Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Los Bolandistas (SJ)y las vidas de los santos en la Iglesia

François Gérard, “Teresa of Ávila” (Wikimedia Commons)

Most of what we know about saints—from the most beloved to the most obscure—comes from the little-known Bollandist Society. For four centuries, the priests and lay scholars at this Jesuit ministry have dedicated their diligent minds to archiving, studying and publishing on the lives of saints and martyrs. The bookshelves of their library in Brussels exhale the musty aroma of ancient volumes, but the Bollandist Society is a valuable contemporary resource not only for today’s faithful but for modern scholarship as well.

Since the dawn of the church, monks and scribes have produced and copied thousands of texts describing lives of the saints. This literary genre, known as hagiography, flourished in the Middle Ages and encompassed narratives both factual and legendary.

According to Gordon Whatley, a retired professor of Medieval English, this body of writing “became for Christian readers…the primary narrative expression of their religion’s values, beliefs, ideals and identities.”

“I think of it as a vast, creative supplement to and continuation of the Bible itself and the divinely charged, miraculous history it contains,” Mr. Whatley told America.

In 1607, Héribert Rosweyde, S.J., took stock of the myriad hagiographic manuscripts and decided to organize, research and gather the stories of saints in a more systemized fashion. When Father Rosweyde died, a fellow Jesuit, Jean Bolland, S.J., took up the work and published the first edition of the Acta Sanctorum, or “Acts of the Saints.” Today, the Bollandist Society is the only institution dedicated exclusively to the critical study of hagiography.

“Saints like Romero or Teresa of Avila refresh our faith. Without figures like these, the church would only be an institution.”

Over the centuries, the mission of the Bollandist Society has remained the same: to “serve the glory of the saints by serving the truth.” Their 500,000 books and thousands of periodicals feature saints from the Roman Catholic Church and the Eastern Orthodox Church, with manuscripts written in Latin, Greek, Coptic, Ethiopian, Syriac, Arab, Armenian and Georgian. Today, they continue to unearth ancient texts, glean information on saints from scientific revues, organize all the data in digital catalogs and produce rigorous scientific articles in their periodical, Analecta Bollandiana. Recently, they have begun publishing reader-friendly stories on their Facebook page.

Examples of discoveries and anecdotes abound in conversations with the Bollandists. Their library contains the word-for-word transcriptions of the trials of martyrs—like the one of the Filipino hero, St. Ruiz, in 17th-century Japan.

“The trial is only known through a document, which transcribes the dialogue between the judge, the translators and Ruiz, which is quite marvelous,” Robert Godding, S.J., the director of the Bollandist Society, said. “Ruiz had first told the interpreters: ‘I have nothing to do in this; I’m a lay person. If I deny my faith, will my life be spared?’”

In the next dialogue, however, St. Ruiz confirms his Christian faith and became a martyr.

Bollandists are not afraid to “debunk” saints when needed.

Researchers at the Bollandist Society also discovered what St. Sabas of Palestine looked like. Unlike his depictions in sacred art, St. Sabas was described as “beardless” and “squinting”—two unpopular features in sixth-century Palestine that hint at the mockeries he could have faced during his lifetime. He suffered tribulations and performed healing miracles.

Saints serve to continually renew the church. Every generation has its own holy men and women, who respond to the challenges of their era by acting in conformity with the Gospel. “Saints like [Óscar] Romero or Teresa of Avila refresh our faith,” Father Godding told America. “Without figures like these, the church would only be an institution.”

In recent years, “the canonization of a wide spectrum of ordinary people has given us a sense that a life of faith is achievable,” according to Patrick Geary, the Professor of Western Medieval History at the Institute for Advanced Study.

“We can notice that saints are not only something from the past or a few clerics, but for all,” Mr. Geary said. They also embody the Catholic belief in transgenerational solidarity, he added, according to which “we are not alone, because the living and the dead are part of the kingdom of God.”

“The legend of a saint reveals the concerns, anxieties, hopes and needs of individual Christian communities.”

The Bollandist Society, however, is not afraid to “debunk” saints when needed. It is not rare for martyrs, for example, to have never existed even if tombs have been consecrated to them; these legends would sometimes be created to attract pilgrims to a town.

“There is a lot of ‘fake news’” about saints, Bollandist Marc Lindeijer, S.J., told America, because “choosing one’s saint is a democratic choice,” which contains its set of risks. “We can spend a lifetime correcting Wikipedia,” Mr. Lindeijer said with a chuckle. To sort out facts from fiction, researchers peel back layers of manuscripts, searching for the oldest copy of a text, those which hold the promise of being the most faithful to reality.

