Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Plan de asistencia a refugiados y migrantes venezolanos

El Plan para refugiados y migrantes de Venezuela, una carrera contra el tiempo

ACNUR/Fernando Godinho
Un grupo de más de 200 venezolanos abordan un avión en Boa Vista, Brasil, para su reubicación en otras zonas del país.

14 Diciembre 2018

El flujo de refugiados y migrantes que salen de Venezuela ha generado una situación de crisis regional a la que 16 países han respondido con un plan que busca atender las necesidades más urgentes de los millones de desarraigados y las comunidades que los acogen. La estrategia precisa de 738 millones de dólares para su implementación en 2019.

La asistencia de emergencia directa, la protección, la integración socioeconómica y cultural y el fortalecimiento de los países receptores son los pilares del Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes de Venezuela presentado este viernes en Ginebra.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) coordinan en esta iniciativa el trabajo de 95 organizaciones de 16 países para enfrentar el mayor desplazamiento de población registrado en años recientes en América Latina.

Actualmente, 3,3 millones de venezolanos se encuentran en 16 países de Sudamérica y las proyecciones en las que se basa el Plan prevén la salida de dos millones más en 2019.

En la conferencia de prensa del lanzamiento, el representante especial conjunto de ACNUR y OIM para los refugiados y migrantes venezolanos, Eduardo Stein, definió el plan como “una primera aproximación a la emergencia”.

“Ha sido una carrera contra el tiempo debido a la naturaleza, el alcance, el ritmo y la complejidad del fenómeno de desplazamiento que enfrentamos”, explicó.

Ha sido una carrera contra el tiempo debido a la naturaleza, el alcance, el ritmo y la complejidad del desplazamiento

“Los venezolanos que conocí durante mis visitas hablaron de hambre, de la falta de acceso a cuidados médicos, de inseguridad, amenazas, temor. Son familias, mujeres solas, niños, jóvenes de ambos sexos, todos ellos en condiciones de extrema vulnerabilidad. La única opción que tuvieron fue irse del país – a veces debiendo caminar durante días – buscando una vida digna y la posibilidad de construir un futuro”, dijo Stein, agregando que esta crítica situación se ha visto exacerbada por la falta de medios de vida, lo cual expone a los refugiados y migrantes a todo tipo de explotación.

Solidaridad regional

La salida de venezolanos de su país se aceleró en 2017 y aumentó aún más en 2018, con un promedio estimado en 5500 personas diarias abandonando el territorio nacional.

Stein subrayó la generosidad de los países que han recibido a los migrantes y refugiados.

“El nivel de solidaridad y apertura que han mostrado los países latinoamericanos con el flujo de venezolanos ha sido extraordinario. Pero la región no estaba preparada y ningún país, ni siquiera los tres más afectados: Colombia, Ecuador y Perú, han podido lidiar con esta llegada masiva”, puntualizó.

Fondos requeridos

El Plan tiene el objetivo de socorrer a 2,7 millones de personas en 16 países durante 2019. De ellas, 2,2 millones son venezolanos y el otro medio millón son habitantes de las comunidades anfitrionas y para ello requiere de 738 millones de dólares, incluidos recientemente en el llamamiento humanitario global de la ONU

“Este plan es un llamamiento a la comunidad de donantes, entre ellos diversas instituciones financieras internacionales y actores de desarrollo para que aumenten su apoyo a refugiados y migrantes en la región y en las comunidades de acogida”, dijo Stein.

Aclaró que la estrategia no pretende sustituir a ninguna autoridad, sino ayudar y complementar lo que están haciendo los gobiernos de los países anfitriones y enfatizó la necesidad de aliviar la grave situación humanitaria de los millones de venezolanos en búsqueda de protección, albergue y oportunidades para construir un futuro.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filipo Grandi, por su parte, apeló a la solidaridad de los donantes ante la contingencia.

“El llamamiento lanzado hoy pone de relieve la urgencia de esta compleja situación, que evoluciona con mucha rapidez, y la necesidad de que las comunidades de acogida reciban apoyo”, recalcó.

El llamamiento pone de relieve la urgencia de esta compleja situación, queevoluciona con mucha rapidez

Otras carencias

Además de las humanitarias, citó otras carencias que deben atenderse como la documentación, y regularización de los migrantes y refugiados, la capacidad de los sistemas de asilo y el acceso a servicios básicos, la educación entre ellos.

