Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Hacia una iglesia sin eucaristías? Comentario del profesor jesuita Costadoat.

¿Una iglesia sin eucaristías?

Felices-Pascuas

(Jorge Costadoat, S.J.)-

Imaginemos que entra en la humanidad un virus letal que mata a la tercera parte de los seres humanos y, por una razón desconocida, mueren todos los sacerdotes, todos los obispos y el Papa.

El desastre eclesial que se produce es mayor. Los cristianos se encuentran completamente desorientados. Una vez que vuelve la calma, sin embargo, surge la necesidad de continuar juntos. He aquí que en distintas partes del planeta en que la iglesia aún está presente, surge la misma pregunta: “¿quién celebrará la eucaristía?”. El sacerdote al consagrar la hostia, alzándola lo más posible, los extasiaba. Ahora en cambio experimentan una carencia que no saben cómo calmar. Les parece que no hay iglesia sin lectura de las Escrituras y sin poder comulgar con Cristo. ¿Qué  pueden hacer para recordar la entrega de Jesús, su muerte y su resurrección? Sin rememorar a Jesús y sin compartir su mesa, piensan, el cristianismo se licuará dentro de poco. Seguirá habiendo fe, sí, pero no en el Dios en quien Jesús creyó.

Hace tiempo que vengo escuchando de comunidades que no tienen un sacerdote que celebre en ellas la eucaristía. Me dicen que en Brasil algo así como la mitad de las comunidades carecen de él. Me parece que, puestos los ojos en el futuro, debiera ya ahora ensayarse nuevas modalidades de celebrar fraternalmente la fe.

Sé de una comunidad que se reúne una vez al mes: sus integrantes deciden allí mismo quién puede presidir la celebración eucarística, llevan pan y vino corrientes, cuentan con una plegaria eucarística que se consiguieron creo que en Bélgica, comparten lo que está ocurriendo en sus vidas y, por supuesto, leen y comentan entre todos la Palabra. Llaman a estas reuniones “eucaristías” como si realmente lo fueran. Los motivos para hacer algo así son varios. Pero ellos, por de pronto, no soportan más el modo en que los párrocos y otros curas celebran la eucaristía. Les parece que, conforme cambia la cultura, las maneras de hacerlo traicionan cada vez más la intención del Vaticano II de dar participación a los fieles. La fundamentación teológica para proceder así es esta: en el sacramento del bautismo, aseguran, están contenidos todos los sacramentos de la iglesia. Los bautizados y bautizadas pueden eventualmente extraer de su sacerdocio bautismal el servicio sacerdotal y actualizarlo. En los mismos cristianos, dicen, la iglesia se da en plenitud.

Este caso me ha hecho pensar en la posibilidad de realizar comidas eucarísticas. No en reemplazo de las eucaristías propiamente tales, sino a modo de complemento. Pienso en cenas al atardecer, a la hora del recogimiento, que recuerden que Jesús comía con todo tipo de personas. Los fariseos, que cuando comían hacían grupo aparte, decían de él ser “un comilón y borracho, amigos de publicanos y pecadores”. Estoy pensando en personas que quieren emprender un camino comunitario de seguimiento de Cristo; que no tienen dónde ir a misa porque carecen de una iglesia cercana; que no están dispuestas a que el cura las reprenda en público; que la liturgia de la iglesia se les ha vuelto un rito huero e insoportable; o que sufren con que sus hijos sean hoy alérgicos a la religión y quisieran ellas ofrecerles otra manera de entender la comensalidad cristiana. En estas comidas podría contarse con una pauta elaborada por la misma comunidad: comenzar y terminar con el signo de la cruz, preparar lecturas con anticipación, crear un momento de silencio profundo hacia el final, y comer, tal cual, comer y conversar sobre la vida, sobre lo que ocurre en el país, el mundo y la iglesia igual como se hace en las comidas entre amigos, solo que esta vez con un explícito propósito de dar gracias al Señor. ¿Pudiera resultar?

