Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Conclusiones del consejo de cardenales con el Papa

Reunión del Consejo de Cardenales (foto de archivo) Reunión del Consejo de Cardenales (foto de archivo)  

A. Gisotti: se espera la publicación de la nueva Constitución Apostólica antes de fin de año

El Director “ad interim” de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, informó durante un Briefing a última hora de esta mañana acerca de la XXIX reunión del Consejo de Cardenales con el Santo Padre Francisco. Estos Cardenales volverán a reunirse con el Santo Padre del 25 al 27 de junio de este año

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

Este Consejo se reunió durante tres días, del 8 al 10 de abril y contó con la participación de los Cardenales Pietro Parolin, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, S.D.B., Reinhard Marx, Seán Patrick O’Malley, O.F.M. Cap, Giuseppe Bertello y  Oswald Gracias, además del  Secretario del Consejo, Monseñor Marcello Semeraro y el Secretario adjunto, Monseñor Marco Mellino

El Santo Padre, como de costumbre, participó en los trabajos de la XXIX Reunión del Consejo de Cardenales, si bien estuvo ausente esta mañana a causa de la Audiencia General.

Amplia consulta

Las sesiones de trabajo se desarrollaron 9.00 a 12.30 de la mañana y de 16.30 a 19.00 de la tarde. Durante la reunión se puso a punto el procedimiento de consultación de la nueva Constitución Apostólica, cuyo título provisional es Praedicate evangelium. Tal como informó Alessandro Gisotti el borrador – aprobado por el Consejo de Cardenales – se enviará a los Presidentes de las Conferencias Episcopales Nacionales, a los Sínodos de las Iglesias Orientales, a los Dicasterios de la Curia Romana, a las Conferencias de Superiores y Superioras Mayores y a algunas Universidades Pontificias a quienes se les pedirá que envíen comentarios y sugerencias.

Temas abordados

Entre los  temas abordados durante las sesiones de trabajo se destacó la orientación misionera que debe asumir cada vez más la Curia a la luz de la nueva Constitución Apostólica, el compromiso de fortalecer el proceso de sinodalidad en la Iglesia en todos los niveles y  la necesidad de una mayor presencia de las mujeres en papeles de liderazgo en los Organismos de la Santa Sede.  Además, se reiteró que el Consejo de Cardenales es un organismo que tiene la tarea de ayudar al Santo Padre en el gobierno de la Iglesia Universal y, por lo tanto, su función no termina con la publicación de la Constitución apostólica.

Además, el martes 9 de abril, el Cardenal Seán Patrick O’Malley explicó al Papa y al Consejo de Cardenales los trabajos de la Asamblea Plenaria de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, que tuvo lugar la semana pasada.

El Cardenal O’Malley dio las gracias al Papa por el  Encuentro en el Vaticano: “La protección de los menores en la Iglesia”, celebrado el pasado mes de febrero, y por la reciente publicación de las normas para el Estado de la Ciudad del Vaticano, que refuerzan el compromiso de la Iglesia contra todas las formas de abuso de menores y adultos vulnerables.

La próxima reunión del Consejo de Cardenales tendrá lugar los días 25, 26 y 27 de junio de 2019.


Deja un comentario

Vaticano: temas tratados por el consejo de Cardenales.

Briefing sobre la reunión del Consejo de Cardenales en el Vaticano

El Director ad interim de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, señaló que entre los trabajos realizados, el Consejo de Cardenales también ha reflexionado cuidadosamente sobre la dimisión del estado clerical impuesta al arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Ciudad del Vaticano

El Director ad interim de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, ha informado sobre la conclusión de la XXVIII reunión de los cardenales consejeros con el Santo Padre Francisco, a través de un briefing que tuvo lugar el miércoles 20 de febrero a la una de la tarde, hora local de Roma.

En este contexto, el Consejo de Cardenales se ha reunido durante tres días: lunes 18, martes 19 y miércoles 20 de febrero. Estuvieron presentes los cardenales Pietro Parolin, Óscar Rodríguez Maradiaga, S.D.B, Reinhard Marx, Seán Patrick O’Malley, O.F.M. Cap, Giuseppe Bertello y Osvald Gracias. También asistieron el secretario del Consejo, Mons. Marcello Semeraro y el secretario adjunto, Mons.Marco Mellino.

