Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Charis, en marcha para todo el mundo. De qué se trata?

Charis: una experiencia para toda la Iglesia

Se trata de compartir la gracia del Bautismo en el Espíritu Santo a toda la Iglesia, a través de este organismo querido por el Papa Francisco. Los delegados iniciaron su misión en el domingo de Pentecostés y por un período de tres años. Entrevista a José Prado Flores, delegado.

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

¿Qué es Charis?

Es un servicio que el Papa ha querido para desarrollar su trabajo en beneficio de todas las expresiones de la Renovación Carismática Católica, que ha iniciado en la Solemnidad de Pentecostés su misión. Se trata de servir a toda la renovación carismática para hacer llegar la experiencia carismática y el bautismo en el Espíritu Santo a toda la Iglesia y a todo el mundo.

«Creíamos que el bautismo nuestro era sólo para nosotros y teníamos miedo de presentarlo a los demás. Pero ahora el Papa no sólo nos abre la puerta, sino que nos da una misión y quiere que esa experiencia sea para toda la Iglesia»: lo afirma con alegría José Prado Flores, de origen mexicano y uno de los miembros de la delegación del servicio internacional de comunión que se encargará de realizar la misión asignada por el Romano Pontífice.

Bajo Charis, “cada realidad carismática seguirá siendo lo que es, en pleno respeto a su propia identidad, y permanecerá bajo la jurisdicción de la autoridad eclesiástica de quien depende. Cada realidad carismática podrá usar libremente, para el cumplimiento de su misión, todos los servicios que CHARIS prestará, objetivo fundamental que el nuevo organismo se propone”.

El grupo que realizará esta misión está compuesto por 18 personas en representación de los distintos idiomas y continentes bajo la guía de un moderador, el Prof. Jean-Luc Moens. En el caso específico del continente americano se cuentan cuatro delegados provenientes de Argentina, Guatemala, México y Estados Unidos. Acerca de la misión de evangelización y la identidad de este nuevo servicio mundial, José Prado Flores explica que seguirán «evangelizando como lo estamos haciendo, pero ahora subrayando mucho más el anuncio kerigmático, también llamado ‘primer anuncio’ que termina con una nueva efusión del espíritu Santo que llamamos, bautismo en el Espíritu Santo”, (cfr Hechos 1,5). «Esta es nuestra identidad que se identifica también con nuestra misión», asegura.

Sobre el objetivo de “compartir la gracia del bautismo en el Espíritu Santo” a toda la Iglesia, para que la Iglesia viva un “Nuevo Pentecostés”, el nuevo delegado explica: «algunos le llaman Nuevo Pentecostés, otros le llaman “mi Pentecostés” personal, pero se trata de una nueva definición del Espíritu que no es lo mismo que nuestro bautismo, nuestra confirmación, si no que es otra cosa distinta: después de proclamar a Jesús como Salvador y Señor personal, se pide una nueva efusión del Espíritu Santo, y se experimenta esta nueva vida que Jesús vino a traer y que nos regala gratuitamente».

Pero, ¿es tan simple?

«El bautismo en el Espíritu Santo es fruto de la creatividad de la imaginación de Dios y de su misericordia – continúa el Sr. Prado Flores – ; basta abrirnos, confesar que Jesús es mi Salvador personal, proclamar su señoría en nuestra vida entregándole “toda” nuestra vida, y vivir esa experiencia de bautismo en el Espíritu Santo»

«Como en la Iglesia tenemos el Credo que dice que hay “un solo bautismo”, se crean muchos conflictos teológicos, doctrinales, pero la realidad es que el bautismo en el Espíritu Santo no se entiende hasta después de haberlo experimentado».

¿Qué mensaje daría a la gente?

«A todo el mundo le diría que primero, experimente. No quieras entenderlo porque “antes” no se entiende. “Antes”, entramos en conflictos teológicos, de discusión de doctrina. Mejor ábranse, experimenten lo que es el poder del Espíritu Santo que nos lleva a la experiencia de Dios Padre misericordioso».

¿Cuál es el significado de la palabra “Charis”?