En Chile estamos lejos de la situación descrita al principio. Ningún virus hace peligrar a los sacerdotes. Pero los eclesiásticos estamos haciendo peligrar a la iglesia. Esto, a la vez, hace pensar que en los próximos cincuenta o setenta años, si se mantiene la tendencia de disminución de vocaciones, habrá poquísimos ministros que  puedan celebrar la eucaristía.

Espero que el Papa Francisco pueda ayudar a reflotar el episcopado chileno y los católicos recuperen la confianza en sus autoridades. Igual así, creo conveniente ensayar nuevas modalidades de ser iglesia y de celebrar la fe. Las actuales, con o sin escándalos por los abusos del clero, difícilmente encausan el cristianismo de esta época.

Jorge Costadoat, S.J.

Anuncios


Deja un comentario

El Papa en Ostia (Roma). Comentario de Vatican Insider

El Papa en Ostia: no a la indiferencia y al silencio, que se abra la vía de la legalidad

Francisco celebró el “Corpus Domini” en el litoral romano como Pablo VI hace 50 años. A los ciudadanos: «Han sufrido, pero deshagan los nudos del miedo y la opresión»
ANSA

El Papa en Ostia

0
0
Pubblicato il 03/06/2018
Ultima modifica il 03/06/2018 alle ore 19:50
SALVATORE CERNUZIO
OSTIA

 

Derribar «los muros de la indiferencia y del silencio cómplice», arrancar «las rejas de los abusos y de las prepotencias», abrir «las vías de la justicia, del decoro y de la legalidad». En la Ostia de los clanes y de la violencia, de los arrestos y de las amenazas, de las investigaciones por la colaboración con las mafias, el Papa Francisco celebró la solemnidad del “Corpus Domini”retomando un gesto que hizo hace cincuenta años el beato Pablo VI, quien en octubre será proclamado santo, y rompiendo la “tradición” de los últimos 40 años, durante los que se celebró esta fiesta en San Juan de Letrán. Una ocasión para que Bergoglio estrechara a los ciudadanos de esta localidad que han vivido «situaciones dolorosas», según recordó al dirigir una invitación para «deshacer esos nudos» que nos tienen amarrados al «miedo y a la opresión» y a no quedarse «en la playa esperando que llegue algo, sino zarpar libres, valientes, unidos».

 

Metáforas claras con las que el Papa habló a esta ciudad del litoral romano (que hoy vivió fuertes medidas de seguridad), que, después de la misa en la plaza de la Parroquia de Santa Mónica, atravesó en procesión llevando por los barrios el Santísimo Sacramento hasta la parroquia de Nuestra Señora de Bonaria, un culto que tiene orígenes sardos y que también tiene raíces en Argentina.

 

Abrirse y zarpar, animó Francisco, «dejarse transportar por la ola de Jesús». Él, aseguró, «desea habitar entre ustedes. Quiere visitar las situaciones, entrar a las casas, ofrecer su misericordia liberadora, bendecir, consolar. Ustedes han vivido situaciones dolorosas; el Señor quiere estar cerca de ustedes».

 

Es el Evangelio mismo quien lo dice. La lectura de hoy narra la Última cena, en donde aparece en varias ocasiones el verbo “Preparar”. «Los discípulos van a preparar, pero el Señor ya había preparado», subrayó Francisco. Jesús «prepara para nosotros y también nos pide que preparemos. ¿Qué prepara para nosotros? Un sitio y un alimento. Un sitio, mucho más digno del gran “salón adornado” del Evangelio. Es nuestra casa espaciosa y vasta acá abajo: la Iglesia, en donde hay y debe haber sitio para todos».

 

Pero Cristo, dijo el Papa Francisco a los ciudadanos de Ostia, También ha recibido un sitio allá arriba, en el paraíso, para estar a su lado y entre nosotros «para siempre». Entonces, dos dones: «sitio» y «alimento», que son «lo que nos sirve para vivir». Son «la comida y el alojamiento definitivos». Y «ambos nos son dados en la Eucaristía», afirmó el Papa. Ella es «el pan del futuro, que ya ahora nos hace saborear un porvenir infinitamente más grande que cualquier expectativa». Es «el pan que quita el hambre de nuestras expectativas más grandes y alimenta nuestros sueños más bellos». Es «la prenda de la vida eterna»: no solo «una promesa», sino «una anticipación concreta de lo que nos será dado», o, mucho mejor, la «“reservación” del paraíso».

