Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Calor hoy en Europa. Recomendaciones de la OMM

Temperaturas extremas, Paraguay, langostas del desierto… Las noticias del jueves

ONU/Mark Garten
Vista de París, Francia, desde el edificio de la UNESCO.

25 Julio 2019

Varios países europeos alcanzan temperaturas récord en medio de una ola de calor,  expertos piden a Paraguay que proteja a las mujeres y las comunidades sujeto de discriminación, y una plaga de lagostas del desierto amenazan con acabar con los cultivos en Yemen y varias partes del cuerno de África.

Europa, sumida en el calor

Francia y Alemania han llegado a temperaturas récord en los últimos dos días y el calor sigue aumentando, informó la Organización Meteorológica Mundial.

Este jueves la temperatura llegó a 41,5º C en Lingen, y el miércoles a 40,5º en Geilenkirchen, Alemania.

En Francia, París alcanzó hoy los 42,6 º C , la temperatura más alta en más de 60 años.

Bélgica, Reino Unido y Países bajos también han roto récords de temperatura.

 

La OMM además informó que la capa de hielo de Groenlandia ha perdido 1600 millones de toneladas solo en Julio. Lo que equivale a un área de 64 millones de piscinas olímpicas.

La Organización recomendó a los europeos una vez más que se mantengan en los interiores al menos durante los momentos más calurosos del día, que tomen mucha agua y eviten las actividades que requieran mucho esfuerzo.


Deja un comentario

A punto de clausurar la cumbre del clima. Con qué resultado?

Fallar en la cumbre del clima sería “inmoral y suicida”

UNFCCC Secretariat/James Dowson
El Secretario General de la ONU, António Guterres durante su visita a la COP24.

12 Diciembre 2018

A dos días de que termine la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático COP24, los líderes mundiales aún no llegan a un consenso en las negociaciones. El Secretario General de la ONU les ha pedido que “terminen con su trabajo” por el bien de la humanidad.

“Perder esta oportunidad en Katowice comprometería nuestra última y mejor oportunidad de detener el cambio climático que está fuera de control. No solo sería inmoral, sería suicida” aseguró António Guterres, quien regresó a la Conferencia sobre el Cambio Climático en Polonia este miércoles, donde hasta el momento, las negociaciones siguen estancadas.

“En mi declaración de apertura de esta conferencia hace una semana … advertí que el cambio climático va más rápido que nosotros y que Katowice debe, en términos inequívocos, ser un éxito, como una plataforma necesaria para revertir esta tendencia”, dijo.

Desde el 2 de diciembre, la Conferencia ha reunido a miles de representantes de Gobiernos, defensores y activistas con un objetivo clave: adoptar directrices globales para las 197 partes del Acuerdo de París de 2015, cuando los países se comprometieron a limitar el calentamiento global a menos de 2 °C – y lo más cerca posible a 1.5 °C – por encima de los niveles preindustriales.

A solo tres días del final de la conferencia, el titular de la ONU lamentó que “a pesar de los avances en los textos de negociación, queda mucho por hacer”.

Este miércoles, dado el complejo estado de las discusiones, la presidencia polaca de la COP24 propuso un texto para que actúe como una “nueva base para las negociaciones”.

“Las cuestiones políticas clave siguen sin resolverse. Esto no es sorprendente, reconocemos la complejidad de este trabajo.Pero nos estamos quedando sin tiempo “, advirtió Guterres, quien agregó que se necesita acelerar esos esfuerzos para alcanzar un consenso si se quiere dar seguimiento a los compromisos asumidos en París.

La importancia de la financiación

El Secretario General hizo un llamado a los negociadores para que aumenten su ambición con respecto a los “flujos financieros predecibles y accesibles, para la transición económica hacia un mundo con bajas emisiones y resiliente al clima”.

Además, recordó a la audiencia que los países desarrollados tienen la obligación financiera de apoyar a los países en desarrollo, según lo establecido por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que se firmó en 1992, hace más 25 años, y en virtud de la cual se formuló el Acuerdo de París.

