Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Federación bíblica católica. Discurso del Papa

archivoarchivo 

La Biblia: la mejor vacuna de la Iglesia contra el cerramiento y la autoconservación

Los miembros de la Federación Bíblica Católica están en Roma, celebrando el 50 aniversario de fundación. Este jubileo, les dijo el Papa, le dará la oportunidad de hacer balance de su servicio eclesial y de confirmarse mutuamente en el compromiso de difundir la Palabra de Dios.

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

Reflexionando sobre dos palabras: Biblia y vida, esta inseparable combinación, el Pontífice les dijo que “la palabra de Dios está viva”, no muere ni envejece, permanece para siempre. Permanece joven en presencia de todo lo que pasa y preserva del envejecimiento interior a quienes lo ponen en práctica. Está viva y da vida. Es importante recordar que el Espíritu Santo, el Dador de vida, ama trabajar a través de las Escrituras.

La Biblia: la mejor vacuna de la Iglesia contra el cerramiento y la autoconservación

“La Iglesia que se alimenta de la Palabra, vive para proclamar la Palabra. No habla de sí misma, si no que desciende a las calles del mundo: no porque le gusten o sean fáciles, sino porque son los lugares del anuncio. Una Iglesia fiel a la Palabra no escatima en proclamar el kerygma y no espera ser apreciada. La Palabra divina, que proviene del Padre y fluye al mundo, la empuja hasta los confines de la tierra. La Biblia es su mejor vacuna contra el cerramiento y la autoconservación. Porque como dijo el Papa, es la Palabra de Dios, no la nuestra, y nos aleja de ser el centro, preservándonos de la autosuficiencia y el triunfalismo, y nos llama constantemente a salir de nosotros mismos”. La Palabra de Dios, dijo Francisco, posee una fuerza centrífuga, no centrípeta: no hace retroceder hacia nuestro interior, sino que empuja hacia el exterior, hacia aquellos que aún no ha alcanzado. No asegura una cálida comodidad, porque es fuego y viento: es el Espíritu el que enciende el corazón y desplaza los horizontes, dilatándolos con su creatividad.

Biblia y vida: dos palabras siempre unidas en la evangelización

“Biblia y vida: comprometámonos para que estas palabras se abracen siempre, que nunca esté una sin la otra. Quisiera concluir como empecé, con una expresión del apóstol Pablo, quien escribe al final de una carta: “Por el resto, hermanos, oren”. Como él, también les pido que oren. Pero San Pablo especifica la razón de la oración: “para que corra la palabra del Señor”. Oremos y hagamos para que la Biblia no se quede en la biblioteca entre los muchos libros que hablan de ella, sino que corra por las calles del mundo y espere donde vive la gente. Deseo que sean buenos portadores de la Palabra, con el mismo entusiasmo que leemos en estos días en las historias de la Pascua, donde todos corren: las mujeres, Pedro, Juan, las dos de Emaús … Corren para reunirse y anunciar la Palabra viva. Sinceramente lo espero”.

La Palabra da vida a cada creyente, añadió el Santo Padre, al enseñarles a renunciar a sí mismos para anunciarse a Él. En este sentido, actúa como una espada afilada que, entrando en profundidad, discierne los pensamientos y los sentimientos, revela la verdad, hiere para volver a sanar.  “La Palabra conduce a vivir de manera Pascual:  como una semilla que muriendo da vida, como las uvas que dan vino a través de la prensa, como las aceitunas que dan aceite después de pasar por el molino. Así, provocando los dones radicales de la vida, la Palabra vivifica. No nos deja tranquilos, al contrario nos mete en discusión.  Una Iglesia que vive escuchando la Palabra nunca paga por su propia seguridad. Es dócil a la impredecible novedad del espíritu”.  La Iglesia nunca se cansa de anunciar, no se rinde a la decepción, no se da por vencida en promover la comunión en todos los niveles, porque, afirma el Papa, la Palabra llama a la unidad e invita a cada uno a escuchar al otro, superando sus particularismos.