 

 

Francisco exhortó a nutrirse de este alimento: «en la vida tenemos constantemente necesidad de alimentarnos, y no solo de comida, sino también de proyectos y afectos, de deseos y de esperanzas. Tenemos hambre de ser amados. Pero las felicitaciones más agradables, los regalos más bellos y las tecnologías más avanzadas no bastan, no nos sacian nunca del todo. La Eucaristía es un alimento simple, como el pan, pero es el único que sacia, porque no hay amor más grande». Entonces, «elijamos este alimento de vida: ¡pongamos en primer lugar la Misa, volvamos a descubrir la adoración en nuestras comunidades!», animó el Papa.

 

Pero al mismo tiempo invitó a «preparar» un sitio a Jesús: Él «no prefiere lugares exclusivos o excluyentes», sino que busca «sitios no alcanzados por el amor, no tocados por la esperanza». «A esos lugares incómodos desea ir y nos pide que hagamos preparativos», afirmó Bergoglio. «¡Cuántas personas no tienen un sitio digno para vivir ni comida para comer! Pero todos conocemos a personas solas, que sufren, necesitadas: son tabernáculos abandonados». Debemos visitar estos lugares, exhortó el Papa, derramando en ellos el mismo «amor» que se recibe en la Eucaristía, que en la vida se traduce pasando del yo al tú». Por ello propuso una última invitación: a no permanecer «fura, distantes», sino a entrar a nuestras ciudades.

 

Por ello hay que preguntarnos: «Señor, ¿cuáles puertas quieres que te abra aquí? ¿Cuáles rejas nos llamas a abrir de par en par, cuáles cerrazones debemos superar?». Seguramente las de la «indiferencia», del «silencio cómplice», de los «abusos y de las prepotencias», dijo el Papa, para abrir, por el contrario, las puertas de «la justicia», del «decoro», de la «legalidad» y llevarle a todos «fraternidad, justicia y paz».


Deja un comentario

El Papa ha celebrado hoy en Ostia (Roma) la fiesta litúrgica del Corpus Christi.

Papa en Ostia Papa en Ostia  

El Papa en Ostia: Jesús quiere vivir entre nosotros, abrámosle las puertas

La Eucaristía, es el único alimento que sacia: allí encontramos a Jesús, compartimos su vida y sentimos su amor

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

Jesús prepara para nosotros “un lugar y un alimento”, es decir, el “alimento” Eucarístico, que es Él mismo, que además es “lugar” aquí abajo, -porque es el corazón palpitante de la Iglesia-; y lo es también arriba, en la eternidad. La Eucaristía, pues, es la única materia en la tierra que “sabe” a eternidad. Es la “reserva del Paraíso”, un anticipo concreto de lo que nos será dado. Así sintetizado, el Papa Francisco se refirió a la Eucaristía, en la Solemnidad del Corpus Christi, que se celebra hoy en Italia y en otras partes del mundo.

En esta ocasión el Sumo Pontífice peregrinó a Ostia, en la costa romana, para celebrar la Santa Misa en la Parroquia Santa Mónica, cuya primera piedra bendijo su amado predecesor, el Papa Pablo VI, en la celebración de la misma Solemnidad, 50 años atrás.

Jesús “prepara” para nosotros y pide que cooperemos

Centrándose en el Evangelio hodierno que narra la Última Cena, en el que se repite varias veces el verbo “preparar”, el Papa resaltó precisamente, que los preparativos están en el centro de la atención del evangelista:

“Los discípulos preguntan, por ejemplo: «Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?» (Mc 14,12). Jesús los envía a prepararla dándoles indicaciones precisas y ellos encuentran «una habitación grande, acondicionada y dispuesta» (v. 15). Los discípulos van a preparar, pero el Señor ya había preparado”.