Yet even “fake saints” are valuable. Manuscripts from eras when written recordkeeping was rare are precious material for historians and language experts. For many scholars, the only written traces from the Middle Ages, for example, are hagiographic texts, which overflow with information on people’s customs, language and politics, regardless of whether the saint existed or not.

“The legend of a saint reveals the concerns, anxieties, hopes and needs of individual Christian communities,” Mr. Whatley said.

The number of saints, like our knowledge of the past, has no limit.

For Mr. Geary, these records contain quotes and information from “ordinary people,” like women and peasants, “who otherwise would have never entered the written record.” The saint’s tale “is a window into the world of people of that time and place,” Mr. Geary said.

He uses the example of St. Christopher, who is illustrated as having the head of a dog. “The point is not whether the saint had a dog head; it is why these legends were so attractive to people and how they integrate these stories into their lives,” he said.

Thanks to the extensive archives of the Bollandist Society, scholars like Mr. Geary could delve into the life and burial customs of Medieval times detailed in the hagiography of St. Éloi, and Mr. Whatley became an expert on St. Eugenia and translated her cult’s text from Latin into modern English for his students. These two eminent professors discovered the resources provided by the society decades ago and have relied on their documentation and catalogs throughout their careers.

Yet these scholars fear that the society’s work is under threat because of economic constraints. The Bollandist Society, which has traditionally relied on support from regional Jesuit provinces, increasingly depends on individual and institutional donors outside the Jesuit world to pursue their research.

“As long as the work of preserving, studying and understanding the past continues to be valued as one of humanity’s vital tasks,” Mr. Whatley said, “the Bollandist Society and their library must be allowed to continue.”

The number of saints, like our knowledge of the past, has no limit—and therefore the work of the Bollandist Society is never over. Both scholars and the faithful alike rely on these researchers, who will continue to find and organize gems of Christian spirituality, values and history. There is much work to do

Anuncios


Deja un comentario

Todo sobre la ceremonia de canonización del 14 octubre

The banners of new saints Oscar Romero and Paul VI hang from the facade of St. Peter’s Basilica as Pope Francis celebrates the canonization Mass for seven new saints in St. Peter’s Square at the Vatican Oct. 14. \(CNS photo/Paul Haring)

Seventy thousand pilgrims from all continents, including thousands from Latin America, applauded enthusiastically this morning in St. Peter’s Square when Pope Francis declared Paul VI, the reforming pope of the Second Vatican Council, Óscar Romero, the martyr archbishop of El Salvador and advocate of the poor, and five others—including two women religious, two priests and a 19-year-old layman—saints of the universal church.

Francis, the first Latin American pope, identifies strongly with both Paul VI and Archbishop Óscar Arnulfo Romero. He sees Paul VI (1897-1978) as the pope who had a broad vision of the church that was inspired by Vatican II, and Archbishop Romero (1917-80) as one who incarnated that vision in his total commitment to the poor. Francis sees himself as continuing the reforming work of the Second Vatican Council that Paul VI first began and as following in the footsteps of Archbishop Romero’s commitment and dedication to the poor. He made this clear at Mass today by wearing the blood-stained cincture that Archbishop Romero was wearing when he was assassinated “out of hatred for the faith” while celebrating Mass on March 24, 1980 and also by wearing a pallium, carrying the crozier and using a chalice belonging to Paul VI.

He referred to both saints in his homily when he commented on the Gospel story told by St. Mark the Evangelist that was sung in Latin and Greek at the Mass. That story recounted how a rich young man ran up to Jesus and asked what he must do “to inherit eternal life,” since he had observed all the commandments. Francis noted that the young man asked what he must “do”; in other words, he wanted “a good to be obtained, by his own efforts.” But, the pope recalled, “Jesus changes the perspective: from commandments observed in order to obtain a reward, to a free and total love. That man was speaking in terms of supply and demand, Jesus proposes to him a story of love” and calls on him to “sell what you have and give to the poor.”

Pope Francis told the crowd “the Lord does not discuss theories of poverty and wealth but goes directly to life. He asks you to leave behind what weighs down your heart, to empty yourself of goods in order to make room for him, the only good. We cannot truly follow Jesus when we are laden down with things. Because if our hearts are crowded with goods, there will not be room for the Lord, who will become just one thing among the others.”