“Es muy difícil explicar a quienes sufren los efectos del cambio climático que no hemos logrado encontrar un apoyo previsible para las acciones que deben tomarse”, recalcó.

Guterres saludó varios anuncios financieros realizados desde el inicio de la COP24, incluso por parte del Banco Mundial, los bancos multilaterales de desarrollo y el sector privado. Sin embargo, instó a las naciones desarrolladas a “aumentar sus contribuciones para movilizar conjuntamente 100.000 millones de dólares anuales para 2020“, tal como se estableció hace tres años en París.

UNFCCC Secretariat
Activistas piden a los líderes de la COP24 que lleguen a un consenso.

Equilibrar las responsabilidades de todos los países para vencer el cambio climático

Además de aumentar los recursos, el Secretario General también pidió el desarrollo de un “conjunto de reglas flexible pero sólido” para implementar el Acuerdo, ya que 2018 fue acordado  por las propias partes de la CMNUCC, como fecha límite para estas directrices, y para que los países puedan avanzar con la acción climática de manera transparente.

Los países tienen realidades diferentes, capacidades y circunstancias diferentes“, señaló Guterres, y explicó que “debemos encontrar una fórmula que equilibre las responsabilidades de todos los países” y que sea “justa y eficaz para todos”.

Debemos encontrar una fórmula que equilibre las responsabilidades de todos los países.

Para lograr esto, destacó la importancia de generar confianza a través de un “marco de transparencia fuerte para monitorear y evaluar el progreso en todos los frentes:mitigación, adaptación y provisión de apoyo, incluyendo financiamiento, tecnología y desarrollo de capacidades”.

Según Guterres, ya se cuenta con los conocimientos técnicos, así como con un impulso increíble de todos los segmentos de la sociedad y para avanzar lo que verdaderamente se necesita es voluntad política.

“Entiendo que nada de esto es fácil. Entiendo que algunos de ustedes necesitarán tomar algunas decisiones políticas difíciles”, reconoció, “pero este es el momento del consenso. Este es el momento de alcanzar los compromisos políticos. Esto significa sacrificios, pero nos beneficiará a todos colectivamente”.

El Secretario General desafió a los delegados y ministros a superar sus preferencias nacionales y trabajar “juntos” y “terminar el trabajo” con una ambición elevada en todos los frentes.


Deja un comentario

Olas de calor actuales consecuencia del cambio climático.

V

Las olas de calor de 2018 no son una sorpresa

UNICEF/UNI122429/Pirozzi
Un grupo de niños juegan con el agua de una boca de incendio en la ciudad de Cobato, en Filipinas.

27 Julio 2018

El clima extremo, que incluye temperaturas récord y olas de calor, sequías y precipitaciones desastrosas, marcó la primera mitad del verano en el hemisferio norte, lo que ha repercutido en la salud,, la agricultura, los ecosistemas y la infraestructura y ha provocado incendios forestales devastadores.

“2018 se perfila como uno de los años más calurosos de la historia, con récords de temperatura en muchos países. Esto no es una sorpresa. Las olas de calor y el calor extremo que estamos experimentando son consistentes con lo que esperamos como resultado del cambio climático causado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto no es un escenario futuro, está sucediendo ahora”, dijo la secretaria general adjunta de la Organización Meteorológica Mundial, Elena Manaenkova.

Según la Organización Mundial de la Salud, la exposición excesiva al calor tiene una amplia variedad de efectos fisiológicos en los seres humanos que pueden resultar en muertes prematuras e incapacidad.

La excesiva exposición al calor durante periodos prolongados del día y la noche puede producir insuficiencias cardiovasculares, respiratorias y renales, así como diabetes.

Los grupos de población más vulnerables son las personas mayores, los niños, las mujeres embarazadas, los obreros que trabajan al aire libre y los pobres.

Clima a través del mundo

Japón sufrió las peores inundaciones y los deslizamientos de tierra más graves en décadas, con muchos registros de precipitaciones diarias rotos entre el 28 de junio y 8 de julio: más de 200 personas perdieron la vida, se destruyeron o inundaron unas 10.000 viviendas y se produjo una intensa ola de calor, según cifras oficiales del Gobierno.

