Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

Kabul: atentado con varios periodistas asesinados

El doble atentado en Kabul, un ataque directo contra la libertad de expresión

UNAMA/Fardin Waezi
Una calle de Kabul, capital de Afganistán.

30 Abril 2018

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán condenó el doble atentado perpetrado por dos terroristas suicidas en un barrio de Kabul, la capital de Afganistán, donde se congregaba un alto número de civiles.

El asalto se produjo este lunes de madrugada en una poblada zona de la capital afgana y ha provocado un mínimo de catorce muertos, según los informes preliminares de la Misión, mientras que fuentes periodísticas elevan el número de víctimas a unas veinticinco, nueve de ellas periodistas.

El número de heridos superaría la treintena.

El primer ataque se produjo a primera hora de la mañana en las cercanías de las oficinas del servicio de inteligencia afgano, mientras que el segundo tuvo lugar treinta minutos después y, según informaciones de prensa, lo llevó a cabo un individuo que se hizo pasar por cámara de televisión.

La detonación alcanzó a los periodistas que llegaron a cubrir el primer suceso y al personal de los servicios de emergencia que prestaban ayuda a las víctimas.

El representante especial del Secretario General para Afganistán, Tadamichi Yamamoto, condenó el asalto en los términos más enérgicos y mostró su indignación por el ataque a los periodistas en vísperas del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

“Es un ataque directo a la libertad de expresión”, recalcó Yamamoto, quien expresó sus profundas condolencias a las familias de las víctimas y deseó una pronta recuperación de los heridos.

El jefe de la Misión pidió que se lleve a los responsables del ataque ante la justicia con la mayor brevedad posible.

El atentado fue reivindicado posteriormente por el grupo Estado Islámico.

Anuncios


Deja un comentario

Trabajo decente y economía formal. OIT

OIT
Trabajadores migrantes a bordo de un buque pesquero tailandés. El empleo informal en Asia y el Pacífico representa un porcentaje alrededor del 68%.

30 Abril 2018

Unos 2000 millones de personas están empleados en el sector informal de la economía, según la Organización Internacional del Trabajo, que señala que para alcanzar la meta del trabajo decente, recogida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se necesita transitar hacia una economía formal.

Más del 60 % de la población activa a nivel mundial, unos dos mil millones de personas, tiene un empleo informal de acuerdo con un estudio presentado este lunes por la Organización Internacional del Trabajo y llevado a cabo en más de cien países.

La mayor parte de la economía sumergida, el 93 %, se localiza  en los países emergentes y en desarrollo.

Por regiones, los empleos informales suponen casi el 86 % de los trabajos a los que opta la población activa en el continente africano, seguido por los Estados Árabes y Asia y el Pacífico con un porcentaje alrededor del 68 %.

En Sudamérica, América Central y el Caribe representa más de un 50 % de la población activa. Por países varía del 24,5 % de Uruguay a alrededor de un 80 % en Honduras, Guatemala y Nicaragua, y aún es superior a ese registro en Bolivia.

En Europa y Asia Central solo afecta al 25 % de la población.

El empleo informal afecta más a los hombres… pero no en América Latina

A nivel global, la mayor parte de empleos informales son ocupados por hombres, aunque también afecta a unos 740 millones de mujeres, una gran parte de ellas en países con ingresos bajos o medios bajos.

Sin embargo, la relación se invierte en América Latina, donde la tasa de mujeres en el sector informal es más alta que en la de los hombres, especialmente en América Central.

La proporción de empleo informal en la región también es relativamente alta para la población joven, representando un 46,2 % en comparación con el 40,4 % de los adultos.

A más educación menos informalidad

El estudio destaca que las personas que lograron finalizar la educación secundaria y superior tienen menos probabilidades de trabajar en el campo informal que los individuos que solamente finalizaron los estudios primarios o carecen de ellos.

Otro factor decisivo es la localización geográfica, ya que los habitantes de las zonas rurales tienen casi el doble de posibilidades de formar parte de la economía informal que los residentes de en áreas urbanas.

Por sectores, el más afectado es la agricultura, donde se estima que se alcanza un porcentaje superior al 90 %.

La Organización Internacional del Trabajo destaca la necesidad de favorecer la transición de los trabajadores a la economía formal con el objetivo de promover la creación, preservación y sostenibilidad de las empresas, y para prevenir la precarización de los empleos.

