Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Rumanía. Fuerte emoción en la visita del Papa Francisco.

Papa Francisco Rumania viaje apostólico alegría genteEl Papa Francisco en Rumania  (Vatican Media)

La alegría de la gente por la visita del Papa a Rumania

El eco del viaje apostólico del Papa Francisco a Rumania ha sido fuerte entre la gente, no sólo para los católicos. Incluso las personas no practicantes se quedaron emocionadas. Este y otros aspectos de la visita a Rumania en la entrevista con Mons. Claudiu Pop, obispo curial de la archieparquía mayor de la Iglesia greco-católica de Rumania en Blaj y jefe de los medios de comunicación de la Conferencia Episcopal Rumana.

Debora Donnini – Bucarest

Los católicos de Rumania vivieron tres días intensos con la presencia del Papa Francisco en varias zonas del país. De Bucarest a Sumuleu Ciuc, de Iasi a Blaj, el Papa visitó las diferentes comunidades católicas, rezó con ellas, se encontró también con el Patriarca ortodoxo Daniel, el Sínodo permanente y en la nueva Catedral ortodoxa rezó la Oración del Padre Nuestro. Momentos inolvidables para un país que por segunda vez recibe la visita de un Pontífice. Volvemos a recorrer algunas de las etapas viaje del Papa en Rumania con Mons. Claudiu Pop, Obispo curial de la Archieparquía Mayor de la Iglesia Griego-Católica de Rumania en Blaj y jefe de los medios de comunicación de la Conferencia Episcopal de Rumania:

R. – En una Rumania que todavía lucha por superar varias contradicciones sociales, por curar heridas, el Papa nos trae un soplo de aire fresco, no sólo a nosotros, sino también a la gente sencilla. Esta mañana, al último minuto, alguien me llamó y me dijo que había un niño ortodoxo que se mueve con dificultad, que fue operado de las piernas y que usa muletas. Viajó 400 kilómetros para ver al Papa y finalmente se encontró con él. ¡Creo que fue una alegría inesperada para este niño, para su familia! El Papa que se encuentra con este niño, el Papa que va a encontrarse con los romaníes aquí, fue una inmensa alegría para nosotros. Pero una alegría -diría aún más- ver a personas que no conocían tanto de la Iglesia, que no estaban cerca -al menos vistos desde fuera- de Dios, acercarse al Señor viendo el ejemplo del Santo Padre.

¿Qué significa la beatificación de estos siete obispos mártires en el contexto actual de Rumania?

R. – Desde cierto punto de vista, es una verdad que emerge a través de la visita del Santo Padre. Al venir a Blaj para beatificar a estos mártires, el Papa pone de relieve esta verdad, pero por otra parte, a través de la manera tan especial que tiene el Papa Francisco de hablar de la verdad, de explicar las cosas, nosotros también redescubrimos un verdadero sentido del martirio: en los libros que relatan la vida de los mártires o en sus autobiografías, no hay rastro de resentimiento.

Todo el viaje tuvo una fuerte impronta mariana. Esta llamada a la Virgen, muy querida por los ortodoxos y también por los católicos, explícitamente mencionada en las reuniones del sábado en Sumuleu Ciuc e Iasi, ¿Es importante para animar a caminar juntos y así tejer el bien del país?

R. – La Iglesia Ortodoxa y la Iglesia Católica se sienten muy apegadas a la imagen de María. Es como tener un punto fijo y nosotros, como puntos distantes, cuanto más nos acercamos a ese punto fijo, más nos acercamos entre nosotros. Para mí estos tiempos son tiempos de María. Creo que el verdadero punto es dejar de lado el pasado, perdonar: un perdón en la verdad, no se puede negar el pasado. Y el Papa Francisco nos enseña tantas maneras, como Juan Pablo II, de pedir perdón. Por ejemplo, ante los romaníes pidió perdón. Dijo que a menudo también los católicos, los cristianos, también han participado en estas discriminaciones: “Pido perdón”.

El diálogo con los ortodoxos. ¿Qué fue lo que más le llamó la atención de los encuentros con el Patriarca Daniel, con los fieles ortodoxos?