«Charis es un acróstico sobre la renovación carismática: Catholic Charismatic Renewal International Service. Es una abreviatura, pero la palabra “Charis” es muy hermosa, porque es una palabra griega que significa “gracia”, gratuidad. ¿Por qué gratuidad? Porque la salvación es gratuita, signo de la gracia: hemos sido salvados por la “gracia”, dice San Pablo, no por nuestros méritos, sino que Dios ha querido salvarnos “gratuitamente” para que nadie se gloríe en sí mismo, sino que demos gloria al Señor. Charis va al corazón de la Buena Noticia que San Pablo definió, en Hechos 20, 24, el “Evangelio de la Gracia”: gracia de Dios, es decir que la salvación es gratuita. Éste es el gran mensaje que queremos dar, y aprovechamos este nombre para ir al corazón, a la médula, a lo esencial de la Buena Noticia de Jesús que vino a regalarnos la salvación.

Escuche y comparta la entrevista


Deja un comentario

La Iglesia en China. Bautizos actualmente.

China; casi 50 mil bautismos en la Iglesia católica durante 2018

El Instituto “Faith” refirió que el año pasado fueron bautizados más de 48 mil católicos. Un dato parcial, pero que parece indicar una inversión en la tendencia con respecto a los datos y análisis que demostraban una reducción en las celebraciones en las comunidades cinas entre 2010 y 2014

China; casi 50 mil bautismos en la Iglesia católica durante 2018

Pubblicato il 01/03/2019
Ultima modifica il 01/03/2019 alle ore 18:18
GIANNI VALENTE
ROMA

Durante el año 2018 se celebraron, por lo menos, 48.365 Bautismos en las Iglesias y comunidades católicas de la República Popular China. Este dato aparece en la publicación oficial del Instituto cultural “Faith”, con sede en Shijiazhuang, capital de la provincia china Hebei. La cifra engloba los datos de 104 diócesis católicas reconocidas por las autoridades chinas, distribuidas en las 30 provincias nacionales. Estos datos parecen estar en continuidad con el año anterior, cuando el Instituto “Faith” registró la celebración de 48.556 Bautismos en las comunidades católicas chinas.

También en 2018, como en los años anteriores, el número más consistente de los nuevos bautizados católicos según los datos de “Faith” (casi 13 mil) se concentró en la provincia china de Hebei, con otros notables casos de nuevos Bautismos celebrados en las comunidades católicas que se encuentran en las regiones con fuerte presencia musulmana y con grupos étnicos minoritarios, como el Tíbet (8 mil Bautismos), Hainan (35), Qinghai (43) y Xinyang (57).

Los datos sobre los Bautismos de los nuevos católicos chinos que ofrece cada año el Instituto, en vísperas del Nuevo Año chino, son parciales y aproximados. Toman en cuenta los Bautismos de los niños, de los jóvenes y de los adultos, pero no logran dar cuenta de los Bautismos celebrados en muchas comunidades católicas que se encuentran en las regiones más aisladas, y tampoco de los que se celebran en muchas comunidades llamas “clandestinas”, que no aparecen en los registros de los aparatos chinos que aplican la política religiosa gubernamental. A pesar de ello, estos datos representen, por ahora, el instrumento parcial más útil para tratar de llevar un registro cada año por lo menos de las tendencias que se viven en las comunidades católicos de la sociedad china. Se refiere a estos datos también el informe sobre la población católica china publicado en la primavera de 2016 en la revista Tripod por Anthony Lam Sui-ki, investigador del Holy Spirit Study Centre de Hong Kong.

Los datos anuales sobre los nuevos católicos publicados cada año por el Instituto “Faith” desde 2000 parecen trazar una gráfica con altibajos, con un crecimiento registrado hasta 2010 y una sensible disminución entre 2010 y 2015. Los últimos dos años, según los datos ofrecidos por “Faith”, indican que los nuevos bautizados fueron alrededor de 50 mil, por lo que se habría verificado una inversión en la tendencia con respecto a la tendencia del lustro 2010-2015. Mientras diferentes observadores concuerdan en la disminución de las vocaciones sacerdotales y religiosas que se ha verificado en la Iglesia católica en China con respecto a las décadas de los años 80 y 90 del siglo pasado, cuando se registró un incremento entre los seminaristas y las novicias. Los seminaristas eran 2400 en 1996, mientras en 2014 solamente eran alrededor de 1260.

