Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Israel anuncia la suspensión del polémico impuesto a los edificios religiosos en Jerusalén.

 Israel anuncia la suspensión de los impuestos tras polémicas

El municipio de Jerusalén interviene para frenar la iniciativa que suscitó el clamoroso cierre de las Iglesias, que ha durado tres días. Un comité mixto se encargará de encontrar una solución
REUTERS

La Basílica del Santo Sepulcro cerrada desde hace tres días

53
0
Pubblicato il 27/02/2018
GIORGIO BERNARDELLI
JERUSALÉN

 

Al tercer día del cierre del Santo Sepulcro, el gobierno de Israel interviene para encontrar una salida al clamoroso “tira y afloja” con las Iglesias. Con un comunicado oficial, difundido hoy por la tarde por el ejecutivo de Benjamin Netanyahu, anunció que el municipio de Jerusalén ha aceptado suspender las medidas adoptadas para aplicar a las comunidades el polémico impuesto que desencadenó las protestas. Y confirmó que, como ya se había anunciado el domingo pasado, queda suspendida también la otra medida que las Iglesias indicaban como motivo del cierre de la Basílica más importante para los cristianos de la Tierra Santa: la discusión del proyecto de ley presentado en la Knesset por la parlamentaria Rachel Azaria (que fue vicealcaldesa de Jerusalén) con el que se expropiarían algunos inmuebles vendidos por las Iglesias.

 

«El primer ministro Benjamin Netanyahu y el alcalde de Jerusalén Nir Barkat –se lee en el comunicado oficial del gobierno israelí– han acordado instituir una comisión de expertos guiada por el ministro Tzachi Hanegbi, con la participación de todas las partes interesadas, para formular una solución a la cuestión de los impuestos municipales sobre las propiedades de las Iglesias que no son lugares de oración. La comisión tratará con los representantes de las Iglesias para resolver esta cuestión».

 

Mientras tanto, la municipalidad suspenderá «las acciones que se emprendidas en estas semanas» (se habían congelado algunas cuentas de las comunidades cristianas como medida de coerción para obtener el pago de las sumas que en total llegan a varios millones de euros). En la nota, el gobierno de Netanyahu reivindica que Israel es «el único país en el Medio Oriente en donde los cristianos y los creyentes de todas las religiones tienen plena libertad religiosa y de oración», además de ser la «casa de una floreciente comunidad cristiana».

 

Por ahora no ha habido reacciones oficiales por parte de las Iglesias: el anuncio llega cuando en Jerusalén ya estaba por atardecer y las puertas del Santo Sepulcro todavía estaban cerradas. Es muy probable que mañana se decida si volver a abrir la Basílica o no.

 

Es significativo que quien guíe la comisión sea Tzachi Hanegbi, que en el gobierno de Netanyahu, además de ser ministro de la Cooperación regional, es el político que se ocupa de las relaciones con las Iglesias cristianas. Desde hace años, por ejemplo, se encarga de la delegación israelí para las negociaciones bilaterales con la Santa Sede para poner en práctica el Acuerdo Fundamental de 1993 con el que se instituyeron las relaciones diplomáticas, pero todavía hay que traducir muchos aspectos en normas y garantías recíprocas concretas. El acuerdo en discusión afronta también algunas cuestiones económicas, financieras y fiscales, y en varias ocasiones se ha definido oficialmente como casi listo.

 

El gobierno de Netanyahu parece, pues, tratar de llevar la discusión a su terreno original (es decir el de las relaciones bilaterales con las Iglesias), que la iniciativa del alcalde Barkat pasó por alto, sin tener en cuenta el papel social que las instituciones cristianas tienen en el contexto específico de la Ciudad Santa. En la nota, el gobierno precisó que Hanegbi se ocupará también de la propuesta de ley sobre las propiedades, criticada por las Iglesias porque, de ser aprobada, dañaría gravemente los derechos de las compra-ventas de inmuebles.

Anuncios