Hasta el momento, la mayor parte de los migrantes y refugiados de Venezuela han llegado a Colombia. Si bien muchos se han quedado ahí, otros han seguido la travesía, en especial rumbo a Ecuador, Perú, y en menor medida a Chile y Argentina. Brasil también se ha convertido en un punto de destino importante. México, el Caribe y los países de Centroamérica han tenido un número menor de llegadas, ya sea directas o a través de movimientos secundarios. Se prevé que estas tendencias persistan a lo largo de 2019.
Anuncios


1 comentario

Una guía-libro para los pobres en Roma. Los voluntarios de San Egidio y su labor humanitaria.

Guía “DÓNDE comer, dormir y lavarse 2018”.Guía “DÓNDE comer, dormir y lavarse 2018”. 

Guía Michelin de los pobres lanza este año su 29° edición

La guía “DÓNDE comer, dormir y lavarse 2018” está pensada para quien no tiene casa o vive en condiciones difíciles. La tradicional versión impresa es completamente gratuita y este año además cuenta con la versión digital a través de una App disponible en Play Store.

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

La Comunidad Sant’Egidio lleva más de 50 años de servicio a los más necesitados, a la oración y a la lucha por la paz y 29 de ellos desarrollando esta iniciativa conocida como “Guía Michelin de los pobres. Dónde comer, dormir y lavarse”. Se trata de un libro de bolsillo – este año también convertido en App para los teléfonos móviles – pensado en primer lugar para quienes necesitan ayuda: pobres, personas sin hogar, ancianos o extranjeros; razón esencial por la que se distribuye gratuitamente a quien la pide.

Una guía con información valiosa

La guía, publicada en diferentes ciudades italianas, en Europa y en Buenos Aires, ofrece – a través de sus 259 páginas – información de direcciones útiles para personas sin hogar y para quienes las ayudan. Se trata, por tanto, de una recopilación de todas las indicaciones de servicios públicos y privados esenciales para los necesitados, tanto italianos como extranjeros, e información útil para tener acceso a: registro de residencia, atención médica, formación profesional y trabajo, servicios de bienestar, pensión y alojamiento.

Además, brinda datos muy útiles como por ejemplo los comedores sociales disponibles en cada ciudad, señalización de los lugares donde encontrar la distribución de cenas en la calle, centros de recepción donde dormir, así como

las instalaciones donde lavarse y cuidarse y los centros de escucha para obtener apoyo psicológico o para buscar un trabajo ambulante. Todos ellos, servicios completamente gratuitos.

Homenaje a Modesta Valenti, indigente fallecida en las calles de Roma

Esta guía está dedicada a Modesta Valenti, una indigente que vivía en la estación de trenes “Termini” de Roma y que murió sin asistencia, en el invierno de 1983, debido a que el personal de la ambulancia, considerándola sucia, se negó a ayudarla. Esta triste historia fue la que movilizó a la Comunidad de Sant’Egidio para crear esta iniciativa y que se ha extendido hasta día de hoy sin intermitentes. Todos estamos llamados a la solidaridad, comunícate con la Comunidad Sant’Egidio para solicitudes de ayuda o informes de personas en dificultades al número: 064292929.


Deja un comentario

Venezuela: alimentos y medicamentos de UNICEF

Unicef envía 130 toneladas de insumos a Venezuela

El organismo internacional confirmó el envío de suministros con la intención de combatir las carencias extremas que sufre el pueblo venezolano debido a la crisis social que se vive en el país.

Ciudad del Vaticano

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) informó el martes 27 de noviembre, que ha enviado un suministro de más de 130 toneladas de insumos (alimentos y medicamentos) a Venezuela, a través de un programa desarrollado en conjunto con el Gobierno venezolano, en aras de optimizar los proyectos sociales que ya se desarrollan en el país.

Los esfuerzos realizados han beneficiado a unas 350.000 personas, entre ellas mujeres y niños, quienes han recibido asistencia médica y nutricional.

Frenar la propagación de enfermedades

Asimismo, en cooperación con el Ministerio de Sanidad, se enviaron al país unas 30 toneladas de medicinas y productos sanitarios, con la intención de frenar la propagación de enfermedades y mejorar la salud en las comunidades de menos recursos.

