Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Preferencias apostólicas de los jesuitas para los próximos años aprobadas por el Papa

Francisco: preferencias apostólicas de los jesuitas en armonía con las prioridades de la Iglesia

Promover el discernimiento y los ejercicios espirituales. Caminar con los excluidos. Acompañar a los jóvenes en su camino. Para cuidar de la casa común. Estas son las preferencias apostólicas universales de la Compañía de Jesús para la próxima década 2019-2029

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

Las preferencias apostólicas universales elegidas “están en sintonía con las prioridades apostólicas actuales de la Iglesia expresadas a través del magisterio ordinario del Papa, de los Sínodos y de las Conferencias Episcopales, especialmente de la exhortación Evangelii Gaudium“. Esto es lo que el Papa Francisco enfatiza en una carta dirigida al Padre Arturo Sosa,  Prepósito General de la Compañía de Jesús. Lo que se emprendió, añade el Pontífice, fue un “discernimiento dinámico”, no un proceso de “biblioteca o laboratorio”. La primera preferencia, escribe el Papa en su carta, es fundamental porque presupone como “condición primera la relación del jesuita con el Señor, la vida personal y comunitaria de oración y discernimiento”. (Escuche la entrevista con el Padre Arturo Sosa)

Las preferencias apostólicas son horizontes

Las preferencias apostólicas son el resultado de un proceso de discernimiento que duró casi dos años. Representan “cuatro áreas vitales” para el mundo de hoy. Como recordó recientemente el P. Sosa, inspiran a los jesuitas “en su discernimiento y planificación apostólica”. Son puntos de referencia, horizontes y orientaciones para toda la Sociedad. Destacan cómo los jesuitas pueden “utilizar mejor los medios de que disponen para servir a la misión reconciliadora de Cristo en el mundo”. Son la respuesta de la Sociedad a las necesidades de la Iglesia. En una sociedad marcada por cambios profundos, las preferencias se establecen “a través del análisis sociopolítico, la reflexión teológica y pastoral y el discernimiento”. Para los próximos 10 años, se han elegido 4 preferencias, confirmadas por el Papa Francisco.

Promover el discernimiento y los ejercicios espirituales

El discernimiento, dijo el Padre Sosa en los últimos días ilustrando las 4 preferencias apostólicas, es una necesidad para la Iglesia. Los ejercicios espirituales, añadió, son un camino preferencial para los jesuitas.

Por medio del discernimiento, nos ponemos en contacto con nuestro ser más profundo,  es el espacio donde Dios nos habla. El discernimiento no solo es necesario cuando se deben resolver problemas serios, es un instrumento de lucha para seguir mejor al Señor día a día y hora a hora.

Caminar con los excluidos

Caminar con los descartados, dijo el Padre Sosa, significa acercarse al mundo de los pobres, ir a los suburbios, ir al encuentro de la gente. “Queremos tomar un camino, añadió, para promover la justicia social. “Queremos promover el cambio en las estructuras económicas, políticas y sociales que causan injusticia. “Queremos eliminar el flagelo del abuso de la vida de la Iglesia y de la sociedad. Un drama, recordó el Padre Sosa, que se declina en varias formas, incluyendo el abuso sexual y el abuso de poder.

Acompañar a los jóvenes

Caminar con los jóvenes también significa mirar el mundo desde su perspectiva. Los jóvenes, subrayó el preboste general de los jesuitas, pueden ayudar a comprender los cambios en la sociedad, a comprender el sentido de una nueva cultura. Por lo tanto, debemos “abrir espacios para los jóvenes, para su creatividad”. El Padre Sosa también indicó otra prioridad: debemos aprender de los jóvenes.

Preferencias Apostólicas Universales: sentir la llamada de Dios

Cuidar la casa común

La cuarta preferencia se refiere a la casa común. Debemos tratar, dijo el Padre Sosa, de participar en acciones urgentes que puedan frenar y detener el deterioro del medio ambiente. También hay que buscar fórmulas alternativas. Para responder a estas preferencias, dijo el jefe de los jesuitas, un gran desafío es el de la colaboración. La colaboración es, concluyó, un punto fuerte de nuestra acción.

Anuncios


Deja un comentario

Vaticano: la formación de los sacerdotes a examen.

El Papa discute sobre formación de sacerdotes con los encargados de los dicasterios

En la reunión se habló sobre el documento “El don de la vocación presbiterial” y se insistió en la preparación «humana integral» y no solo en la preparación académica. La importancia del discernimiento
AFP

La reunión “interdicasterial”

71
0
Pubblicato il 13/11/2017
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Formación «humana integral» y atención al discernimiento. Se habló sobre vocaciones, formación en los seminarios y permanente del clero a las 9.30 de hoy, 13 de noviembre de 2017, en la Sala Boloña del Palacio Apostólico, en donde el Papa Francisco presidió una reunión entre los encargados de los dicasterios de la Curia romana. Es la llamada reunión “interdicasterial”, que se lleva a cabo por lo menos dos veces al año, con los cardenales, obispos y prelados que guían las Congregaciones y Pontificios Consejos.

 

El tema del día fue la formación de los nuevos sacerdotes, a partir de la “Ratio fundamentalis Institutionis Sacerdotalis”, el documento guía publicado por la Congregación del Clero en diciembre de 2016. Un texto que toma en cuenta el magisterio del Pontífice e insiste, precisamente, en la importancia de la formación humana integral y no solo la de la formación acacdémica. En las tres fases de la pastoral vocacional, de la formación de los seminaristas y de la permanente dirigida a quien ya es sacerdote, es importante «ser discípulos misioneros y pastores». El discipulado y la misión involucran a todos los bautizados, mientras ser pastores es específico del sacerdocio. Es importante, se subrayó, la formación humana integral y, por ende, también la formación afectiva para formar pastores capaces de vivir en medio de la gente y de compartir esperanzas, alegrías y heridas.

 

El documento, siguiendo el magisterio de Francisco (y en particular de la gran responsabilidad que la exhortación “Amoris laetitia” pone sobre los hombros de los sacerdotes, especialmente a la hora de acompañar las cada vez más frecuentes situaciones matrimoniales difíciles), insiste en la importancia del discernimiento y de la formación al discernimiento. Hace falta, efectivamente, una preparación adecuada a este acompañamiento hacia las personas casadas y los formadores de los futuros sacerdotes deben verificar si los seminaristas son capaces de asumir estas responsabilidades, que no prevén nunca soluciones de manuales o instrucciones, sino que exigen compromiso, compartir, capacidad para ensimismarse en las situaciones tan diferentes entre sí.

 

Se lee en el párrafo 120 del documento que discutieron hoy el Papa y sus colaboradores: «La llamada a ser pastores del pueblo de Dios exige una formación que convierta a los futuros sacerdotes en expertos en el arte del discernimiento pastoral, es decir capaces de una escucha de las situaciones realies y de un buen juicio en las decisiones y elecciones. Para llevar a cabo el discernimiento pastoral hay que poner en el centro el estilo evangélico de la escucha, que libera al pastor de la tentación de la abstracción, del protagonismo, de la excesiva seguridad en sí mismo y de esa frialdad que lo convertirían en un “contador” del espíritu, en lugar de un “buen samaritano”».