Una de las autoras del informe, Florence Bonnet, recalcó la necesidad de luchar contra la informalidad pues “para cientos de millones de trabajadores, implica una falta de protección social, derechos en el trabajo y de condiciones decentes, y para las empresas significa una baja productividad y la falta de acceso al crédito. Los datos sobre estas cuestiones son esenciales para elaborar políticas apropiadas e integradas que se ajusten a la diversidad de situaciones y necesidades”.

Para favorecer la transición hacia la economía formal, la Organización hace una serie de recomendaciones, entre las que destacan:

  • políticas macroeconómicas de fomento del empleo que respalden la demanda agregada, la inversión productiva y la transformación estructural, promuevan empresas sostenibles, sustenten la confianza de las empresas y corrijan las desigualdades;
  • políticas comerciales, industriales, tributarias, sectoriales y de infraestructura que fomenten el empleo, eleven la productividad y faciliten los procesos de transformación estructural;
  • políticas empresariales que fomenten empresas sostenibles y que favorezcan en particular las condiciones para un entorno propicio, teniendo en cuenta la resolución y las Conclusiones relativas a la promoción de empresas sostenibles, adoptadas por la Conferencia Internacional del Trabajo en su 96.ª reunión (2007), lo que comprende el apoyo a las microempresas, a las pequeñas y medianas empresas, al emprendimiento y a normativas bien diseñadas, transparentes y adecuadamente difundidas que faciliten la transición a la economía formal y una competencia leal;
  • políticas e instituciones para el mercado laboral con el fin de ayudar a los hogares de bajos ingresos a salir de la pobreza y obtener empleos libremente elegidos, tales como: políticas salariales adecuadamente formuladas que incluyan el salario mínimo; dispositivos de protección social que incluyan las transferencias en efectivo; programas de empleo público y mecanismos de garantía; y una mejor divulgación y prestación de servicios de empleo entre las personas ocupadas en la economía informal;
  • políticas de migración laboral que tengan en cuenta las necesidades del mercado de trabajo y que promuevan el trabajo decente y los derechos de los trabajadores migrantes;
  • políticas de educación y de desarrollo de competencias laborales que respalden el aprendizaje a lo largo de la vida, se adecúen a las cambiantes necesidades del mercado laboral y a las nuevas tecnologías y reconozcan los conocimientos adquiridos previamente, por ejemplo, en los sistemas de aprendizaje informales, ampliando así las opciones para la obtención de un empleo formal;
  • medidas integrales de activación que faciliten la transición de la escuela al trabajo, en particular para los jóvenes desfavorecidos, como los mecanismos que garantizan el acceso de los jóvenes a la capacitación y al empleo productivo continuo;
  • medidas para promover la transición desde el desempleo o la inactividad hacia el trabajo, en particular para las personas desempleadas de larga duración, las mujeres y otros grupos desfavorecidos, e
  • sistemas pertinentes, accesibles y actualizados de información sobre el mercado de trabajo.


Deja un comentario

Card. Parolín: entrevista sobre temas de actualidad

Parolin: “En Corea se ha encendido una gran esperanza”

Entrevista con el Secretario de Estado: la preocupación por Siria, la paciencia en las negociaciones con China, que solamente buscan la unidad de la Iglesia. «Me ha sacudido el caso de Alfie»
ANSA

El cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin en una reciente foto de archivo

0
Pubblicato il 30/04/2018
ANDREA TORNIELLI
ENVIADO A CHIOGGIA (VENECIA)

Gran esperanza por Corea, gran preocupación por Siria. Las negociaciones con China que exigen paciencia y el caso del pequeño Alfie Evans. Después de una conferencia sobre los “tres Papas de 1978”, pronunciada en la catedral de Chioggia para la apertura de un ciclo de encuentros organizado por el “Fondaco”, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, respondió a algunas preguntas sobre la actualidad.

 

¿Qué le parecen las perspectivas de paz en Corea?

Se ha encendido una gran esperanza, después del peligro de un posible conflicto nuclear. Según un análisis que he leído en estos días, el presidente Kim Yong-un habría utilizado el potencial bélico nuclear de su país como amenaza para obligar a los estadounidenses a negociar con el objetivo de sacar a Corea del Norte del aislamiento y, sobre todo, para poner en marcha ese crecimiento económico que el país necesita extremadamente.

