Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Mexico: el Papa a los presos en Ciudad Juárez

Trabajen para que esta sociedad usa y tira no siga cobrando víctimas, el Papa a los detenidos en Ciudad Juárez

2016-02-17 Radio Vaticana

(RV).- Después más de dos horas de vuelo desde Ciudad de México, el Papa Francisco llegó al extremo norte de país, para visitar a los detenidos del Centro de Readaptación Social Estatal N. 3, CeReSo N. 3, de Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, a orillas del río Bravo. Francisco quiso llegar allí, al límite fronterizo con los Estados Unidos, donde los migrantes tratan de salir del país en busca de una vida mejor, para saludar a los excluidos de la sociedad y celebrar con ellos el Jubileo de la Misericordia.

“Celebrar el Jubileo de la Misericordia con ustedes – dijo el Papa dirigiéndose a los 700 detenidos presentes – es recordar el camino urgente que debemos tomar para romper los círculos de la violencia y de la delincuencia”. Francisco insistió en que los que los problemas no se resuelven aislando, apartando o encarcelando: “Nos hemos olvidado – insistió – de concentrarnos en lo que debe ser nuestra verdadera preocupación: “la vida de las personas” y de sus familias.

Es la misericordia divina, puntualizó el Pontífice, que nos recuerda  “que las cárceles son unsíntoma de cómo está la sociedad, de los silencios y omisiones que provocan la cultura del descarte”; la que nos recuerda que la reinserción no comienza entre paredes sino afuera, en las calles de la ciudad, con la creación de un sistema de “salud social” que no enferme a la sociedad sino que ayude a prevenir el deterioro del tejido social y beneficie una mejor convivencia. “En la capacidad que tenga una sociedad de incluir a sus pobres, sus enfermos o sus presos – afirmó – está la posibilidad de que ellos puedan sanar sus heridas y ser constructores de una buena convivencia”.

El Santo Padre alentó a los detenidos del Centros de Readaptación a “escribir una nueva historia hacia adelante”, a luchar desde ‘aquí adentro’ “para revertir las situaciones que generan más exclusión” contando su experiencia, para frenar “el círculo de la violencia y la exclusión”, a trabajar para que “esta sociedad usa y tira no siga cobrándose víctimas”.

(MCM-RV)

DISCURSO DEL PAPA

«Queridos hermanos y hermanas:

Estoy concluyendo mi visita a México y no quería irme sin venir a saludarlos, sin celebrar el Jubileo de la Misericordia con ustedes. Agradezco de corazón las palabras de saludo que me han dirigido, en las que manifiestan tantas esperanzas y aspiraciones, como también tantos dolores, temores e interrogantes.

En el viaje a África, en la ciudad de Bangui, pude abrir la primera puerta de la misericordia para el mundo entero, de este Jubileo porque la primera puerta de la Misericordia la abrió nuestro padre Dios con su hijo Jesús. Hoy, junto a ustedes y con ustedes, quiero reafirmar una vez más la confianza a la que Jesús nos impulsa: la misericordia que abraza a todos y en todos los rincones de la tierra. No hay espacio donde su misericordia no pueda llegar, no hay espacio ni persona a la que no pueda tocar.

Celebrar el Jubileo de la misericordia con ustedes es recordar el camino urgente que debemos tomar para romper los círculos de la violencia y de la delincuencia. Ya tenemos varias décadas perdidas pensando y creyendo que todo se resuelve aislando, apartando, encarcelando, sacándonos los problemas de encima, creyendo que esas medidas solucionan verdaderamente los problemas. Nos hemos olvidado de concentrarnos en lo que realmente debe ser nuestra  verdadera preocupación: la vida de las personas; sus vidas, las de sus familias, la de aquellos que también han sufrido a causa de este círculo de violencia.

La misericordia divina nos recuerda que las cárceles son un síntoma de cómo estamos en sociedad, son un síntoma en muchos casos de silencios y de omisiones que han provocado una cultura del descarte. Son un síntoma de una cultura que ha dejado de apostar por la vida; de una sociedad que poco a poco  ha ido abandonando a sus hijos. La misericordia nos recuerda que la reinserción no comienza acá en estas paredes; sino que comienza antes, comienza «afuera», en las calles de la ciudad. La reinserción o rehabilitación, como le llamen, comienza creando un sistema que podríamos llamarlo de salud social, es decir, una sociedad que busque no enfermar contaminando las relaciones en el barrio, en las escuelas, en las plazas, en las calles, en los hogares, en todo el espectro social. Un sistema de salud social que procure generar una cultura que actúe y busque prevenir aquellas situaciones, aquellos caminos que terminan lastimando y deteriorando el tejido social.

A veces pareciera que las cárceles se proponen incapacitar a las personas a seguir cometiendo delitos más que promover los procesos de reinserción que permitan atender los problemas sociales, psicológicos y familiares que llevaron a una persona a determinada actitud. El problema de la seguridad no se agota solamente encarcelando, sino que es un llamado a intervenir afrontando las causas estructurales y culturales de la inseguridad, que afectan a todo el entramado social. La preocupación de Jesús por atender a los hambrientos, a los sedientos, a los sin techo o a los presos (Mt 25,34-40) era para expresar las entrañas de la misericordia del Padre, que se vuelve un imperativo moral para toda sociedad que desea tener las condiciones necesarias para una mejor convivencia. En la capacidad que tenga una sociedad de incluir a sus pobres, sus enfermos o sus presos está la posibilidad de que ellos puedan sanar sus heridas y ser constructores de una buena convivencia. La reinserción social comienza insertando a todos nuestros hijos en las escuelas, y a sus familias en trabajos dignos, generando espacios públicos de esparcimiento y recreación, habilitando instancias de participación ciudadana, servicios sanitarios, acceso a los servicios básicos, por nombrar sólo algunas medidas.

