Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

La desaparición de Emanuela Orlandi en el Vaticano. Se investiga.

Deja un comentario

Caso Emanuela Orlandi, el abogado: el Vaticano ha abierto una investigación

Pietro, hermano de la chica desaparecida: «Finalmente, después de 35 años, un cambio histórico. Esperamos que llegue el momento de la verdad»

Una imagen de Emanuela Orlandi durante el Ángelus en la Plaza San Pedro

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 10/04/2019
Ultima modifica il 10/04/2019 alle ore 17:28
DOMENICO AGASSO JR
CIUDAD DEL VATICANO

Su hermano, Pietro, lo define como un «cambio histórico». La Secretaría de Estado vaticana ha autorizado la apertura de una investigación sobre el caso de Emanuela Orlandi, la chica que desapareció en la nada hace 35 años. Lo indicó la abogada de la familia, Laura Sgrò, especificando que las averiguaciones se relacionarían con una tumba del cementerio teutónico, según información de la agencia de noticias AdnKronos.

Le notizie più importanti della settimana e non solo. Scopri Top10 e La cucina de La Stampa

La Santa Sede, pues, ha decidido abrir una investigación interna sobre la ciudadana vaticana que desapareció en junio de 1983, y la abogada Sgrò declara: «Estamos siguiendo el desarrollo de la investigación de las autoridades vaticanas, esperando plena colaboración y, como sea, prosiguiendo en nuestra actividad de investigaciones de defensa».

«En los últimos días –explicó la abogada Sgrò–, el vocero del Tribunal vaticano, Gian Piero Milano, al margen de un encuentro público declaró que el Vaticano se estaba ocupando del caso. Como abogada de los familiares, pedí información y tuve la confirmación oficial de que mediante el Tribunal y la Gendarmería vaticana se pusieron en marcha las investigaciones. Puedo decir que las averiguaciones ya están en fase operativa».

Intervino también el hermano de Emanuela, Pietro, «Después de 35 años, el Vaticano finalmente investiga oficialmente sobre la desaparición de mi hermana. Esperamos que haya llegado finalmente el momento de la verdad y poder dar justicia a Emanuela».

Los hechos son bien conocidos: el 22 de junio de 1983, Emanuela salió de una clase de música en la plaza Santa Apollinare diez minutos antes de lo previsto. La quinceañera llamó por teléfono a su hermana mayor para avisarle que le habían propuesto un pequeño trabajo repartiendo volantes para Avon, una empresa de maquillaje, en un desfile de moda. El pago iba a ser exagerado (alrededor de 375.00 liras italiana). La hermana le dijo que no aceptara la oferta. Emanuela respondió que iba a hablar con sus papás. Este fue el último contacto que tuvo con su familia.

Después de la llamada telefónica, se encontró con una amiga, que también iba saliendo de la clase de música. Le pidió consejos sobre la oferta de trabajo que había recibido. La amiga, prudentemente, la acompañó a la parada del autobús que solía tomar para volver a casa, pero, según el testimonio de un agente de tránsito, la chica se habría detenido a hablar con un hombre que conducía un BMW negro. Tal vez la chica se subió al vehículo. Desde ese momento, las huellas de Emanuela desaparecieron en la nada.

La familia nunca se ha rendido. Entre revelaciones y sorpresas a lo largo de años, no ha cesado pensando que se podía llegar a la verdad. Pero nunca ha llegado la solución al misterio. El último paso fue la petición que hizo la familia hace algunas semanas de abrir una tumba en el cementerio teutónico, dentro del Vaticano. La abogada Sgrò informó que recibió hace algunos meses una carta con la foto de la tumba y un mensaje anónimo: «Busquen en donde indica el Ángel». Sería la estatua de un ángel que tiene en la mano un papel con la frase «Requiescat in pace» (descanse en paz).

«Nosotros hemos presentado al Vaticano una serie de instancias, incluida la instancia sobre la tumba del cementerio teutónico dentro del Vaticano», afirmó Pietro Orlandi. «Entre las instancias –agregó– hay varias sobre las incongruencias en relación con el caso, sobre las rogatorias que no concluyeron nada y también hemos pedido la posibilidad de escuchar a algunos cardenales, la petición de escuchar a Giancarlo Capaldo, el magistrado que se ocupó de la investigación sobre la desaparición de Emanuela y que, en 2012, después de haber sido llamado por el Vaticano, se encontró con un prelado de autoridad en una especie de “negociación” sobre el caso. Y también pedimos que se hicieran averiguaciones sobre una de las tumbas del cementerio teutónico, alrededor de la que desde hace años circulan rumores en el Vaticano. Pero yo no quiero que abran esa tumba como favor, quiero que surja la verdad».

«En los últimos meses nos hemos reunido, yo y algunas veces también mi abogada, Laura Sgrò, con el Secretario de Estado Pietro Parolin, para hablar sobre el caso de Emanuela, y hemos presentado nuestras peticiones. Después de 35 años sin colaboración –añadió– que comience una investigación es un cambio importante».

El director “ad interim” de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, declaró: «Por el momento no tengo comunicaciones al respecto. Me reservo darlas en el caso de que haya alguna».

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.