Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Libertad religiosa y América, por Thomas Reese, jesuita

  Bishop Mclroy decries extremism on religious freedom, calls for solidarity in American politics

20161129T0933-6517-CNS-POPE-AUDIENCE-DOUBTS.jpg

Bishop Robert McElroy of San Diego walks away after greeting Pope Francis during his general audience in Paul VI hall at the Vatican Nov. 23 2016. (CNS/Paul Haring)

WASHINGTON — In an address at Georgetown University, Bishop Robert McElroy of San Diego criticized both extremes in the fight over religious freedom and called for public consensus based on solidarity to heal our nation in this hyper-partisan age.

McElroy is one of the most brilliant minds in the Catholic hierarchy today, with a doctorate in political science from Stanford University and a doctorate in moral theology from the Pontifical Gregorian University in Rome. Not surprisingly, the 63-year-old bishop is frequently spoken of as a possible successor to Cardinal Donald Wuerl in Washington, DC, who is past retirement age.

McElroy gave his speech on November 16 at a conference at the Berkley Center for Religion, Peace and World Affairs celebrating the 50th anniversary of the death of Rev. John Courtney Murray, the Jesuit who was one of the most influential American theologians of the 20th century. But McElroy was not interested in looking backwards. He wanted to talk about “the issues of the Church and our nation at this moment in our history.”

He began by looking at religious freedom, the issue which made Murray famous. Murray was silenced by the church for writing about religious freedom but later he became one of the main authors of “Dignitatis Humane,” the document on religious liberty at the Second Vatican Council.

“During the past decade, the issue of religious liberty has become deeply enmeshed in the bitter divide which grips our nation and corrupts political and moral dialogue,” asserts McElroy.

Of the two contending forces, “The first seeks to minimize the scope of religious liberty, and specifically reduce the freedom of religious communities to the freedom of worship,” he said. “The second seeks to maximize the exercise of religious conscience in society, undercutting the legitimate role that government has in advancing the common good.”

The Catholic tradition rejects both approaches, he said.

In response to minimalists who deliberately undermine the freedom of the church by reducing religious expression to worship, he says, “The Church must emphasize that a robust appreciation for the specifically religiously inspired works of faith communities in health care, social service and advocacy for the marginalized lie at the core of the Gospel imperative, and any realistic notion of religious liberty in the United States.”

NCR_11-17.jpg
Request a complimentary sample of our award-winning newspaper.

On the other hand, the maximalists “seek to undermine the legitimate authority of the state by endorsing an ever expanding notion of individual rights of conscience in the public sphere without due regard for the governmental pursuit of the common good.”

“This, too,” he says, “is a distortion of the Catholic doctrine of religious liberty.” The church must reject both extremes.

McElroy finds support in Murray’s position that “The right to conscience in public expression is ultimately rooted in the dignity of the human person and the pursuit of the common good. And the public order, that part of the common good which falls to government, is a wholly legitimate pursuit of government even when that common good necessitates restrictions upon the public actions of believers acting in the light of their conscience.”

The church “must defend absolutely the rights of conscience to internal belief, point to the moral warrants for the robust freedom of religious communities, and outline the nuanced Catholic teaching on the rights of believers to act upon their beliefs in society,” says McElroy. “But the Church must be equally dedicated to defending the corresponding governmental right to — at times — restrict conscience-driven actions in pursuit of a genuine common good.”

This balanced position by the church is especially needed in the toxic atmosphere of American politics.

McElroy notes that Murray’s writings about the nature of American society in the 20th century focused on the concept of the public consensus which lay at the heart of American political life.

“For Murray, the key element of the concept was its foundation in concepts of natural law which undergirded American society in fundamental ways, and provided a linkage between the history of American politics and Catholic thought,” explains McElroy.

According to Murray, this consensus “was the glue which held America together, through common moral and spiritual values rather than ties of blood or nationalism,” reports McElroy. “Murray wrote that there was a continual need for reconversion to the public consensus in American society in order to embrace anew the principles of freedom, civic unity, truth, civil conversation, and support for the fundamental institutions of American governance.”

