Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Qué pasa con nuestros alimentos. Reflexión para las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Desperdicio para unos, alimento vital para otros

PMA/Wissam Nassar
Una de cada nueve personas en el mundo sufre de hambre.

31 Diciembre 2018

Las festividades de Año Nuevo son uno de los días en los que más comida se desperdicia en los hogares y restaurantes.  Al año, unos 1300 millones de toneladas de comida producida para el consumo humano, o un tercio del total, termina en vertederos.  Sin embargo, una de cada nueve personas en el mundo sufre de hambre.

¿Sabía que el 45% de las frutas y vegetales que se cosechan en todo el mundo se desperdician? La cantidad equivale a algo así como 3700 millones de manzanas. También se desperdicia el 30% de los cereales, o 763.000 millones de cajas de pasta, y de los 263 millones de toneladas de carne que se producen mundialmente cada año, se pierde el 20%, el equivalente a 75 millones de vacas.

En total, según cifras del Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se pierden 1300 millones de toneladas de comida producida para el consumo humano, un tercio del total.

El desperdicio ocurre en todos los procesos de producción, cultivo, procesado, distribución y consumo. Es decir, tanto los agricultores, como las compañías, los restaurantes, así como los consumidores, tienen responsabilidad en la cantidad exorbitante de comida que se pierde.

Esto ocurre mientras existen 821 millones de personas que padecen de hambre en el mundo. Una de cada nueve personas sufre de inseguridad alimentaria, pero en realidad se producen alimentos más que suficientes para todos.

Le contamos algunas iniciativas para reducir el desperdicio de alimentos hasta convertirlo en un arma en la lucha por llegar a la meta del “Hambre Cero”.

Lee la historia completa

Anuncios


Deja un comentario

Oración de acción de gracias del Papa la tarde del 31 diciembre

2018.12.31 Vespri e Te Deum2018.12.31 Vespri e Te Deum  (Vatican Media)

Papa: Dios «nacido de mujer» para plenitud de nuestra humanidad

Plenitud del tiempo, la fuerza del Amor, el hecho de que Jesús nació para rescatar y erradicar del corazón del hombre la esclavitud del pecado, sin olvidar a las personas de su diócesis, que viven en Roma al borde de la dignidad humana. Son los conceptos que expresó el Santo Padre al celebrar la divina maternidad de María

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

Esta tarde a las 17.00 en la  Basílica Vaticana, el Santo Padre Francisco presidió las primeras vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios. Liturgia a la que siguió la exposición del Santísimo Sacramento, el canto del tradicional himno del Te Deum de agradecimiento por la conclusión del año civil y la Bendición Eucarística. Al término de la celebración, el Papa se dirigió a la Plaza de San Pedro para detenerse en oración ante el Pesebre.

En su homilía el Obispo de Roma puso de manifiesto que al final del año, la Palabra de Dios nos acompaña con dos versículos del apóstol Pablo que representan dos expresiones concisas y densas, como síntesis del Nuevo Testamento, que da sentido a un momento “crítico”, como suele ser un cambio de año.

Plenitud del tiempo

Francisco explicó en su homilía que la primera expresión que nos llama la atención es “plenitud del tiempo”. Y añadió que “en estas últimas horas del año solar, en el que sentimos aún más la necesidad de algo que llene de significado el transcurrir del tiempo, dicha expresión tiene una resonancia especial”.

Esta fuerza se llama Amor

También puso de manifiesto que si bien durante cierto tiempo Jesús es casi invisible e insignificante, “en poco más de treinta años desatará una fuerza sin precedentes”, que aún permanece y “perdurará a lo largo de toda la historia”. Y dijo que “esta fuerza se llama Amor”. Sí, porque como añadió el Papa “el amor da plenitud a todo, incluso al tiempo; y Jesús es el ‘concentrado’ de todo el amor de Dios en un ser humano”.

