Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Nuevos santos y beatos, entre ellos Mons. Angelelli

Mons. Enrique Angelelli, Obispo argentino asesinado el 4 agosto de 1976Mons. Enrique Angelelli, Obispo argentino asesinado el 4 agosto de 1976 

Mons. Enrique Angelelli pronto será proclamado Beato

El Papa Francisco autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos promulgar el Decreto que reconoce el martirio de los Siervos de Dios Mons. Enrique Angelelli, Obispo de La Rioja, Gabriel Joseph Roger Longueville, Carlos de Dios Murias y Wenceslao Pedernera.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

La Oficina de Prensa de la Santa Sede informó que, este 8 de junio de 2018, el Santo Padre recibió en audiencia al Cardenal Angelo Amato, S.D.B., Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Durante la audiencia, el Papa Francisco autorizó a la misma Congregación, promulgar los Decretos relativos al milagro atribuido a la intercesión del Beato Nunzio Sulprizio, laico; nacido en Pescosansonesco (Italia) el 13 de abril de 1817 y fallecido en Nápoles (Italia) el 5 de mayo de 1836.

Asimismo, se autorizó promulgar el Decreto del milagro atribuido a la intercesión de la Venerable Sierva de Dios María de la Concepción Cabrera de Armida Arias, laica y madre de familia; nacida en San Luis Potosí (México) el 8 de diciembre de 1862 y fallecida en Ciudad de México (México) el 3 de marzo de 1937.

Como también se reconoce el milagro atribuido a la intercesión de la Venerable Sierva de Dios María Guadalupe Ortiz de Landázuri y Fernández de Heredia, laica, de la Prelatura Personal de la Santa Cruz y  del Opus Dei; nacida en Madrid (España) el 12 de diciembre de 1916 y fallecida en Pamplona (España) el 16 de julio de 1975.

Por último, se autorizó la promulgación del Decreto que reconoce el martirio de los Siervos de Dios Enrique Ángel Carletti Angelelli, Obispo de La Rioja, Gabriel Joseph Roger Longueville, sacerdote diocesano, Carlos de Dios Murias, sacerdote profeso de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales, y Wenceslao Pedernera, laico y  padre de familia, asesinados por  odio a la fe en Argentina en 1976.

Escucha y descarga el servicio
Anuncios


Deja un comentario

Quién es Mons. Becciu, nuevo prefecto de las causas de los santos.

Becciu, nuevo prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos

El arzobispo, que será creado cardenal durante el Consistorio de junio, comenzará sus servicios a finales de agosto, aunque seguirá siendo sustituto en la Secretaría de Estado y delegado para la Orden de Malta

Monseñor Angelo Becciu

48
0
Pubblicato il 26/05/2018
Ultima modifica il 26/05/2018 alle ore 13:09
REDACCIÓN
ROMA

Después de haberle incluido en la lista de los nuevos cardenales que recibirán el birrete el próximo 29 de junio durante el Consistorio, el Papa Francisco nombró hoy a monseñor Giovanni Angelo Becciu nuevo prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Lo indicó un boletín de la Sala de Prensa vaticana.

 

Becciu sucederá al cardenal Angelo Amato, que el próximo 8 de junio cumplirá 80 años y que ha guiado el dicasterio desde 2008, por voluntad de Benedicto XVI.

 

La Santa Sede informó que el arzobispo sardo tomará posesión de su nuevo puesto a finales del mes de agosto, pero mientras tanto seguirá siento sustituto para los Asuntos generales de la Secretaría de Estado hasta el próximo 29 de junio, y seguirá siendo delegado especial para la Soberana Orden Militar de Malta, nombramiento sin precedentes que quiso Bergoglio para resolver la crisis de finales de 2016 entre el organismo y el Vaticano.

 

Oriundo de Pattada, e la provincia de Sassari, licenciado en Derecho canónico, Becciu entró a formar parte del servicio diplomático de la Santa Sede el primero de mayo de 1984, presentando sus servicios en varias nunciaturas apostólicas del mundo: de la República Centroafricana, de Nueva Zelanda, de Liberia, del Reino Unido, de Francia y de Estados Unidos.

 

El 15 de octubre de 2001 Juan Pablo II lo nombró nuncio en Angola y arzobispo titular de Roselle. Un mes después, el Papa polaco lo transfirió como su representante

São Tomé e Príncipe. El primero de diciembre de 2001 recibió en Pattada la Consagración episcopal de manos del cardenal Angelo Sodano, entonces Secretario de Estado vaticano.

