Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Discriminación laboral con los enfermos de SIDA-AIDS. Informe OIT

Las personas que viven con el VIH siguen enfrentando discriminación laboral

UNICEF/Shehzad Noorani
Dos portadoras del VIH en Uganda reciben medicamentos antirretrovirales. Foto: UNICEF/Shehzad Noorani

26 Julio 2018

Las personas con VIH enfrentan discriminación cuando buscan empleo, cuando quieren mantener su trabajo o cuando quieren subir la escalera laboral. La situación se agrava cuando son mujeres, según un nuevo informe presentado por la Organización Internacional del Trabajo y la Red mundial de personas que viven con el VIH.

El estudio, se basa en encuestas realizadas por equipos nacionales en Belice, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Grecia, Ucrania, Camerún, Malawi, Senegal, Uganda, Corea, Fiji y Timor Leste. En estos respectivos países se entrevistaron a más de 100.000 personas que son seropositivos al VIH.

El estudio fue presentado durante la Conferencia Internacional “SIDA 2018”, que tiene lugar en Ámsterdam cada dos años. Se trata de la mayor reunión mundial sobre cualquier tema de salud o desarrollo relacionado con el VIH.

“Lo que el informe muestra es que aún queda un largo camino por recorrer en nuestros esfuerzos por combatir el estigma y la discriminación relacionados con el lugar de trabajo hacia las personas que viven con el VIH¨, dijo Sasha Volgina, directora del Programa de la citada Red mundial.

Acceso a pocos empleos

El informe contiene muestra que una gran proporción de personas que viven con el VIH están desempleadas, con tasas que varían del 7 por ciento de los entrevistados en Uganda a 61 por ciento en Honduras.

Además, diez de los trece países registraron tasas de desempleo entre los entrevistados del 30 por ciento o más. Los jóvenes que viven con el VIH registran una tasa de desempleo mucho más alta, desde el 11 por ciento en Corea del Sur al 61 por ciento en Grecia, con algunos países que registran una tasa  igual o superior al 50 por ciento: Timor Leste (50 por ciento), las islas Fiyi (56 por ciento), Honduras (60 por ciento) y Grecia (61 por ciento).

Las mujeres que viven con el VIH tienen menos probabilidades de estar empleadas que los hombres en la misma situación, debido a las responsabilidades de cuidado no remuneradas. En todos los países, el desempleo de las personas transexuales que viven con el VIH permanece alto. La falta de un ingreso independiente entre las mujeres también es alta, lo cual significa que las mujeres que viven con el VIH no tienen autonomía económica en la misma medida que sus homólogos masculinos.

“Las personas que viven con el VIH tienen el derecho de trabajar y nadie debería negárselo¨, dijo Shauna Olney, jefa del Servicio de Género, Igualdad y Diversidad de Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Si logran un empleo, sufren discriminación

La reacción de los empleadores a los trabajadores que son seropositivos al VIH no ha sido favorable en países en América Latina.

“Muchos han perdido su trabajo y sienten que se debe a la discriminación de sus jefes y compañeros de trabajo. Esta situación los coloca en una posición de vulnerabilidad social y económica. Incluso se les ha negado un ascenso debido a su diagnóstico, entre otras razones”, dijo un participante de Belice.

Al igual que en América Latina también África tiene el mismo problema. 

“Fui a buscar mi carta de nombramiento, pero sólo para escuchar qué tenía que someterme a un examen médico. Yo conocía mi condición de seropositivo, la cual notifiqué a la funcionaria de recursos humanos, ella me dijo que tenía que hacer el examen médico, el cual confirmó mi estado serológico positivo. Esto puso fin al proceso de contratación ya que ellos ya no podían contratarme a pesar de haber superado las entrevistas”, dijo un participante de Camerún.

La situación se extiende a Europa.

“Cuando la información sobre mi estatus llegó a mi director, me citó en su oficina. Primero me dijo que estaba trabajando mal y poco. Luego me pidió que presentara mi renuncia, sin ninguna explicación real, como si mi renuncia fuese voluntaria¨, dijo otro participante de Ucrania.