El Santo Padre notó, pues, que algo similar ocurrió cuando Jesús se apareció por tercera vez a los discípulos en la orilla, y les preparó pan y pescado. También entonces el Maestro pidió a los discípulos que cooperen. Y resumió:

“Jesús, en definitiva, prepara para nosotros y nos pide que también nosotros preparemos. ¿Qué prepara para nosotros? Un lugar y un alimento”.

El lugar: la eternidad. El alimento: Él mismo

El lugar es la Iglesia, “donde hay y debe haber un lugar para todos”, redundó queridamente el Pontífice. Pero también, dijo, hay un lugar arriba, es decir, en el Paraíso, para estar con Él y entre nosotros, “para siempre”.

El alimento -señaló luego el Papa – , es el pan, que es Él mismo. “Estos dos dones, el lugar y el alimento, son lo que nos sirve para vivir. Son la comida y el alojamiento definitivos. Ambos se nos dan en la Eucaristía”.

La Eucaristía, ahondó el Obispo de Roma, “es el único pan que sabe a eternidad”:

Es “el pan del futuro, que ya nos hace pregustar un futuro infinitamente más grande que cualquier otra expectativa mejor”. Es el pan que “sacia nuestros deseos más grandes y alimenta nuestros sueños más hermosos”. Es “prenda de la vida eterna”, es decir, un “anticipo concreto de lo que nos será dado”. “La Eucaristía es la ‘reserva’ del Paraíso; es Jesús, viático de nuestro camino hacia la vida bienaventurada que no acabará nunca”, subrayó.

Seguidamente, el Romano Pontífice habló del “hambre” que tenemos, que no es sólo de comida, sino también de “proyectos y afectos, deseos y esperanzas”. “Tenemos hambre –dijo – de ser amados”. Y, la Eucaristía – advirtió positivamente el Papa – es el “único” alimento que sacia. Y esto porque “no hay amor más grande”, que aquel de Jesús.

“Pidamos la gracia de estar hambrientos de Dios, nunca saciados de recibir lo que él prepara para nosotros”, rezó.

“Preparemos” con el Señor

Volviendo sobre el Evangelio del día, el Papa recordó que, como a los primeros discípulos, también a nosotros Jesús nos pide “preparar”. Y como ellos, también nosotros le preguntamos: «Señor, ¿dónde quieres que vayamos a preparar?».

“Jesús no prefiere lugares exclusivos y excluyentes- respondió Francisco. Busca espacios que no han sido alcanzados por el amor, ni tocados por la esperanza. A esos lugares incómodos desea ir, y nos pide a nosotros realizar para Él los preparativos”.

El Señor quiere estar cerca: abrámosle las puertas

Pero el Sumo Pontífice notó algo más: los discípulos prepararon “después de haber llegado a la ciudad”. También hoy el Señor nos llama a preparar su llegada “entrando en nuestras ciudades”.

“Jesús –dijo – desea que sean derribados los muros de la indiferencia y del silencio cómplice, arrancadas las rejas de los abusos y las intimidaciones, abiertas las vías de la justicia, del decoro y la legalidad”.

Así como los discípulos, «después de cantar el himno, salieron» al finalizar la Misa, “también nosotros saldremos”, concluyó el Santo Padre. “Caminaremos con Jesús, que recorrerá las calles de esta ciudad. Él desea habitar en medio de vosotros”.

“Abrámosle las puertas y digámosle: Ven, Señor, a visitarnos-rezó. Te acogemos en nuestros corazones, en nuestras familias, en nuestra ciudad. Gracias porque nos preparas el alimento de vida y un lugar en tu Reino. Haz que seamos activos en la preparación, portadores gozosos de ti, que eres el camino, para llevar fraternidad, justicia y paz a nuestras calles. Amén”.

Procesión y Bendición Eucarística

Tras la Santa Misa el Papa Francisco presidió la procesión con el Santísimo, recorriendo una distancia de poco más de un quilómetro, pasando por algunas calles de la localidad de la costa romana.