 

El 23 de julio de 2009, Benedicto XVI lo pasó a la nunciatura apostólica de Cuba, en donde se ocupó de organizar la visita histórica de Ratzinger. El 10 de mayo de 2011 el mismo Benedicto lo llama a los Asuntos generales de la Secretaría de Estado, en donde sucedió al arzobispo Fernando Filoni, nombrado Prefecto de la Congregación para la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

 

En febrero de 2017, el Papa Francisco lo nombró delegado especial para la Orden de Malta y, el pasado 20 de mayo, lo incluyó en la lista de los nuevos cardenales que serán creados el próximo 29 de junio.


Deja un comentario

Paulo VI y Romero serán canonizados en el Vaticano

14 de octubre: El Papa canonizará a Mons. Romero, Pablo VI y 4 beatos

El Papa Pablo VI y Mons. Oscar Romero, junto a otros 4 beatos de la caridad serán canonizados en 14 de octubre de 2018, en el Vaticano, en el marco del Sínodo de los Obispos para los Jóvenes.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“El Arzobispo de San Salvador, Mons. Oscar Arnulfo Romero Galdámez y el Papa Pablo VI serán proclamados santos de la Iglesia católica el próximo 14 de octubre de 2018, en el Vaticano”, lo anunció el Papa Francisco la mañana de este sábado 19 de mayo, durante el Consistorio Ordinario Público para la Canonización de algunos beatos.

Ese mismo día también serán canonizados Francesco Spinelli, sacerdote diocesano, fundador del Instituto de las Adoratrices del Santísimo Sacramento; Vincenzo Romano, sacerdote diocesano; Maria Katharina Kasper, virgen, Fundadora del Instituto de las Pobres Siervas de Jesucristo; Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús (nacida: Nazaria Ignacia March Mesa), virgen, Fundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

Mons. Oscar Romero, del martirio a la santidad

Recordamos que, el Mons. Oscar Romero, Obispo de San Salvador, nació el 15 de agosto de 1917 en el municipio de Ciudad Barrios, del departamento de San Miguel; fue asesinado en el altar, mientras celebraba la Santa Misa, el 24 de marzo de 1980.

El 24 de marzo de 1990 se inició la causa de canonización de Mons. Romero. En 1994 se presentó de modo formal la solicitud para su canonización a su sucesor Arturo Rivera y Damas, a partir de ese proceso, Mons. Romero recibió el título de Siervo de Dios. El 3 de febrero de 2015 fue reconocido por la Iglesia católica como mártir “por odio a la fe”, al ser aprobado por el Papa Francisco el decreto de martirio correspondiente y promulgado por la Congregación para las Causas de los Santos. El 23 de mayo de 2015 fue beatificado en la Plaza Salvador del Mundo alrededor de las 10.30 de la mañana, se trata del primer salvadoreño en ser elevado a los altares y el primer Arzobispo mártir de América.

Pablo VI, el Papa de la vida

Asimismo, recordamos que Giovanni Battista Enrico Antonio Maria Montini, nació en Concesio, cerca de Brescia, Lombardia; el 26 de septiembre de 1897 y murió en Castel Gandolfo, el 6 de agosto de 1978. Fue el 262 Pontífice de la Iglesia católica, elegido el 21 de junio de 1963.

En un encuentro con el clero de Roma en febrero de este año, en la Basílica de San Juan de Letrán, el Papa Francisco había revelado la próxima canonización del Papa Montini que había sido beatificado el 19 de octubre de 2014. Es justamente en 2014 que sucedió el milagro que lo elevará a los honores de los altares y se refiere a curación inexplicable de una niña en el quinto mes de embarazo. Según los médicos, la pequeña no habría tenido la posibilidad de nacer a causa de una grave complicación en la gestación, incluso peligrosa para la salud de la madre. En un viaje a Brescia, tierra natal de Montini, la mujer pidió intensamente en el Santuario de Santa maría de las Gracias, obteniendo la curación completa de la hija.

También para la beatificación, el milagro sucedió en una fase de la vida pre natal. En 2001 en California, una madre, al quinto mes de embarazo, estaba en condiciones desesperadas por la presencia de líquido en el abdomen y la ausencia de líquido en el saco amniótico. Los médicos aconsejaron el aborto terapéutico, pero ella se negó y, bajo la sugerencia de una religiosa italiana que había conocido en vida, oró a Pablo VI.