Ahí empieza todo proceso de reinserción. Celebrar el Jubileo de la misericordia con ustedes es aprender a no quedar presos del pasado, del ayer. Es aprender a abrir la puerta al futuro, al mañana; es creer que las cosas pueden ser diferentes. Celebrar el Jubileo de la misericordia con ustedes es invitarlos a levantar la cabeza y a trabajar para ganar ese espacio de libertad anhelado.

Celebrar el Jubileo de la misericordia con ustedes es repetir esa frase que escuchamos recién, tan bien dicha y con tanta fuerza: “Cuando me dieron mi sentencia alguien me dijo no te preguntés por qué estás aquí sino para qué”, y que este para qué nos lleve adelante, que este para qué nos haga ir saltando las vallas de ese engaño social que cree que la seguridad y el orden solamente se logra encarcelando.

Sabemos que no se puede volver atrás, sabemos que lo realizado, realizado está; pero he querido celebrar con ustedes el Jubileo de la misericordia, para que quede claro que eso no quiere decir que no haya posibilidad de escribir una nueva historia, una nueva historia  hacia delante, para qué. Ustedes sufren el dolor de la caída, y ojalá que todos nosotros suframos el dolor de las caídas escondidas y tapadas, sienten el arrepentimiento de sus actos y sé que, en tantos casos, entre grandes limitaciones, buscan rehacer esa su vida desde la soledad.Han conocido la fuerza del dolor y del pecado, no se olviden que también tienen a su alcance la fuerza de la resurrección, la fuerza de la misericordia divina que hace nuevas todas las cosas. Ahora les puede tocar la parte más dura, más difícil, pero que posiblemente sea la que más fruto genere, luchen desde acá dentro por revertir las situaciones que generan más exclusión. Hablen con los suyos, cuenten su experiencia, ayuden a frenar el círculo de la violencia y la exclusión. Quien ha sufrido el dolor al máximo, y que podríamos decir «experimentó el infierno», puede volverse un profeta en la sociedad. Trabajen para que esta sociedad que usa y tira a la gente, no siga cobrándose víctimas.

Y al decirles estas cosas y en recuerdo  aquello de Jesús: “el que esté sin pecado que tire la primera piedra”, y yo me tendría que ir. Al decirles estas cosas no lo hago como quien da cátedra con el dedo en alto, lo hago desde la experiencia de mis propias heridas de errores y pecados que el Señor quiso perdonar y reeducar. Lo hago desde la conciencia de que sin su gracia y mi vigilancia podría volver a repetirlos. Hermanos siempre me pregunto al entrar a una cárcel: ¿Por qué ellos y no yo? Y es un misterio de la misericordia Divina, pero esa misericordia divina hoy la estamos celebrando todos mirando hacia delante en esperanza.

Quisiera también alentar al personal que trabaja en este Centro u otros similares: a los dirigentes, a los agentes de la Policía penitenciaria, a todos los que realizan cualquier tipo de asistencia en este Centro. Y agradezco el esfuerzo de los capellanes, las personas consagradas, los laicos que se dedican a mantener viva la esperanza del Evangelio de la Misericordia en el reclusorio, los pastores, todos aquellos que se acercan a darles la Palabra de Dios. Todos ustedes, no se olviden, pueden ser signos de la entrañas del Padre. Nos necesitamos uno a otros, nos decía nuestra hermana recién recordando la Carta a los Hebreos: “Siéntanse encarcelados con ellos”.

Antes de darles la bendición me gustaría que oráramos en silencio, todos juntos, cada uno sabe lo que le va a decir al Señor, cada uno sabe de qué pedir perdón, pero también le pido a ustedes que en esta oración de silencio agrandemos el corazón para poder perdonar a la sociedad que no supo ayudarnos y que tantas veces nos empujó a los errores. Que cada uno pida a Dios, desde la intimidad del corazón, que nos ayude a creer en su misericordia. Oramos en silencio. Y abrimos nuestro corazón para recibir la bendición del Señor. Que el Señor los bendiga y los proteja, haga brillar su rostro sobre ustedes y les muestre su gracia, les descubra su rostro y les conceda la Paz. Amén .Y les pido que no se olviden de rezar por mí. Gracias».

 


1 comentario

Venezuela. Los obispos ante el cambio político

Venezuela: Obispos exigen al gobierno que respete la nueva Asamblea Nacional

Asamblea Nacional de Venezuela / Foto: Wikipedia Edprada (CC-BY-SA-3.0)_21121

Asamblea Nacional de Venezuela / Foto: Wikipedia Edprada (CC-BY-SA-3.0)_21121
CARACAS, 21 Dic. 15 / 09:39 pm (ACI).- La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), llamó a todos los sectores del país, el gobierno y también las fuerzas armadas, respetar la voluntad popular que el 6 de diciembre eligió una nueva Asamblea Nacional, cuya instalación y funcionamiento a partir del 5 de enero “no se puede entrabar ni mucho menos impedir”.

Los obispos hicieron este llamado a través de un comunicado en el que advirtieron que “un rechazo a la conformación de la nueva Asamblea Nacional, es un rechazo al pueblo soberano y sus decisiones”; y que “inventar figuras de gestión que no están enmarcada en el texto constitucional es un desafuero y un signo de impotencia y angustia ante el futuro”.

“Ante esta grave actitud recordamos que la Constitución Nacional exige el respeto real y efectivo a los resultados electorales”, señalaron en su texto del 18 de diciembre.

El Episcopado destacó “la labor de humildes y abnegados servidores públicos activos en las bases del Poder Electoral, como también de la gran mayoría de los integrantes de la Fuerzas Armada Nacional Bolivariana tanto por su participación en el Plan República como mediante la oportuna intervención del Alto Mando Militar”, que ayudó a mantener la calma y al “reconocimiento de los resultados electorales por los diversos entes políticos y la ciudadanía”.

En ese sentido indicó que la jornada del 6 de diciembre “puede dar origen a una nueva etapa en el camino político-social del país, aunque somos conscientes de que, la elección de una nueva Asamblea Nacional no producirá un cambio inmediato ni en la economía nacional, bajo el control del Poder Ejecutivo, ni en ciertas actitudes de relacionamiento institucional”.

