Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Homilía para el segundo domingo de cuaresma. Autor: J.A. Jáuregui S.J.

Deja un comentario

 

 

iglesia1DOMINGO 2 CUARESMA C

 

Evangelio: Lc 9,28-36

Este extraño relato lo colocan los tres Sinópticos en el mismo contexto de la narración: después de la confesión de Pedro, el primer anuncio de la pasión y las instrucciones de Jesús sobre los sufrimientos que aguardan a sus discípulos y la gloria próxima del Hijo del hombre. San Lucas empalma este pasaje con una sentencia rotunda y enigmática de Jesús: “Os aseguro que algunos de los aquí presentes no sufrirán la muerte antes de ver el reinado de Dios” (9,27).

De acuerdo con Mc, Mt pone de relieve que este acontecimiento sucedió seis días después. San Lucas sustituye esta fecha por la fórmula que puede parecer un tanto vaga unos ocho días después”. Pero esta fecha viene a ser una pieza clave para entender todo el relato porque viene a designar lo mismo que el 6º día en Mc y Mt y alude a los seis días que separaban el gran día de la Expiación  del comienzo de la fiesta de los Tabernáculos. Nos encontraríamos, por tanto, bien en el primer día de esta fiesta que marcaba, en la Palestina de aquel tiempo, el apogeo de la excitación mesiánica y nacionalista; o quizás, contando los días desde el comienzo de la fiesta, en su sexto día, es decir,  en la víspera de la conclusión litúrgica y popular de la fiesta. En este momento, Jesús se aparta de la muchedumbre y busca la soledad con sus tres íntimos: Pedro, Santiago y Juan. Jesús va a vivir con sus discípulos  un apogeo mesiánico, pero de un carácter muy distinto de aquel que esperaban las multitudes en la politizada fiesta de los Tabernáculos. En el v. 33 hallamos una clara alusión a la fiesta de los tabernáculos (Pedro dice: qué bien se está aquí, hagamos tres tiendas etc.). Lucas habla del monte concibiéndolo como un lugar de revelación y Jesús vive esta experiencia estando en oración, en paralelismo intencionado con la revelación unida a la oración de Jesús en el relato del  bautismo. Estos tres discípulos son los mismos que acompañarán a Jesús en el huerto de Getsemaní donde estarán, por cierto, tan desconcertados como aquí.

Mientras Jesús oraba, cambió de aspecto su rostro y sus vestidos resplandecían de blancura. Su resplandor lo compara Lucas con un rayo. Para el evangelista el mundo de Dios es  una realidad luminosa. Todos estos términos tradicionales significan que Dios mismo hace reposar su gloria sobre Jesús y atestigua su condición mesiánica.

Aparecen entonces Moisés y Elías, personajes representativos de la   identidad de Israel. Lucas es el único que nos dice de qué hablaban con Jesús: Hablaban de su éxodo que se iba a cumplir en Jerusalén”. La palabra griega “análempsis”, que traducimos por éxodo, designa aquí todo el paso de Jesús de Galilea a Jerusalén para subir al Padre, es decir, todo el proceso escalonado de acontecimientos salvíficos que se van a cumplir en Jesús desde el bautismo hasta la ascensión: Vida, pasión, muerte, resurrección, ascensión al cielo. El evangelista presenta en esta escena todo el proyecto salvífico de Dios que ha de culminar en la ascensión gloriosa de Jesús a través de la cruz. La descripción de la transfiguración viene a ser así una anticipación de su descripción de la Ascensión al comienzo de los Hechos.

La reacción de Pedro expresa la total incomprensión de los discípulos ante el contenido de este coloquio de Jesús con Moisés y Elías. Si como parece probable, estas tiendas que propone armar Pedro son una alusión a la fiesta de los tabernáculos, la proposición de Pedro revela su total incomprensión de todo lo que está sucediendo a su alrededor. Pedro invita a Moisés y a Elías a pasar la noche con Jesús y sus discípulos, como lo hubiera hecho cualquier judío piadoso o cualquier peregrino  de la fiesta. El evangelista se limita a comentar: “No sabía lo que decía”.

Como en el bautismo de Jesús, una voz del cielo interpreta el sentido del acontecimiento para los discípulos, Lo mismo que los ángeles testigos interpretarán el sentido de la Ascensión: Este es mi Hijo, el predilecto. Escuchadle”. Esta interpretación divina no sólo subraya la total incomprensión de los discípulos. Ya no se trata de escuchar a Moisés solamente, sino al Hijo y precisamente en su gloria de Siervo paciente. Con lo cual nos está revelando en qué consiste esa escucha nuestra: nos muestra un camino que debemos recorrer todos los discípulos de Jesús. Lo subraya la condición que tenían que cumplir los que aspiraban a ocupar el puesto vacante que había dejado Judas en el círculo de los Doce: “Uno que haya acompañado a Jesús junto con nosotros desde el bautismo de Juan hasta el día de la Ascensión (Hch 1,21-22) o también en otros términos “desde Galilea hasta Jerusalén” (Hch 10,41), o el que, en su defecto, tuvo que recorrer Pablo cuando, de vuelta de su tercer viaje misionero a su paso por Cesarea, “bajó de Galilea un profeta llamado Agabo. Se acercó a nosotros, tomó el cinturón de Pablo y se ató con él de manos y pies y dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Al dueño de este cinturón lo atarán en Jerusalén los judíos y lo entregarán a los paganos. Al oírlo nosotros y los vecinos del lugar le suplicábamos que no subiera a Jerusalén. Pero Pablo respondió: ¿Qué hacéis llorando y ablandándome el corazón? Por el nombre del Señor Jesús yo estoy dispuesto a ser encadenado y a morir en Jerusalén. Como no podíamos disuadirlo, nos tranquilizamos diciendo: Que se cumpla la voluntad del Señor”. Este es el mesianismo de Jesús que nos muestra el evangelio de hoy, en radical oposición con el presentado por el diablo en las tentaciones del domingo pasado, y ésta la actitud de obediencia que nos inculca la lección evangélica de hoy.

 

Bilbao,   17 de marzo de 2019

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.