Deja un comentario

Próximo consistorio para procesos de canonización.

El Papa Pablo VI y Mons. Oscar RomeroEl Papa Pablo VI y Mons. Oscar Romero 

El Papa presidirá Consistorio para la canonización de Pablo VI y Mons. Romero

El sábado, 19 de mayo de 2018, en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre presidirá la celebración de la Hora Tercia y el Consistorio Público Ordinario para la Canonización de algunos beatos.

Ciudad del Vaticano

La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice dio a conocer que, este sábado, 19 de mayo de 2018, a las 10.00 de la mañana, en la Sala del Consistorio del Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre Francisco presidirá la celebración de la Hora Tercia y el Consistorio Público Ordinario para la Canonización de los beatos: Pablo VI (Giovanni Battista Montini), Sumo Pontífice; Mons. Oscar Arnulfo Romero Galdámez, Arzobispo de San Salvador, mártir; Francesco Spinelli, sacerdote diocesano, fundador del Instituto de las Adoratrices del Santísimo Sacramento; Vincenzo Romano, sacerdote diocesano; Maria Katharina Kasper, virgen, Fundadora del Instituto de las Pobres Siervas de Jesucristo; Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús (nacida: Nazaria Ignacia March Mesa), virgen, Fundadora de la Congregación de las Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia.


Deja un comentario

Fue Benedicto XVI quien desbloqueó el proceso de canonización de Romero.

“Fue Benedicto XVI a desbloquear la canonización de Romero”

Revelaciones inéditas de Vincenzo Paglia, postulador de la causa del “obispo de los pobres”. Al descubierto la historia detrás de la decisión de reactivar el camino a los altares de Óscar Romero, tomada en diciembre de 2012 por Joseph Ratzinger

Vincenzo Paglia, postulador de la causa de Romero

0
Pubblicato il 15/03/2018
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Óscar Romero será santo. Lo aprobó el Papa Francisco. Pero su camino al honor de los altares fue tortuoso y resistido. El arzobispo de El Salvador, asesinado el 24 de marzo de 1981 por los “escuadrones de la muerte” del ejército de su país, se convirtió en un ícono mundial de la defensa de los derechos humanos. Pero la instrumentalización de su figura siempre fue un problema para la Santa Sede, que llegó incluso a bloquear indefinidamente su causa de beatificación.

 

Por primera vez y en entrevista con el Vatican Insider, el postulador de su causa y presidente de la Academia para la Vida del Vaticano, Vincenzo Paglia, revela los motivos que llevaron al bloqueo, primero, y al desbloqueo, después. En 2013, cuando Francisco dio vía libre al avance del proceso, se pensaba que a él se debía la apertura. En realidad, el desbloqueo lo ordenó Benedicto XVI. Esto le permitió a su sucesor beatificarlo en mayo de 2015. Y, menos de tres años después, anunciar su inminente reconocimiento como santo de la Iglesia católica.

 

¿Pensaba que llegaría tan rápido la canonización de Óscar Romero?

Inicialmente no. Con la elección de Francisco pensé que el camino iba a ser más rápido. Fue muy duro, lleno de obstáculos y oposiciones. El mismo Papa, recibiendo a los obispos salvadoreños, llegó a hablar del martirio de Romero después de su muerte. Ahora, con la conclusión de la causa de canonización será propuesto como santo para toda la Iglesia. En todas las ciudades donde he ido, en todos estos años, la espera de esta canonización era extraordinaria.

 

¿Qué aspectos destaca más en la figura del “obispo de los pobres”?

Monseñor Romero es el mártir del Concilio Vaticano II, atestiguó con su sangre lo que el Concilio pide a todos los cristianos de hoy: dar la vida, ser mártires. A algunos hasta derramar su sangre, y lo vemos incluso hoy, a los otros, todos, dar la vida en el propio servicio cotidiano. Romero es el santo del ecumenismo, la Iglesia anglicana en el año 2000 lo puso entre los 10 testigos del siglo XX y también de la sociedad civil porque las Naciones Unidas declararon al 24 de marzo, día de su asesinato, el día de los derechos de la libertad religiosa. Es de los santos de la nueva globalización, que une una perspectiva altamente evangélica y profundamente humana. Lo vuelve de una actualidad increíble.