Without this conversion, “Murray argued, the United States would confront a spiritual crisis in the temporal realm, a hollowness in American society and culture, an emptiness of the soul,” says McElroy. “We are living in just such a spiritual crisis; for our national soul has truly been hollowed out.”

McElroy calls for a renewed public consensus based the principle of solidarity. The principle of solidarity is the recognition “that we are all debtors of the society of which we are a part.”

A commitment to solidarity “will demand a rejection of the tribal element of politics which sees voting as the opportunity to advance the well-being of our race, our class, our religious community at the expense of others,” says McElroy. “It will entail a purging of the inherent human tendency to allow anger and wedge issues to destroy our ties as Americans. A spiritual conversion to solidarity among citizens demands that we reject the increasing habit in our political culture of attributing all differences of opinion to ignorance or malice.”

This renewal of public consensus requires three norms:

  •                 We must become a people which treasures civil dialogue and seeks shared truth.
  •                 We must turn from political warfare to governance.
  •                 We must build up rather than destroy the institutions which are necessary for our political life.

“The sickness in the political soul of our nation will only be healed if society undertakes a massive regeneration of the political ties which unite us as a people and begins to see these ties as more important than the divisions which tear us apart,” says McElroy.

[Jesuit Fr. Thomas Reese is a columnist for Religion News Service and author of Inside the Vatican: The Politics and Organization of the Catholic Church.]

Editor’s note: Sign up to receive free newsletters, and we will notify you when new columns by Fr. Reese are out.

Anuncios


Deja un comentario

Líder ONU critica a Trump por sus declaraciones sobre racismo y libertad de prensa.

Zeid advierte que las declaraciones del presidente de EE.UU pueden tener repercusiones peligrosas

Zeid Ra´ad Al Hussein, Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Foto: ONU/Jean-Marc Ferré

30 de agosto, 2017 — El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos calificó como abominable la manifestación de supremacistas blancos y neonazis en Charlottesville, en Estados Unidos, y aseguró que el presidente de ese país no lo condenó como merecía.

Durante una conferencia de prensa este miércoles en Ginebra, Zeid Ra’ad Al Hussein destacó un informe de su Oficina que reporta un fuerte aumento de los ataques antisemitas en Estados Unidos y señaló que los comentarios de Donald Trump referentes a las mujeres, los mexicanos, los musulmanes y las personas transgénero tienen repercusiones peligrosas.

“El presidente se enorgullece de ser vanguardista y romper con los tabús y sus partidarios lo ven como tal, pero eso tiene consecuencias ya que de alguna manera exhorta a quienes piensan de manera similar a que agudicen sus ataques contra las comunidades diferentes a ellos”, aseguró Zeid.

El jefe de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU también advirtió que la demonización de los medios de comunicación de Trump está teniendo repercusiones a nivel mundial.

Zeid mencionó el ataque a un periodista que cubría las protestas de Charlottesville y agregó que las declaraciones del presidente estadounidense son citadas como ejemplo en Camboya, donde se están revocando las licencias de varios medios y programas de radio.

El Alto Comisionado recordó que la libertad de prensa es una parte vital de la Constitución de Estados Unidos y afirmó estar sorprendido de que en vez de estar defendiendo este derecho, los medios estén bajo ataque del propio presidente del país.


Deja un comentario

Ataques contra libertad de prensa en Cisjordania y Gaza.

Palestina: peligrosa intensificación de los ataques contra la libertad de expresión

23 de agosto de 2017

En los últimos meses, las autoridades palestinas de Cisjordania y la administración de facto de Hamás en Gaza, están apretando el nudo en torno a la libertad de expresión con el lanzamiento de una campaña de represión de la disidencia en la que se ha interrogado y detenido a periodistas de medios de comunicación de la oposición en un intento de presionar a sus adversarios políticos, ha afirmado Amnistía Internacional.