“Hay sin embargo, otros aspectos de la vida social y política que son competencia de la Asamblea Nacional, como la de ser foro idóneo de diálogo e intercambio para mantener el respeto de los derechos de las personas y comunidades y la consecuente elevación moral de la vida pública, no incluyendo en su agenda legislativa propuestas que atenten contra la vida como el aborto y la eutanasia, ni contra la integridad del matrimonio y lafamilia”, señalaron.

Los obispos advirtieron que “la situación global del país sigue siendo grave, porque, entre otras razones, unas son las necesidades y expectativas del pueblo y otras, muy diferentes, las opciones político-económicas del Gobierno”.

“La reactivación económica tomará su tiempo y requerirá la participación de todos”, pues los expertos dicen que serán necesarias “medidas que pueden resultar impopulares” por su exigencia. Por ello, pidieron “políticas de atención hacia los más necesitados” para evitar “el riesgo de una reacción violenta de la población como válvula de escape ante el sufrimiento, la carestía, el prolongado desabastecimiento, la inseguridad y la ineficiencia gubernamental, males que vienen de años pasados”.

“Es responsabilidad de los distintos poderes del Estado, principalmente el Ejecutivo, propiciar éticamente los cambios necesarios y pertinentes en la economía, la seguridad ciudadana, los programas sociales y los servicios de atención a las comunidades en salud, alimentación, vivienda y educación, asignándole los recursos necesarios para su funcionamiento en pro del bienestar de la población”.

Los obispos recordaron a los cristianos su “responsabilidad ética en la solución de los problemas del país, cada uno a su nivel de influencia; no basta con el voto, sino que hay que ir más allá: al compromiso permanente por el Bien Común”.

En ese sentido recordaron las palabras del Papa Francisco cuando expresa que “nadie puede exigirnos que ‘releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional, sin preocuparnos por la salud de las instituciones de la sociedad civil, sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos’”.

“Que la Navidad ya próxima y este Año Santo de la Misericordia nos sirvan para seguir trabajando lealmente por el bienestar del País y el fortalecimiento de la democracia desde la perspectiva de la misericordia. Para ello nos acompañe María, la Madre de Jesús, la Reina de la Paz”, concluyó el comunicado.


1 comentario

Afganistán: grave crisis económica y sociopolítica.

ONU alerta sobre los desafíos políticos, económicos y de seguridad de Afganistán

La población desplazada por la violencia en Afganistán precisa asistencia humanitaria. Foto: OCHA/Mohammad Sadiq Zaheer

21 de diciembre, 2015 — El retiro de las fuerzas militares internacionales de Afganistán en 2014 tras diez años de apoyo, dejó al país frente a tres enormes desafíos en los frentes político, económico y de seguridad, indicó hoy el enviado especial de la ONU para ese país, Nicholas Haysom.

En una reunión del Consejo de Seguridad para analizar la situación en Afganistán, Haysom explicó que el gobierno de unidad nacional heredó una economía debilitada, sin suficiente presupuesto estatal y una guerra para luchar.

Estas circunstancias han generado un año muy difícil para ese país, subrayó el enviado.

“En términos económicos es preocupante la brecha que existe entre los ingresos fiscales y los gastos del gobierno. Los niveles de pobreza son más prevalentes y la contracción económica ha conducido a un mayor desempleo y frustración, especialmente entre los jóvenes”, detalló el alto funcionario.

Haysom describió, además, las dificultades en el campo político que colocan al gobierno ante una ostensible disminución del apoyo público y una oposición cada vez más fortalecida, la cual se basa en las incertidumbres generadas por el deterioro de la seguridad y la contracción económica.

También, expresó inquietud por la situación de los civiles que siguen afrontando la peor parte del conflicto y señaló que continúa aumentando la cifra de civiles muertos y de desplazados.

Por su parte, el Consejo de Seguridad emitió una resolución en la que expresa gran preocupación por la situación de seguridad en ese país debido a las actividades terroristas y de violencia perpetradas por el Talibán y otros grupos asociados.

En este sentido, pidió a todos los Estados congelar los fondos y recursos financieros del Talibán y llamó, entre otras cosas, a prevenir el tránsito de esos individuos por sus territorios.


Deja un comentario

España: la sanidad y los inmigrantes.

españa

Aislar a la xenofobia #2015electoral

inmigracionXavier Alonso. Los que conocen la historia reciente de la política de inmigración en España, coinciden en que en el año 2000 se truncó el consenso entre los dos grandes partidos acerca de las líneas maestras de dicha política. El borrador de la segunda ley de extranjería de la democracia fue consensuado por la mayoría de los partidos en el Congreso de los Diputados, pero en última instancia no recibió el apoyo del PP, que gobernaba. La Ley orgánica 4/2000 se aprobó sin sus votos. Y tras las elecciones del 12 de marzo de 2000, el PP, con mayoría absoluta, aprobó la ley orgánica 8/2000. ¿Qué consenso se quebró?

El consenso que se quebró fue la tradición de consensuar la política… El consenso no tiene por qué estar relacionado con discursos electorales explícitos. En una materia tan sensible como es la inmigración, puede consistir en hablar contenidamente en los medios de comunicación, no estigmatizar a los inmigrantes o a las confesiones religiosas, pactar cambios legales en vez de imponerlos, etc. Los partidos y sus líderes deben asumir esa responsabilidad. Plataforma x Cataluña, un partido xenófobo, obtuvo representación en las elecciones municipales de 2003 y 2011, y aquí el consenso consistiría –suponemos- en aislarlos, no darles juego en los debates, no competir por el mensaje. El PP asumió un reiterado discurso xenófobo en Badalona. Sin duda, es difícil y hasta incoherente que un partido renuncie a competir por un espacio electoral, por mucho que uno de los competidores sea xenófobo… Por eso, el debate electoral debe afrontar la dificultad comunicativa que entraña hablar de inmigración, pero sin caer en el coqueteo con las frases y las ideas de los xenófobos. La competición contra ellos ha de ser con amenazas penales e iniciativas legales, con discursos éticos, con movilizaciones ciudadanas. Una especie de “ni un paso atrás” cívico y también institucional.