¿Está de acuerdo con este análisis?

No sé si se pueda compartir hasta el fondo, habría sido un enorme estratega… Pero los expertos dicen que Kim Yong-un parece verdaderamente serio y que la oferta de diálogo no es solamente un “bluff”. El camino es muy delicado, una carrera de obstáculos, pero que exista esta decisión de negociar, sin continuar con los lanzamientos de misiles, representa un signo de esperanza. También por parte de China, que apoya este diálogo. El mismo presidente norcoreano ahora se dice a favor de un proceso de desnuclearización de la península, que significaría apagar una mecha que de verdad podría provocar enormes daños.

 

¿Qué tal van las negociaciones entre la Santa Sede y el gobierno chino?

El diálogo sigue adelante desde hace tiempo, con mucha paciencia y con éxitos y fracasos. Alguien decía: “Es como el baile de san Vito, dos pasos para adelante y uno para atrás”. Como sea, procedemos, y esto es importante.

 

Algunos se preguntan por qué el Vaticano negocia con un gobierno comunista que niega la libertad religiosa…

 

Si el gobierno no fuera comunista y respetara la libertad religiosa, no sería necesario negociar. Porque ya tendríamos lo que querríamos.

 

¿Cuál es el objetivo de la Iglesia en estas negociaciones?

 

El nuestro no es un objetivo político. Nos han acusado de querer solamente relaciones diplomáticas buscando quién sabe cuál resultado. Pero a la Santa Sede, como ha dicho varias veces el Papa, no le interesa ningún resultado diplomático. Nos interesan los espacios de libertad para la Iglesia, para que pueda vivir una vida normal, que también está hecha de comunión con el Papa. Que se viva esta comunión es fundamental para nuestra fe.

¿Cuál será el principal objeto del acuerdo?

Es fundamental que la Iglesia esté unida, que la comunidad oficial, sometida al control del gobierno, y la llamada clandestina (que hoy caminan cada una por su camino) puedan unirse. Ya Benedicto XVI, en su Carta a los católicos chinos, dijo que el objetivo de todo el trabajo en China debe ser el de la comunión entre ambas comunidades y de la comunión de toda la Iglesia china con el Papa. Nosotros esperamos que se pueda llegar, principalmente, a un acuerdo sobre el proceso para los nombramientos de los obispos. Y esperamos que el acuerdo sea respetado. Por nuestra parte existe la voluntad de hacerlo, y esperamos que también por parte del gobierno chino exista esta voluntad.

 

Hace pocos días el mundo parecía al borde de un nuevo conflicto mundial, con el ataque contra Siria. ¿Cómo ve el Vaticano esta situación?

Con gran preocupación. Muchas veces, durante esta guerra que ya se ha extendido por seis años, el Papa ha hecho llamados a la comunidad internacional y a todos los protagonistas. Es un caso trágico e intrincado. Hay un nivel local, el contraste entre el régimen del presidente Assad y la oposición. Hay un enfrentamiento regional, sobre todo entre los musulmanes chiitas y los sunitas. Y luego están las grandes potencias que han intervenido a su ves, en un primero momento en coalición contra el Estado Islámico, contra el fundamentalismo islámico que había ocupado pedazos de ese territorio. Ahora, después de la llamada derrota del Estado Islámico (ha sido derrotado en el territorio, aunque no creo que haya sido derrotado ideológicamente), las potencias están divididas entre sí y han comenzado a contrastarse.

Sorprende que siga habiendo masacres de civiles…

Hemos sido testigos de un desprecio total de los derechos humanos, con miles y miles de civiles involucrados en la guerra, utilizados como rehenes o escudos humanos. Es la destrucción total del derecho humanitario. Y también del derecho de guerra, porque incluso en la guerra no todo está permitido.

 

¿Cuál es la vía para resolver el conflicto?

Nosotros siempre hemos dicho que no existe la posibilidad para una solución militar. Recientemente se llevó a cabo en Bruselas una reunión sobre Siria por parte de Europa, y este también fue el mensaje del Alto representante de la Unión para las Relaciones Exteriores, Federica Mogherini. Pero no logra despegar una solución. El régimen se ha convencido de que puede ganar militarmente, sobre todo después de la intervención de los rusos, que han ayudado a Assad en la reconquista de muchas partes del territorio del país. Esto ha debilitado las negociaciones de Ginebra. Y luego, también porque las negociaciones se están llevando a cabo en diferentes mesas: la de Ginebra es la principal, pero también ha habido otras iniciativas, en Astana, en Sochi…

 

¿Demasiadas mesas de negociación?