Necesitamos diariamente de la Palabra de Dios

En la Iglesia, la Palabra es una inyección insustituible de vida. Por eso las homilías son fundamentales. La predicación no es un ejercicio de retórica y ni siquiera un conjunto de nociones humanas sabias, es en cambio un compartir el Espíritu de la Palabra divina que tocó el corazón del predicador, quien comunica ese calor, esa unción. Francisco dijo que tantas palabras fluyen diariamente a nuestros oídos, transmiten información y dan múltiples entradas, demasiadas, tantas que no alcanzamos a recibirlas todas.

“Pero no podemos renunciar a la Palabra de Jesús, la única Palabra de vida eterna, que necesitamos todos los días. Sería agradable ver florecer “una nueva temporada de mayor amor por las Escrituras por parte de todos los miembros del Pueblo de Dios, para profundizar más con Jesús. Sería bueno que la Palabra de Dios se convierta en “el corazón de toda actividad eclesial”, El corazón que late, que vitaliza las extremidades del cuerpo. Es el deseo del Espíritu plasmarse como Iglesia “formato-Palabra”: una Iglesia que no habla por sí misma o de sí misma, sino que lleve en su corazón y en sus labios al Señor, que diariamente se extrae de su Palabra”. En cambio, dijo por último, existe la tentación de anunciarnos a nosotros mismos y de hablar sobre nuestra dinámica, pero de esta manera la vida no se transmite al mundo.

A continuación el discurso del Papa a los miembros de la Federación

Discurso del Papa a la Federación Bíblica Católica
26 abril 2019, 12:49


Deja un comentario

Cómo escuchar la palabra de Dios en la misa. Papa Francisco.

“En la misa se escucha la Palabra de Dios, no pláticas o periódicos”

En la Audiencia, el Papa se concentró sobre la liturgia de la Palabra: entra por las orejas, pasa por el corazón y acaba en las manos y en las obras buenas. «Se necesitan buenos lectores, no los que leen “ñe, ñe, ñe”»
ANSA

Francisco saludando durante la audiencia

Pubblicato il 31/01/2018
Ultima modifica il 31/01/2018 alle ore 23:03
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

En la misa, «en los textos bíblicos, Dios mismo habla con nosotros», por lo que durante la Lectura de las Sagradas Escrituras no hay que «hacer chismes» o «pensar en otras cosas», mucho menos se puede sustituir la Biblia con otro material, como por ejemplo «artículos de periódicos». Lo dijo el Papa Francisco durante la Audiencia general en la Plaza San Pedro, insistiendo en la necesidad de tener lectores preparados («No los que leen “ñe, ñe, ñe…” y no se entiende nada») y, en relación con los fieles, en la importancia de escuchar con atención y «con el corazón» (aunque «algunas veces tal vez no entendamos bien porque hay lecturas un poco difíciles»), porque «la Palabra de Dios recorre un camino dentro de nosotros»: entra por las orejas, pasa por el corazón y acaba, mediante las manos, en las «buenas obras».

 

Prosiguiendo con su ciclo de catequesis dedicado al redescubrimiento del significado de la Misa, el Papa (después de algunas audiencias dedicadas a los ritos de introducción de la celebración eucarística) reflexionó hoy sobre la liturgia de la Palabra, «que es una parte constitutiva porque nos reunimos precisamente para escuchar lo que Dios ha hecho y pretende seguir haciendo por nosotros. Es una experiencia que se da “en vivo” y no de oídas, porque –recordó Jorge Mario Bergoglio citando el orden general del misal romano y la constitución apostólica “Sacrosanctum Concilium”– “cuando en la Iglesia se lee la Sagrada Escritura, Dios mismo habla a su pueblo y Cristo, presente en su Palabra, anuncia el Evangelio”».