Dentro de la red de observación desplegada por la Agencia Meteorológica de Japón,  200 de las 927 estaciones registraron una temperatura máxima superior a los 35 grados Celsius el 15 de julio y el 19 de julio, la Agencia emitió una advertencia de temperaturas muy altas del 24 julio al 2 de agosto.

La localidad de Kumagaya estableció un nuevo récord máximo de temperatura diaria de 41,1 grados Celsius, y la de Oume de 40,8 el 23 de julio. Las temperaturas y la humedad peligrosamente altas se produjeron cuando Japón buscaba recuperarse de las peores inundaciones y derrumbes ocurridos en décadas.

Además, la Administración Meteorológica de Corea emitió una advertencia severa durante varios días de que las temperaturas máximas diarias eran de más de 35 grados, y se rompieron varios registros de temperatura diaria. Es probable que las condiciones calientes continúen hasta finales de julio.

Ouargla, en el desierto del Sahara de Argelia, informó de una temperatura máxima de 51,3 grados el 5 de julio. Es probable que esta sea la temperatura más alta confiable jamás registrada en Argelia. El Archivo de fenómenos meteorológicos extremos de la Organización Meteorológica señala que la ciudad de Kebili, en Túnez, mantiene el récord de temperatura más alta registrada en África con 55 grados en julio de 1931. Sin embargo, ha habido dudas sobre la fiabilidad de los registros de temperatura de la era colonial.

Este año, muchas partes del norte de África vieron una ola de calor del 3 al 10 de julio. Marruecos marcó un récord de 43,4 grados en Bouarfa el 3 de julio. Las altas temperaturas también se pronostican para la semana que comenzó el 23 de julio.

La estación de Furnace Creek en el parque nacional Parque Nacional del Valle de la Muerte en el estado norteamericano de Californiaregistró una temperatura de 52,0 grados el 8 de julio. La estación tiene el récord de la temperatura más alta registrada en la Tierra con 56,7 grados, el 10 de julio de 1913.

Otras partes de California también fueron afectadas por el calor extremo. El centro de Los Ángeles estableció un récord mensual mínimo de julio de 26,1 grados para la noche del 7 de julio.

Chino, cerca de Los Ángeles, vio una temperatura récord de 48,9 grados. El aeropuerto de Burbank estableció un récord absoluto de 45,6 grados el 6 de julio, superando los 45 registrados en 1971, y el aeropuerto Van Nuys registró una temperatura récord de 47,2, según el servicio meteorológico estadounidense.

Además, este servicio emitió una advertencia de calor excesivo para el sureste de California y el suroeste y el centro-sur de Arizona, e informó de que el Parque Nacional del Valle de la Muerte registró 53 grados.

En Canadá, una ola de calor combinada con alta humedad en la provincia de Quebec contribuyó a decenas de muertes, especialmente entre los más vulnerables y los ancianos.

Al mismo tiempo, partes del este de Canadá vieron un breve retorno del clima invernal, con nieve en partes de Terranova y Cabo Bretón (Nueva Escocia) y temperaturas de -1 grados en St John’s y Halifax. El clima de invierno a finales de año es raro. Esta es la primera vez que se registra desde 1996.

Las temperaturas fueron excepcionalmente altas en gran parte del norte de Siberia en junio de 2018. Esa tendencia continuó durante la primera semana de julio.

El Centro Hidrométrico de Siberia Occidental de Rusia emitió una advertencia de tormenta debido a temperaturas de más de 30 grados durante más de cinco días. Esto crea altos riesgos de incendios forestales, interrupciones en el suministro de energía, y en los servicios públicos, como el transporte.

La región de Krasnoyarsk informó de anomalías diarias de 7 grados por encima del promedio, con incendios que ya afectan a unas 80,000 hectáreas de bosque.

En medio de una ola de calor extendida en Escandinavia, las temperaturas superaron los 30 grados en el Círculo Polar Ártico. Noruega registró una temperatura récord de 33,5 grados en Badufoss el 17 de julio, y alcanzó los 33,4 en Kevo, en Finlandia.