 

Según Unicef, esos productos se usarán para tratar a unas 25.000 embarazadas, a unos 10.000 recién nacidos y a unos 2.300 niños portadores del VIH.

A través de un programa ampliado por la agencia, 40.000 mujeres embarazadas tiene acceso a pruebas rápidas de VIH y sífilis, mientras que 100.000 embarazadas y niños tienen acceso a tratamiento contra la malaria.

12 % de población malnutrida en Venezuela

Asimismo, UNICEF advierte en su comunicado que la crisis podría revertir décadas de progreso.

“La crisis económica de Venezuela ha reducido el acceso de los niños a servicios esenciales y está amenazando con revertir décadas de progreso. Casi un 12% de la población está malnutrida”, puntualiza el fondo de la ONU para la Infancia.


Deja un comentario

ONU: intervenciones de la Santa Sede en la asamblea general.

Asamblea de la ONU.Asamblea de la ONU.  (AFP or licensors)

Santa Sede exhorta a la ONU abordar con urgencia la crisis humanitaria en RCA

La comunidad internacional tiene la grave responsabilidad de brindar el respaldo necesario para facilitar la estabilización del Gobierno nacional y se garantizar los servicios humanitarios en la República Centroafricana, resalta Monseñor Gallagher.

José Villanueva – Ciudad del Vaticano

Continua la participación de Monseñor Paul Richard Gallagher en septuagésima tercera Asamblea de Naciones Unidas. En esta oportunidad, el Secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa sostuvo dos importantes intervenciones. La primera fue una Reunión a nivel ministerial sobre la crisis humanitaria que afecta a la República Centroafricana, y la segunda sobre el control de enfermedades no transmisibles en el contexto de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Emergencia en la República Centro Africana

En la primera intervención, el Arzobispo Gallagher resaltó enérgicamente la postura de la Santa Sede con respecto a los problemas que afectan al país africano desde 2012:

“La actual crisis política y humanitaria en la República Centroafricana sigue siendo motivo de gran preocupación para la Santa Sede, especialmente porque esta situación ocurre con muchas otras en el mundo y revela en gran medida la incapacidad de la comunidad internacional, para reunir la voluntad política para abordar el conflicto de manera efectiva con consecuencias tan devastadoras.

Las regiones del noroeste y centro del país siguen en un conflicto tenso y desafortunadamente el área en la parte suroeste ha visto un aumento en los combates”, sostiene Monseñor Gallagher.

Reforzar el trabajo de MINUSCA

En ese sentido, el Prelado subrayo que es momento que la comunidad internacional tome con mucha seriedad la problemática que azota a los ciudadanos de la República Centroafricana que se ven obligados a desplazarse hacia las otras naciones vecinas. Además, instó a los organismos designados por la ONU en la RCA, actuar con más severidad para atender a cientos de personas en especial niños que son víctimas de los movimientos terroristas emergente en el país.

 

“Las consecuencias de muchos años en continuas tensiones están causando estragos en la vida de millones de civiles, dejando a miles de víctimas y cientos de miles de desplazados internos y refugiados huyendo a los países vecinos de Camerún, Chad, la República Democrática del Congo y la República. de Congo. Como de costumbre, las mujeres y los niños suelen ser las primeras víctimas en situaciones de conflicto.

El papel de la MINUSCA (Misión de Estabilización Integrada Multidimensional de las Naciones Unidas en la República Centroafricana), para “reagrupar y acantonar combatientes y confiscar y destruir, según corresponda, las armas y municiones de elementos y personal que rechazan o no dejan las armas” con el objetivo aliviar la aflicción de los civiles indefensos y restablecer el orden y la paz en el país.

Con este fin, la Santa Sede alienta a la MINUSCA a realizar mayores esfuerzos para garantizar los derechos humanos de todos los ciudadanos, protegiéndolos de la agresión armada y otros abusos que violan su dignidad humana, sin discriminación de condición social o afiliación religiosa”, exhorto Mons. Gallagher.

Búsqueda de la Paz entre cristianos y musulmanes

Por último, el jefe de la Diplomacia del Vaticano reafirmó que la Iglesia Católica y sus diferentes organismos de misión en el país, seguirán velando por la pronta solución del conflicto, para conseguir la tan añorada paz y reconciliación entre los cristianos y musulmanes, a través de un diálogo inclusivo y tolerante entre ambos grupos religiosos.