Jesús nació para rescatar

Al recordar que San Pablo explica por qué el Hijo de Dios nació en el tiempo, y cuál es la misión que el Padre le ha encomendado, el Papa dijo que Jesús nació “para rescatar”. Y ésta – añadió – “es la segunda palabra” que tal como destacó el Pontífice debe llamar nuestra atención, puesto que “rescatar”, significa “sacar de una condición de esclavitud y devolver a la dignidad y a la libertad propia de los hijos”. Mientras la esclavitud a la que alude el apóstol es la de la “ley”, entendida como un conjunto de preceptos que hay que observar, una ley que – como dijo Francisco – “educa al hombre”, “es pedagógica”, “pero que no lo libera de su condición de pecador, sino que, en cierto modo, lo ‘sujeta’ a esta condición, impidiéndole alcanzar la libertad de hijo”.

El Hijo unigénito vino para erradicar la esclavitud del pecado

El Papa Bergoglio también se detuvo a reflexionar “con dolor y arrepentimiento” puesto que – como dijo – “también en este año que llega a su fin, muchos hombres y mujeres han vivido y viven en condiciones de esclavitud, indignas de personas humanas”.

Un pensamiento a quienes viven en Roma al borde de la dignidad humana

Y sin olvidar a los habitantes de la Ciudad Eterna, el Obispo de Roma dirigió su pensamiento de Padre a las tantas personas sin hogar, que son más de diez mil y cuya situación es especialmente dura durante los meses invernales. Después de destacar que también Jesús nació en una condición análoga, aunque no por casualidad o accidente, sino precisamente para manifestar el amor de Dios por los pequeños y a los pobres, el Santo Padre afirmó textualmente:

“La Iglesia que está en Roma no quiere ser indiferente a las esclavitudes de nuestro tiempo, ni simplemente observarlas y socorrerlas, sino que quiere estar dentro de esa realidad, cercana a esas personas y a esas situaciones”.

Celebrar la divina maternidad de María

Por último, al celebrar la divina maternidad de la Virgen María, el Pontífice animó esta forma de maternidad de la Iglesia. Y formuló la pregunta: “¿Cómo llamar a todo esto, sino Amor? Amor del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, a quien esta tarde la santa madre Iglesia eleva en todo el mundo su himno de alabanza y de agradecimiento”.


Deja un comentario

Andrea Tornielli deja La Stampa y Vatican Insider para ser editorialista en el Vaticano.

La despedida de Tornielli a los lectores: “Vatican Insider es una obra colectiva”

Vaticanista desde 1992, deja La Stampa y se convierte en director editorial de los medios de la Santa Sede. Domenico Agasso jr ha sido nombrado su sucesor

La despedida de Tornielli a los lectores: “Vatican Insider es una obra colectiva”

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 31/12/2018
Ultima modifica il 31/12/2018 alle ore 19:18
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Queridas lectoras, queridos lectores del Vatican Insider, desde junio de 2011 (es decir, desde cuanto este medio on line inició sus publicaciones) esta es la primera vez que me dirijo a ustedes. Y lo hago para despedirme, para agradecerles: Como saben, en las semanas pasadas he sido nombrado director editorial de los medios vaticanos y desde enero dejo La Stampa y la guía del Vatican Insider.

El agradecimiento es por como nos han seguido hasta hoy: lectores atentos, listos a animar nuestro trabajo pero también a indicar las inevitables desatenciones. En 2011 Vatican Insider comenzó a publicar sus artículos informativos sobre la Santa Sede y sobre la Iglesia católica en el mundo en tres idiomas: italiano, inglés y español. En estos años se agregaron las páginas cotidianas en árabe, en chino y algunos artículos en polaco.

Vatican Insider es considerado hoy, en Italia y en el mundo, entre las fuentes de información tempestivas, confiables y completas sobre el Vaticano. Este resultado es el fruto del trabajo de equipo. Vatican Insider no fue jamás un blog personal de alguien, sino una obra colectiva construida día tras día por profesionales de la información, muchos de los cuales expertos vaticanistas provenientes de diferentes áreas lingüísticas. Hemos tratado de hacer prevalecer la sólida narración de los hechos sobre el comentario, no porque el análisis y los comentarios no sean importantes, sino porque vivimos en un mundo -el de las redes sociales- en el cual, a menudo, se corre el riesgo de dar por descontada la realidad de lo que ha ocurrido para dividirse en interpretaciones. Terminando, muchas veces, por no tener en cuenta los contextos y todos los factores de la realidad.

