Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

En la lucha contra el cambio climático se impone cuidar más la naturaleza.

Si se quiere luchar contra el cambio climático hay que proteger la naturaleza

ONU / Eskinder Debebe
Un habitante del bosque nacional Tapajos en Brasil recoge hojas para preparar una comida

27 Agosto 2019

Ante los incendios en el Amazonas, el enviado especial del Secretario General para la Cumbre sobre la Acción Climática aseguró que los Estados deben prestar mayor atención a la naturaleza, que puede contribuir a la lucha contra el calentamiento global y al tiempo ser su mayor víctima.

“Si queremos abordar el cambio climático, cualquier cosa que ocurra en la naturaleza, incluidos los bosques, es extremadamente importante y debe hacer parte de los planes de los países”, aseguró Luis Alfonso de Alba este martes durante una conferencia de prensa en la sede de la ONU en Nueva York.

El enviado especial del Secretario General para la Cumbre sobre Acción Climática que se celebrará este próximo 23 de septiembre resaltó que incendios como los que actualmente ocurren en la selva amazónica, al igual que cualquier otro desastre natural, están frecuentemente relacionados con el cambio climático.

“La naturaleza juega un papel muy importante, y estamos obviamente motivando a los Estados miembros para que le presten una mayor atención, ya que ésta puede representar la solución para el cambio climático, pero también debe ser protegida de éste, y ya le estamos haciendo un daño grande”, dijo de Alba.

La naturaleza juega un papel muy importante, y estamos obviamente motivando a los Estados miembros para que le presten una mayor atención.

Agregó que en la preparación para la Cumbre, una de las estrategias que se discutirán serán las soluciones basadas en la naturaleza, por ejemplo, en los bosques, los océanos y el uso de la tierra.

“En el caso de los incendios recientes en Brasil, las Naciones Unidas están listas para proveer cualquier apoyo o asistencia que sea requerida dentro de nuestras propias capacidades”, dijo.

De Alba dio la bienvenida a los esfuerzos de otros países para abordar la situación, pero subrayó que la clave es trabajar con el Gobierno de Brasil y las demás autoridades envueltas para asegurarse de que la asistencia siga los principios humanitarios que la ONU ha establecido.

“Esta no es la primera vez que hemos contribuido a la solución de un desastre natural, y siempre se ha hecho de manera apolítica y concentrada en las capacidades y estrategias de los Gobiernos involucrados. Siempre teniendo como base los principios humanitarios”, aseguró.

ONU//Pierre-Michel Virot
Luis Alfonso de Alba, enviado para la Cumbre sobre Cambio Climático.

El enviado recordó que para abordar las catástrofes naturales se necesita la cooperación completa de todos los países involucrados, que tienen responsabilidades a nivel nacional pero también a nivel internacional.

“La ONU tiene diferentes maneras de actuar, el objetivo de la Cumbre es incrementar la ambición de los países, y para lograr esto debemos prestar atención a la naturaleza y luchar contra la deforestación, la degradación de la tierra y, obviamente, los incendios”, enfatizó.

Falta voluntad política general

El enviado también dijo que la voluntad política para combatir el cambio climático “no es tan alta como debería“, y agregó que la Organización necesita continuar trabajando con todos los Estados Miembros y alentarlos a “ser parte completa de esta solución “.

Los jefes de Estado y de gobierno de los Estados miembros serán invitados a la Cumbre sobre la Acción Climática en la sede de la ONU en Nueva York junto con las empresas, las organizaciones, los jóvenes y otros representantes de la sociedad civil.

El enviado reiteró que el objetivo es impulsar la ambición y acelerar rápidamente la acción para implementar el Acuerdo de París. De la Cumbre resultará un informe que incluirá una selección de soluciones inmediatas para luchar contra el calentamiento global.


Deja un comentario

Patrimonio mundial: nuevos sitios.

Sitios de Argentina y Brasil entran en la Lista de Patrimonio Mundial

Sitio arqueológico del muelle de Valongo. En el frente, los restos del muelle con el empedrado original. En el fondo, una columna erigida como memorial. Foto: UNESCO / Milton Guran

12 de julio, 2017 — El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO inscribió 21 nuevos sitios en la Lista del Patrimonio Mundial. Estos fueron aprobados durante la reunión que se celebró desde el pasado 2 de julio y que concluye este miércoles en Cracovia, Polonia.

Con estas nuevas inscripciones, la Lista del Patrimonio Mundial cuenta ya con 1.073 sitios.

Además, dos ingresaron a la Lista del Patrimonio en Peligro, entre ellos el centro histórico de Viena, en Austria, y la ciudad vieja de Hebrón/Al-Khalil, en Palestina. Otros tres fueron retirados de esta Lista, como el monasterio de Ghélati en Georgia.

Sitios de América Latina en la Lista

Entre los nuevos sitios naturales, se cuenta el parque Nacional de Los Alerces de Argentina. Y, entre los culturales, el sitio arqueológico del muelle de Valongo, en Brasil.

El Parque Nacional Los Alerces está ubicado en los Andes al norte de la Patagonia y tiene su límite occidental coincide con la frontera chilena. Las sucesivas glaciaciones han moldeado el paisaje de la región creando características espectaculares como morenas, circos glaciales y lagos de aguas claras.

El Parque es vital para la protección de algunas de las últimas porciones del Bosque Patagónico en un estado casi prístino y es el hábitat de una serie de especies de flora y fauna endémicas y amenazadas.

El antiguo muelle de Valongo, en Brasil, es un puerto que tuvo un papel predominante en la trata de esclavos. Son las rocas sobre las que casi un millón de esclavos llegados de África dieron sus primeros pasos en Brasil.

El sitio arqueológico de Valongo, situado en la antigua zona portuaria de Rio de Janeiro, es un muelle de piedra que fue construido en 1.811 para el atraque de barcos que transportaban personas desde África a Sudamérica. Se estima que unos 900.000 africanos desembarcaron en Valongo.

Los restos, situados hoy en día en el centro de Río de Janeiro, abarcan la totalidad de la plaza del Jornal do Comércio.