Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Huesos humanos en la nunciatura del Vaticano en Roma. Hipótesis

Deja un comentario

Huesos humanos en un sótano de la nunciatura de Vía Po

El hallazgo se verificó durante la restauración de la embajada vaticana ante Italia. La Procuraduría de Roma investiga por homicidio. La Santa Sede entregó los restos a la policía forense

En recuerdo de Emanuela Orlandi

CONDIVIDI
SCOPRI TOP NEWS
Pubblicato il 31/10/2018
Ultima modifica il 31/10/2018 alle ore 11:36
ANDREA TORNIELLI – GRAZIA LONGO
CIUDAD DEL VATICANO

 

El lunes 29 de octubre de 2018 por la tarde fueron hallados algunos huesos en un edificio de propiedad de la Santa Sede, fuera del Estado de la Ciudad del Vaticano, pero protegido por la extraterritorialidad. El hallazgo ha sido relacionado con la posibilidad (considerada por ahora remota) de que se trate de los restos de Emanuela Orlandi, la hija de quince años de un empleado pontificio que vivía con su familia en el Vaticano y que desapareció sin dejar rastros en junio de 1983. El secuestro de la chica, ciudadana vaticana, representa uno de los misterios más oscuros de las últimas décadas. La Procuraduría de Roma, bajo la dirección de Giuseppe Pignatone, abrió una investigación en contra de desconocidos con la hipótesis de un delito de homicidio.

 

Los restos humanos fueron hallados durante la restauración del sótano de un edificio en el barrio Salario, en pleno centro de Roma. Se trata de la Villa Giorgina, en vía Po número 27, es decir la nunciatura apostólica ante Italia, en donde actualmente viven el arzobispo Paul Emil Tscherrig y el personal diplomático. El edificio fue donado al Vaticano en 1949 por el empresario (y senador del Reino de Italia) Abramo Giacobbe Isaia Levi, y está dedicado a su hija que falleció en tierna edad. Se trató de un don al Papa para agradecerle por lo que había hecho cuando acogió a los hebreos perseguidos en los conventos de la capital italiana.

 

Según Vatican Insider ha podido corroborar, se estaba escavando a alrededor de medio metro de profundidad en el sótano cuando fueron hallados los huesos. Villa Giorgina fue construida a principios del siglo XX y no cuenta con fundamentos en todo el perímetro, sino solamente en las esquinas, por lo que es posible que los restos hayan sido enterrados mucho tiempo antes, así como existe la posibilidad de que se encuentren más.

 

Por el momento no se ha identificado ni el sexo ni la edad de la persona a la que pertenecían, ni la época en la que los huesos fueron enterrados. Tampoco se sabe todavía si los huesos hallados pertenecen a una sola persona, por lo que cualquier relación con el caso Orlandi parece absolutamente prematuro.

 

«Durante algunos trabajos de restauración de un local anexo a la nunciatura apostólica en Italia», se lee en un documento de la Sala de Prensa vaticana publicado ayer, 30 de octubre, por la tarde, «fueron hallados algunos fragmentos óseos humanos. El cuerpo de la Gendarmería intervino inmediatamente en el lugar, informando a los superiores de la Santa Sede que, a su vez, informaron a las autoridades italianas para las oportunas investigaciones y para la necesaria colaboración en el caso». El Procurador en jefe de Roma, Giuseppe Pignatone, refiere la nota, «ha delegado a la Policía científica y a el Equipo móvil de la Policía de Roma que establezcan la edad, el sexo y la fecha de la muerte».

 

En el pasado se han verificado otros episodios semejantes. Efectivamente, en una de las propiedades del Vaticano, también durante la restauración del edificio, se encontraron algunos huesos, y la Santa Sede se dirigió a los investigadores italianos. Los restos hallados en fueron inmediatamente entregados a los expertos forenses para que sean analizados en el laboratorio. Así se podrá determinar en poco tiempo si los huesos son compatibles con el ADN de Emanuela Orlandi o con el de Mirella Gregori, otra menor de edad que desapareció un mes antes de Orlandi. Ambos casos, en cierto momento, fueron relacionados, pero esa investigación no concluyó resultados significativos.

 

La comparación del ADN de los huesos con los que contiene la base de datos sobre las personas desaparecidas debería concluir dentro de pocos días. Por el contrario, se necesitará más tiempo para efectuar un análisis con “carbono 14” con el objetivo de datar los restos humanos que fueron hallados en el sótano de la nunciatura.

 

Hasta ahora, a pesar de todas las investigaciones que se han llevado a cabo, no se ha establecido ninguna certeza sobre el destino de la chica, ciudadana vaticana, cuyo secuestro se ha transformado en un caso internacional, con despistes, emisarios de todo tipo, cartas anónimas y llamadas a la familia Orlandi. Como telón de fondo existía la intención de presionar a Juan Pablo II. No hay que olvidar el contexto de esos años: la llegada del primer Papa del este europeo, que con sus viajes a Polonia comenzó a minar los cimientos del coloso comunista y que sufrió el atentado del 13 de mayo de 1981, los negocios del IOR, el “banco” vaticano y las relaciones con la banca rota del Banco Ambrosiano y la muerte de Roberto Calvi. El papel de la mafia y del famoso grupo de criminales “La Banda della Magliana”.

 

Se llegó incluso a pedir la liberación del atentador que dos años antes le había disparado al Papa, Alí Agca, en cambio de la vida de Emanuela. Pero no existen pruebas ciertas sobre el hecho de que la chica haya permanecido con vida después de haber sido secuestrada al salir de una lección de música. Fueron buscados en vano sus restos en la tumba del “boss” de la Banda della Magliana, Renato De Pedis, sepulto en la Basílica de San Apollinare, al lado de la escuela de música a la que asistía Orlandi. El rector de la basílica en esa época, monseñor Piero Vergari es el eclesiástico que obtuvo el permiso del Vicariato de Roma para sepultar a De Pedís en la cripta, y, hasta ahora, sigue siendo el único prelado involucrado en las investigaciones sobre el caso Orlandi. Muchos criminales arrepentidos o embusteros han contribuido con sus testimonios para enturbiar cada vez más todo el caso.

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.