Tal como afirmó Gisotti, el Santo Padre, como de costumbre, participó en los trabajos, aunque esta mañana estuvo ausente con motivo de la audiencia general. Esta tarde participará en la sesión final de la reunión.

El borrador de la nueva Constitución Apostólica

Las sesiones de trabajo se desarrollaron por la mañana de 9.00 a 12.30 y por la tarde de 16.30 a 19.00. La actividad principal de esta reunión del Consejo ha sido la actualización y relectura del borrador de la nueva Constitución Apostólica, cuyo título provisional, -como es sabido- es Predicate evangelium.

En particular, se prosiguió con la revisión estilística y la relectura canónica del texto. Los cardenales consejeros han analizado cómo proceder respecto a la consulta que el Santo Padre, en nombre de la sinodalidad, tiene la intención de promover. Se ha decidido que se consultarán las conferencias episcopales nacionales, los sínodos de las Iglesias Orientales, los dicasterios de la Curia Romana, las conferencias de Superiores y Superioras Mayores y algunas Universidades Pontificias.

Reunión sobre Protección de los Menores en la Iglesia

Asimismo, el martes 19, tuvo lugar la audición del P. Federico Lombardi SJ, moderador del Encuentro sobre la Protección de los Menores en la Iglesia, decidido durante la XXVI reunión del Consejo de Cardenales, celebrada del 10 al 12 de septiembre de 2018. Al respecto, se ha reiterado con fuerza la importancia de este evento en el camino del compromiso para hacer de la Iglesia un hogar cada vez más seguro para los niños y los adolescentes.

En este contexto, ha habido una detallada reflexión del Consejo sobre la dimisión del estado clerical impuesta por la Congregación para la Doctrina de la Fe al arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick.

También se informó que los miembros del Consejo, aunque no sean presidentes de las conferencias episcopales o desempeñen otro cargo, así como los obispos secretario y secretario adjunto, participarán en el Encuentro sobre la Protección de los Menores en la Iglesia, que se celebrará a partir de mañana y hasta el 24 de febrero. La próxima reunión del Consejo de Cardenales se llevará a cabo los días 8, 9 y 10 de abril de 2019.

Declaraciones de Gisotti sobre el Cardenal O’Malley

Por su parte, el Director ad interim, declaró que la tarde del martes 19 de febrero habló con el Cardenal Sean O’Malley al final de la sesión vespertina de trabajo del Consejo.

“El Cardenal me dijo que estaba muy contento con la reunión sobre la Protección de Menores, cuya decisión de llevarse a cabo surgió durante la reunión del Consejo de Cardenales del pasado mes de septiembre, así como por una idea desarrollada por la Comisión Pontificia para la Protección de Menores”.

” O’ Malley manifestó su alegría por poder dar su contribución a esta reunión y está convencido de que será un evento muy importante”, añadió Gisotti.

Declaraciones de Gisotti sobre McCarrick

El Director de prensa de la Santa Sede, también señaló que el Consejo de Cardenales ha reflexionado cuidadosamente sobre la dimisión del estado clerical impuesta al arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En este sentido, el Consejo subrayó que la decisión irrevocable de la Congregación para la Doctrina de la Fe, acogida por el Santo Padre, es un paso importante en la administración de justicia por los crímenes y pecados cometidos por McCarrick.

“Los Cardenales Consejeros reiteraron que, trabajando en conjunto con el Papa, los próximos pasos a seguir -comenzando con el Encuentro sobre la Protección de Menores- enviarán una fuerte señal al Pueblo de Dios para fortalecer la confianza en el compromiso de la Iglesia en la lucha contra todas las formas de abuso, desde el terrible abuso de menores”, concluyó Gisotti.