Es por esto que Vatican Insider ha siempre dado la precedencia a las noticias, al relato de los hechos, buscando cuidar, gracias a la contribución de nuestras firmas, también noticias aparentemente menores, también los eventos considerados de rutina. Hemos además buscado abrir las ventanas sobre el mundo y sobre la Iglesia, contando por ejemplo lo que está ocurriendo entre los católicos chinos dando voz a tantos obispos de ese país; hemos relatado y relatamos historias de convivencia exitosa entre cristianos y musulmanes en Italia y en el mundo; hemos seguido con atención las iniciativas de diálogo judío-cristiano; hemos tenido encendidos los reflectores sobre las cuestiones africanas; hemos mirado constantemente a Asia y a lo que se mueve en ese Continente; hemos publicado muchas entrevistas; hemos buscado presentar en modo completo documentos, actos de gobierno y de magisterio primero de Benedicto XVI y después de Francisco.

Hemos intentado mostrar, en la época de la información híper-veloz pero destinada a un rapidísimo olvido, que no toe en la Iglesia es siempre “nuevo” o “revolucionario”, que existen precedentes y que una buena información sobre una institución milenaria no puede jamás prescindir de la historia. No siempre logramos cumplir con los objetivos que nos pusimos, porque nuestra actividad ha sido a menudo condicionada por dificultades técnicas, tiempos cortos, infaltables errores. Pero la atención creciente con la cual nos han seguido en estos años, aumentando constantemente las visitas y el tiempo de lectura de nuestros artículos, nos ha confortado y nos ha empujado a hacer cada vez mejor nuestro trabajo.

Ahora la responsabilidad de la coordinación del Vatican Insider ha sido confiada por el Director de La Stampa Maurizio Molinari a Domenico Agasso, periodista, vaticanista y ensayista que en estos años ha compartido conmigo la guía de nuestro medio on line. Agradezco al director por esta elección, por haber creído en estos años en el proyecto y por continuar a creer sosteniéndolo. Vatican Insider, como ya dije, es una obra colectiva, sus firmas continuarán a estar presentes, la riqueza de sus contribuciones no será minimizada. Deseo un buen trabajo a la redacción, a los traductores y a todos los colaboradores, agradeciéndoles por el empeño y la gran dedicación.

¡Buena continuación y hasta luego!


Deja un comentario

La renuncia de los dos responsables de la sala de prensa del Vaticano. Análisis de Luis Badilla.

Vaticano
(a cura Redazione “Il sismografo”)
(Luis Badilla – ©copyright) Da quando si è diffuso la notizia che Papa Francesco ha accettato la rinuncia del Direttore della Sala stampa Vaticana e della sua Vice, lo statunitense Greg Burk e la spagnola Paloma García Ovejero, si è parlato parecchio sui motivi che starebbero dietro a questo evento, per la verità evento preannunciato da settimane negli ambienti vaticani. Era noto che G. Burke sarebbe stato sostituito il 31 dicembre e addirittura sono circolati i nomi più probabile per la sua successione. Da qualche giorno si era diffusa anche la notizia della sostituzione della signora García. Si dice e si scrive con insistenza che i due, Burke e García, avrebbero rinunciato in blocco quasi per esprimere una loro protesta o disaccordo con il Santo Padre.