Aquí hay una cierta sensibilidad hacia Roma, hay algo que mueve el corazón -ortodoxos, católicos- también el Papa que viene de Roma es recibido con una innata atención y simpatía. Se notó por la respuesta de los fieles cuando el Santo Padre, junto con el Patriarca, hizo el saludo: “Cristo ha resucitado (Christos a inviat)”. Todos respondieron con fuerza en este encuentro.

¿Cómo continuar con los lazos pastorales con los romaníes después de este encuentro con Francisco?

En cuanto a la Iglesia greco-católica, diría que no faltaron estos encuentros, nuestros obispos estuvieron presentes en sus comunidades. Ioan Suciu, uno de los obispos mártires, no iba como obispo para estar con ellos. Todos se conmovían. Había gente llorando mientras el Papa hablaba. Los niños estaban a los pies de Francisco. Fue un gran honor para ellos. Y quizás también una llamada a redescubrir sus tradiciones y a formar parte de la sociedad de una manera activa.

Una de las exhortaciones de Francisco fue, por una parte, redescubrir las raíces y, por otra, subrayar que la peregrinación significa sentirse impulsados a proceder pidiendo al Señor la gracia de transformar los viejos rencores en nuevas oportunidades de comunión. ¿Esta es quizás también una clave para el rico mosaico que constituye Rumanía?

Creo que sí. Con su actitud, con su lenguaje nos traduce el mensaje del Señor y nos exhorta a redescubrir la importancia de cada uno de nosotros, de cada pedacito del mosaico.

Como obispo de la Iglesia greco-católica, ¿con qué emoción experimentó la beatificación de estos 7 obispos?

Estoy lleno de gozo en el Señor. Mucha gente no creía que eso fuera posible. Como obispo me quedé sin palabras porque las palabras ya no pueden expresar la alegría del corazón. Para mí, saber que he participado en la beatificación de los obispos mis predecesores es sin duda una alegría, pero también una fuerte llamada a la responsabilidad.


Deja un comentario

El Papa hoy en Loreto en la fiesta litúrgica de la anunciación.

Papa: Loreto, un lugar para sacar fuerzas y esperanza

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

Lugar de peregrinación

El Papa Francisco dirigió un discurso a las autoridades eclesiásticas, frailes capuchinos, autoridades civiles y fieles presentes en el Santuario de Loreto. El Papa firma en este lugar la Exhortación Apostólica “Christus vivit – Cristo vive”, fruto del sínodo dedicado a los jóvenes.

El Papa Francisco agradeció la bienvenida a Mons. Fabio Dal Cin, a los frailes capuchinos, las autoridades y todos los fieles. Subrayó que el santuario posee una identidad particular, es un “lugar privilegiado para contemplar el misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. Aquí, de hecho, se conservan los muros que, según la tradición, proceden de Nazaret, donde la Santísima Virgen dijo su “sí”, convirtiéndose en la madre de Jesús”.

Francisco, afirmó que viene como peregrino a este lugar, al igual que otros muchos, así lo afirma: “Yo también estoy entre ellos hoy, y doy gracias a Dios que me lo ha concedido precisamente en la fiesta de la Anunciación”.

La Casa Santa, un lugar para silencio, oración y para los jóvenes

En su discurso, el Papa describió la Casa Santa como “oasis de silencio y piedad, muchos vienen, de Italia y de todas partes del mundo, para sacar fuerzas y esperanza. Pienso en particular en los jóvenes, las familias y los enfermos.

La Santa Casa es el hogar de los jóvenes, porque aquí la Virgen María, la joven llena de gracia, sigue hablando a las nuevas generaciones, acompañando a cada uno en la búsqueda de su propia vocación. Por eso he querido firmar aquí la Exhortación Apostólica “Christus vivit – Cristo vive” , fruto del Sínodo dedicado a los jóvenes.

Anunciación: escucha, discernimiento, decisión

Para el Papa, en la Anunciación aparece la dinámica de la vocación, que se muestra en los tres momentos que marcaron el sínodo: el primero es la escucha. “La llamada a la fe y a un camino coherente de vida cristiana o de especial consagración es una discreta, pero fuerte irrupción de Dios en la vida de un joven, para ofrecerle su amor como don. Necesitamos estar preparados y dispuestos a escuchar y acoger la voz de Dios, que no se reconoce en el ruido y la agitación”.