Las recomendaciones del estudio

El estudio contiene diversas recomendaciones y hace un llamado a los gobiernos y las agencias internacionales para que incrementen los esfuerzos dirigidos a hacer respetar los derechos humanos basándose en la Recomendación de la OIT sobre el VIH y el sida y el mundo del trabajo, al facilitar el acceso al empleo pleno y productivo y el trabajo decente para las personas que viven con el VIH.

“Es triste constatar que a pesar de años de trabajo, el estigma y la discriminación persisten. El último informe de la OIT –Impacto del VIH y el sida en el mundo del trabajo: Estimaciones mundiales  – mostraba que el tratamiento del sida permite que los trabajadores se mantengan saludables y productivos. Pero el tratamiento por sí solo no es suficiente. Tenemos que intensificar nuestros esfuerzos para reducir el estigma y la discriminación en el lugar de trabajo hacia las personas que viven con el VIH”, dijo Olney.

Anuncios


Deja un comentario

SIDA o AIDS; fuertes disparidades en la asistencia sanitaria.

El avance contra el VIH/SIDA es desigual

UNAIDS
Foto ONUSIDA

23 Julio 2018

Desde principios de siglo se han hecho avances en la lucha contra el virus, pero estos han sido de dispares entre países y dentro mismo de los países. Para cumplir la agenda 2030, los avances tienen que llegar a todo el mundo, sobre todo a las poblaciones más vulnerables.

“Hemos hecho avances increíbles en la respuesta al VIH desde principios de siglo. El número de pacientes que reciben un tratamiento ha aumentado exponencialmente y el número de infecciones ha disminuido, pero esos avances son desiguales. Existen disparidades enormes entre los países y dentro de los países”, ha declarado el director general de la Organización Mundial de la Salud, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En la inauguración de la Conferencia Internacional contra el SIDA, que se reúne esta semana en Amsterdam, el responsable de esta Organización ha recordado que los Objetivos de Desarrollo Sostenible tienen en su ADN “no dejar a nadie atrás”, por lo que señaló que es urgente corregir tales disparidades.

“No vamos a acabar con la epidemia del VIH sin concentrarnos en las poblaciones más vulnerables. La mejor forma de responder al conjunto de sus necesidades en materia de sanidad es poner en marcha sistemas de salud sólidos basados en cuidados de salud primaria con las personas en el centro y con miras a alcanzar la sanidad universal”, explicó.

No vamos a acabar con la epidemia del VIH sin concentrarnos en las poblaciones más vulnerables.

Construir puentes

La XXII Conferencia internacional sobre el sida se celebra en Ámsterdam del 23 al 27 de julio, bajo el lema: “Acabar con las barreras construyendo puentes”.

La Conferencia, que es organizada cada dos años, reúne a más de 150.000 dirigentes, responsables políticos, investigadores y expertos de todo el mundo, y constituye un espacio de intercambio único, dónde se encuentran la ciencia y los derechos humanos.

El tema de la Conferencia de este año pretende concienciar sobre la necesidad de enfoques fundados en los derechos para proteger mejor a las comunidades clave sobre todo en las regiones de Europa del Este, Asia Central, África del Norte y el Mediterráneo oriental, donde la epidemia tiene mayor amplitud.

La Conferencia también pretende promover la adopción de medidas sobre los derechos humanos y la información,adaptadas a estos grupos que son los más vulnerables y que abarcan especialmente las personas que viven con el VIH, las poblaciones desplazadas, los homosexuales, las personas adictas a las drogas, los trabajadores sexuales, las personas transgénero, así como las mujeres, las niñas y las jóvenes.

Actuar con urgencia

“Debemos mantener la (actuación de) urgencia”, ha declarado por su parte Michel Sidbé, director ejecutivo de ONUSIDA, que destacó que los avances llevados a cabo para alcanzar en 2021 la agenda 90-90-90 (Que el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto al VIH; el 90% de las personas diagnosticadas con el VIH reciban terapia antirretroviral continuada; y el 90% de las personas que reciben esta terapia tengan supresión viral).

También ha revelado los desafíos encontrados en la lucha contra el SIDA y ha reclamado una acción colectiva para superar las lagunas. En una entrevista con Noticias ONU, ha explicado que saldría satisfecho de la Conferencia internacional si supiera que se ha llegado a un compromiso renovado sobre la prevención.