No sé si estas iniciativas ayuden a que avance la solución diplomática y pacífica o alejen cada vez más esta perspectiva. Yo creo que (y se lo hemos dicho muchas veces a los protagonistas), si se tuviera que ganar la guerra militarmente, la paz no sería automática, porque permanecerían muchos odios, muchas contraposiciones, muchas divisiones en el país.

 

Otra pregunta: ¿qué piensa sobre el caso del pequeño Alfie Evans?
Me ha provocado una enorme tristeza: frente a una disponibilidad manifestada abiertamente, muchas veces con gran despliegue de medios –los médicos de nuestro hospital Bambino Gesù fueron tres veces a Liverpool–, se rechazó permitir que Alfie fuera trasladado a Italia. Es incomprensible. Fue lo que más me sorprendió, me sacudió. No logro a comprender la razón. O tal vez exista, y es una lógica terrible. Por parte del Papa y de la Santa Sede, se trató de hacer todo lo que era posible para ayudar a la familia y garantizar al niño un acompañamiento durante su enfermedad, a pesar del diagnóstico infausto.

Un caso que ha provocado discusión, incluso con tonos muy encendidos…

 

En estas situaciones todos gritan, tratando de acarrear agua a su molino. Ahora que el caso está cerrado y los medios lo olvidarán de prisa, sería necesario reflexionar tranquilamente. Estos casos se volverán a presentar. Todos juntos, a partir de puntos de vista diferentes, pero también con la contribución de los creyentes, tendríamos tratar de dar una respuesta verdaderamente humana a estas situaciones, basada en el amor a la persona, en el respeto de su dignidad y de su irrepetibilidad. Esperemos que sea posible hacerlo y que no se cierre el argumento sin seguir reflexionando, listos para litigar nuevamente cuando se dé el próximo caso.


Deja un comentario

Día mundial de la libertad de prensa

Día Mundial de la Libertad de Prensa, organizado por la UNESCO.Día Mundial de la Libertad de Prensa, organizado por la UNESCO. 

Día Mundial de la Libertad de Prensa: frenos y contrapesos al poder

“Los frenos y contrapesos al poder: medios de comunicación, justicia y estado de derecho”, es el tema de esta iniciativa mundial organizada por la UNESCO que tendrá su edición 2018 en Accra, Ghana

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

“Un entorno mediático libre y pluralista que permita que el público exprese su voluntad política y que la buena gobernanza prospere”, es uno de los objetivos principales que persigue el Día Mundial de la Libertad de Prensa, organizado por la UNESCO y que este año lleva como tema “Los frenos y contrapesos al poder: medios de comunicación, justicia y estado de derecho”, que pretende estimular el debate entorno a esta cuestión, así como promover el conocimiento, tanto de los problemas actuales como de los éxitos obtenidos en relación con la libertad de expresión.

El origen de esta celebración mundial

La idea del Día Mundial de la Libertad de Prensa tiene su origen en la Declaración de Windhoek para el Fomento de una Prensa Africana Independiente y Pluralista, aprobada en Namibia en 1991.

En 2018, los actos de dimensión mundial regresan una vez más al continente en el que todo empezó. Accra, capital de Ghana, acogerá esta conmemoración mundial de la UNESCO aunque el tema del Día Mundial también se abordará en actos celebrados en otros muchos países del mundo.

Resulta evidente que en todo el planeta la reciente evolución política, tecnológica y económica ha sometido la libertad de prensa a nuevas presiones.

Y prueba de ello es que en ciertas regiones se ha observado un endurecimiento de las medidas adoptadas por los poderes públicos para limitar la libertad de expresión mediante legislación restrictiva y mecanismos de censura. Las nuevas limitaciones relacionadas con la seguridad nacional y las medidas antiterroristas han acentuado esta tendencia.

Aún más preocupantes son los riesgos que constantemente corren los periodistas al realizar su trabajo: acoso, violencia, discursos de odio, amenazas e incluso muerte.