 

«Cuántas veces –prosiguió el Papa–, mientras se lee la Palabra de Dios se comenta: “Mira a ese”. ¿No es cierto? ¿Hay que hacer comentarios mientras se lee la Palabra de Dios? ¡No! Porque si tú platicas con la gente, no escuchas la Palabra de Dios. Cuando se lee la Palabra de Dios en la Biblia, la Primera Lectura, la Segunda Lectura, debemos escuchar, abrir el corazón: es Dios mismo quien nos habla, y no hay que pensar en otras cosas o hablar de otras cosas».«Es muy importante escuchar», continuó el Papa, «algunas veces tal vez no entendemos bien, porque hay lecturas un poco difíciles, pero Dios nos habla lo mismo», y nosotros «debemos estar en silencio y escuchar la Palabra de Dios. En la Misa, cuando comiencen las lecturas, escuchemos la Palabra de Dios. ¡Necesitamos escucharlo! Es una cuestión de vida, efectivamente, como bien recuerda la incisiva expresión de que “no solo de pan vive el hombre, sino de cada palabra que salga de la boca de Dios”. En este sentido, hablamos de la Liturgia de la Palabra como de la “mesa” que el Señor prepara para alimentar nuestra vida espiritual».

 

Después de haber resaltado particularmente la riqueza de las Lecturas bíblicas y del Salmo responsorial, «se comprende –prosiguió Bergoglio– por qué algunas decisiones subjetivas, como la omisión de lecturas o su sustitución con textos no bíblicos, están prohibidas: pero, he escuchado que alguno lee el periódico, porque es la noticia del día. ¡No! La Palabra de Dios es la Palabra de Dios, el periódico podemos leerlo después, pero allí se lee la Palabra de Dios. Sustituir la Palabra con otras cosas empobrece y compromete el diálogo entre Dios y su pueblo en oración. Al contrario, la dignidad del ambón y el uso del Leccionario, la disponibilidad de buenos lectores y salmistas… pero hay que buscar buenos lectores, ¿eh?, de esos que sepan leer y no los que leen “ñe, ñe, ñe…” y no se entiende nada –dijo el Papa suscitando carcajadas entre los fieles–; buenos lectores a los que hay que preparar y hacer pruebas para leer bien». Y también es necesario «un clima de silencio receptivo, favorecen la experiencia del diálogo celebrativo entre Dios y la comunidad creyente».

 

«¿Cómo podremos afrontar nuestra peregrinación terrena – se preguntó el Pontífice – sin estar alimentados por la Palabra de Dios que resuena en la liturgia?». En la liturgia de la Palabra «las páginas de la Biblia dejan de ser un texto escrito para ser palabra viva de Dios. Él mismo nos habla y nosotros lo escuchamos poniendo en práctica lo que nos dice». Claro, «no es suficiente oír con las orejas, sin acoger en el corazón la semilla de la divina palabra, permitiendo que traiga frutos».


Deja un comentario

Papa Francisco: importancia de la Biblia en la vida de los creyentes.

El Papa a las Sociedades Bíblicas Unidas: “Servidores de la Palabra, es vital anunciar el Evangelio a todos”

 

 

(RV).- “Caminemos juntos para que la Palabra se difunda. Oremos juntos para que se haga la voluntad del Padre. Trabajemos juntos para que se cumpla en nosotros, lo que el Señor ha dicho”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros del Comité para las Relaciones con las Iglesias de las Sociedades Bíblicas Unidas, a quienes recibió en el Vaticano, el primer jueves de octubre de 2017.

En su discurso, el Santo Padre recordando las palabras de San Pablo a los Efesios, saludó y recibió a todos los miembros de este Comité. “De parte mía – precisó el Pontífice – manifiesto el vivo deseo de que la gracia del Espíritu Santo este con ustedes y con todos aquellos que realizan todo esfuerzo para hacer conocer el Evangelio, facilitando el acceso a la Biblia en las lenguas más diversas y, hoy, a través de las múltiples formas de comunicación social”.

Somos servidores de la Palabra

“Somos servidores de la Palabra de salvación – señaló el Papa – que no regresa al Señor vacía. Dejarse pues, ‘herir’ por la Palabra es indispensable para expresar con la boca lo que en el corazón sobreabunda. La Palabra de Dios, de hecho – subrayó el Pontífice –«penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón» (Heb 4,12)”.