Si dice e si scrive anche che all’origine della presunta controversia di questi due giornalisti, chiamati all’incarico l’11 luglio 2016, ci sarebbe un disaccordo con un insieme di decisioni (nomine) di Papa Francesco nei vertici della dicastero per la comunicazione responsabile principale della riforma dei media vaticani. In queste ore i protagonisti diretti e indiretti hanno espresso pubblicamente le loro opinioni e valutazioni trattandosi a vicenda con rispetto, gratitudine e simpatia, in particolare verso il Pontefice. Ufficialmente non trapela benché la minima ombra di tensione, polemica o irritazione.
Ma le cose non ufficiali, quelle che non si solennizzano con dichiarazioni pubbliche, descrivono un quadro diverso, complesso, composito, problematico e difficile da gestire sin da quando subito dopo il rapporto Patten si cominciò a parlare di riforma dei media vaticani.
Vediamo di capire almeno alcuni passaggi.
1) Per la Santa Sede, e dunque per Papa Francesco, trovare per la Sala stampa, guida di fatto della comunicazione ufficiale vaticana, i sostituti adeguati dopo Joaquín Navarro Valls e p. Federico Lombardi non era facile e coloro che affrontarono questa responsabilità anche come consiglieri del Papa, non ebbero consapevolezza di questo fatto. C’è stata impreparazione, pressapochismo e arroganza. Per quanto riguarda la nomina di Greg Burke è nota la responsabilità dell’ex Segretario per la comunicazione, mons. Dario E. Viganò. Non è andata così con la giornalista spagnola della COPE, neocatecumenale, sponsorizzata dal cardinale Rouco Varela, arcivescovo emerito di Madrid, prelato ancora molto influente nella chiesa spagnola e in alcuni ambienti vaticani. La questione però è stata un’altra lungo questi due anni e mezzo: Burke e García si sono rivelati non all’altezza dei compiti assegnati e l’elenco delle azioni incompetenti, mancate o maldestre, degli errori (a volte con risvolti diplomatici) di tutti e due è piuttosto corposo. In molte situazioni questa loro impreparazione lasciò la Santa Sede scoperta di una narrazione vaticana di fronte a questioni delicate così come non poche conferenze stampe del Papa, al rientro di un viaggio all’estero, sono state gestite in modo inappropriato e dannoso.
Si parla in queste ore di “disacordi sulla strategia” (tra Burke, García e chi …?). Sono artifici verbali a posteriori per evitare di dare l’unica spiegazione vera.
Insomma, senza ipocrisie e menzogne occorre dire che non erano le persone adatte e anche se il giornalista John Allen, molto vicino a Burke, provò diversi mesi fa a salvare la situazione con un articolo singolare (1), alla fine nei vertici vaticani si è preso coscienza della pressante urgenza di chiudere questo capitolo. Certamente negli ultimi giorni sono intervenuti alcune equazioni personali che hanno fatto precipitare la vicenda al punto che la Santa Sede si è trovata impreparata per annunciare al contempo delle rinunce la nomina dei sostituti. E’ certo che ciò accadrà prossimamente poiché i molti importanti e gravosi impegni pastorali del Santo Padre nel prossimo trimestre consigliano una squadra completa e affiatata.
2) In Vaticano dunque non c’è nessuna tensione nell’ambito del dicastero per la comunicazione. Alcune voci interessate da giorni hanno trasmesso a giornalisti italiani, cileni, argentini, statunitensi e francesi delle cosiddette “autorevoli indiscrezioni” che avevano lo scopo di far passare l’idea che c’erano all’interno del team per la comunicazione conflitti e divergenze insanabili. Giorni fa in ambienti giornalistici legati alla vita della Santa Sede si era capito che un insieme di piccole cordate, alcune improvvisate e di ultima ora, stavano tentando di accreditare una crisi che coinvolgeva direttamente il Santo Padre. Va ribadito, e forse aiuta per il futuro, quanto si studia in diverse università statunitensi specializzate in management e gestione del personale: non è detto che un ottimo venditore porta a porta sarà necessariamente un ottimo direttore delle vendite   … Non è detto che un ottimo giornalista — e Burke e García sono ottimi professionisti da sempre — debba essere necessariamente un buon direttore della Sala stampa della Santa Sede.
3) Poi c’è la questione di fondo che ha posto la riforma dei media vaticani e che non sembra ancora risolta, e cioè, il ruolo e lo status della Sala stampa della Santa Sede e del cosiddetto portavoce del Papa. In passato, per decenni, la Sala stampa e il direttore di questa Sala, da tutti considerato il “portavoce del Papa”, sono state realtà accettate e codificate proprio così. Dopo la fine del periodo di padre Federico Lombardi questo binomio entrò in crisi. La riforma dei media in corso dovrebbe chiarire con estrema precisione questa questione rilevante e delicata se si tiene conto che un “portavoce del Papa” dovrebbe avere un unico ed esclusivo referente, appunto il Papa. Un portavoce del Papa non può essere una persone che deve attraversare altre strutture o istanze nello svolgimento delle sue alte mansioni tranne il Segretario di Stato di Sua Santità. Il portavoce del Papa non può dipendere dal Dicastero per la Comunicazione, dal quale deve dipendere invece la Sala stampa le cui attività informative rientrano perfettamente nell’ambito della politica editoriale di questo dicastero. Negli ultimi anni, complice una riforma dei media parecchio pasticciata, con i ruoli della Sala stampa e del suo direttore, in quanto cosiddetto portavoce, si è creata troppa confusione. Il direttore della Sala stampa presentava come dichiarazioni personali testi preparati dalla Segreteria di Stato, la stessa Sala stampa distribuiva comunicati di enti estranei alla Sede Apostolica, inclusi alcuni di ditte che operano nel settore commerciale, oppure pubblicava Comunicati della Segretaria di stato che al tempo stesso L’Osservatore Romano diffondeva come semplici articoli … Non solo.  I vertici della Sala stampa spesso perdevano il loro tempo al telefono, anche con chiamate oltreoceano, per criticare o rimproverare giornalisti che avevano scritto o citato analisi o considerazioni non gradite. Al riguardo si è scelto di assumere una funzione inquisitoria che ha seminato grande antipatia verso l’operato della Sala stampa e ciò al di là del linguaggio diplomatico usato solo per proteggersi da eventuali rappresaglie.
La riforma dei media insomma deve ridefinire con chiarezza il ruolo e il profilo della Sala stampa nonché dell’eventuale portavoce papale, e precisare i suoi referenti per capire senza equivoco a nome di chi si parla e con quale grado di autorevolezza.
Sino ad oggi si è configurato un team di grande professionalità, efficiente e affiatato. Manca solo la sostituzione del monsignore argentino, Lucio Ruiz, attuale Segretario del dicastero per la comunicazione, da tempo in rotta di collisione con i vertici vaticani e principale responsabile della devastazione della Radio Vaticana, smontata con furia irrazionale.
***