Proteger la libertad de expresión del periodista

De ahí, el valor del tema de este año propuesto por la UNESCO, que pone de relieve la necesidad de crear un entorno jurídico propicio a la libertad de prensa, haciendo hincapié especialmente en la función de un poder judicial independiente, plenamente facultado para intervenir en asuntos relacionados con la libertad de expresión, amparar la libertad de prensa con garantías legales y enjuiciar todo delito cometido contra los periodistas.

Al mismo tiempo, el tema abarca el papel de los medios de comunicación en el desarrollo sostenible, así como en periodos electorales, cuando desempeñan una función de vigilancia que favorece la transparencia, la rendición de cuentas y el estado de derecho.

Como parte del mismo tema se explorarán también las deficiencias legislativas en lo referente a la libertad de expresión e información en línea, así como los riesgos de reglamentar los discursos vehiculados por Internet.

Caminar juntos hacia una sociedad más libre y justa

Por tanto, en Accra, la celebración global del Día Mundial de la Libertad de Prensa reunirá a las partes interesadas de los medios de comunicación, el Gobierno, la sociedad civil y el sector universitario de Ghana, de la región y de otras zonas, que examinarán igualmente losproblemas acuciantes en relación con la libertad de expresión y debatirán sobre las maneras de fortalecer el periodismo como elemento central en la construcción de sociedades justas, pacíficas e inclusivas.

Y todo ello con el fin de caminar juntos hacia un mayor entendimiento sobre cómo funciona el periodismo y la circulación de la información, permitiendo así elaborar respuestas a los desafíos que afectan actualmente a la libertad de prensa en todo el mundo y construyendo una sociedad más libre y por ende, más justa.

Día Mundial de la Libertad de Prensa


Deja un comentario

Exigencias a ETA ante el próximo anuncio de su disolución.

 ETA quiere poner el contador a cero – #FinDeETASinImpunidad

ETA QUIERE PONER EL CONTADOR A CERO

1. ETA no ha cumplido los mínimos necesarios para un fin con Justicia 

No ha aportado la información sobre los autores materiales de cientos de asesinatos y que no  está a disposición de las familias, la sociedad y la justicia.

2. ETA no ha condenado la historia del terror

La petición parcial de “perdón” de la organización terrorista ETA es, de nuevo, parte del teatro propio de la banda.No condenar la historia del terror significa que seguirán legitimando los  asesinatos con mentiras y construcciones ideológicas.

3. ETA no ha cumplido los mínimos necesarios para un fin con reparación

Los terroristas, ahora con careta de “sensibles”, han sido incapaces de pedir perdón a todas las víctimas, y ello, de forma coherente. Resulta especialmente cínico y cruel que publiciten una petición de perdón a las víctimas, y a la vez, justifiquen el asesinato de muchas de ellas. Justificar sus crímenes por la existencia de un conflicto y prolongar sus tentáculos en la estrategia política no es mostrar arrepentimiento. Su calculada alusión al perdón siembra la sospecha de si simplemente se debe a un requisito impuesto y para salvar la cara de los autodenominados mediadores internacionales y que no deja de ser una cuestión formal vacía de significado.

4. ETA no ha cumplido los mínimos necesarios para un fin asumiendo su responsabilidad

Invocando la teoría del conflicto, ETA diluye su responsabilidad dando a entender que todos hemos sido responsables del terror. La impunidad moral, social y política intenta abrirse espacio aprovechando las ganas de la sociedad de un final de ETA que se ha convertido en una larga agonía que solo beneficia a quienes quieren sacar provecho de ella.

5. ETA chantajea a las víctimas y a la sociedad

Con su comunicado ETA manipula los sentimientos de la sociedad española, tentada de pedir “generosidad” a las víctimas del terrorismo, obviando que ello implica la renuncia a derechos legítimos, entre ellos la reivindicación de justicia, que es a su vez un componente de la reparación. Esta demanda es un chantaje moral íntimo y personal para la mayoría de las víctimas, y una trampa para la sociedad en su conjunto.

6. ETA manipula el pasado

La organización lamenta ciertos daños causados, no todos, pero se justifica diciendo que hubiera querido que existiera paz y libertad democrática tras el bombardeo de Gernika, pero que no la hubo. Miente: a partir del 78 hubo libertad democrática en toda España y si no fue más pacífica es por culpa de la propia ETA. Este es el rescate político que debe pagar ETA, no nosotros.