Then, looking at the 120 cardinals, 500 bishops and 3,000 priests that were concelebrating with him, the presidents of El Salvador, Chile, Italy and Panama, who were seated on the steps of the basilica alongside the former queen of Spain, Sofia, and delegations from many countries as well as the former Archbishop of Canterbury, Rowan Williams, and the Nobel peace laureate Adolfo Perez Esquivel, the pope told them: “Jesus is radical. He gives all and he asks all: He gives a total love and asks for an undivided heart.”

He made clear that Paul VI and Archbishop Romero responded to the radical call of Jesus with “an undivided heart,” each in their own way: one as pope and leader of the Catholic world and one as an archbishop serving the poor and oppressed in the midst of a civil war in El Salvador.

“Paul VI spent his life for Christ’s Gospel, crossing new boundaries and becoming its witness in proclamation and in dialogue, a prophet of a church turned outward, looking to those far away and taking care of the poor,” Pope Francis said.

Francis sees himself as continuing the reforming work of the Second Vatican Council that Paul VI first began and as following in the footsteps of Archbishop Romero’s commitment and dedication to the poor.

His words appeared to refer to the missionary outreach of Paul VI, who served as pope from 1963 to 1978. As pope, he visited the Holy Land in 1964 where, overcoming centuries of division, he embraced the Orthodox Patriarch of Constantinople, Athenagoras I, in Jerusalem. He also traveled to India and the Lebanon that same year to reach out to the poor, and later to Geneva. He went to the United Nations in New York in 1965 and appealed to the governments of the world, “Never again war!” He visited Fatima in 1967 and Turkey that same year to meet the ecumenical patriarch and reach out the Muslims. He went to Colombia in 1968 to encourage the bishops of Latin America and the Caribbean implement the teachings of the Second Vatican Council through the preferential option for the poor; and he went to Iran, Pakistan, the Philippines, the Samoan Islands, Australia, Indonesia, Hong Kong and Sri Lanka in 1970. He wrote famous encyclicals, including his first “Ecclesiam Suam” (1964), which highlights the importance of dialogue, and “Populorum Progressio” (1967) on “the development of peoples.”

In his homily, Francis recalled that “even in the midst of tiredness and misunderstanding, Paul VI bore witness in a passionate way to the beauty and the joy of following Christ totally.” Here, he appeared to be referring, among other things, to the opposition Paul VI encountered both from traditionalist sectors in the church over his Vatican II-inspired reform of the liturgy and his imposing age limits on bishops and cardinals as well as the opposition that came from progressive sectors over the encyclical “Humanae Vitae” (1968), and from right-wing political and economic sectors in the world.

Francis told his worldwide audience, and the thousands who had come from Brescia and Milan where Giovanni Battista Montini, the future pope, was born and served as archbishop, “Today, Paul VI still urges us, together with the Council whose wise helmsman he was, to live our common vocation: the universal call to holiness. Not to half measures but to holiness.”

He said, “It is wonderful that together with him and the other new saints today, there is Archbishop Romero, who left the security of the world, even his own safety, in order to give his life according to the Gospel, close to the poor and to his people, with a heart drawn to Jesus and his brothers and sisters.”

His words about Romero were surprisingly few but they went to the essential and were cheered on by the 8,000 Salvadoran pilgrims present, many of whom waved their national flag.

Archbishop Romero’s faithful friend and collaborator, Gregorio Rosa Chávez, the humble auxiliary bishop of San Salvador whom Francis made cardinal in 2017, concelebrated the Mass with Francis along with the archbishop of that same archdiocese.

“Paul VI spent his life for Christ’s Gospel, crossing new boundaries and becoming its witness in proclamation and in dialogue, a prophet of a church turned outward, looking to those far away and taking care of the poor,” Pope Francis said.

Pope Francis will meet the Salvadoran bishops tomorrow and is expected to announce that when he goes to the World Youth Day in Panama in January 2019, he will also visit El Salvador and pray at the tomb of Saint Óscar Romero.

In his homily, Pope Francis briefly mentioned the other five new saints who also responded “with undivided hearts” to the radical call of Jesus. Two were Italian priests:Francesco Spinelli (1853-1913), who founded a religious order of women devoted to the adoration of the Blessed Sacrament, and Vincenzo Romano (1751-1831), a diocesan priest. Another two were women religious: the German-born, Maria Caterina Kasper (1820-98), and the Spanish born Nazaria Ignazia of St. Teresa of Jesus (1889-1943), who spent most of her life in Bolivia but died in Argentina. The Bolivians consider her their country’s first saint. The seventh saint was a 19-year-old Italian young man, Nunzio Sulprizio (1817-36). He was a blacksmith’s apprentice who suffered ill health but was renowned for his holiness. Pope Francis was delighted that he could canonize him during the synod on young people, many of whom were present at the ceremony today.