“Somos servidores de la Palabra de vida eterna, y creemos que no sólo de pan vive el hombre – puntualizó el Santo Padre – sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Cfr. Mt 4,4,). Pues, con la ayuda del Espíritu Santo, debemos nutrirnos en la mesa de la Palabra por medio de la lectura, la escucha, el estudio y el testimonio de vida. Nosotros dedicamos tiempo a quienes amamos, y aquí se trata de amar a Dios, que nos ha querido hablar y nos ofrece palabras de vida eterna”.

Resaltando la importancia de la palabra de Dios en la vida espiritual de los creyentes, el Papa Francisco resaltó que “somos servidores de la Palabra de reconciliación”, que nos ayuda a crecer en la veneración de su Palabra. “Somos servidores de la Palabra que ha salido de Dios y se ha hecho carne (Jn 1,14). Por ello, dijo el Pontífice, es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todo lugar, en toda ocasión, sin descanso, sin repulsiones y sin miedo. Y lo hacemos en obediencia al envío misionero del Señor y con la certeza de su presencia en medio de nosotros hasta el fin del mundo”.

También, el Papa Francisco recordó que, “somos servidores de la Palabra de verdad. Estamos convencidos – dijo – que la unidad querida por Dios puede realizarse solamente en la común adhesión a la integridad del contenido de la fe revelada. En materia de fe – agregó el Pontífice – el compromiso está en contradicción con Dios que es Verdad. En el Cuerpo de Cristo, el cual es camino, verdad y vida, ¿Quién podría considerar legitima una reconciliación actuada a precio de la verdad?”.

Antes de concluir su discurso, el Santo Padre comentando la Segunda Carta de San Pablo a Timoteo recordó que, “somos servidores de la Palabra de Dios poderoso que ilumina, protege y defiende, sana y libera”. Por ella – por la Palabra, dijo el Papa – muchos de nuestros hermanos y hermanas están en prisión y muchos otros han derramado su sangre como testimonio de su fe en Jesús, el Señor. “Caminemos juntos para que la Palabra se difunda – alentó el Pontífice – oremos juntos para que se haga la voluntad del Padre, trabajemos juntos para que se cumpla en nosotros, lo que el Señor ha dicho”.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)


Deja un comentario

La Biblia a mano: palabras del Papa.

Hay que tratar la Biblia como al celular, “siempre con nosotros”

Durante el Ángelus el Papa explicó a los fieles que las Sagradas Escrituras defienden de las «flechas venenosas del diablo» y con ellas se derrota al mal
AFP

Fieles reunidos en la Plaza San Pedro para escuchar el Ángelus del Papa

Ultima modifica il 05/03/2017 alle ore 13:25
GIACOMO GALEAZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«La Cuaresma es un camino de conversión y una lucha contra el mal», afirmó Papa Francisco. «Hay que familiarizarse con la Biblia: leerla a menudo, meditarla, asimilarla», recomendó durante el Ángelus. La Biblia «contiene la Palabra de Dios que siempre es actual y eficaz». El Papa recordó que «alguien dijo: ¿qué pasaría si tratamos la Biblia como tratamos a nuestro teléfono celular? Si la lleváramos siempre con nosotros, o al menos el pequeño Evangelio de bolsillo, ¿qué sucedería? Si nos volviéramos cuando nos la olvidamos: tú te olvidas el celular… “¡úh! ¡No lo tengo, vuelvo a buscarlo!”. Si la abriéramos varias veces al día; si leyéramos los mensajes de Dios contenidos en la Biblia como leemos los mensajes del teléfono… ¿qué sucedería?».

 

Claramente, prosiguió el Pontífice, «la comparación es paradójica, pero hace reflexionar. De hecho, si tuviéramos la Palabra de Dios siempre en el corazón, ninguna tentación podría alejarnos de Dios y ningún obstáculo podría desviarnos del camino del bien; sabríamos vencer las sugerencias cotidianas del mal que está en nosotros y fuera de nosotros; seríamos más capaces de vivir una vida resucitada según el Espíritu, acogiendo y amando a nuestros hermanos, especialmente a los más vulnerables y necesitados, y también a nuestros enemigos».