El segundo momento de toda vocación es el discernimiento.  El Papa afirma que “Esta es la actitud propia del discípulo: toda colaboración humana en la iniciativa gratuita de Dios debe estar inspirada en la profundización de las propias capacidades y actitudes, unida a la conciencia de que es siempre Dios quien da, quien actúa; así también la pobreza y la pequeñez de aquellos a quienes el Señor llama a seguirlo en el camino del Evangelio se transforma en la riqueza de la manifestación del Señor y en la fuerza del Omnipotente”.

El Papa Francisco afirma que la decisión es el tercer paso que caracteriza toda vocación cristiana: “Es el “sí” de la plena confianza y de la total disponibilidad a la voluntad de Dios. María es el modelo de toda vocación y la inspiradora de toda pastoral vocacional”.

Loreto, lugar al servicio de la pastoral vocacional

El Papa insiste en la identidad de este lugar: “Pienso en Loreto como un lugar privilegiado donde los jóvenes pueden venir en busca de su vocación, a la escuela de María! Un polo espiritual al servicio de la pastoral vocacional. Espero, por tanto, que el Centro “Juan Pablo II” sea relanzado al servicio de la Iglesia en Italia y a nivel internacional”.

Francisco subraya la importancia de este lugar como lugar de encuentro: “El Santuario de la Santa Casa de Loreto, también por su situación geográfica en el centro de la península, se presta a convertirse, para la Iglesia que se encuentra en Italia, en un lugar de propuesta para la continuación de los encuentros mundiales de jóvenes y de la familia”.

Loreto al servicio de la familia y de los enfermos

El Santo Padre, afirma que “La Casa de María es también el hogar de la familia. En la delicada situación del mundo de hoy, la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer asume una importancia y una misión esenciales”.

Y prosiguió: “El hogar y la familia son el primer cuidado de la persona enferma para amarla, apoyarla, animarla y cuidarla. Por eso el santuario de la Santa Casa es el símbolo de todo hogar acogedor y santuario para los enfermos”.

Finalmente, el Papa remarcó la vocación Mariana del Santuario: llevar el Evangelio de la paz y de la vida a nuestros contemporáneos, a menudo distraídos, tomados por intereses terrenales o inmersos en una atmósfera de aridez espiritual. Necesitamos gente sencilla y sabia, humilde y valiente, pobre y generosa. En definitiva, personas que, en la escuela de María, aceptan el Evangelio sin reservas en su vida.

El Papa se despidió invocando a la Virgen María: “Que María, la fuente de todo consuelo, traiga ayuda y consuelo a todos los que se encuentran en la prueba”. Seguidamente rezó con la comunidad el Ángelus.

25 marzo 2019, 11:15


Deja un comentario

Hoy, 19 de marzo, fiesta de San José.

2014-06-21 papa Francesco e statua san GiuseppeEl Papa Francisco ante una estatua de San José 

San José según el Papa: El hombre de los sueños, no un soñador

“Cuando tengo un problema, lo pongo debajo de la imagen de San José para que lo arregle”. Así lo confió el mismo Santo Padre el 16 de enero del año 2015 cuando se encontraba en Manila, Filipinas. En aquella oportunidad – en la que en el ámbito de su Viaje Apostólico se había encontrado en el Palacio de Deportes de Manila con las familias – les hizo una confidencia al referirse a este Santo, Patrono de la Iglesia Universal

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

En el día en que la Iglesia recuerda la figura de San José, junto al VI aniversario del inicio del Ministerio Petrino de Su Santidad Francisco, vamos a recordar la gran devoción que el Papa le tiene, partiendo de ese episodio, en que saliéndose de su discurso, en inglés, habló en nuestro idioma para comentar:

“ Cuando tengo un problema, una dificultad, yo escribo un papelito y lo pongo debajo de San José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por ese problema… ”