At the end of Mass, Pope Francis, who is in good health and clearly full of joy, greeted the cardinals and distinguished visitors before driving among the enthusiastic crowd. It was a historic day in the life of the church and one that will be remembered for decades to come, especially in Latin America.


Deja un comentario

San Ignacio de Loyola por J.A. Pagola

 

 

 

 

 

San Ignacio de Loyola (B)

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9,18-26.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 9,18-26

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó:

– ¿Quién dice la gente que soy yo?

Ellos contestaron:

– Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.

Él les preguntó:

– Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

Pedro tomó la palabra y dijo:

– El Mesías de Dios.

Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie.

Y añadió:

– El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.

Y, dirigiéndose a todos, dijo:

– El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿ De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se perjudica a sí mismo? Porque quien se avergüence de mí y de mis palabras, se ése se avergonzará el Hijo del Hombre, cuando venga en su gloria, en la de su Padre y en la de los santos ángeles.

Palabra de Dios

HOMILIA

MUDANZA DE ALMA

Si alguno quiere venir en pos de mí.

Desgraciadamente son muchos los vascos que lo ignoran casi todo sobre Ignacio de Loyola, el hombre más grande y universal de cuantos han nacido en nuestra tierra.

Y sin embargo, cuánto bien nos haría también hoy acercarnos a beber de sus fuentes. Así pensaba yo al releer estos días ese precioso libro “Ignacio de Loyola, solo y a pie” con el que nos regalaba hace dos años J.I. Tellechea Idígoras.

Páginas escritas con verdadera devoción en las que el lector encuentra «sabiduría cristiana” a raudales.

Sólo quiero recordar aquí esa “mudanza de alma» que vive Ignacio a partir de su obligada convalecencia en el castillo de Loyola.

Los biógrafos nos dicen que Ignacio “se paraba a pensar”. No es fácil detenerse cuando uno vive agitado y disperso, soñando con mil planes y proyectos. Pero es el primer paso. Y paso absolutamente necesario para quien desea reencontrarse consigo mismo y con Dios.

Como dice Tellechea, “las heridas solas no convierten”. Ignacio se detiene “a razonar consigo mismo”. Hace un profundo balance de su vida. Se escucha a sí mismo con sinceridad.

Dentro de su alma dos espíritus “contrarios entre sí” se agitan y tiran de él. Siente el vacío de su vida y se reconoce pecador, pero siente también el atractivo del placer y la gloria.

Dios y él. El bien y el mal. Sus sueños de siempre y ese nuevo camino de obediencia y fidelidad a Dios. “De unos pensamientos quedaba triste, y de otros alegre”.

Ignacio vencerá su división interior buscando la fuerza misma de Dios, “no mirando más circunstancias que prometerse así con la gracia de Dios de hacerlo, como ellos (los santos) lo habían hecho”.

Una profunda transformación comienza a gestarse en Ignacio. Más adelante, a orillas del Cardoner, no lejos de Manresa, se siente un hombre nuevo. “Le parecían todas las cosas nuevas.., le parecía como si fuese otro hombre”. “Comenzó a ver con otros ojos todas las cosas”.

Ignacio fue, sin duda, el primer ejercitante y la experiencia de su propia conversión será el alma de sus “Ejercicios Espirituales”.

No son muchos los que se retiran hoy a hacer ejercicios espirituales. Sin embargo, pocas cosas más saludables puede haber para un hombre que dedicar unos días a encontrarse sinceramente consigo mismo y con Dios.

José Antonio Pagola


Deja un comentario

Inauguración del año jubilar de S. Luis Gonzaga

Inauguración del Año Jubilar de San Luis Gonzaga, SJ

Publicado el martes 13 de marzo a las 17:59

El Padre General Arturo Sosa, SJ inauguró el Año Jubilar de San Luis Gonzaga en la Iglesia de San Ignacio en Roma, el pasado 9 de marzo. Aproximadamente 100 sacerdotes concelebraron con el Padre General la misa, y una gran congregación participó en ella. El Año Aloisiano del Jubileo tiene lugar del 9 de marzo de 2018 al 9 de marzo de 2019.