ETA no ha cumplido porque su objetivo es realizar una campaña de propaganda política para sus herederos políticos, a nuestra costa. ETA fue el fruto de una identidad política excluyente y contraria al pluralismo político que se convirtió en una identidad asesina. 

No pide perdón a toda la sociedad española y al Estado de Derecho que intentó destrozar. Solo si condena la historia del terror se puede aceptar el paso adelante.

LOS ABAJO FIRMANTES EXIGIMOS PARA UN FINAL DIGNO Y DEFINITIVO DE ETA LO SIGUIENTE:

  1. El esclarecimiento de los crímenes sin resolver, que ascienden al menos a 358.
  2. La condena de la historia de terror, de manera que deslegitimen la violencia con vistas a generaciones futuras y para la consecución de cualquier objetivo político.
  3. El final de los homenajes públicos a terroristas.
  4. El respeto a todas las víctimas sin excepción: no caben discriminaciones al referirse a ellas. Es una nueva humillación. Nadie está bien muerto, ninguno debió ser asesinado.
  5. El reconocimiento público de que ETA obstaculizó el desarrollo de la democracia en España y que a pesar de ello hay ahora en España una democracia indudable, que debe ser respetada y defendida por todos, constitucionalistas y nacionalistas.

ETA tiene la oportunidad de encarar todo esto inmediatamente para no generar una doble victimación en aquellos a los que persiguió, acosó, hirió o asesinó. 

PROMOTORES: Fernando Savater, Maite Pagazaurtundua, Joseba Arregi, Consuelo Ordóñez, Teo Uriarte, Martín Alonso y Luis Castells.

PRIMERO FIRMANTES: Fernando Aramburu, Félix de Azúa, Rubén Amón, Cayetana Álvarez de Toledo, Jon Juaristi, Joaquín Echeverría, Rubén Múgica, Santi González, Javier Ordóñez Iribar, Juan José Millás, Teresa Jiménez Becerril, Jorge Bustos, Raúl Nehama, Ángeles Escrivá, Jorge Martínez Reverte, Rosa Díez, Andrés Trapiello, Conchita Martín, Francesc de Carreras, Ana Uriarte, Josu Puelles, Margo Glantz, Raúl Guerra Garrido, Carmen Iglesias, Javier Rupérez, María José López Heredia, Fernando Reinares, Ana Iríbar, José Ibarrola, Katy Gutiérrez, Antonio Robles, Chelo Aparicio, Adolfo García Ortega, Cristina Cuesta, Antonio Manilla, Lourdes Rodao, Francisco Llera, Pablo Hernández Mancha, Carmen Mallen, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, María San Gil, Francisco Javier Irazoki, Irene Cuesta, José María Ruíz Soroa, Jon Viar, Anabel Ortigosa, Jorge Múgica, Pilar Linto, Martín Casariego, Alfredo Alvar, Concha Motos Iceta, Gorka Maneiro, Irene Cuesta, Fernando Lázaro, José Antonio Zorrilla, Iñaki Arteta, Carlos Fernández Casadevante, Maite Sánchez Lasa, Luis de la Corte Ibáñez, Adolfo Suárez Illana, Ramón de Veciana, Cayetano González, José Manuel Susperregui, Enrique Zubiaga, Roberto L. Blanco Valdés, Pablo Setién, Florencio Domínguez, Xabier Markiegi Candina, Esteban González Pons, Patxi Mendiburu, Gaizka Fernández, Xabier Garmendia, Victor Legorburu, Juan Luis Fabo Ordóñez, Arantza Aranzábal Conde, María Caballero, Ramiro Cibrián, José Manuel Portillo, Javier Tajadura, Alberto González Troyano, Fernando Iwasaki, Iñaki Iriarte, José Antonio Zarzalejos, Guillermo Busutil, Fabián Rodríguez, Juan Avilés, Íñigo Pascual, Paz Prieto, Carmen Guaita, Juan Eslava Galán, J.J. Armas Marcelo, Marta Rivera de la Cruz.