Pero el consenso debe ir más lejos. La presencia de la inmigración extranjera en España evoca otras realidades españolas, realidades que ya no son extranjeras. Muchos asocian a los extranjeros con el Islam, y otros asocian el Islam al yihadismo… Lo mismo que se asocia a los extranjeros con el hecho de que los españoles tengan menos trabajos que escoger. Por ello, no deben ni sugerirse esas conexiones mentales que muchos hacen. Hay que entender los miedos de la sociedad, pero no reforzarlos; y hacer política eficientes, tendentes a “promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social” (artículo 9.2 de la Constitución). Algunos estatutos de autonomía, como el catalán, recogen literalmente estas frases de la Constitución. Es pues un contenido absolutamente esencial de nuestra cultura política.

No reducir derechos y restituir el derecho de acceso a la sanidad

En el debate electoral habrá propuestas de políticas, concreciones de cómo se gestionará o cómo se regulará la inmigración. Todas deberían ir en el sentido de la igualdad. El derecho de todos, con o sin papeles, de acceso a la asistencia sanitaria, conseguido en la Ley orgánica 4/2000, se truncó en 2012 (Real Decreto Ley 16/2012), sin ningún tipo de debate parlamentario. Un derecho conseguido tras quince años de luchas, movilizaciones, sentencias, negociaciones, buenas prácticas profesionales; un derecho que existió desde el 2000 –en algunas comunidades autónomas, desde antes- sin problemas significativos de orden presupuestario ni de gestión, fue pulverizado por el Gobierno en un instante. Ante la supresión del derecho en 2012, algunas comunidades autónomas han aprobado sus propias normas restituyendo, en grados diferentes, la universalidad del derecho: Andalucía, Canarias, Galicia, Cataluña, Euskadi, Navarra, Valencia… Algunas gobernadas por nacionalistas, otras por la derecha, otras por la izquierda. Entendemos que la preocupación política por restaurar el derecho no era solo la dignidad de los extranjeros, sino la cohesión de toda la social.

Si el Estado nunca ha sido capaz de evitar la irregularidad, si siempre habrá personas en situación irregular, si en la legislación hay un sistema para regularizarlas (las diferentes modalidades de autorizaciones de residencia porarraigo), no es ni necesario -ni ético- dejar a dichas personas sin derechos básicos. En consecuencia, una propuesta para las elecciones del 20D es la restitución de la universalidad en el acceso a la sanidad. Y si hablamos de restituir derechos, debemos, por supuesto, pedir que ningún otro derecho sea recortado o suprimido. Si un determinado derecho lo tienen ahora los extranjeros residentes (“con papeles”), que siga siendo así, como mínimo. Si un determinado derecho lo tienen ahora todos los extranjeros (con o “sin papeles”), que siga siendo así, como mínimo.

Financiar suficientemente los grandes servicios públicos

Los derechos de los extranjeros en España relacionados con la educación, los servicios sociales, la sanidad, etc., tienen que ver no solo con una regulación jurídica sino con la existencia de servicios públicos capaces de gestionar toda la demanda, servicios suficientes y de calidad. Durante la crisis económica iniciada en 2008 (y que aun persistirá en la próxima Legislatura, la XI) se agudizaron algunas desigualdades ente extranjeros y españoles. Por ejemplo, la escuela pública tiene, cada vez más, más alumnos extranjeros que la privada, y entre los extranjeros hay más paro que entre los españoles. Para conseguir la igualdad o, como dice la Constitución, para “promover las condiciones para que la libertad y la igualdad sean reales y efectivas”, es necesario financiar el estado de bienestar. Lo servicios básicos necesitan financiación, y no recortes. Desde 2005, una de las vías de financiación de la política de inmigración ha sido el Fondo estatal para la integración de los inmigrantes, “que se dotará anualmente” (artículo 2.ter de la Ley de extranjería). Este fondo, que el Estado distribuía a las comunidades autónomas con criterios consensuados entre todas las administraciones, llegó a disponer de 200 millones de euros en 2009, pero fue vaciado del todo (0 euros) en 2012. Debe volverse a dotar presupuestariamente este fondo, al menos al nivel de 2009.

Eficiencia y garantía de los derechos humanos en el sistema de control

La política de inmigración tiene aspectos duros, que no son fáciles de defender. Por ejemplo, las fronteras. Para todo aquel que crea que pese a todo las necesitamos -entre los que me incluyo-, existen una serie de propuestas: mejora material y de garantías jurídicas en los centros de internamiento de extranjeros; aplicación de las medidas alternativas al ingreso en estos; más eficiencia en la gestión de fronteras y en las operaciones de salvamento marítimo, siempre con la garantías de respeto de los derechos humanos; más rapidez en la gestión de visados y autorizaciones de residencia, incluso más eficiencia y garantías en las expulsiones –por seguridad jurídica-; programas de retorno voluntario; mejoras materiales y de recursos humanos en las oficinas de extranjería, etc.

No tocar el arraigo

Uno de los elementos más importantes y originales de la política de inmigración española es el sistema de regularización por arraigo. Desde 1986, España había ido realizando regularizaciones masivas de inmigrantes en situación irregular. Además, la legislación fue creando un sistema para ir salvando casos individuales, primero mediante exenciones de visado y después con expedientes de arraigo. Este sistema cobró una importancia cada vez mayor desde 2005, y como en 2008 la UE impidió las regularizaciones masivas (Pacto Europeo sobre Inmigración y Asilo), el arraigo es ahora el único medio de que disponemos. En 2014, por ejemplo, más de 37.000 personas disponían de autorización de residencia por arraigo. El sistema de arraigo no debe ponerse en cuestión.