Deja un comentario

Vaticano: nombrado el nuevo camarlengo. De qué se trata

cardenal Kevin Joseph Farrell camarlengoEl cardenal Kevin Joseph Farrell 

Francisco nombra al card. Kevin Farrell camarlengo de Santa Iglesia Romana

El Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida sucede al cardenal Jean-Louis Tauran fallecido el 5 de julio del año pasado. El camarlengo cuida y administra los bienes y derechos temporales de la Santa Sede durante la Sede Vacante y constata la muerte del Pontífice

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco ha nombrado camarlengo de la Santa Iglesia Romana al cardenal Kevin Joseph Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida. El purpurado sucede al cardenal Jean-Louis Tauran, nombrado para esta tarea por el Papa Francisco el 20 de diciembre 2014 y fallecido el 5 de julio del año pasado.

El camarlengo es el purpurado que preside la Cámara Apostólica y desarrolla la tarea de cuidar y administrar los bienes y los derechos temporales de la Santa Sede durante la Sede Vacante. El artículo 171 de la Constitución Apostólica Pastor Bonus afirma:

“Cuando está vacante la Sede Apostólica, es derecho y deber del cardenal Camarlengo de la Santa Iglesia Romana reclamar, también por medio de un delegado suyo, a todas las administraciones dependientes de la Santa Sede las relaciones sobre su estado patrimonial y económico, así como las informaciones sobre los asuntos extraordinarios que estén eventualmente en curso, y a la Prefectura de los Asuntos Económicos de la Santa Sede el balance general del año anterior, así como el presupuesto para el año siguiente. Está obligado a someter esas relaciones y balances al Colegio de Cardenales”.

La Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, sobre la Vacante de la Sede Apostólica y la elección del Romano Pontífice, en el artículo 17 recuerda otra tarea del camarlengo:

“Apenas recibida la noticia de la muerte del Sumo Pontífice, el Camarlengo de la Santa Iglesia Romana debe comprobar oficialmente la muerte del Pontífice en presencia del Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias, de los Prelados Clérigos y del Secretario y Canciller de la Cámara Apostólica, el cual deberá extender el documento o acta auténtica de muerte. El Camarlengo debe además sellar el estudio y la habitación del mismo Pontífice, disponiendo que el personal que vive habitualmente en el apartamento privado pueda seguir en él hasta después de la sepultura del Papa, momento en que todo el apartamento pontificio será sellado; comunicar la muerte al Cardenal Vicario para la Urbe, el cual dará noticia al pueblo romano con una notificación especial; igualmente al Cardenal Arcipreste de la Basílica Vaticana; tomar posesión del Palacio Apostólico Vaticano y, personalmente o por medio de un delegado suyo, de los Palacios de Letrán y de Castel Gandolfo, ejerciendo su custodia y gobierno; establecer, oídos los Cardenales primeros de los tres órdenes, todo lo que concierne a la sepultura del Pontífice, a menos que éste, cuando vivía, no hubiera manifestado su voluntad al respecto; cuidar, en nombre y con el consentimiento del Colegio de los Cardenales, todo lo que las circunstancias aconsejen para la defensa de los derechos de la Sede Apostólica y para una recta administración de la misma”.


Deja un comentario

Vaticano; homilía del Papa en la misa por los Cardenales fallecidos.

El Papa: vivir para servir, los honores y el poder pasan sin dejar huella

Misa por los cardenales y obispos que fallecieron durante el último año: «no a la “cultura del maquillaje” que cuida las apariencias», «una vida desvaída, rutinaria, que se contenta con hacer su deber sin darse, no es digna de Dios»
AFP

La misa del Papa en San Pedro

Pubblicato il 03/11/2018
Ultima modifica il 03/11/2018 alle ore 13:23
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

«Estamos de paso» en esta vida y en camino hacia el cielo. Para prepararse a esto «es indispensable» distanciarse de «las apariencias mundanas», diciendo «no a la “cultura del maquillaje”, que enseña a cuidar las apariencias». En la misa en San Pedro, en sufragio de los cardenales y obispos que perdieron la vida durante el año, el Papa Francisco invitó a ampliar la mirada hacia las cosas eternas sin tener en cuenta las «dinámicas terrenales». «Veamos más allá», porque «lo que el mundo busca y ostenta (los honores, la potencia, las apariencias, la gloria) pasa, sin dejar nada», afirmó el Pontífice, quien citó la frase del “Principito” de Antoine de Saint-Exupéry, «lo esencial es invisible a los ojos», para proponer la advertencia de San Pablo: «No fijemos la mirada en las cosas visibles, sino en las cosas invisibles, porque las cosas visibles son de un momento; las invisibles son, por el contrario, eternas».