 

En 2007, en su viaje a Aparecida en Brasil, Benedicto XVI había hablado muy bien de Romero. Luego, en 2013, usted anunció que su causa de beatificación había sido “desbloqueada”. ¿Qué ocurrió en este tiempo?

El Papa Benedicto estaba convencido que Romero era digno de ser beatificado y canonizado. Yo mismo había hablado con él varias veces cuando todavía era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Por eso, en aquel viaje, él espontáneamente dijo lo que pensaba. La reacción a aquella respuesta fue durísima aquí en Roma. Algunos cardenales hicieron una especie de irrupción violenta al punto de sugerir al Papa dilatar el proceso, detenerlo. Del 2007 hasta el 2012 yo mismo no alcanza a comprender el por qué, considerando que todas las razones que habían motivado el bloqueo en la Doctrina de la Fe habían sido superadas. No existía una explicación.

 

¿Cómo se llegó al desbloqueo?

Recuerdo el episodio. Era el 20 de diciembre del 2012, el Papa Benedicto me había nombrado presidente del Pontificio Consejo para la Familia, un dicasterio que había sido presidido anteriormente por el cardenal Alfonso López Trujillo, uno de los más feroces opositores (a la canonización de Romero). Al término de una audiencia, le manifesté al Papa que consideraba moralmente intensa. Le dije que corríamos el riesgo de pasar a la historia por una injusticia, que era exactamente esta: la causa de beatificación estaba bloqueada por la Doctrina de la Fe, aunque las razones por las cuales había sido detenida habían terminado. Yo no pedía otra cosa, sino que la causa continuase su recorrido ordinario como era previsto en el Código de Derecho Canónico y en las reglas de la Congregación para las Causas de los Santos.

 

Y entonces… ¿qué pasó?

El Papa Benedicto dijo inmediatamente: “Estoy de acuerdo con usted, hay que desbloquearla. Baje inmediatamente, vaya a ver al prefecto de la Congregación y dígale que el Papa pide que sea desbloqueada y después lo escribiré yo mismo”. Faltaba un mes y medio a su renuncia al papado. El gesto me conmovió porque, debo reconocerlo, el desbloqueo se debe a él.

 

Todos pensaban que había sido el Papa Francisco el responsable…

Lo repito, fue el Papa Benedicto. Lo considero uno de sus tantos regalos a la Iglesia.

 

Muchas resistencias surgieron del hecho que Romero quedó en medio de una disputa política en América Latina y había preocupación porque su persona fuese usada por la izquierda hostil a la Iglesia. ¿Fue sólo un problema ideológico?

Estoy convencido que los opositores del proceso de beatificación estaban como bloqueados y guiados por esta instrumentalización de parte de una cierta izquierda. Romero no era un exponente de la Teología de la Liberación más extrema, él lo dijo abiertamente una vez: “Yo soy de la teología de la liberación de Pablo VI, el desarrollo integral del hombre”. De la otra parte existió un silencio en la Iglesia salvadoreña, como si lo hubiesen abandonado, dejado ir.

 

¿Cómo se logró aclarar la posición del obispo?

Fue necesario profundizar el estudio de los documentos, de los textos, comprender las diversas problemáticas sociales, políticas y también espirituales en torno a la figura de Romero, así como en el país, a inicios de los años 80. Todo eso ayudó a aclarar el rol del obispo, sustrayéndola de la instrumentalización de la izquierda e invitando a la Iglesia a hacer de él un testigo de la fe cristiana. En esto fue muy importante san Juan Pablo II. Tras una inicial incomprensión entre ellos, el Papa cambió completamente parecer y pidió afirmar que Romero es de la Iglesia, él mismo me lo solicitó varias veces.

 

¿Aún quedan resabios de esas resistencias?

Me quedé tristemente sorprendido al saber que, en algunas diócesis de El Salvador e incluso a la vigilia de su beatificación, no estaba permitido pronunciar su nombre. Tan grande fue el silencio, culpable según mi punto de vista, de una parte del episcopado salvadoreño. Pero ahora Romero se coloca como una figura que une al país y a América Latina toda. Un obispo que pide a toda la Iglesia latinoamericana volver a la esencia de la predicación evangélica: comunicar el amor con todos, particularmente con los pobres, también combatiendo esos falsos profetas que hoy se ven en algunos grandes líderes de la política, las realidades dramáticas de la violencia de las maras o el engaño de las sectas que siguen presentando una religiosidad de la prosperidad.