San Luis Gonzaga (1568-1591) renunció a una vida privilegiada y a una herencia principesca para vivir los votos de la vida religiosa hasta el punto de contraer una peste, debido al cuidado desinteresado que él tenia con las personas enfermas. Era el hijo mayor del Marqués de Castiglione y heredero del título familiar. Los Gonzaga eran conocidos como patronos de artistas del Renacimiento, y gobernaban lo que equivalía a un reino.

A continuación, se encuentra la homilía del Padre General en la inauguración del Año Aloisiano del Jubileo.

P. Arturo Sosa, S.I. Inauguración del año jubilar de Aloisiano Gonzaga

Homilía – 9 de marzo de 2018

Iglesia de San Ignacio Roma

La juventud de San Luis Gonzaga no es solo una cuestión de edad. Es la juventud que proviene de la libertad, la libertad de discernir para tomar decisiones en armonía con el plan de Dios, y la voluntad de llevar una vida consistente con la elección hecha. Por esta razón, damos la bienvenida a la feliz coincidencia de las fechas del Año Aloisiano del Jubileo, con la muerte de Estanislao Kostka, SJ, el Sínodo sobre la juventud, la fe y el discernimiento vocacional, y la Jornada Mundial de la Juventud.

La libertad que nos hace jóvenes es el resultado de la liberación que la humanidad recibe de la Encarnación y la Resurrección de Jesús. Jesús, el Hijo, que se hizo uno de nosotros, abre el camino a la liberación, el fruto del amor que da vida, porque todos tenemos vida en abundancia. El encuentro de cada ser humano con Jesús lo libera de todo lo que le impide seguir el camino del don del amor. El encuentro con Jesús cambia nuestra forma de ver, lo que nuestra estrecha mirada nos ha impuesto.

La liberación en Cristo nos invita a tomar caminos que nunca antes habíamos imaginado. Caminos que no sabemos hacia dónde nos llevarán; pero no es necesario saber porque esta libertad adquirida se deriva de la fe, se deriva de la confianza depositada solo en Dios, quien nos guiará con su Espíritu Santo. La libertad consiste en mantener toda nuestra confianza únicamente en Dios y en dejarnos guiar hacia Él por los senderos que nos quiere revelar en ese momento. Desde el momento en que fue liberado en Cristo, San Pablo puede afirmar: considero que todo es una pérdida debido al valor incalculable de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuya causa he perdido todas las cosas. Los considero basura, para ganar a Cristo y encontrarme en él, no teniendo una justicia propia de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios sobre la base de la fe. . (Filipenses 3: 8-9).

Hacerse joven, dejar la infancia atrás significa salir de uno mismo, aceptar que el centro de la vida real está fuera de nosotros, en el amor que hemos recibido. La experiencia de ser amado es la fuente del proceso de liberación, con el que es posible tomar decisiones fundamentales. Para hacer una elección, en el lenguaje de la espiritualidad ignaciana. Los jóvenes sueñan con una vida diferente, mejor que la que conocen a su alrededor. La libertad interior despierta el deseo de contribuir a hacer real esta vida mejor, y conduce a la necesidad de elegir una manera de hacerlo.

Juventud es también la habilidad de discernir de tal manera que se encuentra, en los movimientos internos y en las experiencias de la propia historia, cómo el Señor continúa actuando en el mundo y confirma el llamado a seguirlo. El llamado para ayudar a reconciliar a los seres humanos entre sí, y para cuidar de nuestro hogar común, este universo en el que vivimos con tanto descuido, y también con Él, nuestro creador.

El discernimiento exige que vivamos libres de las reglas que nos imponen ofrendas y sacrificios en nombre de Dios. Que sigamos al amor como la única forma de vida verdadera y el único mandamiento, como el escriba que le pide a Jesús que entienda bien: “Bien dicho, maestro”, respondió el hombre. “Tienes razón al decir que Dios es uno y no hay otro más que él. Amarlo con todo tu corazón, con todo tu entendimiento y con todas tus fuerzas, y amar a tu prójimo como a ti mismo es más importante que todas las ofrendas quemadas. y sacrificios “. (Mc 12: 32-33). Esto es lo que Ignatius llama indiferencia a cualquier tipo de presión social, familiar o de otro tipo que limite la voluntad de emprender el camino, teniendo como única guía al Espíritu Santo.