En Cisjordania, las autoridades palestinas han detenido hasta el momento a seis periodistas en agostohan cerrado 29 sitios web y han introducido una polémica Ley de Delitos Electrónicos que impone controles estrictos a la libertad de prensa y prohíbe la expresión y la disidencia en Internet. En la Franja de Gaza, las fuerzas de seguridad de Hamás han detenido al menos a dos periodistas desde junio e impedido a otros el libre desempeño de su trabajo. Además, Hamás ha detenido a 12 personas palestinas, algunas de ellas activistas, por publicar comentarios críticos en Facebook.

 

“En los últimos meses se ha producido una fuerte intensificación de los ataques por parte de las autoridades palestinas en Cisjordania y de Hamás en Gaza contra periodistas y medios de comunicación en un intento de silenciar la disidencia. Esto es un espeluznante revés para la libertad de expresión en Palestina”, ha declarado Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Con la detención de periodistas y el cierre de sitios web de la oposición, parece que las autoridades palestinas de Cisjordania y de la Franja de Gaza están usando tácticas de Estado policial para silenciar a medios de comunicación críticos y bloquear arbitrariamente el acceso de la ciudadanía a la información.”

La Ley de Delitos Electrónicos, adoptada por el presidente Mahmoud Abbas en julio, viola los derechos de la ciudadanía a la intimidad y a la libertad de expresión, e incumple abiertamente las obligaciones contraídas por el Estado de Palestina en virtud del derecho internacional.

La Ley impone cuantiosas multas y permite la detención arbitraria de cualquier persona que critique a las autoridades palestinas en Internet, incluidos periodistas y quienes denuncian irregularidades. También se podría usar contra cualquiera por el mero hecho de compartir o retuitear estos textos. Cualquier persona de la que se considere que ha perturbado el “orden público”, la “unidad nacional” o la “paz social” podría ser condenada a prisión y a un máximo de 15 años de trabajos forzados.

“En lugar de dirigir una campaña espeluznante destinada a silenciar la disidencia, intimidar a periodistas y violar la intimidad de las personas, las autoridades palestinas deben dejar de detener arbitrariamente a periodistas y retirar los cargos formulados contra las personas enjuiciadas por expresarse libremente. Además, deben revocar urgentemente la Ley de Delitos Electrónicos”, ha añadido Magdalena Mughrabi.

En junio, varias semanas antes de la entrada en vigor de la Ley de Delitos Electrónicos, las autoridades palestinas ordenaron arbitrariamente a los proveedores de Internet de Cisjordania que bloquearan el acceso a 29 sitios web, según el Centro Palestino para el Desarrollo y la Libertad de Prensa (MADA). Entre ellos hay sitios web pertenecientes a partidos políticos, medios de comunicación de la oposición e independientes y la red Al Quds, un sitio de noticias online comunitario gestionado por personas voluntarias.

Desde la entrada en vigor en julio de la Ley de Delitos Electrónicos han sido detenidas al menos seis personas en Cisjordania acusadas de difamación o de difundir información que “amenaza al Estado”. Actualmente están en espera de juicio. En junio y julio, las fuerzas de seguridad palestinas citaron al menos a 10 periodistas para interrogarlos.

En la Franja de Gaza, las fuerzas de seguridad de Hamás detuvieron a dos periodistas en junio, impidieron a los periodistas que informaran en algunas zonas y restringieron el trabajo de un periodista extranjero. Al menos 12 activistas y periodistas fueron detenidos e interrogados por comentarios y caricaturas publicados en las redes sociales que se consideraron críticos hacia las autoridades de Hamás. Amnistía Internacional también ha recabado datos que indican que al menos uno de los activistas fue torturado y sometido a otros malos tratos bajo custodia, como palizas, vendarle los ojos y obligarlo a mantener posturas en tensión durante periodos prolongados.