 

“La Iglesia Católica y sus distintas organizaciones hemos estado y continuaremos participando incansablemente en los esfuerzos humanitarios que tanto se necesitan en la República Centroafricana. Al mismo tiempo, se debe buscar urgentemente una solución política real y sostenible a favor de una paz duradera. La dimensión religiosa del diálogo necesario no puede dejar de mencionarse.

El Papa Francisco en su visita en 2013, hizo un llamado para que los cristianos y musulmanes, y de hecho todos los creyentes, deben “permanecer unidos trabajando para poner fin a todo acto que, desde cualquier lado, desfigura el Rostro de Dios y cuyo fin último es defender intereses particulares por cualquier medio, en detrimento del bien común”, dijo Mons. Gallagher.

Prevención y control de enfermedades no transmisibles

En la segunda intervención de Mons. Gallagher fue sobre la prevención y control de enfermedades no transmisibles para reducir la mortalidad prematura y mejorar la calidad de vida.

“Al tiempo de reconocer la importancia de fortalecer los sistemas de salud, la Santa Sede desea subrayar la necesidad de aumentar el compromiso político y la participación de una amplia gama de actores, incluidas las mujeres como agentes de cambio en las familias y comunidades, en las iniciativas de prevención y sobre todo en el fomento de estilos de vida saludables”.

De esta manera, Mons. Gallagher expresa la opinión de la Santa Sede en resaltar el plan de la OMS para la prevención y el control de enfermedades no transmisibles.

En ese sentido, saluda la apuesta de una educación de prevención que facilite a las personas tener una vida saludable y a prevenir cualquier tipo de enfermedades no transmisibles que son generadas por malos estilos de vida.

“Como se sabe –dice el Arzobispo- las enfermedades no transmisibles están relacionadas con cuatro factores de riesgo principales, a saber, el consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, una dieta no saludable y la inactividad física. Así es como estas enfermedades no transmisibles pueden paradójicamente convertirse en transmisibles, a través de la imitación de estilos de vida y conductas poco saludables, especialmente por parte de los jóvenes y los impresionables.

Esto subraya la importancia de la educación hacia estilos de vida saludables como un componente de la educación para la salud, junto con abordar los determinantes sociales de la salud”.

Consideración y apoyo a los Centros de Salud confesionales

El Secretario para la relación de los Estados de la Santa Sede, también recordó que, dentro del Plan de acción mundial de la OMS, sobre el control de enfermedades no transmisibles, resalta un respaldo económico y técnico para los centros de salud de ciertos sectores confesionales, como los que tiene a su cargo la Iglesia Católica y que están al servicio de los más necesitados.

“El Plan de acción mundial de la Organización Mundial de la Salud para la prevención y el control de enfermedades no transmisibles 2013-2020, reconoce el importante papel de las organizaciones confesionales, por la carga de la prestación de servicios de salud, a los más pobres sectores de la población.

Sin embargo, a estos proveedores de servicios religiosos no se les permite un “lugar en la mesa”, durante la formulación de los planes de atención médica a nivel nacional y ven privados de una participación equitativa en los recursos, tanto del presupuesto nacional como local, así como de los donantes internacionales.

Tal financiamiento es esencial para facilitar el mantenimiento de los sistemas de salud en curso; la capacitación, reclutamiento y retención de personal profesional; así como la ampliación necesaria para hacer frente a la carga cada vez mayor de enfermedades no transmisibles que afectan desproporcionadamente a los sectores más pobres de la sociedad”.

Por último, Monseñor Gallagher menciona en su presentación las palabras al Sumo Pontífice en el que recuerda que la Salud es una responsabilidad de todos y no solo de los sectores que la ejercen:

“El Papa Francisco nos ha recordado que la salud humana, de hecho, debe ser considerada junto con nuestra capacidad de preservar y proteger el medio ambiente natural; la contaminación del aire, por ejemplo, es un factor de riesgo crítico para las enfermedades no transmisibles.

Al mismo tiempo, todos los seres humanos deben ser tomados en consideración, especialmente aquellos que experimentan dificultades que ponen en peligro su salud y acceso a una atención adecuada”.


