermanas con espíritu ecuménico.

 

Se llega de esta manera al artículo 25 del documento: «Están absolutamente prohibidos el comercio (es decir el intercambio de una reliquia en especie o en dinero) y la venta de las reliquias (es decir la cesión de la propiedad de una reliquia por un precio equivalente), además de su exposición en lugares profanos o no autorizados». La referencia en una nota alude al canon 1190 del Código de Derecho Canónico, que dice: «Está terminantemente prohibido vender reliquias sagradas». Pero, mientras el Código de Derecho Canónico solo se refiere a la venta, la instrucción añade también la palabra «comercio».

Como se sabe, ha florecido el comercio de reliquias (debido a la dimisión de viejas iglesias o puestas a disposición en el mercado de internet por herederos que las han hallado en casa) en cientos de sitios especializados en la compra-venta de objetos usados o de antigüedades.

La instrucción recuerda que «las imágenes o las informaciones, obtenidas con los tratamientos anatómicos y todas las operaciones efectuadas» para el reconocimiento y la conservación de la reliquia «no deben ser divulgadas o dadas a conocer sin la autorización escrita del obispo competente y la del eventual heredero».


Deja un comentario

Instrucción del Vaticano sobre las reliquias

San Pío padre Pío

Instrucción sobre autenticidad y conservación de las reliquias

«Las reliquias en la Iglesia: Autenticidad y Conservación». Nuevo documento de la Congregación de las Causas de los Santos, que sustituye el Apéndice de la Instrucción «Sanctorum Mater»

«Las reliquias en la Iglesia siempre han recibido particular veneración y atención porque el cuerpo de los Beatos y de los Santos, destinado a la resurrección, ha sido en la tierra el templo vivo del Espíritu Santo e instrumento de su santidad, reconocida por la Sede Apostólica a través de la beatificación y la canonización».

Lo recuerda la Instrucción titulada «Las reliquias en la Iglesia: Autenticidad y Conservación» de la Congregación de las Causas de los Santos.

El nuevo documento que sustituye el Apéndice de la Instrucción «Sanctorum Mater», se dirige «a los Obispos diocesanos, a los Eparcas y a cuantos les están equiparados por el derecho».

Autenticidad de las reliquias

El documento indica, entre otros puntos, el procedimiento canónico que se debe seguir para verificar la autenticidad de las reliquias y de los restos mortales y para garantizar su conservación.

La Instrucción señala que las reliquias de los Beatos y de los Santos  no pueden ser expuestas a la veneración de los fieles sin el correspondiente certificado de la autoridad eclesial que garantice su autenticidad.

Procedimientos sobre las reliquias

Se describe el procedimiento para promover la veneración de las reliquias a través de las posibles operaciones específicas: reconocimiento canónico, muestras de fragmentos, preparación y traslado de las reliquias. En la Instrucción se recuerdan también los pasos necesarios para obtener el consentimiento de la Congregación de las Causas de los Santos y para realizar tales operaciones. Además, se indica el procedimiento que se debe seguir para la peregrinación de las reliquias.

Restos mortales de Siervos de Dios y Venerables

En la Instrucción se recuerda la disciplina concerniente a los restos mortales de los Siervos de Dios y de los Venerables, cuyas causas de beatificación y canonización están en curso. El Documento señala que hasta que no son elevados al honor de los altares sus restos mortales no pueden gozar de ningún culto público, ni de los privilegios que están reservados solamente al cuerpo de quien ha sido beatificado o canonizado.

Se prohíbe el comercio y la venta de reliquias

En la Instrucción se subraya que están absolutamente prohibidos el comercio – es decir el intercambio de una reliquia en especie o dinero – y la venta de las reliquias – es decir, ceder la propiedad de una reliquia a cambio de su valor establecido con un precio, así como su exposición en lugares profanos o no autorizados.

16 diciembre 2017, 14:30


Deja un comentario

La reliquia del brazo de S. Fco. Javier al Canadà.

 

 La reliquia del brazo de Francisco Javier va a visitar Canadá

La reliquia del brazo de San Francisco Javier, que se conserva en la Iglesia del Gesù de Roma, va a ser llevada al Canadá en una visita que durará un mes y en el que será venerada en 14 ciudades, comenzando por la asamblea anual del movimiento juvenil CCO (Catholic Christian Outreach) Rise Up en Ottawa, del 28 de diciembre 2017 al 1 de enero de 2018. El P. Michael F. Kolarcik, Rector del Pontificio Instituto Bíblico de Roma llevará la reliquia a Canadá, después de Navidad, y el Arzobispo de Ottawa, Terrence T. Prendergast, acompañará su vuelta a Roma, en febrero. San Francisco Javier es considerado el mayor evangelizador de la Iglesia después de San Pablo. Su cuerpo incorrupto, está en la Basílica del Bom Jesus, en Goa, India, pero su brazo fue llevado a la Iglesia del Gesù, en Roma.