“Hamás debe poner en libertad de inmediato a todas las personas recluidas sólo por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión e investigar las denuncias de tortura y otros malos tratos de detenidos a manos de las fuerzas de seguridad”, ha concluido Magdalena Mughrabi.

Según el MADA, las autoridades palestinas de Cisjordania son responsables de 81 ataques contra la libertad de prensa desde que comenzó el año. Por su parte, las autoridades de Hamás de Gaza han sido responsables de 20 ataques de este tipo.

 


Deja un comentario

La libertad de prensa en el mundo. Informe de RSF

CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2017 de la Libertad de Prensa | ¿Un gran giro?

26.04.2017 06:05

 

La edición 2017 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras (RSF) muestra la gravedad de los ataques contra los medios de comunicación, así como el triunfo de los ‘hombres fuertes’, que han hecho que el mundo –y en particular, las democracias– entre en la era de la ‘posverdad’, la propaganda y la represión.

 

 

I. La caída de las democracias y la llegada de los ‘hombres fuertes’

 

La Clasificación Mundial que publica RSF muestra que la situación de la libertad de prensa podría dar un gran giro, sobre todo en los países democráticos (leer el análisis El periodismo, debilitado por la erosión democrática). Parece que ya nada detendrá la caída que desde hace varios años experimentan las democracias. La obsesión por la vigilancia y el hecho de que no se respete el secreto de las fuentes periodísticas contribuyen a que numerosos países que antes tenían una buena calificación, desciendan en la tabla, como es el caso de Estados Unidos (puesto 43º, -2), Reino Unido (40º, -2), Chile (33º, -2) o Nueva Zelanda (13º, -8).

 

La llegada de Donald Trump al poder en Estados Unidos y la campaña del Brexit en el Reino Unido han sido como una caja de resonancia para el media bashing  (ataques a la prensa) y los muy tóxicos discursos contra los medios de comunicación, han hecho que el mundo entre en la era de la “posverdad”, la desinformación y las noticias falsas.

 

De forma paralela, en todos los lugares donde ha triunfado el paradigma de hombre fuerte y autoritario retrocede la libertad de prensa. La Polonia (puesto 54º) de Jaroslaw Kaczynski pierde siete posiciones en la Clasificación de 2017. Tras haber transformado al sector audiovisual público en herramienta de propaganda, el gobierno polaco se propuso asfixiar económicamente a diversas publicaciones independientes que se oponían a sus reformas. La Hungría de Víktor Orbán baja cuatro puestos (71º); la Tanzania de John Magufuli, 12 (83º). Turquía (155º, -4), tras el fallido golpe de Estado contra Recep Tayyip Erdogan, ha dado definitivamente un vuelco: ahora se ubica al lado de los regímenes autoritarios y es la mayor prisión del mundo para los profesionales de los medios de comunicación. Mientras tanto, la Rusia de Vladimir Putin permanece anclada en la parte inferior de la Clasificación, donde ocupa el lugar 148.

 

El gran giro que experimentan las democracias produce vértigo en todos aquellos que piensan que sin una libertad de prensa sólida, no pueden garantizarse las otras libertades”, señala Christophe Deloire, Secretario General de Reporteros Sin Fronteras. “¿A dónde nos llevará esta espiral infernal?”, se pregunta.

 

 

II. Noruega, primer país de la Clasificación 2017; Corea del Norte, el último

 

En el nuevo mundo que se perfila, donde prevalece la tendencia a la baja, incluso quienes siempre fueron ‘buenos alumnos’, los países nórdicos, han tenido tropiezos: Finlandia (3º, -2), que llevaba seis años consecutivos a la cabeza de la Clasificación, pierde el primer puesto a causa de las presiones políticas que sufrieron los periodistas y a los conflictos de interés registrados. Su lugar lo ocupa ahora Noruega (1º puesto de la tabla, +2), que no forma parte de la Unión Europea. Un duro golpe para el modelo europeo.