 

El Papa Bergoglio exhortó a purificar el corazón, «el interior del hombre, precioso a los ojos de Dios» y «no el exterior, que se desvanece», y a vivir la vida como una perenne preparación al matrimonio con el Esposo, Jesucristo. El Papa reflexionó en su homilía sobre la parabola evangélica de las diez vírgenes que «salieron al encuentro del esposo». «La vida es para todos una constante llamada a salir: del vientre de la madre, de la casa en donde se nació, de la infancia a la juventud y de la juventud a la edad adulta, hasta la salida de este mundo», observó el Pontífice. «También para los ministra del Evangelio, la vida es en constante salida: de la casa familiar a la casa a la que nos manda la Iglesia, de un servicio a otro; siempre estamos de paso, hasta el paso final».

 

Esta «salida constante» tiene un objetivo, una meta y un sentido: salir al encuentro de Jesús. Esto orienta «la vida, no otras cosas», subrayó el Papa. «Es un final que ilumina lo que antecede. Y, como la siembra se juzga según la cosecha, de la misma manera el camino de la vida se define a partir de la meta».

 

Entonces, se convierte en «una cotidiana preparación al matrimonio, un gran noviazgo». «Preguntémonos», pidió el Obispo de Roma, «¿vivo como uno que prepara el encuentro con el Esposo? En el ministerio, tras todos los encuentros, actividades que hay que organizar y prácticas de las que hay que ocuparse, no hay que olvidar el hilo que une todo el tejido: la espera del Esposo. El centro no puede ser más que un corazón que ama al Señor». Y, frente al Señor «no cuentan las apariencias», esas que ofrece el mundo, sino «el corazón».

 

El Papa reflexionó particularmente sobre otra característica: la de no ser vistoso, sino esencial. Francisco indicó que, hay un segundo aspecto importante: el aceite existe para ser consumido. Solo ilumina quemándose. «Así es la vida – precisó el Pontífice – difunde luz solo si se consume, si se gasta en el servicio. El secreto de la vida es vivir para servir. El servicio es el billete que se debe presentar en la entrada de las bodas eternas. Lo que queda de la vida, ante el umbral de la eternidad, no es cuánto hemos ganado, sino cuánto hemos dado. El sentido de la vida es dar respuesta a la propuesta de amor de Dios. Y la respuesta pasa a través del amor verdadero, del don de sí mismo, del servicio».

 

Esta llama del servicio debe ser alimentada con el amor, recordó Francisco. Y esta es la tercera característica del aceite, que surge de modo relevante: su preparación. El aceite se prepara con tiempo y se lleva consigo, igual que el amor, que “es ciertamente espontáneo, pero no se improvisa. Precisamente en la falta de preparación está la imprudencia de las vírgenes que quedan fuera de las nupcias. Ahora es el tiempo de la preparación: en el momento presente, día tras día, el amor necesita ser alimentado. Pidamos la gracia para que se renueve cada día el primer amor con el Señor, para no dejar que se apague. La gran tentación – advirtió el el Papa – es conformarse con una vida sin amor, que es como un vaso vacío, como una lámpara apagada. Si no se invierte en amor, la vida se apaga».

 

 

Por ello, «los llamados a las bodas con Dios no pueden acomodarse a una vida sedentaria, siempre igual y horizontal, que va adelante sin ímpetu, buscando pequeñas satisfacciones y persiguiendo reconocimientos efímeros. Una vida desvaída, rutinaria, que se contenta con hacer su deber sin darse, no es digna del esposo».