La misma concluyó en el estacionamiento de via de la Martinica, en la Parroquia de Nuestra Señora de Bonaria, donde el Santo Padre expuso el Santísimo para la adoración de los fieles e impartió la bendición eucarística.

Escuche y descargue la homilía del Papa

Photogallery

Celebración del Corpus Christi en Ostia, 3 de junio de 2018


Deja un comentario

Religión y folklore en torno al Corpus Christi en el País Vasco.

De Hélette, Armendarits et Etcharry à Oñate, le Pays Basque célèbre Besta-Berri

La procession de Besta-Berri 2017 à Etcharry et les 10 ans de sacedoce de l’abbé Aldalur © AnneLC

Ce dimanche 3 juin, de nombreux villages bas-navarrais célébreront Besta-Berri ou Fête-Dieu, la plus prestigieuse cérémonie au Pays Basque, avec un mélange unique de profane et de sacré. La messe solennelle sera suivie de la procession avec la garde armée, souvent appelée « Napoléonienne » : à Armendarits, elle aura lieu à 15h30 et à Hélette, après la messe de 10 h 30 (dimanche 10 juin, « refête » après les vêpres chantées à 16 h, la messe ayant lieu à 10 h 30).

A Oñate en Guipuzkoa, la fête porte le nom de « Korpus » et s’étend depuis le vendredi 1er jusqu’au dimanche 3 juin, lorsque les ornements du baroque ornent les processions religieuses : au milieu des figures vivantes des Apôtres, de Saint Michel et du Christ, les danseurs du groupe Oñatz évolueront au son des castagnettes et du txistu. Avec mesure et élégance, ils égrèneront les danses qui sont restées liées à ce jour de la Fête-Dieu : Saint-Sébastien, banakoa, launakoa, zortzikoa et arku-dantza (la danse des arceaux), et pour finir la journée, l’aurresku et la soka-dantza. Entretemps, le samedi 2 juin à 10h30, les membres de la société d’études basques Eusko Ikaskuntza seront honorés par les jeunes danseurs d’Oñatz sur la place des Fueros (Foruen enparantza) avant de se réunir en assemblée générale au Théâtre Santa Ana où ils nommeront la mairie d’Oñate « membre d’honneur » de la société.

La Soule n’est pas de reste où ces festivités traditionnelles au Pays Basque revêtent une solennité particulière grâce à l’école Saint-Michel Garicoïts à Etcharry, par la ferveur de la cérémonie religieuse (le 3 juin à 10 h) et la richesse des costumes du défilé qui se déroulera pour la seconde année au château Oihenartia à Etcharry (à 11 h 30). C’est Mgr Alfonso de Galarreta, évêque auxiliaire de la Fraternité Sacerdotale Saint-Pie X, qui présidera la cérémonie religieuse (à 12h30, apéritif offert, suivi du repas paroissial, sur inscription, tél. 05 59 65 70 05).

Contrairement à une opinion inexacte mais largement répandue, malgré une certaine saveur « Empire » du fait de la présence des troupes napoléoniennes dans notre région, cette garde n’est pas le souvenir « folklorisé » de cette époque mais le vestige des milices franches armées librement par le Labourd et la Navarre, avant la Révolution de 1789. L’arme, alors, n’a plus du tout la même signification : défiler le fusil à l’épaule ou l’épée au côté une fois l’an témoigne du droit et des libertés (perdues) du pays et de ses habitants ! De nombreux villages ont conservé cette antique tradition de rendre de véritables honneurs militaires au Saint-Sacrement durant la procession de la Fête-Dieu.