Deja un comentario

OXFAM y su colaboración con la asistencia humanitaria.

#EnPolochic
Día Mundial de la Asistencia HumanitariaUn día para visibilizar la cara menos amable de nuestro mundo, pero al mismo tiempo una fecha para reconocer y poner en valor el trabajo que hacen las trabajadoras y trabajadores humanitarios, que en muchos casos se juegan la vida, por llevar a cabo su trabajo.

134 millones de personas necesitan ayuda para sobrevivir en el mundo. Las guerras siguen siendo el principal detonante de las crisis humanitarias, junto a los desastres naturales, agravados por el cambio climático.

Cuando hablamos de guerras hablamos de SiriaSudán del SurRepública Centroafricana oYemen. Esta última está considerada por la ONU la crisis humanitaria más grave del mundo, con un 75% de la población necesitada de ayuda.

La asistencia humanitaria también es esencial en lugares que sufren las consecuencias del cambio climático, como la zona del Sahel, en países como Burkina Faso o Mauritania la sequía está haciendo estragos. Oxfam está presente en todos estos países. En el último año, hemos facilitado ayuda humanitaria a 10 millones de personas en más de 40 países.

Trabajar en estos contextos no es fácil. El personal humanitario muchas veces se juega la vida, para llevar a cabo su trabajo. República Centroafricana ha sido el país más peligroso para el personal de Oxfam Intermón, en el último año. Desde aquí damos las gracias a los compañeros y compañeras que se dedican a salvar vidas.

Si quieres colaborar con nuestra labor humanitaria puedes hacerte socio/a, durante 6 meses, del fondo de Acción Humanitaria.

 2ZKXC2

Para estar al corriente del tema síguenos en las redes sociales

TORMENTAdigital

@TormentaDigital

CONSTRUYAMOS UN FUTURO SIN POBREZA


Deja un comentario

Haiti: a falta de recursos internacionales de ayuda humanitaria.

Haití, la ayuda humanitaria en peligro de quedarse sin recursos

UN Photo/Logan Abassi
La Vicesecretaria General, Amina Mohammed (izq.) y la Enviada Especial para Haití, Josette Sheeran, con familias haitianas afectadas por el cólera. Foto: UN Haiti

2 Agosto 2018

El Plan de Respuesta Humanitaria ha recibido sólo 1,5 millones de dólares o un 7 por ciento del llamamiento hecho para 2018. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) hace un llamado a la comunidad internacional a responder con urgencia a las necesidades de ayuda humanitaria del país caribeño.

En los últimos años, Haití ha estado plagado de desastres naturales que han afectado su economía. El país ocupa el cuarto lugar mundial entre las naciones en crisis de déficit de financiamiento para enfrentar la emergencia humanitaria, según un nuevo informe de la FAO.

Plan humanitario 

A la fecha, el Plan de Respuesta Humanitaria de Haití solo ha recibido 1,5 millones de dólares de los 22 millones que se necesitan para dar apoyo a 461.000 personas.

“Nuestros recursos para apoyar a Haití son actualmente muy limitados. Por eso la FAO hace este llamado urgente. Es fundamental actuar ahora para fortalecer la seguridad alimentaria y los medios de vida de los habitantes de la isla. Esto nos permitirá salvar vidas y reforzar su resiliencia para crisis futuras, pero para eso necesitamos a nuestros socios con recursos”, dijo Julio Berdegué, representante regional de la FAO.

Con la mayoría de los haitianos dependiendo de la agricultura para su supervivencia y expuestos a catástrofes recurrentes, rehabilitar y fortalecer los medios de vida es clave para mejorar la seguridad alimentaria y la capacidad de las personas de responder a crisis futuras.

Recuperar la producción  

ONU/Logan Abassi

Para enfrentar la temporada de ciclones, entre otros aspectos, la FAO señaló que el requerimiento más urgente para el periodo entre julio y diciembre son 6,5 millones de dólares para dar apoyo a 142.000 personas.

Los fondos serán utilizados para recuperar la producción de ganado y peces, mediante labores de capacitación, distribución de equipos de pesca, la reconstrucción de los barcos, la provisión de clínicas veterinarias móviles y la instalación de campos de forraje.