Liberarse es un proceso de conversión, mediante el cual la experiencia del amor misericordioso del Padre permite al pecador perdonado prepararse para amar al prójimo como a sí mismo, escuchar el llamado del Hijo a ofrecerse, contribuir al anuncio de la Buena Nueva del Evangelio La libertad, experimentada como indiferencia, nos acerca a los demás, a los que son diferentes, a los más necesitados … a todos aquellos que son descartados por un pecado que se ha convertido en una estructura social de exclusión. Al acercarnos a ellos como el fruto de haber experimentado la cercanía del Señor, nos hacemos cercanos y listos para ser enviados, para que podamos en todas las cosas amar y servir.

Los jóvenes también tienen entusiasmo y un fuerte deseo de dedicarse totalmente a lograr lo que se ha elegido. Para el joven, la experiencia liberadora de la misericordia, que lo libera, no es suficiente. La conversión que lo lleva a elegir seguir a Cristo y ser enviado no es suficiente. El joven pone toda su energía en hacer realidad lo que ha soñado, deseado y decidido hacer. El joven, como dice el versículo del Salmo, que compone la antífona de la Eucaristía de hoy, es el que tiene manos inocentes y corazón puro: él ascenderá al monte del Señor y permanecerá en su lugar santo. Las manos inocentes y los corazones puros son el fruto de la conversión, que conduce a la libertad y al deseo de amar y servir en todo. Es partir en el camino y subir a la montaña del Señor, colaborando con su misión de reconciliación en este mundo.

La Eucaristía que celebramos para comenzar este Año Jubilar de San Luis Gonzaga es una buena oportunidad para pedirle al Señor la gracia de esta juventud, con la que nuestro corazón permanece a tono con su plan para la liberación de la humanidad, y nos damos a nosotros mismos totalmente para hacerlo posible.

Fuente: Curia General de los Jesuitas


Deja un comentario

Próxima visita del Papa en memoria de S. Pío de Pietrelcina.

Visita del Papa a Pietrelcina y San Giovanni Rotondo

La Visita Pastoral del Papa Francisco anunciada en una declaración del Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke

En el centenario de la aparición los estigmas de San Pío y en el 50 aniversario de la muerte del santo capuchino, el Papa Francisco visitará pastoralmente el 17 de marzo de 2018 Pietrelcina, en la Diócesis de Benevento, y  San Giovanni Rotondo, en la Diócesis de Manfredonia – Vieste – San Giovanni Rotondo, localidades de las regiones italianas de Campania y de Pulla, respectivamente.

Visita Pastoral del Santo Padre Francisco a Pietrelcina, en la diocésis de Benevento, en el centenario de la aparición de los estigmas de San Pío de Pietrelcina y a San Giovanni Rotondo en la diocésis de Manfredonia-Vieste-San Giovanni Rotondo, en el 50 aniversario de la muerte de San Pío de Pietrelcina – Programa, 19.12.2017

 

Horas 07.00

 

Despegue del helipuerto del Vaticano
Horas 08.00 Aterrizaje en el aparcamiento de Piana Romana en Pietrelcina

 

El Santo Padre es recibido por :

 

–          S.E. Mons. Felice Accrocca, arzobispo de Benevento

–          Hon. Domenico Masone, alcalde di Pietrelcina.

 

Breve parada de oración en la capilla de los estigmas.

 

– En la Plaza de la Iglesia: Encuentro con los fieles
Saludos del arzobispo de Benevento

 

–          El Santo Padre saluda a la  comunidad de los capuchinos  y a una representación de los fieles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Discurso del  Santo Padre

 

 

Horas 09.00

 

Despegue de Piana Romana

 

Horas 9.30 Aterrizaje en el campo deportivo de  San Giovanni Rotondo

 

El Santo Padre es recibido por:

–          S.E. Mons. Michele Castoro, arzobispo de  Manfredonia-Vieste-San Giovanni Rotondo

–          Hon. Costanzo Cascavilla, alcalde de San Giovanni Rotondo

 

 

Horas 10.00

 

Visita al Departamento de  Oncología Pediátrica

 

 

Horas 11.00

 

Plaza de la iglesia de  San Pío de Pietrelcina:

Concelebración Eucarística

 

Al final de la santa misa : Saludo de S.E. Mons. Michele Castoro.

 

El Santo Padre saluda a la  comunidad de los capuchinos  y a una representación de los fieles

 

Homilía del Santo Padre

Horas 12.45  

Despegue del  campo deportivo de San Giovanni Rotondo

 

 

 

Horas 13.45

 

Aterrizaje en el helipuerto del Vaticano

 


Deja un comentario

Instrucción del Vaticano sobre las reliquias de los santos. Comentario.