Le rituel prévoit la présence de sapeurs armés de haches, d’un capitaine et d’une troupe de soldats, de lanciers et de coqs, des jeunes danseurs de l’école exécutant en une magnifique figure d’ensemble la traditionnelle « Ezpata-dantza ». Sans oublier le suisse à qui revient la responsabilité de l’ordre proprement liturgique. A Etcharry, les collégiens de l’école Saint-Michel Garicoïts, montés à cheval, ouvriront la procession ! Quant à l’animation musicale, elle est due à la fanfare paroissiale d’Etcharry, très appréciée. Rappelons que cette école dont les effectifs croissent d’année en année avait été fondée à Domezain, il y a plus de trente ans, du temps du terrible et très charismatique abbé Goyhenetche, curé de ce village souletin qui avait ainsi permis l’installation de la Fraternité Sacerdotale Saint Pie X au Pays Basque, il y a plus d’un quart de siècle, avant qu’elle ne déménage, il y a deux ans, de Domezain (où l’école était à l’étroit et où ce sont les religieuses qui ont pris sa place) dans le village voisin d’Etcharry ! Depuis lors, la relève avait été assurée jusqu’à il y a peu par le jeune, dynamique et très apprécié abbé Aldalur, originaire de Béhobie. L’année dernière, Besta-Berri avait d’ailleurs fourni l’occasion de fêter ses dix ans de sacerdoce avant qu’il ne se retire au couvent des Capucins Saint-Antoine d’Aurenque où il est devenu le Père Benoît Régis en la solennité du Christ-Roi, dimanche 29 octobre dernier. Il est actuellement remplacé par (le non moins jeune) abbé Gonzague Peignot.


Deja un comentario

El Papa celebrará la fiesta del Corpus el domingo fuera de Roma

Corpus Domini Eucaristía Corpus Domini Eucaristía   (Vatican Media)

Corpus Christi con el Papa el domingo en las afueras de Roma

La solemnidad de Corpus Christi este año el Papa Francisco la celebrará en la localidad de Ostia el domingo 3 de junio.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El papa Francisco celebrará la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, el “Corpus”, el 3 de junio en Ostia, en las afueras de Roma, y no en la Basílica de San Juan de Letrán, como ha sido tradición en los últimos 40 años. Francisco presidirá la Santa Misa a las 18.00 (hora local en Italia) en la plaza de la iglesia de Santa Mónica de Ostia y después presidirá la procesión del Santísimo Sacramento. Vatican News transmitirá la radio crónica con comentario en español de este evento a través del canal de YouTube.

“Se rompe una tradición, pero comienza otra” – subraya el obispo auxiliar de la diócesis de Roma para el sector sur, Paolo Lojudice, recordando que – “hasta 1978, con Pablo VI se identificaba la celebración del Corpus Christi en diferentes áreas de la ciudad”.

“En 1968, el propio Papa Montini celebró el Corpus Christi en Ostia” asegura Lojudice, puntualizando que es algo que “forma parte de la lógica pastoral del Papa Francisco”, en su “magisterio de los signos”, que quiere llevar a la Iglesia hacia fuera, a las calles, a las periferias, a la proximidad de los ambientes y las situaciones más delicadas”.

“El próximo domingo es una gran oportunidad para toda la localidad – añade el prelado – no es una visita a una parroquia, sino a una comunidad entera”. Las cifras confirman esto: participarán cerca de 850 niños de la Comunión, a quienes se les ha pedido usar la clásica túnica blanca; 150 los niños de los oratorios, que serán identificados por una camiseta amarilla; 350 jóvenes de la Confirmación, con camiseta roja.

Además, en preparación al Corpus Domini, las ocho parroquias de Ostia organizaron una vigilia de oración, que tuvo lugar el 30 de mayo en la playa de Idroscalo.


Deja un comentario

Festividad del Corpus Christi. Homilía por J.A. Jáuregui S.J.

 

 

CORPUS CHRISTI

 

La solemnidad del Corpus Christi es la fiesta de la Eucaristía. Celebra el don del sacramento del altar en cierto contraste con el Jueves Santo, donde la institución de la Eucaristía queda algo eclipsada por la sombra de la cruz.