 

¿Cuál es el milagro que abrió a la canonización?

Una mujer salvadoreña que en los últimos tiempos de su embarazo iba empeorando en su salud hasta el punto de casi perder el niño y a morir ella misma. Los médicos lograron salvar el bebé con un parto cesáreo, pero se resignaron a la muerte de esta madre. El 24 de mayo de 2015 su marido, cuando Romero fue beatificado y la esposa estaba bastante mal, abriendo una Biblia encontró la imagen del beato y le vino la inspiración de rezarle. Luego, algunos amigos suyos también rezaron. En poquísimos días la señora no sólo no murió, sino que se curó completamente.

 

¿Ya se tiene la fecha de canonización? ¿Será patrono de algún aspecto particular?

El Papa decidirá durante un Consistorio, en el mes de mayo probablemente, la fecha de canonización. Será providencial, si esto ocurre, que la canonización de monseñor Romero se haga junto a Pablo VI, un gran regalo. En cuanto al patronazgo, no existen solicitudes particulares. Con la canonización Romero se convierte en un santo para toda la Iglesia. América Latina ha dado un Papa y ahora ofrecerá este santo a todos, algo que sólo puede rendir honor a este gran pueblo.


Deja un comentario

Próxima canonización de Mons. Romero. Previsiones.

Mons. Romero ya cerca a ser formalmente Santo

El pasado 7 de marzo, el papa Francisco autorizó las futuras canonizaciones de los beatos Pablo VI y Mons Romero. La casualidad divina quiso que en el mismo momento fueran aprobadas ambas causas, la suya y la del beato Papa Pablo VI, a quien desde siempre admiró

Patricia Ynestroza – Ciudad del Vaticano

En febrero, el cardenal Gregorio Rosa Chávez decía que el proceso del milagro presentado por la Iglesia salvadoreña en la Congregación para las Causas de los Santos, en el Vaticano, no ha tenido problemas.

El cardenal, ha estado preparando a la población para que ese momento de gracia no sea considerado una anécdota, sino como algo que marque un antes y un después para el país, para el mundo y para la Iglesia.  “Es algo que el pueblo necesita y que va a permitir que tantas cosas que parecen imposibles, se hagan posibles, dijo en esa fecha el purpurado,  la Congregación para las Causas de los Santos ‘produce’ bienaventurados y santos, como la Madre Teresael padre Pío de Pietrelcina, Juan Pablo II, el arzobispo Óscar Romero, por su extraordinario testimonio evangélico, las naves emblemáticas de la Iglesia y de la sociedad están en nuestro tiempo”.

Al referirse al lugar de la canonización, el cardenal reitera el deseo de la Iglesia católica del país de que se haga en El Salvador, pero también matiza que Romero es un santo del mundo y será el papa Francisco quien tendrá la última palabra, “pero las dos opciones tienen muchísimos seguidores”.

El embajador de El Salvador ante la Santa Sede, Manuel Roberto López, expresó la alegría del pueblo salvadoreño apenas se supo la noticia.

Entrevista Embajador El Salvador ante la Santa Sede

Al hablar con el Postulador diocesano Mons. Rafael Urrutia, nos dijo que el milagro que confirmaría la canonización, ya se estaba elaborando desde la ceremonia de beatificación. Cecilia, embarazada de su hijo Luis Carlos, asistió a  esta ceremonia y pidió al neo Beato que pudiera concluir su embarazo con el nacimiento de su hijo.

Entrevista al Postulador diocesano Mons Urrutia

En Roma, desde siempre en marzo y luego en mayo (mes en que fue declarado Beato mons. Romero) la Embajada prepara una serie de eventos para recordar la memoria y carisma del Beato. En esta oportunidad, el 21 de marzo se presentará en el teatro Palladium en Piazza Bartolomeo Romano, zona Garbatella, una obra musical llamada “Romero el musical: Oscar y Marinella, el viaje de la madurez”.

Romero el Musical

“Óscar Arnulfo Romero, arzobispo de San Salvador, asesinado en el altar por su amor al evangelio y a los pobres dijo que ‘la única violencia que el evangelio admite es la que se hace a uno mismo […]’. Es el testimonio continuo de los mártires, cuya sangre es, por lo tanto, una semilla de unidad”.