El Vaticano: “Absolutamente prohibido el comercio de reliquias”

Una instrucción de la Congregación de los Santos dedicada a los procedimientos de conservación y a la certificación de la autenticidad de los restos de los santos insiste en la imposibilidad de venderlas

El Vaticano: “Absolutamente prohibido el comercio de reliquias”

70
0
Pubblicato il 16/12/2017
Ultima modifica il 16/12/2017 alle ore 14:12

 

«Están absolutamente prohibidos el comercio» y «la venta de las reliquias», además de «su exposición en lugares profanos». Lo establece una nueva instrucción de diez páginas y 38 artículos de la Congregación para las Causas de los Santos, publicada este sábado 16 de diciembre de 2017. El objeto principal del documento, de carácter altamente técnico, no son los abusos (muy difundidos en la actualidad, teniendo en cuenta el floreciente mercado de las reliquias que se encuentra en la red), sino los procedimientos correctos y específicos sobre las declaraciones de autenticidad y las medidas para la conservación de las reliquias.

 

La instrucción, titulada “Las reliquias en la Iglesia: autenticidad y conservación”, se dirige a los obispos y sustituye las indicaciones contenidas en el apéndice de la instrucción anterior (“Sanctorum Mater”, de 2007). El nuevo documento recuerda que las reliquias «siempre han recibido particular veneración y atención porque el cuerpo de los beatos y de los santos, destinado a la resurrección, ha sido en la tierra templo vivo del Espíritu Santoy el instrumento de su santidad, reconocida por la Sede Apostólica mediante la beatificación y la canonización». Además, afirma que las reliquias de los beatos y de los santos «no pueden ser expuestas a la veneración de los fieles sin un específico certificado de la autoridad eclesiástica que garantice su autenticidad».

 

Después se recuerda que «tradicionalmente son consideradas reliquias insignes el cuerpo de los beatos y de los santos o las partes notables de los cuerpos mismos, o bien el entero volumen de las cenizas resultante de su cremación». En cambio, «son consideradas reliquias no insignes los pequeños fragmentos del cuerpo de los beatos y de los santos, o también objetos que estuvieron en contacto directo con sus personas». Las reliquias «deben ser posiblemente custodiadas en tecas selladas. Como sea, deben ser conservadas y honradas con espíritu religioso, evitando cualquier forma de superstición» y de comercialización.

 

La instrucción después expone las operaciones específicas para el reconocimiento canónico, desde la toma de los fragmentos y la confección de las reliquias, su traslado a la urna y la sustracción de las reliquias, además de los peregrinajes de las reliquias mismas. Sobre todo, se precisa que «antes de emprender cualquier operación sobre las reliquias o sobre los restos mortales hay que observar todo lo prescrito por la ley civil local y obtener, conforme a tal ley, el consenso del heredero», y que debe obtenerse también la aprobación de la Congregación para las Causas de los Santos mediante un documento específico.

 

Habiendo obtenido el consenso del Dicasterio vaticano, el obispo puede proceder, «evitando escrupulosamente cualquier singo de culto indebido a un Siervo de Dios o Venerable todavía no beatificado». El obispo debe crear un tribunal “ad hoc” y llamar a un perito médico (anatomopatólogo, médico forense o con otra especialidad). Además hay que designar a dos fieles (sacerdotes, consagrados o laicos) «con la tarea de suscribir las actas en calidad de testimonios». Se debe evitar, «como sea, dar publicidad» al evento del reconocimiento sobre el cuerpo del santo, del beato o del venerable.

 

Concluidas estas formalidades, «los peritos anatómicos» deberán inspeccionar «atentamente las reliquias». El documento precisa que el reconocimiento no puede llevarse a cabo durante una única sesión, «el lugar en el que ella se desarrolla debe ser cerrado con llave» y se deben adoptar «las necesarias cautelas con tal de evitar cualquier hurto o peligro de profanación». Además, el obispo o un delegado deben vigilar que «nadie sustraiga nada de la urna o introduzca alguna cosa».

 

«En el contexto de un legítimo reconocimiento canónico –indica la instrucción–, se puede proceder, siguiendo las indicaciones del perito anatómico, a la obtención de muestras de algunas pequeñas partes o de fragmentos, ya separados del cuerpo». Estos fragmentos serán entregados por el obispo al postulador o al vicepostulador de la causa «para la confección de las reliquias». Precisamente estos pequeños fragmentos minúsculos o que se separaron naturalmente del cuerpo son los que serán confeccionados en las pequeñas tecas para el culto de los fieles. El postulador dela causa es quien deberá «preparar y firmar el certificado de autenticidad de las reliquias. En ausencia de la Postulación», esta tarea le tocará «al obispo diocesano».