Influenciado por un viento cálido, el extremo norte de Noruega (Makkaur) registró un récord de temperatura mínima durante la noche de 25,2 el 18 de julio.

La ola de calor siguió a un mayo excepcionalmente seco y cálido en el norte de Europa, lo que condujo a un constante de incendios forestales en toda Escandinavia y la región del Báltico. Suecia informó acerca de 50 incendios forestales que ardían a mediados de julio.

Los incendios avivados por los vientos extremadamente fuertes mataron a docenas de personas cerca de Atenas la noche del 24 de julio en una de las peores tragedias vividas en Grecia durante años.

El 23 de julio las temperaturas alcanzaron aproximadamente 38 grados y hubo fuertes vientos del oeste. Grecia, sin embargo, no ha sido testigo de precipitaciones por debajo del promedio en lo que va del verano y por lo tanto las condiciones meteorológicas en Grecia no se pueden comparar con Escandinavia.

Irlanda registró olas de calor sinópticas (5 días consecutivos o más con una temperatura máxima de más de 25 grados) en 15 estaciones y una sequía absoluta en todas sus estaciones.

El Reino Unido registró su primer semestre de verano más seco, con solo 47 mm de precipitación entre el 1 de junio y el 16 de julio. Sus servicios meteorológicos han informado de que la ola de calor continuará en gran parte de Inglaterra esta semana, con temperaturas que alcanzarían los 32-34 grados en algunos lugares el 27 o el 28 de julio.

Armenia vio una ola de calor entre el 29 de junio y el 12 de julio. La temperatura promedio del aire diario fue de 4 a 7 grados por encima de lo normal y de hasta 9 en algunas regiones. También se observó una nueva temperatura récord de 42,6 grados en Areni el 12 de julio.

OMM/Gonzalo Javier Bertolotto Quintana
Piezas de hielo flotando en el Canal Príncipe Gustavo, en la Antártida, donde antes existían plataformas de hielo de más de 28 km.

Relación al cambio climático

Los episodios de calor extremo, precipitaciones y sequías están aumentando como resultado del cambio climático. Aunque no es posible atribuir los eventos extremos individuales de junio y julio a este fenómeno, son compatibles con la tendencia general a largo plazo debido al aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero en todo el mundo.

Muchos estudios recientes han encontrado que la probabilidad de estos eventos extremos son influencia de la actividad humana, ya sea directa o indirectamente.


Deja un comentario

Ante las eventuales olas de calor. Consejos para la salud humana.

Consejos para protegerse de una ola de calor

OMM/Luke Romick
Un niño en la localidad de Mcuba, Suazilandia.

24 Julio 2018

Cada año, las altas temperaturas perjudican la salud de muchas personas, especialmente los ancianos. El fenómeno desencadena agotamiento, ataques cardíacos o confusión y puede empeorar afecciones existentes como enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Conforme el tiempo de la canícula se cierne sobre el hemisferio norte, comienzan a emitirse las primeras advertencias por las eventuales olas de calor y los largos períodos cálidos que las acompañan.

El clima extremo, que incluye temperaturas récord y olas de calor, sequías y precipitaciones desastrosas, marcó la primera mitad del verano en el hemisferio norte. Esto ha tenido un impacto generalizado en la salud humana, la agricultura, los ecosistemas y la infraestructura. Además ha provocado incendios forestales devastadores, como el que se desató en Grecia apenas hace unos días.

Avivados por los vientos extremadamente fuertes, los incendios cobraron la vida de docenas de personas cerca de Atenas la noche del 24 de julio en una de las peores tragedias de Grecia durante años.

Funcionarios de la Organización Meteorológica Mundial  dijeron que las temperaturas subieron más de 30 grados en Noruega y otras partes del norte de Europa, causando sequías e incendios forestales.

Si bien la Organización Meteorológica Mundial no se aventura a atribuir de manera inmediata las olas de calor individuales o temperaturas extremas al cambio climático inducido por el hombre, el organismo reconoce que lo que estamos viviendo es consistente con modelos estudiados por los científicos.

