Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Roma. Nuevos proyectos para el hospital Bambino Gesú en su 150 aniversario

Deja un comentario

El Bambino Gesù cumple 150 años, Matarella: riqueza para Italia y para el mundo

El presidente italiano y el cardenal Parolin celebran el “cumpleaños” del hospital vaticano. Raggi anuncia la apertura de una nueva unidad de urgencias en el Gianicolo. Enoc: «Dedicamos al profesor Valerio Nobili el Auditorio de la sede de San Pablo»

El presidente italiano Sergio Mattarella y el cardenal Pietro Parolin

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 20/03/2019
Ultima modifica il 20/03/2019 alle ore 00:03
SALVATORE CERNUZIO – IACOPO SCARAMUZZI
ROMA

«Un punto de referencia en Roma, en Italia y en otros lugares del mundo». Es el Bambino Gesù, el hospital vaticano que es una excelencia pediátrica en Italia y en Europa, que forma parte integral del patrimonio de la ciudad de Roma, en las palabras del presidente de la República Sergio Mattarella, quien celebró los 50 años de la fundación del nosocomio hoy por la mañana en la sede de San Pablo extra muros. Junto a él estaba el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin, quien elogió el servicio desempeñado en estas décadas para todos: pobres, ricos, jóvenes, adultos, niños, italianos y extranjeros.

Una selezione dei migliori articoli della settimana. Ti presentiamo Top10

“El futuro es una historia de niños”, fue el eslogan que el hospital eligió para celebrar sus 150 años. Pero también el pasado es una historia de niños, o mejor de las cuatro niñas que el 19 de marzo de 1869 fueron encomendadas a dos médicos para que fueran curadas en una habitación a pocos pasos del Tíber, concedida por el Papa Pío IX. Desde ese primer núcleo, gracias a una «generosa intuición» de la familia Salviati (una heredera, la duquesa Maria Grazia, intervino durante el evento), el Bambino Gesù ha seguido ampliándose durante los años hasta convertirse en un punto de referencia internacional con números enormes cada año: 607 camas, 28 mil hospitalizaciones, 29 mil operaciones y alrededor de 2 millones de prestaciones ambulatoriales, solo por citar algunas.

Números «que no quieren ser una exaltación, sino solamente una humilde representación de lo que es y de lo que hace el hospital», dijo la presidenta Mariella Enoc en su discurso en el auditorio de la sede de San Pablo extra muros. Aula, anunció, que será dedicada al profesor Valerio Nobili, hombre ilustre del Bambino Gesù cuyas investigaciones son conocidas a nivel internacional y que falleció el viernes pasado a los 53 años mientras se ejercitaba con su bicicleta.

Su figura fue recordada también por la alcaldesa Virginia Raggi y por el presidente de la Región Lazio Nicola Zingaretti, que, en sus respectivos discursos, insistieron también en el fundamental aporte del hospital a la vida de la ciudad de Roma. «Festejar los 150 años del hospital Bambino Gesù es celebrar uno de los centros de curas y de investigación que vuelven única nuestra región, el Lazio. Es un hospital de Roma, pero también es un hospital del mundo, para muchos de todo el mundo es lugar de esperanza para sus seres queridos. Pocos niños nunca han estado en Roma, yo aquí me he quitado las anginas», dijo Zingaretti. Mientras Raggi, casi conmovida, exaltó a «toda la gran familia de profesionales» que se ocupan de los pequeños enfermos de la capital y también de las demás regiones italianas.

Anticipó también dos «contribuciones» que Roma pondrá a disposición a breve para sostener el servicio del nosocomio: una nueva línea de autobuses que conectará la sede del Gianicolo a la sede de San Pablo extra muros y una nueva unidad de urgencias en la plaza San Onofrio. La alcaldesa anunció también que se han vendido dos inmuebles y que ahora se está por comprar «un tercero en donde se creará el nuevo polo instituto para tumores y trasplantes en Villa Pamphilij».

Es decir, el sodalicio entre la ciudad de Roma y el que se conoce como “el hospital del Papa” prosigue y se refuerza más que antes. «El Bambino Gesù sigue siendo un tesoro que hay que proteger y en el que hay que invertir», afirmó Zingaretti. Mucho más, subrayó Parolin, puesto que «hoy el escenario ha cambiado radicalmente con respecto al tiempo en el que el Hospital daba sus primeros pasos». «En Italia –recordó en su discurso, durante el que dijo llevar para todos una bendición del Papa– se puso en marcha y se consolidó un sistema de Servicio Sanitario Nacional, que aspira a realizar el principio de igualdad proclamado en el artículo tercero de la Constitución. Todos los ciudadanos, ricos o pobres, jóvenes o adultos, tienen derecho a curas médicas. De esta manera se tutela y se promueve la vida».

Tal sistema involucra a diferentes actores institucionales, como las Regiones y el Estado, y, contemporáneamente, se entrelaza con la acción privada y pública. Una «realidad compleja» que, afirmó el Secretario de Estado vaticano, «debe ser constantemente seguida, gobernada, sostenida y estimulada, para que el nivel de los servicios y de su calidad siempre esté a la altura de la dignidad humana de cualquier enfermo».

Cada enfermo, repitió el purpurado, porque «aunque la situación haya cambiado radicalmente con respecto a los tiempos de las primeras experiencias pioneras, la Iglesia nunca dejará de prestar atención a los enfermos». Se refería, particularmente, a las «nuevas pobrezas sanitarias: enfermedades crónicas, enfermedades raras, disturbios mentales, ancianos y marginados». «Los últimos siempre serán tutelados, siempre habrá familias que involucrar en la acción de los cuidados, siempre habrá que activar redes para que nadie sea dejado solo», insistió Parolin.

Y exhortó a «invertir en procesos de innovación científica para responder a los desafíos del futuro», porque «el cuidado pasa necesariamente por la investigación, que exige siempre inversiones importantes en estructuras, tecnologías y recursos humanos».

Al respecto, el “primer ministro” vaticano recordó la reciente apertura (después de dos años de obras) en Bangui, capital herida por guerras y violencia en la República Centroafricana, de un “Centro para la re-nutrición terapéutica para niños desnutridos” y del edificio restructurado del Complexe pediatrique. «Testimonio este –indicó– de que para el Hospital Bambino Gesù no hay muros o fronteras, ni razas o pertenencias religiosas que separen de la caridad».

Concluyó la ceremonia con el saludo del presidente italiano Mattarella, quien agradeció brevemente a los médicos e investigadores, en particular a los jóvenes «por su entusiasmo». «Es difícil imaginarse en Roma a alguien que no haya tenido contacto o experiencias con el hospital para sí, para los hijos o sus nietos», hizo notar el jefe de Estado, y el aprecio «extendido y compartido» es demostración de ello. Por estas y muchas otras razones, concluyó Mattarella, «el Hospital Bambino Jesús cuenta con el reconocimiento de la entera República italiana».

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.