Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

La Santa sede sobre la crítica situación en Venezuela

Deja un comentario

Panamá, Venezuela irrumpe en las JMJ. El Vaticano: basta sufrimiento

En una nota la Santa Sede expresa preocupación y prudencia. El cardenal Porras a las fuerzas de seguridad: respetar el derecho de protesta de los ciudadanos

En la JMJ se reza por Venezuela

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 25/01/2019
Ultima modifica il 25/01/2019 alle ore 19:28
DOMENICO AGASSO JR
ENVIADO A PANAMÁ

La Santa Sede no podía no pronunciarse. Eran demasiadas las presiones sobre el Papa en sus primeras horas en América Latina. La crisis en Venezuela irrumpe así en la visita de Francisco a Panamá por la JMJ. Y obliga al Pontífice a pronunciarse a través del portavoz Alessandro Gisotti. En una nota, el director ad interim de la Oficina de Prensa hace saber que “el Santo Padre, informado en Panamá de las noticias provenientes de Venezuela, sigue con cercanía el desarrollo de la situación y reza por las victimas y por todos los Venezolanos”. El Vaticano “apoya todos los esfuerzos que permitan ahorrar ulterior sufrimiento a la población”.

Es una declaración prudente, motivada por la incertidumbre sobre lo que está pasando y las dinámicas en curso, empezando por las que tienen que ver con el ejército. Prudente pero significativa porque no expresa reconocimiento a las distintas partes. El Papa sobre todo no quiere arriesgarse a crear chispas que puedan provocar reacciones fogosas.

A tener en cuenta una escena imprevista que ocurrió después de la reunión con los obispos: Francisco, con tono serio, preguntó si había algún prelado venezolano. La sensación que existe es que quiere hablar con ellos lo antes posible.

En Panamá está de hecho la Iglesia venezolana, que participa con sus jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), entre la preocupación de los jóvenes, llamadas telefónicas a casa, con la atención puesta en los informativos de televisión y en los periódicos.

La posición oficial de los obispos venezolanos es conocida: piden que se garantice la vida de las personas y la libertad de expresión. En un comunicado firmado por el presidente, monseñor Roberto Lücket, obispo emérito de Coro, “exhorta y exige” a los diversos cuerpos de seguridad del Estado de seguridad, “el respeto a los ciudadanos que se manifiestan hoy, cuyo derecho está consagrado en el Artículo 68 de la Carta Magna evitando la represión violenta, las detenciones arbitrarias, tratos crueles y el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas para controlar las manifestaciones pacíficas”. La Comisión recuerda que la Asamblea Nacional es “actualmente el único órgano del poder público con legitimidad para ejercer soberanamente su competencias” con el fin de “consultar al Pueblo en Cabildo Abierto”, mecanismo de consulta previsto por la Constitución, “cuyas decisiones son vinculantes para todas las instancias del Estado”.

La agencia Fides de la Conferencia episcopal de Venezuela informa que en Maturin cerca de 700 personas permanecen todavía encerradas en el interior de la catedral de Nuestra Señora del Carmen por miedo de las acciones violentas contra los manifestantes. Maturin es una ciudad al este de Venezuela, considerada la capital petrolífera de la Venezuela oriental. Precisamente en esta zona, la Guardia nacional y la policía han lanzado una dura represión.

Y desde Panamá interviene también el cardenal venezolano Baltazar Enrique Porras Cardozo, arzobispo de Mérida y administrador apostólico de la diócesis de Caracas, que exhorta a las fuerzas de seguridad del Estado a respetar el derecho de protesta, y reivindica el derecho de los sacerdotes a manifestarse “si se hace sin protagonismo, sin eslóganes políticos, en actitud fraternal”. Para el purpurado es necesario “salir simplemente para acompañar y proteger a la gente, especialmente a los más vulnerables, y transmitirles esperanza, alegría y paz”.

Volviendo a la Santa Sede, según ha podido saber Vatican Insider, al otro lado del Tíber ha sido apreciada la posición de la Unión Europea expresada por Federica Mogherini, Alta representante para los Asuntos Exteriores y la Política de Seguridad: “La UE apoya plenamente la Asamblea Nacional como la institución democráticamente elegida, cuyos poderes deben restablecerse y respetarse. Es necesario asegurar y respetar los derechos civiles, la libertad y seguridad de todos los miembros de la Asamblea, incluido los de su presidente, Juan Guaidó”. Palabras de las que se deduce la misma preocupación vaticana por las posibles degeneraciones violentas, y que por tanto defienden las instituciones y el voto democrático, sin dar reconocimiento neto a nadie en especial.

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.