Por eso se prevé que las olas de calor aumenten, pero su impacto en la salud puede prevenirse en gran medida.

Para ayudar a contrarrestar el impacto de las olas de calor la Organización Mundial de la Salud ha puesto en línea materiales para apoyar la preparación y la respuesta a las olas de calor.

Consejos para el público en general durante una ola de calor

  • Siga las recomendaciones de su autoridad de salud local.
  • Mantenga su casa fresca, controlando la temperatura regularmente. Idealmente, se debe mantener por debajo de 32 ° C durante el día y 24 ° C por la noche.
  • Cuelgue cortinas en ventanas soleadas, abra ventanas por la noche y temprano en la mañana, y cuelgue toallas húmedas para enfriar el aire de la habitación puede ayudar a reducir la temperatura en el interior.
  • Vaya a la habitación más fresca de su casa, especialmente por la noche. Evite salir durante la hora más calurosa del día.
  • Evite la actividad física extenuante si puede.
  • Quédese en la sombra.
  • No deje niños o animales en vehículos estacionados.
  • Mantenga el cuerpo fresco e hidratado. Tome duchas o baños fríos. Use ropa liviana y holgada de materiales naturales. Use un sombrero de ala ancha o gorra y gafas de sol. Use ropa de cama y sábanas livianas, y sin almohadones, para evitar la acumulación de calor. Beba regularmente, pero evite el alcohol y demasiada cafeína y azúcar. Coma comidas pequeñas y coma con más frecuencia. Evite los alimentos que son ricos en proteínas.
  • Ayude a otros a controlar a familiares, amigos y vecinos que pasan la mayor parte del tiempo solos. Las personas ancianas o enfermas que viven solas deben visitarse al menos diariamente.
  • Si una persona está tomando medicamentos, pregúntele al médico tratante cómo puede influir en la termorregulación y el equilibrio de líquidos.
  • Mantenga los medicamentos por debajo de los 25 ° C o en el refrigerador (lea las instrucciones de almacenamiento en el empaque).
  • Busque atención médica si padece una afección médica crónica o está tomando múltiples medicamentos.
  • Si usted u otras personas se sienten mal, mareado, débil, ansioso, con intensa sed o dolor de cabeza, busque ayuda. Vaya a un lugar fresco lo antes posible y mida la temperatura de su cuerpo. Beba agua o jugo de fruta para rehidratar. Descanse inmediatamente en un lugar fresco si tiene espasmos musculares dolorosos; beber soluciones de rehidratación oral que contienen electrolitos; y busque ayuda si los calambres por calor duran más de una hora.
  • Consulte a su médico si siente síntomas inusuales o si los síntomas persisten.
  • Si alguien tiene la piel seca y caliente, delirio, convulsiones y / o está inconsciente, llame a un médico o a una ambulancia de inmediato.


Deja un comentario

Pérdidas económicas causadas por el clima 2017

El clima de 2017, el más caro de la historia

UNCEF/Moreno Gonzalez
Dos hermanos sentados en lo que queda de su casa, que fue severamente dañana por el huracán Irma en Grand Turks, en las islas de Turcos y Caicos.

22 Marzo 2018

Una gran actividad ciclónica en el Atlántico Norte, graves inundaciones causadas por los monzones en el subcontinente indio y continuas sequías en zonas del África Oriental convirtieron 2017 en el año con el mayor número de pérdidas económicas relacionadas con fenómenos meteorológicos y climáticos extremos documentado hasta el momento, revela el último informe de la agencia de la ONU encargada de observar el tiempo.

En su última Declaración sobre el estado del clima mundial en 2017la Organización Meteorológica Mundial destaca los efectos devastadores de las condiciones meteorológicas extremas en el desarrollo económico, la seguridad alimentaria, la salud y la migración, que han costado unos 320.000 millones de dólares.