Las CCAA y la pluralidad lingüística del país

La tendencia a que el sistema inmigratorio español requiera a los inmigrantes “informes de integración”  (para la regularización por arraigo, la renovación de la autorización de residencia, o la naturalización) se contradice con la falta de un modelo claro de “prueba” de dicha integración. Un modelo que debe respetar las competencias de las CCAA y la pluralidad lingüística del país.

Inmigración y refugio

Y finalmente, la política de inmigración, en el debate de las elecciones del 20D, no puede ser ajena ni a la participación en la política de la UE ni a la exigencia de un compromiso claro de España de acogida de refugiados de Siria, Eritrea, Irak… Refugio e inmigración no se pueden disociar en la mayoría de aspectos de ambas realidades: hablamos siempre de personas.


Deja un comentario

Africa muy vulnerable al cambio climático. Qué hacer? ONU

COP21: Ban destaca vulnerabilidad de África al cambio climático

La sequía genera inseguridad alimentaria y desplazamientos de población en África. Foto: UNICEF/Olivier Asselin

01 de diciembre, 2015 — África es particularmente vulnerable a los efectos del cambio climático porque gran parte de su economía depende de recursos naturales sensibles a fenómenos meteorológicos, muchos de ellos exacerbados o generados por el calentamiento global.

El Secretario General de la ONU expresó lo anterior en la reunión de alto nivel sobre África y Cambio Climático, celebrada en el marco de la COP21, en París.

Ban Ki-moon señaló que en ese continente, las alteraciones de la producción de alimentos o el suministro de agua suponen riesgos graves no sólo para la economía, sino para la estabilidad política, sobre todo en los Estados más frágiles.

Por ello, agregó Ban, los países africanos participan activamente en las discusiones internacionales sobre cambio climático y sus agendas de desarrollo dan prioridad a las estrategias de adaptación y mitigación del fenómeno.

“Las ofertas de energía sostenible ofrecen grandes oportunidades económicas. Con la caída de los precios de la energía solar y otras fuentes renovables, muchos países africanos están eligiendo opciones más verdes que además les permiten satisfacer la creciente demanda de energía”, dijo.

En este contexto, el titular de la ONU destacó las iniciativas multisectoriales que se han implementado en África impulsar el desarrollo con energías sin carbón.

Ban aseveró que ese tipo de alianzas público-privadas merecen apoyo y deben servir como modelo para el resto del mundo.

Finalmente, reiteró su llamamiento a los líderes africanos y mundiales a resolver los asuntos pendientes para que la COP21 concluya con un acuerdo ambicioso que frene el cambio climático y garantice un mejor futuro para todos los habitantes del planeta.


Deja un comentario

Brasil: crisis actual. Declaración del episcopado

Brasil2015-10-30

BRASIL – Diálogo y democracia ante la crisis que empeora, mensaje de los Obispos

Brasilia (Agencia Fides) – “La realidad socio-política brasileña: dificultades y oportunidades” es el título de la declaración de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), publicado el 27 de octubre con la aprobación del Consejo Permanente de la CNBB, que se ha reunido en Brasilia del 27 al 29 de octubre.
En el comunicado, enviado a la Agencia Fides, la CNBB se ha pronunciado sobre el momento de la crisis de este periodo: “El deterioro de la crisis política y económica, que afecta a todo el Brasil, parece indicar el fracaso de las instituciones republicanas, que no encuentran una manera de superar el conflicto de intereses que ahoga la vida nacional y paraliza todas las actividades del país, sin una vía de salida”.
Los obispos no sólo denuncian el sistema actual, sino que también han hecho un llamamiento a favor del compromiso político y social: “La construcción de puentes que promuevan el diálogo entre todos los sectores que representan legítimamente la sociedad es un requisito indispensable para la superación del odio, la venganza, el castigo selectivo, que generan un clima de hostilidad y conflicto permanente entre los ciudadanos y los grupos sociales. Este estado de ánimo beligerante, a veces alimentado por los medios de comunicación y las redes sociales, puede contaminar aún más los corazones y las mentes de las personas, con las divisiones que históricamente dañan nuestra organización social. Mientras nos acercamos al periodo electoral del 2016, es responsabilidad de todos los actores políticos y sociales, comprometerse con la ética, la justicia y la paz, perfeccionar el clima democrático, para que las elecciones no estén infectadas discursos segregacionistas que confirman los prejuicios y limitan las actividades de la ciudadanía en nuestro país”. (CE) (Agencia Fides, 30/10/2015)


Deja un comentario

El Papa a las personas sin hogar en Washington.

Jesús sigue golpeando nuestra puerta con el rostro del hermano, dijo el Papa a las personas sin techo

 

(RV).- “Jesús sigue golpeando nuestra puerta en el rostro del hermano”: fueron las palabras del Papa Francisco al reunirse con las personas sin techo en el Centro Caritativo de la Parroquia de San Patricio de Washington. En su segundo día en los Estados Unidos, el Pontífice quiso hacer sentir su cercanía a las 200 personas sin hogar de la capital estadounidense, que lo estaban esperando.

Francisco comenzó su discurso recordando que en la vida de san José, hubo situaciones difíciles de enfrentar, como cuando Jesús estaba a punto de nacer y no tenía un techo, un alojamiento. “El Hijo de Dios supo lo que es comenzar la vida sin un techo”, recordó Obispo de Roma, invitándolos a imaginar las preguntas de José en ese momento tan delicado: ¿Cómo el Hijo de Dios no tiene un techo para vivir?

Tras afirmar que “las preguntas de José siguen presentes hoy, acompañando a todos los que a lo largo de la historia han vivido y están sin un hogar”, el Santo Padre subrayó que José era sobre todo un hombre de fe y esta fe le permitió encontrar luz en los momentos difíciles de su vida. “Ante situaciones injustas, dolorosas, la fe nos aporta esa luz que disipa la oscuridad” – dijo el Papa –  y al igual que a José “nos abre a la presencia silenciosa de Dios en toda vida”.