 

El Papa también advirtió a los fieles sobre las «flechas venenosas del diablo» y sobre el «falso atajo del éxito y de la gloria»; después los exhortó a «acoger y amar a los hermanos más necesitados y también a los enemigos».

 

Además, recordó que acaba de comenzar hace pocos días la Cuaresma, «que es el camino del Pueblo de Dios hacia la Pascua, un camino de conversión, de lucha contra el mal con las armas de la oración, del ayuno, de las obras de caridad».

 

Francisco reflexionó sobre las Lecturas de este primer domingo de Cuaresma. «El Evangelio introduce en el camino hacia la Pascua, y nos muestra a Jesús que permanece durante cuarenta días en el desierto, sujeto a las tentaciones del diablo. Este episodio se coloca en un momento preciso de la vida de Jesús». Es decir «inmediatamente después de su bautismo en el río Jordán y antes del ministerio público. Él acaba de recibir la investidura solemne: el Espíritu de Dios descendió sobre Él, el Padre del cielo lo declaró “Mi Hijo amado”. Jesús está ya listo para comenzar su misión; y porque tiene un enemigo declarado, es decir, Satanás, Él lo afronta de inmediato, “cuerpo a cuerpo”. El diablo hace presión sobre el título de “Hijo de Dios” para alejar a Jesús del cumplimiento de su misión: “Si eres Hijo de Dios …”, le repite tres veces, y le propone hacer gestos milagrosos, de hacer el mago, como convertir las piedras en pan para satisfacer su hambre, y saltar de los muros del templo haciéndose salvar por los ángeles».

 

A estas dos tentaciones sigue la tercera: «adorarlo a él, el diablo, para tener el dominio sobre el mundo». Mediante esta triple tentación, «Satanás quiere desviar a Jesús de la senda de la obediencia y la humillación – porque sabe que así, por este camino, el mal será vencido – y llevarlo por el falso atajo hacia el éxito y la gloria».

 

Pero, subrayó Jorge Mario Bergoglio, «las flechas venenosas del diablo son todas “paradas” por Jesús con el escudo de la Palabra de Dios que expresa la voluntad del Padre. Jesús no dice alguna palabra propia: sólo responde con la Palabra de Dios. Y así el Hijo, lleno de la fuerza del Espíritu Santo, sale victorioso del desierto».

 

Durante los cuarenta días de la Cuaresma, advirtió Francisco, «como cristianos estamos invitados a seguir las huellas de Jesús y a hacer frente a la batalla espiritual contra el maligno con la fuerza de la Palabra de Dios. No con nuestra palabra: no sirve —insistió. La Palabra de Dios: aquella que tiene la fuerza para derrotar a Satanás. Para ello hay que familiarizarse con la Biblia: leerla menudo, meditarla, asimilarla».

 

Al concluir, el Papa pidió a la Virgen María, «ícono perfecto de la obediencia a Dios y de la confianza incondicional a su voluntad, nos sostenga en nuestro camino cuaresmal, a fin de que nos pongamos en dócil escucha de la Palabra de Dios para hacer una verdadera conversión del corazón».

 

Después el Papa dirigió un «cordial saludo a las familias, a los grupos parroquiales, a las asociaciones y a todos los peregrinos de Italia y de diferentes países». El Pontífice se dirigió particularmente a los «fieles provenientes de las diócesis de Madrid, Córdoba y Varsovia, así como a los de Belluno y Mestre». Saludó también a los chicos del «decanato de Baggio (Milán) y a los que participan en el encuentro promovido por las Maestras Pías Filipinas». Antes de despedirse como acostumbra, deseando a todos un buen domingo, el Papa pidió «un recuerdo en la oración para mí y para los colaboradores de la Curia romana, pues esta tarde comenzaremos la semana de Ejercicios Espirituales».