La Declaración, que este año cumple su vigesimoquinta edición y que se ha publicado en víspera de la celebración del Día Meteorológico Mundial, señala que en 2017 se registraron temperaturas medias mundiales de alrededor de 1,1 °C por encima de los niveles preindustriales.

La temperatura media mundial del período comprendido entre 2013 y 2017 es el promedio quinquenal más elevado jamás registrado. Los nueve años más cálidos se han producido a partir de 2005 y los cinco más cálidos de todos ellos a partir de 2010.

Además, las mediciones directas del CO2 atmosférico durante los últimos 800.000 años han indicado variaciones naturales de entre 180 y 280 ppm.

“Esto demuestra que la concentración actual de CO2 de 400 ppm excede la variabilidad natural observada durante cientos de miles de años”, se especifica en la Declaración.

Tales niveles de CO2 supondrán, como ha señalado Petteri Taalas, secretario general de la Organización Meteorológica Mundial, que “el planeta enfrentará un futuro más cálido y una mayor cantidad de fenómenos meteorológicos, climáticos e hidrológicos extremos”.

De hecho, Talaas resaltó que en el comienzo de 2018 se mantiene la tendencia de 2017: las condiciones meteorológicas extremas continúan cobrándose vidas y destruyendo medios de subsistencia. Por ejemplo, en el Ártico se observaron temperaturas excepcionalmente altas, mientras que las zonas densamente pobladas del hemisferio norte se vieron afectadas por fríos de especial crudeza y tormentas de invierno devastadoras. Australia y Argentina padecieron olas de calor extremas, la sequía siguió azotando a Kenya y Somalia, y Ciudad del Cabo (Sudáfrica) se enfrentó a una gran escasez de agua.

Repercusiones socioeconómicas…

En 2017, se produjeron numerosos desastres con grandes impactos económicos. Munich Re evaluó el total de pérdidas por desastres provocados por fenómenos meteorológicos y climáticos en 320.000 millones de dólares, la mayor cuantía anual jamás registrada.

Las naciones vulnerables se ven especialmente afectadas por los impactos climáticos, como se pone de manifiesto en un estudio reciente del Fondo Monetario Internacional, en el que se advirtió que un aumento de 1 °C de la temperatura podría reducir considerablemente las tasas de crecimiento económico en muchos países de bajos ingresos.

… y para la salud

El riesgo general de contraer enfermedades relacionadas con el calor o de fallecer como consecuencia de este ha aumentado de forma constante desde 1980, y actualmente cerca del 30 % de la población mundial vive en condiciones climáticas capaces de generar temperaturas potencialmente letales al menos 20 días al año, según datos de la Organización Mundial de la Salud que se citan en la Declaración.

Un capítulo especial se dedica a las enfermedades transmitidas por vectores como el virus del Zika, que se vio favorecido por unas condiciones climáticas benignas que estimularon su y amplificaron la transmisión de la enfermedad, como sucedió especialmente entre 2014 y 2016.

También plantea problemas de sociopolíticos como la emigración

En 2016, los desastres meteorológicos obligaron a 23,5 millones de personas a desplazarse. Como en años anteriores, la mayoría de esos desplazamientos internos estuvieron asociados a crecidas o tormentas y ocurrieron en la región de Asia-Pacífico.

En Somalia siguen produciéndose desplazamientos internos masivos a causa de la sequía y la inseguridad alimentaria. Desde noviembre de 2016 hasta diciembre de 2017, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados registró 892.000 desplazamientos motivados por la sequía.

En el Cuerno de África, a la limitada temporada de lluvias de 2016 le siguió una rigurosa estación seca durante enero y febrero de 2017 y una temporada de lluvias con escasas precipitaciones de marzo a mayo.

A partir de junio de 2017, más de la mitad de las tierras de cultivo de Somalia resultaron afectadas por la sequía, y desde diciembre de 2016 los rebaños disminuyeron entre un 40 y un 60 % debido al aumento de la mortalidad y las ventas a precios desfavorables, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y el Programa Mundial de Alimentos.