 

En segundo lugar se encuentra Suecia, que asciende seis posiciones. Aunque los periodistas siguen sufriendo amenazas, las autoridades han enviado señales muy claras condenando a los autores de dichas agresiones en varias ocasiones durante 2016. La colaboración entre algunos medios de comunicación, sindicatos de periodistas y la policía es un avance en la lucha contra dichas amenazas.

 

Al otro extremo de la Clasificación se encuentra Eritrea (179º) –país que autorizó a los medios de comunicación extranjeros a entrar en su territorio por primera vez en 2007 y bajo extrema vigilancia–, que dejó de ocupar el último lugar en la Clasificación para dar paso a Corea del Norte. El régimen norcoreano sigue manteniendo a la población en la ignorancia y el terror. Por el simple hecho de escuchar una radio localizada en el extranjero, un ciudadano puede ser enviado a un campo de concentración. Entre los últimos de la lista también se encuentran Turkmenistán (178º), una de las dictaduras más herméticas del mundo, en la que la represión de los periodistas no deja de intensificarse, y Siria (177º), sumergido en una guerra interminable, y que sigue siendo el país más mortífero para los periodistas, asediados por un dictador sanguinario y por grupos yihadistas (leer análisis Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017: un mapa del  mundo cada vez más sombrío).

 

La libertad de prensa nunca había estado tan amenazada

 

La libertad de prensa nunca había estado tan amenazada. De hecho, el índice global nunca había sido tan elevado (3872). En cinco años, el índice de referencia empleado por RSF ha registrado un deterioro de 14%. En 2016, la situación se agravó en casi dos tercios (el 62,2%) de los países incluidos la lista*, mientras que el número de Estados en los que la situación de los medios de comunicación se considera “buena” o “más bien buena” disminuye un 2,3%.

 

La zona de Oriente Medio y el Magreb, desgarrada por los conflictos armados – y no sólo en Siria, también en Yemen (166º) –, sigue siendo la región del mundo donde más difícil y peligroso es para un periodista ejercer su profesión.

 

A poca distancia se encuentra la zona de Europa del Este y Asia Central. Cerca de dos tercios de los países de esta región están alrededor o por debajo del puesto 150 de la Clasificación. Y no sólo Turquía experimenta un gran descenso. En 2016, el gobierno ruso volvió a tratar de incrementar su control de los medios de comunicación independientes, mientras que los déspotas del espacio postsoviético, desde Tayikistán (149º) a Turkmenistán (178º), pasando por Azerbaiyán (162º), perfeccionaron sus sistemas de control y represión.

 

La región de Asia y el Pacífico, que ocupa el tercer lugar, es la que bate todos los récords: allí se encuentran algunas de las mayores prisiones del mundo para periodistas y blogueros –China (176º) y Vietnam (175º)–, o algunos de los países más peligrosos para los periodistas –Pakistán (139º), Filipinas (127º) y Bangladesh (146º)–. En la región también convive un gran número de “Depredadores de la libertad de prensa”, que dirigen las peores dictaduras del planeta –China, Corea del Norte (180º) y Laos (170º)–, agujeros negros de la información.

 

Después viene África, donde se ha convertido en costumbre cortar el acceso a Internet durante las elecciones y cuando se registran movimientos sociales.

 

En América, Cuba (173º, -2) es el único país del continente americano que está en la parte coloreada en negro de la Clasificación, esa en la que se sitúan las peores dictaduras y los regímenes autoritarios de Asia y Oriente Medio.

 

Finalmente, y a pesar de sus malos resultados, el continente europeo sigue siendo la zona geográfica donde los medios de comunicación son más libres. Sin embargo, el índice global de Europa es el que experimentó el mayor deterioro: +3,80% en un año. Es donde el daño es más impactante si se observa su evolución en los últimos cinco años: +17,5%. Como comparación, en el mismo periodo, el índice de la zona Asia-Pacífico experimentó una variación de 0,9%.