“Yo también quisiera decirles una cosa muy personal. Yo quiero mucho a San José. Porque es un hombre fuerte y de silencio. Y tengo en mi escritorio una imagen de San José durmiendo. Y durmiendo cuida a la Iglesia. Sí, puede hacerlo. Nosotros no. Y cuando tengo un problema, una dificultad, yo escribo un papelito y lo pongo debajo de San José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por ese problema”…

“ Al igual que San José, una vez que hemos oído la voz de Dios, debemos despertar, levantarnos y actuar ”

“Al igual que San José, una vez que hemos oído la voz de Dios, debemos despertar, levantarnos y actuar. En la familia hay que levantarse y actuar. La fe no nos aleja del mundo, sino que nos introduce más profundamente en él. Es muy importante”…

“ A San José el regalo de la Sagrada Familia le fue encomendado para que lo llevara adelante ”

El Papa Bergoglio prosiguió diciendo: “Del mismo modo que el don de la Sagrada Familia fue confiado a San José, así a nosotros se nos ha confiado el don de la familia y su lugar en el plan de Dios. Lo mismo que con San José. A San José el regalo de la Sagrada Familia le fue encomendado para que lo llevara adelante. A cada uno de ustedes, y de nosotros, porque yo también soy hijo de una familia, nos entregan el plan de Dios para llevarlo adelante. El ángel del Señor le reveló a José los peligros que amenazaban a Jesús y María, obligándolos a huir a Egipto y luego a instalarse en Nazaret”…

“ José escuchó al ángel del Señor, y respondió a la llamada de Dios a cuidar de Jesús y María ”

“Y (debemos) pedirle a San José, que es amigo del ángel, que nos mande la inspiración de saber cuándo podemos decir ‘sí’, y cuándo debemos decir ‘no’. Las dificultades de las familias son muchas”…

“ José llegó a ser una bendición, no sólo para la Sagrada Familia, sino para toda la humanidad ”

“José escuchó al ángel del Señor, y respondió a la llamada de Dios a cuidar de Jesús y María. De esta manera, cumplió su papel en el plan de Dios, y llegó a ser una bendición, no sólo para la Sagrada Familia, sino para toda la humanidad. Con María, José sirvió de modelo para el niño Jesús, mientras crecía en sabiduría, edad y gracia”.

“ San José: el hombre de los sueños, con los pies en la tierra ”

En cambio el 18 de diciembre del año pasado, en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el Papa Francisco se refirió a San José como “el hombre de los sueños, con los pies en la tierra”. Y a partir de ambas expresiones habló de las características de este gran Santo.

“ San José: un hombre justo, respetuoso de la ley, un trabajador, humilde, enamorado de María ”

Comenzó recordando que gracias a las Sagradas Escrituras lo conocemos como “un hombre justo, respetuoso de la ley, un trabajador, humilde, enamorado de María”. Quien, además, en un primer momento, ante lo incomprensible, “prefiere hacerse a un lado”. Pero después “Dios le revela su misión”. Y así José la acepta, abraza su papel y acompaña el crecimiento del Hijo de Dios “en silencio, sin juzgar y sin hablar de más, en una palabra sin chismorrear”.

Del sueño el Papa decía que es un lugar “privilegiado” para buscar la verdad, porque allí no nos defendemos de la verdad. Además de que también Dios habla en los sueños, si bien no siempre, pero Dios – decía Francisco – muchas veces eligió hablar en los sueños, tal como se lee en la Biblia. Y así lo hizo con José que era el hombre de los sueños, pero no era un soñador. “No era fantasioso”.

Por esta razón  el Santo Padre pedía que no perdamos “la capacidad de soñar”, esa que tuvo San José, esa capacidad que nos permite abrirnos al mañana “con confianza”, a pesar de las dificultades que pueden surgir.

No perder la capacidad de soñar el futuro

Cada uno de nosotros: soñar sobre nuestra familia, sobre nuestros hijos, sobre nuestros padres. Mirar como yo quisiera que anduviera su vida. También los sacerdotes: soñar sobre nuestros fieles, qué queremos para ellos. Soñar como sueñan los jóvenes, que son “descarados” en el soñar, y allí encuentran un camino. No perder la capacidad de soñar, porque soñar es abrir las puertas al futuro. Ser fecundos en el futuro.

Escuche el informe

 

18 marzo 2019, 13:18