Ninguna parte del planeta está a salvo, tampoco América

En todos los continentes, 2017 fue uno de los seis años más cálidos de los que se tuvieran datos, clasificándose en segundo lugar América del Sur, tercera Asia, cuarta África, quinta Europa y América del Norte y Oceanía sextas. En América del Sur, se dieron el segundo verano y el segundo invierno más cálidos jamás registrados.

En el hemisferio sur, del 14 al 21 de junio se produjo un amplio episodio de nevadas en el sur de América del Sur, alcanzando la extensión del manto de nieve continental los 750.000 kilómetros cuadrados, la mayor desde que empezara la vigilancia satelital.

Si bien en 2017 no hubo ningún episodio de El Niño en toda la cuenca, se produjo un calentamiento muy pronunciado cerca de la costa de América del Sur a principios de año, que era el característico de este fenómeno.

Y por supuesto los huracanes

En agosto y septiembre de 2017, los tres grandes huracanes que llegaron en rápida sucesión al sur de los Estados Unidos de América y varias islas del Caribe batieron todos los récords de pérdidas y daños causados por fenómenos meteorológicos extremos de los registros modernos. Harvey, María y Inma alcanzaron categorías máximas en cuanto a la velocidad de sus vientos.

Más allá de los estragos humanos, según las estimaciones del Banco Mundial, los daños y pérdidas totales causados por el huracán María en Dominica ascendieron a 1,3 billones de dólares, lo que equivale al 224 % de su producto interior bruto(PIB), según contó en una entrevista con Noticias ONU, Andrés Orías, oficial de programas de la Organización Meteorológica Mundial.

 

 

También afecta a los océanos…

La temperatura en la superficie del mar a escala mundial en 2017 estuvo ligeramente por debajo de los niveles de 2015 y 2016, pero fue la tercera más cálida jamás registrada.

El contenido calorífico de los océanos, que es una medida existente en las capas superiores de los océanos hasta los 2000 metros, alcanzó nuevos niveles máximos sin precedentes en 2017.

En la Declaración se indica que la magnitud de casi todos los componentes específicos del aumento del nivel del mar se ha incrementado en los últimos años, en particular, el derretimiento del manto de hielo polar, principalmente en Groenlandiay, en menor medida, en la Antártida.

Por segundo año consecutivo, las temperaturas de la superficie del mar superiores a la media que se dieron en la costa oriental de Australia provocaron un blanqueamiento significativo de los corales de la Gran Barrera de Coral.

… y a la criosfera

A lo largo de 2017, la extensión del hielo marino se situó muy por debajo de la media del período 1981-2010, tanto en el Ártico como en la Antártida.

La extensión máxima de hielo marino del Ártico en invierno fue la más baja recogida en los registros satelitales. El valor mínimo estival fue el octavo más bajo registrado. Sin embargo, debido a la lenta congelación, la extensión del hielo marino volvió a descender a unos valores mínimos casi sin precedentes para el mes de diciembre.

La extensión del hielo marino de la Antártida se ubicó en niveles mínimos jamás registrados, o cerca de ellos, a lo largo de todo el año.

El cambio del balance de masa del manto de hielo de Groenlandia entre septiembre y diciembre de 2017 estuvo cerca de la media. Aunque se produjo un aumento global de la masa de hielo, esto tan solo constituye una pequeña desviación con respecto a la tendencia general a la baja observada en los dos últimos decenios, durante los cuales, desde 2002, el manto de hielo de Groenlandia ha perdido cerca de 3,6 billones de toneladas de masa.


Deja un comentario

El clima en el 2017.

2017 fue el año más cálido registrado en la historia sin un fenómeno de El Niño

Havana Cuba, despues del Huracán Irma. Foto: OCHA EFE/Rolando Pujol

18 de enero, 2018 — El año 2017 fue el año más cálido registrado en la historia sin un fenómeno de El Niño, reveló este jueves la Organización Meteorológica Mundial.

La OMM informó que la temperatura global promedio el año pasado fue aproximadamente 1.1° C por encima de la era pre-industrial.

El año 2016 continúa siendo en general el año más cálido registrado, con un 1.2° C por encima del mismo período.