Deja un comentario

Cambios en la comunicación social del Vaticano. Comentario de Vatican Insider

Sorpresa en Vaticano: dimiten portavoz y vicedirectora de la sala de prensa

En una decisión “libre y autónoma”, Greg Burke y Paloma García Ovejero deciden dar un paso al costado, justo cuando inicia una nueva etapa en la reforma a las estructuras de comunicación del Vaticano
REUTERS

Sorpresa en Vaticano: dimiten portavoz y vicedirector de la sala de prensa

Pubblicato il 31/12/2018
Ultima modifica il 31/12/2018 alle ore 14:45
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Sorpresa total. Nadie lo tenía previsto. Justo cuando un nuevo rumbo en la reforma a las estructuras de comunicación del Vaticano comenzaba a tomar forma, dos personajes clave decidieron dar un paso al costado. Greg Burke y Paloma García Ovejero, respectivamente director y vicedirectora de la Sala de Prensa de la Santa Sede, presentaron sus renuncias al Papa con efecto a partir de este 1 de enero. Francisco las aceptó, designando como responsable interino de esa estructura a Alessandro Gisotti, hasta ahora encargado de las redes sociales del Dicasterio para la Comunicación.

La noticia fue dada a conocer en una breve nota, al mediodía de este lunes. Así concluyó abruptamente un proceso iniciado el 11 de julio de 2016, casi dos años y medio atrás. Eran otros tiempos: el entonces prefecto, Darío Edoardo Viganó, conducía la Comunicación del Vaticano. Los nombramientos de dos periodistas de profesión, laicos y entre ellos una mujer española, fueron presentados como el emblema de la renovación en la Santa Sede.

Pero la reforma que avanzó a paso lento y con numerosos cortocircuitos internos, sufrió un duro golpe en marzo, tras el llamado “cartagate”: La decisión de Viganó de mutilar una carta del Papa emérito Benedicto XVI y esconder deliberadamente parte de su contenido a los periodistas, determinó la salida del propio prefecto y empujó una necesaria nueva etapa.