 

Clasificación de las zonas geográficas

 

Clasificación 2017 ZONA Índice 2017 Evolución del  índice de 2013 a 2017

6

Oriente Medio- Magreb

50,53

+4,2%

5

Europa-Asia Central

49,24

+8,7%

4

Asia

42,57

+0,9%

3

África

37,85

+10,4%

2

América

31,57

+5,2%

1

Unión Europea

20,55

+17,5%

 

 

III. Ascensos, caídas y mejoras aparentes

 

En 2017, Nicaragua (92º, -17) se precipita: experimenta la mayor caída registrada en la Clasificación. Para la prensa independiente y de oposición, la controvertida reelección de Daniel Ortega estuvo marcada por múltiples casos de censura, intimidación, acoso y detenciones arbitrarias. Otro descenso notable, de doce posiciones, es el de Tanzania (83º), donde el presidente John Magufuli, conocido como “bulldozer” (= excavadora), no deja de aumentar su control sobre la prensa.

 

En medio de esta caída generalizada hay dos países que mejoran en la Clasificación de 2017, algo que genera esperanzas. Uno de ellos es Gambia (143º, +2), país que, liberado de un presidente autócrata, redescubre los diarios no censurados y planea reformar una legislación muy restrictiva con la prensa. Otro es Colombia (129º, +5), donde los históricos acuerdos de paz pusieron fin a un conflicto armado que ha durado 52 años y que ha sido fuente de censura y de violencia contra la prensa. Y una señal prometedora: en 2016, por primera vez en siete años, no ha sido asesinado en el país a ningún periodista.

 

Hay otros ascensos en la Clasificación de 2017 que, aunque parecen notables, en realidad sólo son mejoras aparentes. Italia (52º) sube 25 posiciones después de que se absolviera –entre otros– a los periodistas italianos juzgados en el caso del VatiLeaks 2. Sin embargo, sigue siendo uno de los países europeos donde hay más reporteros amenazados por las organizaciones mafiosas y criminales.

 

Francia recupera seis lugares y ahora se ubica en la 39ª posición, pero este ascenso es casi automático, pues en 2015 había experimentado una caída excepcional debido a la masacre cometida en la redacción de Charlie Hebdo. Si se hace un paréntesis y no se tiene en cuenta ese año, en 2016, Francia obtuvo su peor puntuación desde 2013 (22,24). En 2016, los periodistas franceses tuvieron que movilizarse para defender su independencia, en medio de un ambiente cada vez más violento y enrarecido. El mal desempeño del país también se debe a los casos de empresarios que se sirvieron de los medios de comunicación su propiedad para ejercer influencia. Por otra parte, la ley relativa a la independencia de los medios de comunicación que RSF celebró, no bastó para que hubiera un verdadero cambio en la situación.

 

En Asia, Filipinas (127º) sube once posiciones porque el número de periodistas asesinados descendió en 2016, pero los insultos y las amenazas contra la prensa proferidos abiertamente por el presidente Rodrigo Duterte, otro hombre fuerte recientemente llegado al poder, hacen presagiar lo peor.

 

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, publicada cada año por Reporteros Sin Fronteras desde 2002, permite conocer la situación y la posición de 180 países en lo que se refiere al pluralismo y la independencia de los medios de comunicación, la seguridad y la libertad de los periodistas. La Clasificación de 2017 se ha elaborado teniendo en cuenta las violaciones a la libertad de informar registradas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2016.

 

Los índices globales y regionales se calculan a partir de las puntuaciones de los países que los conforman. Las puntuaciones se establecen a partir de un cuestionario traducido a 20 idiomas, que responden por expertos de todo el mundo, al que se suma un análisis cualitativo. Cuanto mayor sea el índice, peor es la situación. Gracias a su creciente notoriedad, la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa se ha convertido en una herramienta de defensa y promoción esencial, con cada vez tiene mayor influencia.