 

 

El documento afirma que, puesto que «no está consentido el desmembramiento del cuerpo, salvo que el obispo no haya obtenido el consenso de la Congregación de las Causas de los Santos para la confección de reliquias insignes». Es decir, para obtener partes significativas del cuerpo para exponerlas a la veneración de los fieles o para utilizarlas con el objetivo de fundar nuevas iglesias, o para donarlas a otras Iglesias hermanas con espíritu ecuménico.

 

Se llega de esta manera al artículo 25 del documento: «Están absolutamente prohibidos el comercio (es decir el intercambio de una reliquia en especie o en dinero) y la venta de las reliquias (es decir la cesión de la propiedad de una reliquia por un precio equivalente), además de su exposición en lugares profanos o no autorizados». La referencia en una nota alude al canon 1190 del Código de Derecho Canónico, que dice: «Está terminantemente prohibido vender reliquias sagradas». Pero, mientras el Código de Derecho Canónico solo se refiere a la venta, la instrucción añade también la palabra «comercio».

Como se sabe, ha florecido el comercio de reliquias (debido a la dimisión de viejas iglesias o puestas a disposición en el mercado de internet por herederos que las han hallado en casa) en cientos de sitios especializados en la compra-venta de objetos usados o de antigüedades.

La instrucción recuerda que «las imágenes o las informaciones, obtenidas con los tratamientos anatómicos y todas las operaciones efectuadas» para el reconocimiento y la conservación de la reliquia «no deben ser divulgadas o dadas a conocer sin la autorización escrita del obispo competente y la del eventual heredero».


Deja un comentario

Instrucción del Vaticano sobre las reliquias

San Pío padre Pío

Instrucción sobre autenticidad y conservación de las reliquias

«Las reliquias en la Iglesia: Autenticidad y Conservación». Nuevo documento de la Congregación de las Causas de los Santos, que sustituye el Apéndice de la Instrucción «Sanctorum Mater»

«Las reliquias en la Iglesia siempre han recibido particular veneración y atención porque el cuerpo de los Beatos y de los Santos, destinado a la resurrección, ha sido en la tierra el templo vivo del Espíritu Santo e instrumento de su santidad, reconocida por la Sede Apostólica a través de la beatificación y la canonización».

Lo recuerda la Instrucción titulada «Las reliquias en la Iglesia: Autenticidad y Conservación» de la Congregación de las Causas de los Santos.

El nuevo documento que sustituye el Apéndice de la Instrucción «Sanctorum Mater», se dirige «a los Obispos diocesanos, a los Eparcas y a cuantos les están equiparados por el derecho».

Autenticidad de las reliquias

El documento indica, entre otros puntos, el procedimiento canónico que se debe seguir para verificar la autenticidad de las reliquias y de los restos mortales y para garantizar su conservación.

La Instrucción señala que las reliquias de los Beatos y de los Santos  no pueden ser expuestas a la veneración de los fieles sin el correspondiente certificado de la autoridad eclesial que garantice su autenticidad.

Procedimientos sobre las reliquias

Se describe el procedimiento para promover la veneración de las reliquias a través de las posibles operaciones específicas: reconocimiento canónico, muestras de fragmentos, preparación y traslado de las reliquias. En la Instrucción se recuerdan también los pasos necesarios para obtener el consentimiento de la Congregación de las Causas de los Santos y para realizar tales operaciones. Además, se indica el procedimiento que se debe seguir para la peregrinación de las reliquias.

Restos mortales de Siervos de Dios y Venerables

En la Instrucción se recuerda la disciplina concerniente a los restos mortales de los Siervos de Dios y de los Venerables, cuyas causas de beatificación y canonización están en curso. El Documento señala que hasta que no son elevados al honor de los altares sus restos mortales no pueden gozar de ningún culto público, ni de los privilegios que están reservados solamente al cuerpo de quien ha sido beatificado o canonizado.

Se prohíbe el comercio y la venta de reliquias

En la Instrucción se subraya que están absolutamente prohibidos el comercio – es decir el intercambio de una reliquia en especie o dinero – y la venta de las reliquias – es decir, ceder la propiedad de una reliquia a cambio de su valor establecido con un precio, así como su exposición en lugares profanos o no autorizados.

16 diciembre 2017, 14:30