 

Y así, concluyó Francisco, «pidamos la intercesión de quien ha vivido sin querer aparentar, de quien ha servido de corazón, de quien se ha preparado día a día al encuentro con el Señor. Siguiendo el ejemplo de estos testimonios, que gracias a Dios existen, y son tantos, no nos conformemos con una vista breve sobre el hoy; deseemos, por el contrario, una mirada que vaya más allá, hacia las nupcias que nos esperan».

 

Durante la misa, en Pontífice recordó a los cardenales, obispos y arzobispos que perdieron la vida en los últimos doce meses: fueron 154 prelados y 9 purpurados. Son estos: Bernard Panafieu Andrea Cordero Lanza di Montezemolo, Bernard Francis Law, Karl Lehmann, Keith Michael Patrick O’Brien, Ignace Pierre VIII Abdel-Ahad, Dario Castrillon Hoyos Miguel Obando BravoJean-Louis Tauran.


Deja un comentario

El C9 de Cardenales. Novedades

“Aclaraciones” de la Santa Sede sobre el caso Viganò dentro de poco

Lo anunció el comunicado sobre la reunión de hoy del C9, que contiene también otra noticia: la estructura y la composición del Consejo de los cardenales están por ser modificadas

Una reunión del C9 con el Papa Francisco

CONDIVIDI
5
0
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 10/09/2018
Ultima modifica il 10/09/2018 alle ore 20:15
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

 

La Santa Sede está preparando una respuesta con aclaraciones necesarias sobre el caso Viganò, es decir sobre las acusaciones que planteó en contra de los últimos tres Pontífices y sus colaboradores el ex nuncio en Estados Unidos en el “comunicado” publicado el pasado 26 de agosto, con todo y la petición de la renuncia del Papa Francisco.

 

Es lo que indica el comunicado que este lunes 10 de septiembre de 2018 fue publicado por la Sala de Prensa vaticana al final de la primera reunión de 2018 de la 26ª sesión de trabajo del C9, el Consejo de nueve cardenales que ayudan al Pontífice en la reforma de la Curia y en el gobierno de la Iglesia universal.

 

El Consejo, se lee en el último párrafo del comunicado, «ha formulado plena solidaridad al Papa Francisco frente a lo que ha sucedido en las últimas semanas, consciente de que en el actual debate la Santa Sede está por formular las eventuales y necesarias aclaraciones». Entonces, el Vaticano, a la luz de la documentación existente en los archivos, está por ofrecer «eventuales y necesarias aclaraciones».

 

Pero también hay novedades en el horizonte para el mismo C9, como ya hace tiempo habían planteado varias personas: el trabajo sobre el borrador para la constitución apostólica con la que se transformará el rostro de la Curia romana es solamente un pasaje que podría representar para el Papa una ocasión para cambiar a algunos miembros del Consejo.

 

«El Consejo de los Cardenales, disponiéndose a entregar al Santo Padre la propuesta sobre la reforma de la Curia romana elaborada durante los primeros cinco años de actividad, en vista de la prosecución, ha considerado pedir al Papa una reflexión sobre el trabajo, la estructura y la composición del mismo Consejo, teniendo también en cuenta la edad avanzada de algunos de sus miembros».

 

La referencia a la edad avanzada podría dejar pensar en la posibilidad de que salgan del escenario los cardenales Francisco Javier Errázuriz (chileno de 85 años, en el ojo del huracán por la falta de crédito a las víctimas del pederasta serial Fernando Karadima), George Pell (australiano de 77 años, todavía Prefecto de la Secretaría para la Economía, pero desde hace tiempo alejado del Vaticano y de las sesiones de trabajo del C9 debido al proceso en su contra por presuntos abusos de menores en Australia) y Laurent Monsengwo Pasinya (cardenal de la República Democrática del Congo que cumple 79 años el próximo 7 de octubre).

 

Para concluir, el C9 felicitó al cardenal Kevin Farrell, que guía el Dicasterio para los Laisoc, la Familia y la Vida, por el excelente resultado del Encuentro Mundial de las Familias en Dublín.