El anuncio del Evangelio y los registros parroquiales

El aumento o la disminución de los que pertenecen a una comunidad de fe se debe también a factores imponderables. Y la condición anómala que ha vivido la Iglesia en China durante los últimos 70 años hace imposible reunir datos para verificar objetivamente la consistencia numérica de las diferentes comunidades o para registrar las tendencias de crecimiento o declive de las mismas en términos numéricos. Comentando los números reunidos sobre los nuevos bautizados en 2017, los responsables del Instituto describieron el anuncio del Evangelio en China como «un largo camino que todavía debe ser recorrido», por lo que invitaron a todas las comunidades a mejorar también la manera para reunir los datos sobre los sacramentos celebrados, para mantener actualizado el propio archivo y los registros de las parroquias, con el objetivo de poder contar con mejores elementos para narrar claramente la historia de la propia comunidad y de toda la Iglesia en China.

Reunir daros sobre la consistencia de las diferentes comunidades cristianas en la China popular siempre ha sido complicado y sigue siendo difícil poder contar con criterios y sistemas para reunirlos eficazmente. De la ambigüedad y de la falta de instrumentos para corroborar adecuadamente los datos surgen también todas las afirmaciones (casi siempre divulgadas sin ofrecer datos objetivos) sobre el aumento de las comunidades chinas evangélico-protestantes (exorbitante, según varios observadores).

La fase que ha comenzado con el acuerdo parcial entre Pekín y la Santa Sede sobre los nombramientos de los obispos católicos en la China popular podría, paulatinamente y con paciencia, ayudar a eliminar los factores que complican los mecanismos para reunir información sobre la consistencia numérica real de las comunidades católicas chinas. La Santa Sede podrá ayudar, con el tiempo, a las diócesis chinas en el registro constante y objetivo de los datos. Teniendo en cuenta que los mismos datos sobre los bautismos –como subrayaron en 2018 los responsables del Instituto “Faith”– representan una manera para «atestar el crecimiento de la Iglesia y la obra de difusión del Evangelio que cumple Cristo».


Deja un comentario

El angelus del Papa el domingo 13 de enero. Significado e importancia del bautismo.

El Papa Francisco asomado desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano. El Papa Francisco asomado desde la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano.   (Vatican Media)

Ángelus: Recordar el bautismo, son nuestras raíces de la vida con Dios

A la hora del Ángelus, en la solemnidad del Bautismo del Señor, el Santo Padre invita a regenerar en la oración “la Evangelización y el Apostolado”, para hacer un claro testimonio cristiano, no de acuerdo con nuestros proyectos humanos, sino con el plan de Dios.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

A las 12 del mediodía del 13 de enero de 2019, día en el que la Iglesia Católica celebra la Fiesta del Bautismo del Señor, con la plaza de San Pedro en el Vaticano repleta de fieles, el Papa Francisco recitó la oración mariana del Ángelus asegurando que esta fiesta es “una ocasión propicia para renovar con gratitud y convicción las promesas de nuestro Bautismo, comprometiéndonos a vivir diariamente en armonía con él”.

Hoy, día en el que finaliza el tiempo litúrgico de Navidad, “la liturgia nos llama a conocer más plenamente a Jesús, de quien recién hemos celebrado el nacimiento” expresó el Papa ante los fieles y aseguró que por esta razón el Evangelio de Lucas de hoy “ilustra dos elementos importantes: la relación de Jesús con la gente y la relación de Jesús con el Padre”.

Jesús se sumerge entre la multitud manifestando la lógica de su misión

Narrando la historia del bautismo, que fue otorgada por Juan el Bautista a Jesús en las aguas del Jordán, el Papa Francisco pide prestar atención al papel del pueblo, el cual – asegura – “no es solo un fondo de la escena, sino un componente esencial del evento” porque Jesús, antes de sumergirse en el agua, “se sumerge” en la multitud, se une a ella y asume plenamente la condición humana, compartiendo todo excepto el pecado. Un gesto con el que Jesús “manifiesta la lógica y el significado de su misión” asegura Francisco y que lleva a que hoy también sea “una Epifanía”.