Francisco se vio obligado a designar un nuevo prefecto para el Dicasterio de la Comunicación y eligió a Paolo Ruffini, experimentado periodista italiano. Con él empezó una nueva etapa, reforzada con las recientes incorporaciones del prestigioso vaticanista Andrea Tornielli como director editorial del dicasterio y del escritor Andrea Monda como director del diario vaticano “L’Osservatore Romano”.

No obstante, nadie había anticipado la salida de Burke y García Ovejero. El primero, miembro del Opus Dei, fue corresponsal de varios medios estadounidenses (entre otros la cadena Fox) antes de ser nombrado como asesor de comunicaciones de la Secretaría de Estado en junio de 2012. Su llegada a la principal oficina de gobierno de la política interna y externa del Vaticano ocurrió aún durante el pontificado de Benedicto XVI y fue consecuencia del primer “vatileaks”, el escándalo por la filtración de papeles confidenciales del Papa.

Casi cuatro años después y ya en el papado de Francisco, el 1 de febrero de 2016 fue designado como vicedirector de la Sala de Prensa de la Santa Sede, cuando el director era todavía el sacerdote jesuita Federico Lombardi. El 11 de julio siguiente se anunció su designación en lugar de Lombardi y la llegada como vicedirectora de García Ovejero, quien hasta entonces se desempeñaba como corresponsal de la cadena española de radio COPE.

“Paloma y yo hemos renunciado, con efecto al 1 de enero. En este tiempo de transición en las comunicaciones del Vaticano, pensamos que es lo mejor que el Santo Padre esté completamente libre para conformar un nuevo equipo”, escribió Burke en su perfil de Twitter este lunes. Por su parte, García Ovejero precisó, también en la red social: “Termina una etapa. ¡Gracias, Santo Padre, por estos dos años y medio! Gracias, Greg, por tu confianza, tu paciencia y tu ejemplo”.

Algunas pistas sobre el tono de las dimisiones las ofreció el propio Ruffini, en una declaración oficial que inició sin demasiados matices: “He tomado conocimiento de la decisión de Greg Burke y Paloma García Ovejero. Y de la aceptación de parte del Papa Francisco a sus dimisiones”.

Más allá de los agradecimientos de rigor, aclaró: “Hoy, frente a la que es una autónoma y libre decisión de ellos, no puedo más que respetar la decisión que tomaron. Greg y Paloma (para esta tarea indicados por mi predecesor, monseñor Dario Edoardo Viganó), fueron el primer director y la primera vicedirectora del sistema de comunicación de la Santa Sede decidida por el santo padre”.

Luego precisó la necesidad de cumplir un “veloz paso de estafeta” para avanzar en la reforma comunicativa del Vaticano, y por eso adelantó que él mismo llevará adelante “este complejo camino”, entre otras cosas porque el año que inicia “está lleno de citas importantes que exigen un máximo esfuerzo de comunicación”. No aclaró, empero, si él asumirá ahora las labores de vocero oficial y en qué términos ejercerá esa labor que conducirá en primera persona. Manifestó “plena confianza” en Alessandro Gisotti quien -aclaró- guiará a la Sala de Prensa en espera de definir “el nuevo organigrama”.

Asimismo, Gisotti agradeció la confianza del Papa, precisó que le une una relación de “estima y amistad” con Burke y García Ovejero, por eso les agradeció su trabajo.

“Buscaré cumplir el encargo confiado de la mejor manera, con ese espíritu de servicio a la Iglesia y al Papa que he tenido el privilegio de aprender junto al padre Federico Lombardi por casi 20 años. Se bien que mi cargo, aunque sea ‘ad interim’, es particularmente comprometido pero me consuela el conocer el gran valor de mis colegas de la Sala de Prensa, de quienes en tantas ocasiones he podido apreciar su profesionalidad y dedicación”, apuntó.


Deja un comentario

Cambios en la comunicación social del Vaticano. A. Gisotti nuevo director de la sala de prensa

Alessandro Gisotti Director ad Interim Sala StampaAlessandro Gisotti Director ad Interim Sala Stampa 

Oficina de Prensa de la Santa Sede: Alessandro Gisotti, Director ad interim

El Papa Francisco aceptó la renuncia del Director y Vice directora de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke y Paloma García Ovejero, y nombró a Alessandro Gisotti.