Haití es extremadamente vulnerable al paso de los huracanes: en 2016, el huracán Matthew devastó cultivos a lo largo del territorio, dejando a más de 1,4 millones de haitianos en necesidad de apoyo alimentario, de los que 800.000 necesitan ayuda alimentaria inmediata.

Sistema de prevención                                                   

Parte de los 22 millones de dólares que actualmente solicita la FAO a la comunidad internacional serán utilizados para poner en marcha sistemas de alerta temprana y monitoreo del sistema de seguridad alimentaria.                                

Otro aspecto clave para la resiliencia a las crisis es mejorar la coordinación del sector dedicado a la seguridad alimentaria mediante asistencia técnica, una labor en la cual la FAO puede dar apoyo inmediato.


Deja un comentario

Siria: importantes donativos internacionales pero no suficientes.

La Conferencia para Siria recauda 4400 millones de dólares para 2018

© UNICEF/UN013175/Al-Issa
El conflicto en Siria cumplió siete años con cientos de miles de muertes, millones de desplazados y gran destrucción.

25 Abril 2018

La cifra supone un buen comienzo, pero no llega a los 9100 millones que había solicitado la ONU. Ahora, la prioridad es buscar un equilibrio entre cómo cubrir las necesidades de los refugiados y las de los sirios que siguen en el país.

La Conferencia de Bruselas en Apoyo al Futuro de Siria ha logrado que muchos países se comprometieran a entregar 4400 millones de dólares para este año y 3300 millones de 2019 en adelante.

Durante un encuentro con los medios de comunicación en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, el coordinador de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios agradeció el compromiso de la Unión Europea y, en particular, los de Alemania y el Reino Unido.

Indicó que faltaba recibir la confirmación del monto de importantes donantes como, por ejemplo, los Estados Unidos.

Mark Lowcock calificó la cifra alcanzada este miércoles “como un buen comienzo” aunque le hubiera gustado conseguir una cantidad mayor que permitiera obtener la totalidad de los 9100 millones dólares solicitados por la ONU para cubrir la asistencia humanitaria y de reconstrucción durante 2018.

El representante de la ONU manifestó que ahora hay que priorizar y lograr un equilibrio en la distribución del dinero entre las personas que precisan asistencia en los países que hospedan a refugiados sirios y las necesidades humanitarias de los trece millones de personas que se encuentran en el país.

Dentro de Siria, la prioridad ha de ser enfocarse en los más vulnerables: “tenemos que abordar las necesidades sobre la base de los principios humanitarios de independencia, imparcialidad y neutralidad”.

“No podemos esperar que los donantes aporten los enormes recursos que buscamos sino podemos asegurarles como la ayuda llegará a los necesitados”.

Esta situación requiere tener a suficiente personal de las Naciones Unidas en el terreno para evaluar las necesidades y supervisar su aplicación.

Siria estuvo al borde de una crisis seria hace una semana

Por su parte, el enviado especial de las Naciones Unidas para Siria destacó como positivo que no se produjera ninguna confrontación durante la Conferencia pese a no llegar a ningún avance político.

Staffan de Mistura recordó que hace una semana se estuvo muy cerca de una crisis muy seria tras los bombardeos llevados a cabo por Estados Unidos, con apoyo de Gran Bretaña y Francia, sobre distintas localidades sirias.

Ante esta situación dijo que tanto su prioridad como la del Secretario General fue “bajar la temperatura”.

De Mistura señaló que la situación actual demanda mantener contactos diplomáticos de alto nivel, no solamente entre los tres países de las conversaciones de Astana (Rusia, Turquía e Irán), sino con muchas otras partes involucradas en lo que pueden ser las futuras soluciones políticas para Siria.

El veterano diplomático destacó que tras el potencial riesgo vivido la semana pasada se necesita negociar una hoja de ruta basada en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad y, al no haber una solución militar al conflicto, instó a trabajar tanto al Gobierno como a la oposición en la comisión constitucional y en la celebración de elecciones bajo la supervisión de las Naciones Unidas.

La Resolución 2254 fue adoptada por unanimidad el 18 de diciembre de 2015. El documento solicitaba al Secretario General que, a través de sus buenos oficios y la labor de su Enviado Especial, convocara a representantes del Gobierno sirio y de la oposición a participar en negociaciones oficiales sobre un proceso de transición política facilitado por las Naciones Unidas