Deja un comentario

Consistorio de cardenales. Qué es. Historia.

Consistorio y cardenales: la historia retrocediendo en el tiempo

Nuestra colega Debora Donnini explica los orígenes del Consistorio y de la figura de los cardenales, retrocediendo en el tiempo de la historia de la Iglesia para comprender mejor su gran valor en la actualidad.

Ciudad del Vaticano

El jueves 28 de junio el Papa Francisco creará 14 nuevos cardenales en el Consistorio ordinario público. No obstante, la historia del cardenalato tiene origenes lejanos.

El término “cardenal” deriva del latín cardo que se traduce como bisagra, lo cual sugiere el papel de fulcro (punto de apoyo) que desempeñan: ellos son las “bisagras” alrededor de las cuales gira toda la Institución de la Iglesia, en torno a su máximo dirigente: el Papa, el Sucesor de Pedro.

Por tanto, el papel fundamental de los cardenales, está estrechamente ligado, no sólo a la elección del Pontífice, sino a la colaboración con él en su función como Pastor de la Iglesia universal, tal y como explica al respecto el Código de Derecho Canónico.

Cómo nacen los cardenales

En la Iglesia primitiva, el Papa tenía como colaboradores algunos sacerdotes a cargo del cuidado de las iglesias más antiguas de Roma, diáconos que administraban el palacio de Letrán junto con los siete departamentos de Roma y los obispos suburbicarios, es decir, que conformaban la provincia eclesiástica de Roma.

De aquí proceden los orígenes de los cardenales y de sus tres órdenes: cardenales obispos, cardenales sacerdotes, cardenales diáconos.

 

Pero no fue hasta la llegada del Papa Nicolás II, en 1059, que se determinó que la elección del Sucesor de Pedro sea reservada sólo a los cardenales obispos romanos y no al clero de la Diócesis de Roma.

En 1179, el Papa Alejandro III extendió este derecho a todos los cardenales: precisamente en el siglo XII, comienzan a ser creados cardenales incluso prelados que residían fuera de Roma.

Quién puede ser nombrado cardenal

En el pasado, también los laicos podían recibir el título honorífico de cardenal y poco después realizaban la ordenación diaconal; pero en 1918, Benedicto XV decidió que todos los cardenales debían ser ordenados sacerdotes. Juan XXIII determinó que deberían también ser ordenados obispos.

Hoy los cardenales pueden ser libremente elegidos por el Papa entre los clérigos que han recibido al menos el presbiterado. Los últimos tres Papas, de hecho, han elevado a la dignidad cardenalicia a sacerdotes mayores de 80 años, pero que debido a la edad, no tienen derecho a votar en el Cónclave.

El consistorio

Los nuevos cardenales se crean en el Consistorio. Retrocediendo en el tiempo se puede ver cómo este término proviene de la antigua Roma: el “sacro consistorio” era el consejo privado del emperador compuesto por sus colaboradores más cercanos.

Los Consistorios son, por tanto, reuniones del Colegio cardenalicio y se dividen en ordinarios y extraordinarios: el primero con los cardenales que residen en Roma, en cambio, en el segundo, deben participar todos.

El de la creación de los cardenales es un Consistorio ordinario público. En este aspecto, cabe destacar que no todos los nombres de los cardenales se conocen antes de ser creados, ya que hay casos particulares en los que el nombre del cardenal no se revela, por determinadas razones de peligro que pueden poner en riesgo su seguridad, por lo que se intenta protegerlo.

El Cónclave

En el Cónclave, sin embargo, los cardenales eligen al Papa. Y mientras que en los primeros siglos el número de purpurados electores oscilaba entre los 20 y 40, llegó a establecerse en 70 con Sixto V en 1586 y, finalmente, Pablo VI lo elevó a 120.

Hasta la fecha, es decir hasta antes del Consistorio del 28 de junio de 2018, los cardenales son 212, de los cuales 114 son electores y 98 no electores. Mañana serán creados 14 nuevos cardenales, incluidos 3 no electores.

Fue el mismo Pablo VI con la Carta Apostólica Ingravescentem Aetatem quien estableció el límite de los 80 años para los cardenales que pueden eligir al Papa.