Ciudad del Vaticano

El Santo Padre ha aceptado la renuncia del Director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el estadounidense Greg Burke y también de la española Vice directora, Paloma García Ovejero y nombró como Director ad interim a Alessandro Gisotti, periodista italiano de Vatican News y hasta hoy Coordinador de las redes sociales del Dicasterio de Comunicación de la Santa Sede.

Alessandro Gisotti, nacido en Roma, 44 años, casado y con dos hijos. Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad “La Sapienza” de Roma en 1999, es periodista profesional. Después de una experiencia en la Oficina de Información de las Naciones Unidas en Roma, comenzó a trabajar como editor en Radio Vaticano en el año 2000.

De 2011 a 2016 fue vice jefe de redacción de la emisora papal. Ha seguido las actividades de los últimos tres Pontífices en Roma y en varios viajes apostólicos internacionales y en Italia. Desde 2017 es el Coordinador de las Redes Sociales del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede.

Ha enseñado periodismo en el Instituto Máximo de los Jesuitas de Roma y Teorías y Técnicas de Periodismo en la Pontificia Universidad Lateranense. Ha escrito varios artículos y ensayos sobre la comunicación eclesial, en particular el volumen “El decálogo del buen comunicador según el Papa Francisco”, publicado en 2016 con prefacio del Cardenal Luis Antonio Tagle.

Tras la renuncia de Greg Burke y Paloma García Ovejero y el nombramiento de Alessandro Gisotti, publicamos las declaraciones de Paolo Ruffini, Prefecto del Dicasterio para la Comunicación, y del Director interino.

Declaraciones de Paolo Ruffini

“Me he enterado de la decisión de Greg Burke y Paloma García Ovejero. Y la aceptación por el Papa Francisco de sus renuncias. En estos pocos meses de trabajo juntos he podido apreciar su profesionalidad, su humanidad, su fe. Por lo tanto, les agradezco la dedicación con la que han llevado a cabo su trabajo hasta ahora. Hoy, frente a lo que es su elección autónoma y libre, sólo puedo respetar la decisión que han tomado. Greg y Paloma (para esta tarea indicada por mi predecesor, Mons. Dario Edoardo Viganò) fueron el primer Director y primer Vice director de la Oficina de Prensa tras el inicio de la reforma del sistema de comunicación de la Santa Sede decidida por el Santo Padre. Su compromiso significativo ha contribuido al camino de la reforma que hoy – según ellos – requiere un rápido paso del testimonio en el espíritu de servicio a la Iglesia que nos une a todos para ser llevados a buen término. Es precisamente con este espíritu de servicio y fidelidad al Santo Padre que yo mismo llevaré adelante el complejo camino de esta importante reforma. El año que viene está lleno de citas importantes que requieren el máximo esfuerzo de comunicación. Confío plenamente en que Alessandro Gisotti, hasta ahora coordinador de las redes sociales del Dicasterio para la Comunicación y antiguo subdirector de Radio Vaticano, podrá dirigir la Oficina de Prensa ad interim, a la espera de que la nueva estructura se defina lo antes posible”.

Declaraciones de Alessandro Gisotti

“Agradezco al Santo Padre la confianza depositada en mí persona en un momento tan delicado para la comunicación de la Santa Sede. Me he puesto a disposición del Prefecto Paolo Ruffini. Tengo una relación de estima y amistad con Greg Burke y Paloma G. Ovejero. Me uno al Prefecto para agradecerles el trabajo realizado en los últimos dos años y medio en la dirección de la Oficina de Prensa. Trataré de cumplir la tarea que se me ha confiado con todo mi empeño, con ese espíritu de servicio a la Iglesia y al Papa que tuve el privilegio de conocer al estar al lado del Padre Federico Lombardi durante casi 20 años. Sé que mi trabajo, aunque sea temporal, es especialmente exigente, pero me reconforta el gran valor de mis colegas de la Oficina de Prensa, cuya profesionalidad y dedicación he podido apreciar en muchas ocasiones”.