Además, el Papa puntualiza que el Espíritu Santo que desciende sobre Él en forma corporal, como una paloma “es la señal de que con Jesús comienza un nuevo mundo”, “una nueva creación que incluye a todos los que acogen a Cristo en su vida”. Y este amor del Padre – dice el Papa – que recibimos el día de nuestro bautismo, “es una llama que ha sido encendida en nuestros corazones y requiere que seamos alimentados por la oración y la caridad”.

Jesús se sumerge en comunión con el Padre para manifestar su bondad y amor por los hombres

El Santo Padre explica también el segundo elemento enfatizado por el evangelista Lucas, en el que Jesús ya bautizado, se “sumerge” a sí mismo en la oración y por tanto en comunión con el Padre. “El bautismo es el comienzo de la vida pública de Jesús” afirma el Papa, y de su misión en el mundo “como un enviado del Padre para manifestar su bondad y su amor por los hombres”. Y además, añade – “esta misión se realiza en una unión constante y perfecta con el Padre y el Espíritu Santo”.

Tenemos como misión regenerar nuestra oración de acuerdo al plan de Dios

En este sentido, Francisco asegura que la misión de la Iglesia y la de cada uno de nosotros de ser fieles y fructíferos, está llamada a “injertarse” en la de Jesús, “regenerando continuamente en la oración la Evangelización y el Apostolado, para hacer un claro testimonio cristiano, no de acuerdo con nuestros proyectos humanos, sino de acuerdo con el plan y el estilo de Dios”.

El bautismo son nuestras raíces de la vida con Dios

Después de estas palabras y de recitar la oración mariana del Ángelus, el Pontífice volvió a insistir en su invitación de ”mantener vivo y actualizado el recuerdo del bautismo”, pues es ahí donde están “las raíces de nuestra vida en Dios; las raíces de nuestra vida eterna, que Jesucristo nos dio con su Encarnación, Pasión, Muerte y Resurrección” y pidió invocar “más a menudo” al Espíritu Santo “para vivir las cosas comunes con amor, y así hacerlas extraordinarias”.

Escucha el servicio con voz de Papa Francisco

13 enero 2019, 12:30


Deja un comentario

Misa del Papa con bautizos en la capilla sixtina.

Santa Misa con rito Bautismal presidida por el Papa Francisco en la Capilla Sixtina. Santa Misa con rito Bautismal presidida por el Papa Francisco en la Capilla Sixtina.   (Vatican Media)

El Papa bautiza a 27 bebés y aconseja a los padres ”nunca pelear delante de ellos”

En la solemnidad del Bautismo del Señor, el Pontífice administra el Sacramento del Bautismo a 27 bebés durante la tradicional Misa con rito baustimal presidida en la Capilla Sixtina del Vaticano.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Siguiendo la costumbre iniciada por San Juan Pablo II para recordar el día en el que Jesús fue bautizado en el río Jordán, el Papa Francisco preside una Misa con rito bautismal en la Capilla Sixtina del Vaticano y administra el Sacramento del Bautismo a 27 recién nacidos, 12 niños y 15 niñas. Durante su homilía, expresada espontáneamente, el Papa ofrece algunos consejos a los padres.

La fe se transmite en casa y se estudia en la catequesis

Los papás de los pequeños han pedido a la Iglesia la “fe” para sus hijos al inicio de la ceremonia; una fe que según el Papa Francisco tiene que ser primero transmitida en casa y luego estudiada en la catequesis: “Antes de estudiar la fe, tiene que ser transmitida y este es un trabajo que les toca ustedes. Es una tarea que hoy reciben: transmitir la fe y está se hace en casa”. En este sentido, el Papa ha puntualizado que la fe “siempre va a transmitida en dialecto”, en el dialecto “de la casa”, en el dialecto “del hogar” porque la fe se debe transmitir “con el ejemplo”.

Enseñar a los hijos a hacer el signo de la cruz

Continuando con su homilía, el Santo Padre ha pedido a los padres que enseñen a sus hijos a hacerse el signo de la cruz: “Se les pide hacer el signo de la cruz y hacen una cosa así (gesticula) que no se entiende qué es lo que hacen” ha asegurado el Pontífice.