 

*El término ‘país’ se emplea aquí en el sentido corriente (Estado), no en la acepción empleada para llamar a ciertos territorios.

Leer más: http://www.rsf-es.org/news/clasificacion-mundial-2017-de-la-libertad-de-prensa-%7c-%C2%BFun-gran-giro/


Deja un comentario

Libertad de prensa. Próxima conferencia internacional.

Día de la Libertad de Prensa destaca el vínculo entre acceso a la información y desarrollo sostenible

Logo Día Mundial de la Libertad de Prensa

25 de abril, 2016 — La UNESCO anunció hoy que llevará a cabo una conferencia sobre la libertad de prensa, del 2 al 4 de mayo en Helsinki, Finlandia, en el marco del Día Mundial para defender esa libertad, que se celebra cada 3 de mayo.

El enfoque principal este año se centrará en el acceso a la información y las libertades fundamentales, con especial énfasis en el aporte de esos valores al desarrollo, haciendo referencia a la reciente adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El día también sirve para abogar por una mayor protección frente a la censura y la vigilancia, y para llamar la atención acerca de la seguridad de los periodistas.

La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, emitió un mensaje anticipado para la ocasión en el que destaca la importancia de una prensa libre e independiente, así como de la información de calidad para alcanzar los ODS.

“Recibir e impartir información tanto en Internet como fuera de esa red es un pilar de la democracia y de la buena gobernabilidad que necesitamos para un desarrollo sostenible y más incluyente. Eso solamente es posible si los medios pueden trabajar libremente y sin miedo. Trágicamente este aún no es el caso, cada cinco días un profesional de los medios es asesinado ejerciendo su labor”, señaló Bokova.

La conferencia en Helsinki contará con más de 1.000 participantes, incluidos profesionales de los medios y representantes gubernamentales y de la sociedad civil.

El encuentro abordará temas como el derecho a la información, la vigilancia y protección de datos, además de la censura. También sobre la seguridad de esos trabajadores y el combate a la impunidad por los crímenes cometidos contra ellos.


1 comentario

Marzo 12: día mundial contra la censura en Internet.

amnistia-internacional-logo

Ai Weiwei, Snowden y Pussy Riot ocuparán el lugar de la publicidad en Internet para protestar por la censura

Los gobiernos buscan cada vez más poder de controlar importantes aspectos de la comunicación online 2 © AI

El 12 de marzo de 2016, Día Mundial contra la Censura en Internet, AdBlock y Amnistía Internacional emitirán mensajes de Edward Snowden, Ai Weiwei y Pussy Riot a través de Internet

11 de marzo de 2016

A lo largo del día se mostrarán a los 540 millones de usuarios de AdBlock los mensajes de Amnistía Internacional en el lugar que habitualmente ocupan los anuncios publicitarios. Los mensajes enlazarán mediante un clic con material sobre personas cuyos gobiernos han intentado silenciar.

“Aunque uno no esté cometiendo ninguna irregularidad, está siendo vigilado y grabado”, afirma Edward Snowden en uno de los mensajes.

“Sin libertad de expresión el mundo moderno no existe; sólo existe la barbarie”, afirma Ai Weiwei en su mensaje.

“Las autoridades no sólo esposan y detienen a personas, también atacan a los medios de comunicación”, afirma Pussy Riot.

Gobiernos que intentan tener el control de Internet

Los gobiernos buscan con avidez el poder de controlar como nunca importantes aspectos de la comunicación online; así lo afirma Amnistía Internacional. Mientras unos gobiernos intentan aprobar leyes que faculten a las autoridades para vigilar masivamente y censurar lo que la gente ve en Internet, otros intentan hacerse con tecnologías que les permitan espiar a la gente, manipular ilegalmente sus equipos o censurar la libertad de expresión en línea.