Ningún otro aspecto del pensamiento teológico de san Juan ha provocado diferencias tan tajantes como toda la cuestión del sacramentalismo. La escuela kerigmática privilegió de tal forma el ministerio de la Palabra que eliminó como espureas las mediaciones materiales, en concreto, todos los textos que hacen referencia a los sacramentos. Todas las alusiones al Bautismo y a la Eucaristía serían, según esos autores, interpolaciones de un redactor eclesiástico, es decir, una especie de  “Nihil obstat” sellado por la gran Iglesia para aceptar como canónico el evangelio presuntamente sectario de Juan. Pero el rodaje de la investigación promovida por esta posición apriorística ante el cuarto evangelio ha demostrado que el mensaje cristiano no es una quintaesencia dirigida a las almas de la facción más espiritualizante de la Iglesia, sino un mensaje dirigido a la salvación de los hombres en su totalidad compuesta de alma y cuerpo.

Este mensaje encaja perfectamente con el proyecto creador de Dios enunciado en el Génesis (1,26): “Hagamos al hombre a nuestra imagen”. Y la imagen de Dios no es el alma sino el hombre con cuerpo y alma. San Juan en el pórtico de su evangelio proclama que el Verbo de Dios se hizo carne y puso su tienda entre nosotros, recalcando así la parte más material del hombre.

El secreto profundo, la novedad más original del Cristianismo respecto de todo su entorno cultural, no es una doctrina espiritual más pura que todas las demás religiones. El Cristianismo es muy terrenal, dice una gran referencia al cosmos, es “carnal”.

A partir de aquí podemos entender, evitando extremos carnalistas cuidadosamente matizados por el evangelista, lo que es propiamente la Eucaristía, el regalo que Jesús nos dejó en este sacramento. No se trata tanto de una interiorización, de un ensimismamiento ante la experiencia sublime de la inhabitación de Jesús en lo más íntimo de nuestro ser. Un aspecto, por cierto, sumamente enriquecedor que no se debe desdeñar. Pero no abarca toda la intención fundadora del Señor. Para obrar la salvación Dios podría haber tocado solamente el alma del hombre y atraer hacia Sí a cada individuo. Una concepción de la religiosidad cristiana profundamente arraigada en personas muy buenas y auténticas marcadas por el sello de una formación religiosa reformista, luterana, que no necesita de la mediación eclesial para elevarse a Dios y sentirlo en su interior, pero que trajo consigo, como confesó Käsemann en la crítica de su maestro Rudolf Bultmann, consecuencias funestas en la Europa del tercer Reich. El evangelio de Juan, en su conjunto, nos dice que Dios ha querido atraerse a los hombres de una manera corporal, real, mundiforme y no solo espiritual. Los sacramentos son signos de que podemos ver, oír y tocar el agua del bautismo, el óleo de la unción, el pan y el vino de la eucaristía.

El sacramento es un puente lanzado a la realidad de Dios. Es un signo visible de la presencia real de Dios en nuestro mundo concreto y real. Lo más íntimo del Cristianismo no consiste en una espiritualización mundífuga, sino en una integración sublime de todo el mundo real y de todo hombre viviente que lleva consigo un fuerte compromiso de solidaridad universal.

Este es el misterio de nuestra fe que acogemos primero con un silencio estremecido y proclamamos a continuación después de la consagración cada vez que celebramos la Eucaristía. Este misterio nos habla de un Dios que es amor infinito a la vida humana, a la realidad terrena. De no ser así, no se habría hecho hombre.

Esto recordamos en cada Eucaristía que celebramos. Recordamos al hombre Jesús de Nazaret. Pensamos en el modo como salio al encuentro de los hombres para prometerles incansablemente fuerza y esperanza. Y vemos cómo hizo realidad en sí mismo el mensaje que predicó y el amor del que habló. La Eucaristía es para nosotros una señal de que el amor que él predicó mostró su virtud en él mismo: La muerte no lo pudo retener”.

         Esta es la alegría de la fiesta del Corpus Christi. Ninguna religión ha pensado tan profundamente sobre el hombre entero como el Cristianismo. En un trozo de pan, en una material celebramos la presencia de Dios en medio de nosotros y nos unimos con El de una insignificante realidad manera corporal y real. El Corpus es la fiesta de la naturaleza redimida.

Bilbao, 3 de junio de 2018-05-25

José Antonio Jáuregui S.j.