Evitar discutir delante de los niños

Para Francisco, en este camino de transmitir la fe “con la vida de fe”, aconseja a los papás que los niños “vean el amor de los esposos, la paz de la casa y que Jesús está ahí”. Y para que esto sea posible, pide a los adultos que “nunca peleen delante de los niños”: “Es normal que los esposos peleen, es normal, sería extraño si no lo hicieran, pero háganlo en el momento en el que ellos no estén y no escuchen, que ellos no vean, no saben ustedes la angustia que tiene un niño cuando ve pelear sus padres”.

Por último, el Santo Padre expresó tres motivos por los que los niños podían llorar durante la Ceremonia, el primero porque se sienten en un ambiente extraño, y además hace demasiado calor en la Capilla Sixtina, el segundo porque “tienen hambre” y el tercero es por lo que el Papa ha denominado “ el llanto preventivo” que es “una cosa extraña – ha dicho el Papa Francisco –porque no saben qué es lo que va pasar, pero lloran y lloran y luego se verá”. Sea el motivo que sea, el Papa pidió a los papás de “estar atentos de no cubrirlos demasiado” y si lloran, “déjenlos” aseguro el Pontífice. Además pidió a las mamás que los “lacten tranquilas” y advirtió entre risas del peligro de la “vocación polifónica” en la cual “empieza a llorar uno, y luego el otro y el otro y así se hace un coro de llanto”. “Vamos adelante en esta Ceremonia con paz pero con la conciencia de que les toca ustedes la transmisión de la fe” finalizó.

Escucha la homilía del Papa Francisco

 

Photogallery

Misa con Rito Bautismal presidida por el Papa Francisco


Deja un comentario

Audiencia semanal del Papa el 2 de mayo

Catequesis del Papa: “El agua, signo de la nueva Vida que es Cristo”

En la Audiencia General de este miércoles 2 de mayo, el Papa Francisco reflexionó sobre los ritos del sacramento del bautismo que se realizan junto a la fuente bautismal, que son: la bendición del agua y la renuncia al pecado y la profesión de fe.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Los invito a que hagan memoria agradecida de su bautismo, y a que renueven con alegría y convencimiento el compromiso que sellaron aquel día, de modo que vivan siempre inmersos en el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General de este miércoles 2 de mayo, continuando sus catequesis sobre el sacramento del Bautismo a la luz de la palabra de Dios.

“Reflexionamos hoy – afirmó el Pontífice – sobre los ritos del sacramento del bautismo que se realizan junto a la fuente bautismal, que son: la bendición del agua y la renuncia al pecado y la profesión de fe”.

La bendición del agua

Consideremos sobre todo el agua, señaló el Papa Francisco, sobre la cual es invocada la potencia del Espíritu para que tenga la fuerza de regenerar y renovar. “El agua – agregó el Pontífice – es fuente de vida y de bienestar, mientras su ausencia provoca el extinguirse de la fecundidad, como sucede en el desierto; pero el agua puede ser también causa de muerte, cuando sumerge entre sus caudales cualquier cosa; finalmente, el agua también tiene la capacidad de lavar, limpiar, purificar”.

Es a partir de este simbolismo natural y universalmente reconocido que la Biblia describe las intervenciones y las promesas de Dios a través del signo del agua. “El agua es un elemento que se caracteriza por su capacidad de vivificar y de purificar – explicó el Santo Padre hablando en nuestro idioma – este simbolismo natural aparece en varios pasajes de la Palabra de Dios, que son recordados al bendecir el agua que se usará para el bautismo, a la vez que se invoca sobre ella la fuerza del Espíritu Santo, para que todos los que reciban el bautismo sean sepultados con Cristo en su muerte y con él renazcan a una vida inmortal”.

Es por esto, recordó el Papa Francisco, que en la oración de la bendición del agua invoca la acción del Espíritu Santo, recordando las principales pre figuraciones bíblicas y fortalecidos por esta memoria, se pide a Dios que infunda en el agua de la fuente la gracia de Cristo muerto y resucitado.