Refiriéndose a la falta de alojamiento como “situaciones injustas”, el Vicario de Cristo subrayó que Dios está sufriéndolas con nosotros y “no nos deja solos.”

“Es la fe que nos hace saber que Dios está con ustedes” – prosiguió el Papa – en medio nuestro, y su presencia nos moviliza a la caridad”. Y esta caridad nace de la llamada de Dios a nuestra puerta, “para invitarnos al amor, a la compasión, a la entrega de unos por otros”. “Jesús – afirmó– sigue golpeando nuestra puerta en el rostro del hermano, en el rostro del vecino, en el rostro del que está a nuestro lado”.

Francisco insistió entonces en la ayuda eficaz de la oración que hermana, la oración en la que se encuentra la fuerza para no volverse insensible ante las situaciones de injusticia.

Finalmente, el deseo del Papa de unirse a ellos, “necesito su apoyo – dijo – su cercanía”. Y la invitación a rezar juntos, para continuar “con este sostén que nos ayuda a vivir la alegría de saber que Jesús siempre está en medio nuestro”.

(MCM-RV)

Discurso completo del Santo Padre

Queridos amigos:

La primera palabra que quiero decirles es gracias. Gracias por recibirme y por el esfuerzo que han hecho para que este encuentro pueda realizarse.

Aquí recuerdo a una persona que quiero, que es y ha sido muy importante a lo largo de mi vida. Ha sido sostén y fuente de inspiración. Es a quien recurro cuando estoy medio «apretado». Ustedes me recuerdan a san José. Sus rostros me hablan del suyo.

En la vida de José hubo situaciones difíciles de enfrentar. Una de ellas fue cuando María estaba por dar a luz, por tener a Jesús. Dice la Biblia: «Estaban en Belén, le llegó a María el tiempo de dar a luz. Y allí nació su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en el establo, porque no había alojamiento para ellos» (Lc 2,6-7). La Biblia es muy clara: «No había alojamiento para ellos». Me imagino a José, con su esposa a punto de tener a su hijo, sin un techo, sin casa, sin alojamiento. El Hijo de Dios entró en este mundo como uno que no tiene casa. El Hijo de Dios entró como un homless. El Hijo de Dios supo lo que es comenzar la vida sin un techo. Podemos imaginar las preguntas de José en ese momento: ¿Cómo el Hijo de Dios no tiene un techo para vivir? ¿Por qué estamos sin hogar, por qué estamos sin un techo? Son preguntas que muchos de ustedes pueden hacerse a diario. Y se las hacen. Al igual que José se cuestionan: ¿Por qué estamos sin un techo, sin un hogar? Y a los que tenemos un techo y un hogar son preguntas que nos harán bien también: ¿Por qué estos hermanos nuestros están sin hogar, por qué estos hermanos nuestros no tienen un techo?

Las preguntas de José siguen presentes hoy, acompañando a todos los que a lo largo de la historia han vivido y están sin un hogar.

José era un hombre que se hizo preguntas pero, sobre todo, era un hombre de fe. Fue la fe la que le permitió a José poder encontrar luz en ese momento que parecía todo a oscuras; fue la fe la que lo sostuvo en las dificultades de su vida. Por la fe, José supo salir adelante cuando todo parecía detenerse.

Ante situaciones injustas, dolorosas, la fe nos aporta esa luz que disipa la oscuridad. Al igual que a José, la fe nos abre a la presencia silenciosa de Dios en toda vida, en toda persona, en toda situación. Él está presente en cada uno de ustedes, en cada uno de nosotros.

No encontramos ningún tipo de justificación social, moral o del tipo que fuese para aceptar la falta de alojamiento. Son situaciones injustas, pero sabemos que Dios está sufriéndolas con nosotros, está viviéndolas a nuestro lado. No nos deja solos.

Sabemos que Jesús no solo ha querido solidarizarse con cada persona, no solo ha querido que nadie sienta o viva la falta de su compañía, de su auxilio, de su amor. Él mismo se ha identificado con todos aquellos que sufren, que lloran, que padecen alguna injusticia. Él nos lo dice claramente: «Tuve hambre, y  me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; anduve como forastero y me dieron alojamiento» (Mt 25,35).

Es la fe la que nos hace saber que Dios está con ustedes, Dios está en medio nuestro y su presencia nos moviliza a la caridad. Esa caridad que nace de la llamada de un Dios que sigue golpeando nuestra puerta, la puerta de todos para invitarnos al amor, a la compasión, a la entrega de unos por otros.

Jesús sigue golpeando nuestras puertas, nuestra vida. No lo hace mágicamente, no lo hace con artilugios, con carteles luminosos o fuegos artificiales. Jesús sigue golpeando nuestra puerta en el rostro del hermano, en el rostro del vecino, en el rostro del que está a nuestro lado.

Queridos amigos, uno de los modos más eficaces de ayuda que tenemos lo encontramos en la oración. La oración nos une, nos hermana, nos abre el corazón y nos recuerda una verdad hermosa que a veces olvidamos. En la oración, todos aprendemos a decir Padre, papá, y en ella nos encontramos como hermanos. En la oración, no hay ricos y pobres, hay hijos y hermanos. En la oración no hay personas de primera o de segunda, hay fraternidad.

Es en la oración donde nuestro corazón encuentra la fuerza para no volverse insensible, frío ante las situaciones de injusticia. En la oración, Dios nos sigue llamando y levantando a la caridad.

Qué bien nos hace rezar juntos, qué bien nos hace encontrarnos en ese espacio donde nos miramos como hermanos y nos reconocemos los unos necesitados del apoyo de los otros. Hoy quiero unirme a ustedes, necesito su apoyo, su cercanía. Quiero invitarlos a rezar juntos, los unos por los otros, los unos con los otros. Así podremos continuar con este sostén que nos ayuda a vivir la alegría de saber que Jesús siempre está en medio nuestro. Y que Jesús nos ayude a solucionar las injusticias que Él conoció primero: la de no tener casa. ¿Se animan a rezar juntos? Yo empiezo en castellano y ustedes siguen en inglés.