 

En la actualidad los cardenales provienen de los cinco continentes, precisamente de 83 países.

Entre ellos, está el Decano del Colegio cardenalicio, que preside el Colegio de Cardenales y el Cónclave.

Luego está el camarlengo que administra los bienes de la Santa Sede, rige durante el período de la “sede vacante” y convoca el Cónclave. Por otra parte, el primero de los cardenales diáconos se llama Protodiacono y debe anunciar al pueblo cristiano la elección del nuevo Papa con el conocido “Habemus Papam”.

Los signos

Los signos que distinguen el nombramiento cardenalicio son la asignación de una Iglesia de Roma (título o diaconía); el anillo, en uso desde el siglo XII, y la birreta roja púrpura. Un color que caracteriza la ropa de los cardenales y hace referencia a su disponibilidad al martirio.

Papa Francisco y los cardenales

En los Consistorios llevados a cabo a lo largo de su Pontificado, el Papa Francisco ha recordado a los nuevos cardenales su vocación de servicio.

“Él no los ha llamado a ser ‘príncipes’ de la Iglesia, para sentarse a su derecha o a su izquierda, sino que los llama a servir como Él y con Él. Para servir al Padre y a los hermanos “, dijo, en particular, en el Consistorio Público Ordinario del 28 de junio de 2017.

Con frecuencia, también los invita a entregar sus vidas por la gente como “signos de reconciliación”.

“Querido hermano neo cardenal – dijo Francisco en 2016 – el viaje al cielo comienza en la sencillez, en la cotidianidad de una vida partida y compartida, de una vida gastada y dada. En el don diario y silencioso de lo que somos. Nuestra máxima es esta calidad de amor; nuestra meta y aspiración es buscar en la sencillez de la vida, junto con el Pueblo de Dios, transformarnos en personas capaces de practicar el perdón y la reconciliación “.

Y también en 2015, el Santo Padre recordó a los neo cardenales su llamada a ser hombres de esperanza y caridad, haciendo hincapié en que “la Iglesia los necesita, necesita de su cooperación, y más aún, de la comunión, conmigo y entre ustedes.

La Iglesia necesita su coraje, para anunciar el Evangelio en cada ocasión, oportuna y no oportuna, y para dar testimonio de la verdad”, concluyó.

 


Deja un comentario

Nuevos Cardenales: consistorio los días 28y 29 de junio

El Papa preside el ConsistorioEl Papa preside el Consistorio  (Vatican Media)

28 de junio, Consistorio y 29 de junio, Misa y bendición de los Palios

La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice dio a conocer las próximas celebraciones del Papa Francisco para los días 28 y 29 de junio de 2018.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El Consistorio Ordinario Público para la creación de nuevos Cardenales, previsto para este 28 de junio a las 4.00 de la tarde y la Santa Misa de la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, Apóstoles, en programa para el 29 de junio a las 9.30 de la mañana, son las próximas celebraciones que presidirá el Papa Francisco, así lo dio a conocer la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice.

El Consistorio para la creación de nuevos Cardenales

Tal como lo anunció el Papa Francisco en el Regina Coeli del 20 de mayo de 2018, se realizará el 28 de junio, a las 4.00 de la tarde en la Basílica de San Pedro, el Consistorio Ordinario Público para la creación de nuevos Cardenales, para la imposición del birrete, la entrega del anillo cardenalicio y la asignación del Título o Diaconía de los neo Cardenales. Sucesivamente, el mismo día a partir de las 6.00 de la tarde, se realizaran los saludos de cortesía a los nuevos Cardenales.

La Misa en la Solemnidad de los Santos Pedro y Pablo

Asimismo, como ya es tradición, el día 29 de junio a las 9.30 de la mañana, el Papa Francisco presidirá la Santa Misa en la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, Apóstoles, en la Plaza de San Pedro. En esta celebración, el Pontífice bendecirá los sagrados Palios, destinados a los nuevos Arzobispos Metropolitanos.

Escucha y descarga el servicio