“No es posible adherir a Cristo poniendo condiciones”

La renuncia al pecado

Una vez que ha sido bendecida el agua, es necesario disponer el corazón para acceder al bautismo, precisó el Obispo de Roma, por eso se realiza la renuncia a satanás y la profesión de fe, dos hechos que están estrechamente unidos entre sí. “En la medida en la cual digo ‘no’ a las sugestiones del diablo – aquel que divide, dijo el Papa – estoy en grado de decir ‘si’ a Dios que me llama a conformarme a Él en los pensamientos y en las obras. No es posible adherir a Cristo poniendo condiciones. Es necesario despojarse de ciertas ataduras para poder abrazar de verdad a los demás. Es necesario cortar puentes, dejándolos a las espaldas, para retomar la nueva Vida que es Cristo”.

La profesión de fe

La respuesta a las preguntas – «¿Renuncias a Satanás, a todas sus obras, y a todas sus seducciones?» – es formulada en primera persona del singular: «Renuncio». Y del mismo modo, afirmó el Papa Francisco, es profesada la fe de la Iglesia, diciendo: «Creo». “Es una elección responsable, que debe ser traducida en gestos concretos de confianza en Dios. El acto de fe – agregó – supone un empeño que el mismo Bautismo ayudará a mantener con perseverancia en las diversas situaciones y pruebas de la vida”.

Renovar con alegría el Bautismo

En sus saludos a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica, el Papa Francisco los invitó a hacer memoria de su bautismo. “Los invito a que hagan memoria agradecida de su bautismo, y a que renueven con alegría y convencimiento el compromiso que sellaron aquel día, de modo que vivan siempre inmersos en el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo”.

Catequesis del Papa Francisco


Deja un comentario

El bautismo, nueva catequesis del Papa.

El Papa critica a quienes no bautizan a sus hijos porque “no entienden”

Tras el ciclo sobre la misa, en la Audiencia general el Papa habló sobre el Bautismo: es el cumpleaños de nuestro renacimiento. Y da a los fieles que no la recuerdan, la «tarea» de descubrir cuál es la fecha del suyo
ANSA

El Papa antes de la Audiencia general

93
0
Pubblicato il 11/04/2018
Ultima modifica il 11/04/2018 alle ore 11:07
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

 

Durante la Audiencia general de hoy, 11 de abril de 2018, El Papa criticó a quienes ponen en duda la oportunidad de bautizar «a un niño, que no entiende», y subrayó que con el Bautismo «entra en ese niño el Espíritu Santo», que hace que crezcan en él «las virtudes cristianas que después florecerán». El Bautismo es «otro cumpleaños, el cumpleaños del renacimiento», dijo Francisco a los fieles reunidos en la Plaza San Pedro; y, a todos los que no recuerden esta fecha fundamental en sus vidas, dejó una «tarea»: descubrir cuándo fue su Bautismo, para honrarlo como se debe.

 

La semana pasada concluyó el ciclo de catequesis que dedicó al redescubrimiento del significado de los diferentes pasajes de la Misa, por lo que ahora, Jorge Mario Bergoglio se concentró sobre el Bautismo. «Los cincuenta días del tiempo litúrgico pascual son propicios para reflexionar sobre la vida cristiana que, por su naturaleza, es la vida que proviene de Cristo mismo», explicó el Papa. «Somos, efectivamente, cristianos en la medida en la que dejemos vivir a Cristo en nosotros. ¿Desde dónde comenzar, entonces, para volver a encender esta conciencia sino desde el principio, del Sacramento que ha encendido en nosotros la vida cristiana?».

 

El Bautismo, explicó el Papa, «permite a Cristo vivir en nosotros y a nosotros vivir unidos a Él, para colaborar en la Iglesia, cada uno según la propia condición, en la transformación del mundo». Recibido una sola vez, el Bautismo «ilumina toda nuestra vida, guiando nuestros pasos hasta la Jerusalén del Cielo. Hay un antes y un después del Bautismo. El Sacramento supone un camino de fe, que llamamos catecumenato, evidente cuando es un adulto el que pide el Bautismo. Pero también los niños, desde la antigüedad, son bautizados en la fe de los padres. Y sobre esto me gustaría decirles una cosa. Algunos piensan: “Pero, ¿por qué bautizar a un niño que no entiende? Esperemos que crezca, que entienda y que sea él mismo el que pida el Bautismo”. Pero esto significa no tener confianza en el Espíritu Santo, porque cuando nosotros bautizamos a un niño, entra en ese niño el Espíritu Santo y hace que crezcan en ese niño, desde niño, las virtudes cristianas que después florecerán. Siempre –insistió Francisco– hay que dar esta oportunidad a todos los niños de tener dentro de ellos al Espíritu Santo para que los guíe durante la vida. No se olviden: ¡bautizar a los niños!».