Padre nuestro que estás en el cielo…

Y antes de irme, me gustaría darles la bendición de Dios:

Que el Señor los bendiga y los proteja;

que el Señor los mire con agrado y les muestre su bondad;

que el Señor los mire con amor y les conceda su paz (Nm 6, 24-26).

Por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias.


1 comentario

El Presidente Raúl Castro al Papa Francisco en La Habana.

El presidente cubano Raúl Castro interviene en la ceremonia de recibimiento al Papa Francisco en el Aeropuerto Internacional José Martí el sábado 19 de septiembre de 2015, en La Habana, Cuba. FOTO de Calixto N. Llanes/Juventud Rebelde (CUBA)
El presidente cubano Raúl Castro interviene en la ceremonia de recibimiento al Papa Francisco en el Aeropuerto Internacional José Martí. Foto: Calixto N. Llanes
Aeropuerto internacional “José Martí“, La Habana
19 de septiembre de 2015
Santidad:
El pueblo y el Gobierno cubanos lo reciben con profundos sentimientos de afecto, respeto yhospitalidad.
Nos sentimos muy honrados con su visita. Podrá apreciar que amamos profundamente nuestraPatria, por la que somos capaces de realizar los más grandes sacrificios. Nos ha guiado siempreel ejemplo de los próceres de Nuestra América, quienes nos legaron dignidad, valentía ygenerosidad. Por ellos hemos sabido practicar el axioma martiano de que Patria es Humanidad.
El encuentro memorable que sostuvimos en mayo pasado, en la Ciudad del Vaticano, brindó laoportunidad de intercambiar ideas acerca de algunos de los asuntos más importantes delmundo en que vivimos.
Los pueblos de la América Latina y el Caribe se han propuesto avanzar hacia su integración, endefensa de la independencia, la soberanía sobre los recursos naturales y la justicia social.
Sin embargo, nuestra región sigue siendo la más desigual en la distribución de la riqueza. En elcontinente, Gobiernos legítimamente constituidos que trabajan por un futuro mejor, seenfrentan a numerosos intentos de desestabilización.
Hemos seguido con mucha atención sus pronunciamientos. La exhortación apostólica “LaAlegría del Evangelio”, acerca de los temas sociales, y la carta encíclica “Alabado Seas”, referidaal futuro y el cuidado del planeta y la Humanidad, me han motivado profunda reflexión. Seránreferentes para la próxima Cumbre sobre la Agenda de Desarrollo Post-2015, que tendrá lugaren la ONU en el presente mes, y la XXI Conferencia Internacional acerca del Cambio Climáticoque se celebrará, en diciembre, en París.
Comienzan a tener un eco creciente en el mundo su análisis de las causas de estos problemas y el llamado a la salvaguarda del planeta y la supervivencia de nuestra especie; al cese de laacción depredadora de los países ricos y las grandes transnacionales, a la eliminación de lospeligros que se ciernen para todos en materia de agotamiento de los recursos y pérdida de labiodiversidad.
Como bien su Santidad señala: “La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidadde realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo”.
El Líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, en 1992, durante la Conferencia de NacionesUnidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en Río de Janeiro, planteó la necesidad de salvar a lahumanidad de la autodestrucción, distribuir mejor la riqueza, el conocimiento, la ciencia y lastecnologías, para el desarrollo sostenible, “hacer desaparecer el hambre y no el hombre”,afirmó.
El sistema internacional actual es injusto e inmoral. Ha globalizado el capital y convertido en suídolo al dinero. Hace de los ciudadanos meros consumidores. En vez de difundir elconocimiento y la cultura, los enajena con reflejos y patrones de conducta promovidos pormedios que solo sirven a los intereses de sus dueños, las corporaciones transnacionales de lainformación.
La profunda y permanente crisis se descarga con brutal crudeza sobre los países del TercerMundo. Tampoco escapan de ella los excluidos en el mundo industrializado, las minorías, losjóvenes desempleados y los ancianos desvalidos, los que buscan refugio del hambre y losconflictos. Ofende la conciencia humana lo que ocurre con los inmigrantes y los pobres. Estosson los indignados del mundo que claman por sus derechos y el fin de tanta injusticia.
Santidad:
En sus palabras a los dos encuentros mundiales de los Movimientos Populares en octubre delpasado año en Ciudad del Vaticano y julio del presente, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia,reiteró la necesidad de practicar la solidaridad y luchar unidos contra las causas estructuralesde la pobreza y la desigualdad, por la dignidad del hombre y se refirió al derecho a la tierra, altecho y al trabajo.
Para conquistar esos derechos, entre otros, se gestó la Revolución cubana. Por ellos, reclamóFidel en su histórico alegato de defensa conocido como “La Historia me Absolverá”.
Para lograr una sociedad más justa y solidaria hemos trabajado con sumo esfuerzo y asumidolos mayores riesgos desde el triunfo revolucionario.
Lo hemos hecho bloqueados, calumniados, agredidos, con un alto costo de vidas humanas ygrandes daños económicos. Fundamos una sociedad con equidad y justicia social, con amplioacceso a la cultura y apego a las tradiciones y a las ideas más avanzadas de Cuba, de AméricaLatina, el Caribe y del mundo.
Millones de personas han recobrado su salud con la cooperación cubana: 325 mil 710colaboradores han trabajado en 158 países; hoy, cincuenta mil 281 trabajadores cubanos de lasalud prestan sus servicios en 68 naciones. Gracias al programa “Yo puedo”, 9 millones 376 mil personas han sido alfabetizadas en 30 estados; y más de 68 mil estudiantes extranjeros, de 157 países, se han graduado en Cuba.
Avanzamos resueltamente en la actualización de nuestro modelo económico y social paraconstruir un socialismo próspero y sostenible, centrado en el ser humano, la familia y laparticipación libre, democrática, consciente y creadora de toda la sociedad, en especial de losjóvenes.
Preservar el socialismo es garantizar la independencia, soberanía, desarrollo y bienestar de laNación. Tenemos la más firme decisión de enfrentar todos los retos para alcanzar una sociedadvirtuosa y justa, con altos valores éticos y espirituales. Como señaló el venerable presbítero FélixVarela, “…queremos que las generaciones futuras hereden de nosotros la dignidad de los hombres y recuerden lo que cuesta recuperarla para que teman perderla…”
La unidad, identidad e integración regional deben ser defendidas. La Proclama de la AméricaLatina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno durante laSegunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, celebrada en LaHabana en enero de 2014, consagra un conjunto de compromisos de vital importancia, como lasolución pacífica de controversias a fin de desterrar para siempre el uso y la amenaza del usode la fuerza de nuestra región; no intervenir, directa o indirectamente, en los asuntos internosde cualquier otro Estado y observar los principios de soberanía nacional, la igualdad dederechos y la libre determinación de los pueblos; fomentar las relaciones de amistad y decooperación entre y con otras naciones; y respetar plenamente el derecho inalienable de todoEstado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición esencial paraasegurar la convivencia pacífica entre las naciones.
Para Cuba, los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas tienen plena vigencia. Solo el respeto a estos puede garantizar la paz y la seguridad internacionales crecientementeamenazadas.
Conocimos con sumo interés las palabras de Su Santidad en el marco de la conmemoración del 70 aniversario de los ataques nucleares contra las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.
La existencia de las armas nucleares es una amenaza contra la supervivencia misma de losseres humanos y una afrenta a los principios éticos y morales que deben regir las relacionesentre las naciones. Su uso significaría la desaparición de la civilización humana. Abogar por eldesarme, y muy particularmente por el desarme nuclear, no solo es un deber sino un derechode todos los pueblos del mundo.
Santidad:
Hemos agradecido su apoyo al diálogo entre los Estados Unidos y Cuba. El restablecimiento derelaciones diplomáticas ha sido un primer paso en el proceso hacia la normalización de losvínculos entre ambos países que requerirá resolver problemas y reparar injusticias. El bloqueo,que provoca daños humanos y privaciones a las familias cubanas, es cruel, inmoral e ilegal,debe cesar. El territorio que usurpa la Base Naval en Guantánamo debe ser devuelto a Cuba.Otros asuntos deben ser también dirimidos. Estos justos reclamos son compartidos por los pueblos y la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo.
Conmemoramos este año, Santidad, el 80 Aniversario de relaciones ininterrumpidas entre la Santa Sede apostólica y Cuba, que son buenas y se desarrollan favorablemente sobre la base del respeto mutuo.
El Gobierno y la Iglesia Católica en Cuba mantienen relaciones en un clima edificante, al igualque ocurre con todas las religiones e instituciones religiosas presentes en el país, que inculcanvalores morales que la Nación aprecia y cultiva. Ejercemos la libertad religiosa como derechoconsagrado en nuestra Constitución.
Damos a la presencia de Su Santidad en nuestra Patria todo su significado. Será trascendente yenriquecedor para la Nación su encuentro con un pueblo trabajador, instruido, abnegado,generoso, con profundas convicciones, valores patrióticos, dispuesto a continuar su heroicaresistencia y a construir una sociedad que garantice el pleno desarrollo, de mujeres y hombres, con dignidad y justicia.
En nombre de este noble pueblo, le doy la más calurosa bienvenida.