“La tendencia es bastante clara, desde los 70s las temperaturas continúan aumentando… Que 2017 sea el año más cálido o el segundo más cálido no es la historia, la historia es la tendencia al calentamiento global”, expresó el científico Omar Badour, un alto representante de la OMM, durante una conferencia de prensa en Ginebra.

La OMM informó que 17 de los 18 años más cálidos de la historia han sido en este siglo, y que el nivel de calentamiento de los pasados tres años ha sido excepcional.

“El calor del Ártico ha sido especialmente pronunciado y esto tendrá repercusiones profundas y duraderas en los niveles del mar y en los patrones climáticos en otras partes del mundo “, declaró en un comunicado el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas.

Además del calentamiento global debido al aumento de los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el clima también tiene una variabilidad natural debido a fenómenos como El Niño, que tiene una influencia de calentamiento, y La Niña, que tiene una influencia refrescante. El fuerte El Niño entre 2015 y 2016 contribuyó a la temperatura récord en 2016. Por el contrario, 2017 comenzó con un La Niña muy débil y también terminó de la misma manera.

“Las temperaturas solo cuentan una pequeña parte de la historia. La calidez en 2017 fue acompañada por el clima extremo en muchos países del mundo. Los Estados Unidos de América tuvieron su peor año en términos de desastres climáticos, mientras que otros países vieron su desarrollo ralentizado o revertido por los ciclones tropicales, las inundaciones y la sequía “, agregó Taalas.

La OMM emitirá su declaración completa sobre el estado del clima en 2017 en marzo. Este informe proporcionará una visión global de la variabilidad y tendencias de la temperatura, eventos de alto impacto e indicadores a largo plazo del cambio climático, como el aumento de las concentraciones de dióxido de carbono, el hielo marino ártico y antártico, el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos.


Deja un comentario

Cómo hacer frente en Africa al fenómeno climático de la Niña

La Niña en el Cuerno de África: “Si actuamos temprano, mitigaremos el impacto”

Sequía en Etiopía exacwerbada por el fenómeno de El Niño. Foto: PMA/Melese Awoke.

02 de enero, 2018 — Este año el fenómeno climático de la Niña podría afectar a varios países. El sistema humanitario busca anticipar con la preparación de sistemas de respuesta en previsión de un nuevo episodio.

Entre el 2015 y el 2016, un centenar de países fueron afectados por el fenómeno de El Niño, que causó severas sequías, especialmente en países de África del Este.

Unos 23 países lanzaron llamamientos para pedir asistencia internacional.

“Cerca de 60 millones de personas fueron afectadas”, informa Greg Puley, de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en una entrevista con Noticias ONU.

El impacto del fenómeno del Niño fue particularmente dramático en Somalia, Etiopía y el norte de Kenia. En anticipación para este nuevo año, OCHA trabaja con los gobiernos y con varios socios humanitarios.

“Tras años sufriendo condiciones de sequía, varios países han construido sistemas de alerta que les permite anticipar fenómenos que agraven la situación de las poblaciones pastorales.

“Se trata de evitar que las familias tengan que vender sus pertenencias, especialmente su ganado”, indica Puley.

“No queremos que una nueva sequía resulte en necesidades humanitarias, con la distribución de comida y de agua”, agrega.

“Si actuamos temprano, podemos mitigar el impacto y prevenir que se agrave una situación ya bastante difícil. Lo más temprano implementemos un sistema de respuesta, la más eficiente será esta respuesta”, asevera.

Existen varias medidas que buscan fortalecer la resiliencia de los países. Se puede, por ejemplo, reforzar las orillas de los ríos para prevenir inundaciones.

“Quizás se necesite invertir hasta 10 millones de dólares para reforzar las orillas de un río. Pero en comparación, se puede llegar a pagar entre 40 o 60 millones de dólares para ayudar a las poblaciones desplazadas por las inundaciones”, explica.

El funcionario de OCHA también indica que se trabaja en mecanismos de seguro y en lo que llaman “inversiones sin arrepentimiento”, que tienen un impacto positivo en los países, que las previsiones se realicen o no.