 

La inmersión en el agua, típica del Bautismo, «es un rito común a diferentes creencias para expresar el paso de una condición a otra, signo de purificación para un nuevo inicio», remarcó el Pontífice argentino. «Pero, a nosotros, los cristianos, no se nos debe olvidar que, aunque es el cuerpo el que se sumerge en el agua, es el alma la que se sumerge en Cristo para recibir el perdón del pecado y resplandecer con luz divina. En virtud del Espíritu Santo, el bautismo nos sumerge en la muerte y en la resurrección del Señor, ahogando en la pila bautismal al hombre viejo, dominado por el pecado que separa de Dios, y haciendo que nazca el hombre nuevo, recreado en Jesús». Después de esta consideración, Francisco se dirigió directamente a los fieles y les hizo una pregunta que ya había hecho en el pasado, durante otras audiencias generales: «Estoy seguro, segurísimo, de que todos nosotros recordamos la fecha de nuestro nacimiento. Pero me pregunto, y dudo un poco, y les pregunto a ustedes: ¿cada uno de ustedes recuerda cuál fue la fecha de su Bautismo? Algunos dicen que sí, bien. Pero es un “Sí” un poco débil –prosiguió comentando la respuesta de la multitud de los fieles. Tal vez muchos no recuerdan…. Pero, si nosotros festejamos el día de nuestro nacimiento, ¿cómo no festejar, por lo menos recordar, el día del renacimiento? Les dejaré una terea: los que no se acuerden de la fecha del Bautismo, pregúntenle a la mamá, a los tíos, a los sobrinos: ¿tú sabes cuál es la fecha del Bautismo? Y nunca olvidarla, y ese día agradecer al Señor porque es el día en el que el Espíritu Santo entró en mí. Todos debemos saber la fecha de nuestro bautismo, es otro cumpleaños, es el cumpleaños del renacimiento».

 

Nadie, subrayó el Papa al final de la catequesis, «merece» el Bautismo, «que es siempre don gratuito para todos, adultos y recién nacidos. Pero, como sucede con una semilla llena de vida, este don crece y da frutos en un terreno alimentado por la fe. Las promesas bautismales que cada año renovamos en la Vigilia Pascual deben ser encendidas nuevamente cada día, para que el Bautismo “cristifique” (no hay que tener miedo de esta palabra, parecerse a Cristo, transformarse en Cristo) a quien lo recibió, convirtiéndolo de verdad en otro Cristo».

 

ANSA

 

Antes de la Audiencia, el Papa, al concluir su vuelta para saludar a los fieles en el papamóvil, saludó a los peregrinos que llegaron a Roma a pie desde el valle del Renón, en la provincia de Bolzano, con tres llamas: Buffon, Shaquiri y Tiento. Thomas Burger, Thomas Mohr y Walter Mair, en compañía de sus animales, estrecharon la mano del Papa y le regalaron un solideo y unos calcetines de lana de alpaca.


Deja un comentario

Audiencia general del Papa el 11 de abril

Audiencia general

Plaza de San Pedro
12.00 h

[AR – DE – EN – ES – FR – IT – PL – PT]

 

Queridos hermanos y hermanas:

Este tiempo pascual es propicio para reflexionar sobre la vida cristiana, que es la vida que recibimos del mismo Cristo. De hecho, somos cristianos en la medida que dejamos que Él viva en nosotros. Para avivar esta conciencia debemos volver al origen, al sacramento del bautismo, que es el fundamento de toda la vida cristiana, es el primero de los sacramentos y es la puerta que permite al Señor hacer su morada en nosotros e introducirnos en su Misterio.

El verbo griego «bautizar» significa sumergir. El baño con el agua simboliza en varias creencias el paso de una condición a otra, es signo de purificación para un nuevo inicio. Para nosotros, los cristianos, el bautismo nos sumerge en la muerte y resurrección del Señor, haciendo morir en nosotros al hombre viejo, dominado por el pecado, para que nazca el hombre nuevo, que

Ciudad del Vaticano

Fotografìas