Deja un comentario

España: ONU condena el deshaucio de una vivienda a una mujer.

La ONU dictamina que España violó el derecho a la vivienda de una mujer desahuciada

18 de septiembre, 2015 — El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU dictaminó que España violó el derecho a la vivienda de una mujer cuya casa fue embargada por falta de pago del préstamo e instó a entregarle una “reparación efectiva”.

El Comité también publicó sus primeras recomendaciones al gobierno español para que regule los procesos de ejecución hipotecaria y que su aplicación cumpla las obligaciones bajo el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del que España es miembro.

Este fallo es el primer dictamen adoptado por el Comité en un caso individual presentado bajo el Protocolo Facultativo de ese pacto, que entró en vigor en mayo de 2013. Este protocolo constituye una herramienta para recibir quejas de personas que no han conseguido que se haga justicia en casos de violaciones de los derechos económicos, sociales y culturales en su país.

Daniela Ikawa, coordinadora del grupo de litigio estratégico de la Red-DESC, que hizo una intervención de terceros para aportar información adicional que el Comité tuvo en cuenta para emitir su dictamen, destaca la importancia de la decisión.

“Primero porque es la primera decisión en la historia del Comité bajo el Protocolo Facultativo. Segundo, el Comité ha consolidado la posibilidad de intervención de terceros y esa intervención es muy importante porque permite que el Comité pueda recibir las opiniones de diferentes grupos acerca de la protección de derechos. Y la tercera razón es que el contenido de la decisión es muy bueno ya que protege el derecho a la vivienda por medio del derecho al acceso a la justicia”, dijo Ikawa.

El Comité concluyó que el juzgado no tomó todas las medidas razonables para notificar adecuadamente a la demandante sobre la ejecución hipotecaria que había presentado contra ella la entidad bancaria. La víctima aseguró que sólo tuvo conocimiento del procedimiento varios meses después. El personal judicial alegó que la demandante nunca se encontraba en su domicilio cuando iban a notificarla.

La ONU ha instado a España a adoptar medidas que garanticen que se consideren todas las alternativas posibles al desalojo, se ofrezca un plazo suficiente y razonable para la notificación, que los desalojos no expongan a las personas vulnerables a violaciones de otros derechos humanos y que en caso de violaciones, éstas sean compensadas adecuadamente.

Entre 2008 y 2012, tuvieron lugar aproximadamente 400.000 ejecuciones hipotecarias en España. En 2014, más de seis millones de personas estaban desempleadas en el país.