Deja un comentario

Dos nuevos santos, Pablo VI y Romero. Comentario de Vat. Insider

Pablo VI y Romero serán santos juntos

Francisco aprobó los decretos sobre los milagros atribuidos a la intercesión de los dos beatos. Es posible una proclamación común en octubre. Pero, para Romero, sigue existiendo la hipótesis de la JMJ de Panamá

Pablo VI y Romero

1K
0
Pubblicato il 07/03/2018
Ultima modifica il 07/03/2018 alle ore 20:03
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Este martes 6 de marzo de 2018, el Papa Francisco autorizó la promulgación de los decretos que reconocen los milagros respectivamente atribuidos a la intercesión del beato Pablo Vi y del beato Óscar Arnulfo Romero, el arzobispo de El Salvador asesinado mientras celebraba la misa. Para el Papa que guió el carro del Concilio y para el pastor mártir que se ha convertido en símbolo de la defensa de los últimos se han abierto las puertas de la canonización. Lo refirió Stefania Falasca en el periódico “Avvenire”. Y se refuerza la hipótesis de una proclamación durante la misma ceremonia en el mes de octubre, al final del Sínodo de los obispos dedicado a los jóvenes.

 

El pasado 6 de febrero, la reunión de los cardenales y obispos del dicasterio expresó unánimemente su parecer favorable, reconociendo el milagro que se debe a la intercesión del Papa de Brescia, es decir el cabal desarrollo de un embarazo de alto riesgo del que nació una niña completamente saludable. El mismo día, los cardenales y obispos aprobaron también el milagro atribuido a Romero, la curación de una mujer que estaba en peligro de muerte debido al parto.

 

Durante las primeras semanas de mayo será el consistorio durante el cual el Papa Francisco anunciará a los cardenales la fecha precisa de la canonización. Es probable que se elija un domingo de octubre, y que la ceremonia se lleve a cabo durante el Sínodo de los obispos (instituido precisamente por Pablo VI como ente para ayudar y asesorar al pontífice), dedicado en esta ocasión a los jóvenes.

 

Pero la canonización de Romero también podría llevarse a cabo en América Latina. Y la celebraría el Pontífice en enero de 2019 en Panamá, durante la Jornada Mundial de la Juventud. Este sería el deseo de los obispos salvadoreños, debido a la importancia del arzobispo mártir en América Latina. El obispo auxiliar de San Salvador, el cardenal Gregorio Rosa Chávez dijo hace un año que la proclamación en Panamá «nos daría el tiempo para trabajar a fondo y obtener eso que yo llamo “el milagro de la paz”».

 

Más allá de las decisiones sobre la fecha y la proclamación conjunta en la misma ceremonia (o dislocada con la proclamación de Romero en su tierra), es evidente la sintonía entre los dos nuevos santos. Pablo VI fue un Papa muy atento ante América Latina. Montini participó en 1968 en la Conferencia general del Episcopado Latinoamericano de Medellín, que decretó la opción preferencial por los pobres, volviendo a llamar la atención sobre páginas importantes de la doctrina social de la Iglesia. No se puede olvidar la importante encíclica “montiniana” «Populorum progressio».

 

Romero, por su parte, actuaba siguendo el magisterio de Pablo VI y la exhortación apostólica «Evangelii nuntiandi», documento todavía actual y fuente de inspiración para el mismo Papa Francisco. El arzobispo mártir conservaba en el corazón el recuerdo del último encuentro con Montini: «Pablo VI me estrechó la mano derecha y la sostuvo largo entre sus manos, y yo también estreché con mis dos manos la mano del Papa». «Comprendo su difícil tarea –le dijo el Papa Montini–, es un trabajo que puede ser incomprendido y requiere mucha paciencia y fortaleza, pero siga adelante con coraje, con paciencia, con fuerza y con esperanza». El Pontífice se refería a las dificultades y a las incomprensiones que vivió Romero en El Salvador, en donde su cercanía evangélica hacia los pobres y su defensa de los últimos era vista como “marxista”.

 

Aunque se lleven a cabo juntas en Roma durante el Sínodo de los obispos de octubre, o por separado (Sínodo y JMJ), las figuras de los dos nuevos santos serán nuevos modelos para la Iglesia, especialmente dedicados a los jóvenes.