En 2015, Dinamarca, Finlandia, Francia, Países Bajos, Pakistán, Polonia y Suiza intentaron aprobar legislación sobre los servicios de inteligencia que ampliaba sus facultades para espiar las comunicaciones dentro y fuera de sus territorios. China y Kuwait aprobaron legislación que penalizaba o restringía ciertas formas de expresión en Internet.

En 2015, Amnistía Internacional documentó detenciones de personas por lo que habían dicho o hecho en Internet en más de 16 países. Las víctimas de la censura en línea van desde activistas políticos kazajos que han sido condenados por publicaciones en Facebook que, según las autoridades, incitan a la “discordia” social, hasta periodistas y activistas marroquíes que están siendo juzgados por enseñar a utilizar una aplicación sobre periodismo ciudadano para teléfonos inteligentes que las autoridades consideran una amenaza para la seguridad nacional al “desestabilizar la confianza del pueblo marroquí en sus instituciones”.

 

“Algunos Estados alcanzan niveles orwellianos en sus prácticas de vigilancia, centrándose especialmente en la vida y el trabajo de las personas que defienden nuestros derechos humanos: abogados, periodistas y activistas pacíficos. La innovación constante de los métodos de represión en respuesta a una conectividad cada vez mayor es una grave amenaza para nuestra libertad de expresión”, ha afirmado Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.

“Hoy verán aquí los mensajes digitales de Amnistía Internacional, sólo hoy, porque creemos que usuarios y usuarias deben estar presentes en la conversación sobre la privacidad en Internet. Mañana, estos espacios volverán a estar disponibles. Pero, si lo piensan detenidamente, en un mundo que depende cada vez más de la información, tu derecho a la libertad de expresión también peligra cuando amenazan tu derecho a la privacidad digital”, ha afirmado Gabriel Cubbage, director ejecutivo de AdBlock.

Censura norcoreana

La campaña publicitaria sucede a la presentación de la campaña “Conexión Denegada” de Amnistía Internacional sobre uno de los censores de Internet más represivos del mundo: Corea del Norte.

Junto a los mensajes de Snowden, Ai Weiwei y Pussy Riot aparecerán otros de víctimas norcoreanas de la censura de Internet. La población norcoreana está sometida al máximo grado de censura imaginable en el mundo: la inmensa mayoría está absolutamente privada de acceso a la Red Informática Mundial (World Wide Web); así lo advirtió Amnistía Internacional en un informe publicado el 9 de marzo.

El informe, Connection Denied: Restrictions on Mobile Phones and Outside Information in North Korea, documenta la intensificación de los controles, la represión y la intimidación de la población norcoreana desde que Kim Jung-un llegó al poder en 2011. La frontera digital es el último frente de batalla de los intentos del gobierno norcoreano por aislar a su ciudadanía y ocultar la información sobre la atroz situación de los derechos humanos en el país.

Las empresas tecnológicas deben defender una Internet libre

Amnistía Internacional pide a las empresas de Internet que resistan la presión de los gobiernos para debilitar la privacidad y la libertad de expresión en línea, y que en cambio desarrollen y adopten tecnologías, como el encriptamiento de datos, dirigidas a reforzar los derechos en el mundo digital.

“La libertad de expresión en línea corre un grave peligro, porque los gobiernos persiguen como nunca tener el control de Internet adoptando nueva legislación y tecnología más intrusiva. Cuando no cierran sitios web y detienen a blogueros, someten a vigilancia generalizada nuestro uso de Internet. No es la red que queremos”, ha dicho Salil Shetty.

“El mes pasado, Apple se negó a reducir la seguridad de sus iPhone para proteger la privacidad de todos los usuarios de telefonía móvil. Es una demostración de que algunas empresas ya empiezan a adoptar una visión global.”

“El mundo se ha mostrado demasiado relajado en lo referente a la protección de la privacidad y la libertad de expresión en Internet. Ahora necesitamos un enfoque radicalmente distinto sobre la protección de los derechos en línea para defendernos de las restricciones que imponen los gobiernos a las libertades en Internet.”