Deja un comentario

Protesta de los jesuitas americanos por la violencia en Nicaragua

Jesuits Denounce Violence in Nicaragua, Defend the Right to Peaceful Protest

Publicado el martes 24 de abril a las 20:07

April 23, 2018 — In response to ongoing protests in Nicaragua and the senseless killing of a Jesuit high school student there, the Jesuits of Central America, the Conference of Provincials of Latin America and the Jesuits of Canada and the U.S. released statements calling for an end to violence in the country after several days of protests to proposed social security legislation.

Citizens began protesting April 18 after the government announced changes to the nation’s social security system. The proposed overhaul, which would have increased pension contributions while reducing benefits by 5 percent, was canceled by Nicaraguan President Daniel Ortega on April 22 in response to the protests.

The protests led to the deaths of more than two dozen people. Álvaro Manuel Conrado Davila, a 15-year-old student at Instituto Loyola, the Jesuit High School in Managua, Nicaragua, was among the victims killed while peacefully protesting on April 20.

According to reports, Conrado was shot by police with a rubber bullet that struck him at close range in the throat, and he died later while undergoing surgery at a local hospital. The Instituto Loyola community gathered for Conrado’s funeral on April 21, which was attended by an approximately 400 people.

The Conference of Provincials of Latin America said in its statement, “We profoundly lament the acts of violence against the people who gathered in a peaceful manner to oppose the social security reform. We condemn as anti-democratic all the violent repression on the part of state agencies and individuals and groups organized by the government.”

The Jesuits of Central America called for a national dialogue that will “peacefully lead in a direction of integral development and social and environmental justice.”

Álvaro Manuel Conrado Davila’s funeral on April 21. (photo: Ingrid Orozco)

The Jesuit Conference of Canada and the U.S. released a statement saying they “stand in solidarity with our brother Jesuits, their lay collaborators and all the people they serve in Nicaragua.

“We pray for peace in the country and hope that all sides will engage in truthful dialogue. We pray for calm between all of the parties and we remind government leaders of their responsibility to protect those who have lawfully gathered to seek redress from their government.”

Pope Francis also called for end to violence in the country. “I express my closeness in prayer to that country and I am united with the bishops in asking that every form of violence end, that a pointless shedding of blood be avoided and that open issues be resolved peacefully and with a sense of responsibility,” he said on April 22.

Read the statements by the Jesuits of Central America; the Conference of Provincials of Latin America; and the Jesuits of Canada and the U.S.

 

[Sources: Catholic News ServiceIgnatian Solidarity Network]

 


Deja un comentario

Una religiosa activista contra la pena de muerte

Helen Prejean: “Las personas valen más que sus peores actos”

Por Mireya Cidón (@mnodic), Amnistía Internacional

La cruzada de Helen Prejean contra la pena de muerte se hizo famosa con la película Dead Man Walking (Pena de muerte), dirigida por Tim Robbins e interpretada por Susan Sarandon y Sean Penn en 1995. Han transcurrido 22 años; 34 desde que esta monja católica perteneciente a las Hermanas de San José de la Medalla fue testigo, en primera fila, de la muerte premeditada y legal de Elmo Patrick Sonnier. A lo largo de su vida ha acompañado a seis condenados a muerte y ahora hace lo propio con el séptimo: Manuel Ortiz, un salvadoreño acusado de asesinar a su esposa y a una amiga de ella en 1992.

La hermana Helen Prejean no aparenta sus 78 años. Camina con determinación y me abraza antes de comenzar la entrevista. Le devuelvo el abrazo y la miro con admiración. Creo que me lo ha notado.

Mi primer maestro fue Amnistía Internacional –me explica con una sonrisa–. Ustedes. En los años 80 la organización iba por delante de una iglesia que reconocía el derecho del Estado a tomar vidas humanas. Pero Amnistía Internacional no lo hacía. De vuestra organización aprendí que los derechos humanos son inalienables y que los gobiernos no los conceden por buen comportamiento. Tampoco los pueden quitar por lo contrario. Los derechos humanos son el faro que todas las personas debemos seguir con independencia de que seamos religiosos, agnósticos o ateos.

¿Por qué hace campaña contra la pena de muerte? 
El Estado no tiene derecho a matar. Ningún gobierno es lo suficientemente inocente o lo suficientemente sabio como para reclamar un poder tan absoluto como la muerte. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, en sus artículos tres y cinco, dice que todo ser humano tiene derecho a la vida y que nadie puede ser torturado ni ser sometido a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

¿Cuándo comenzó su cruzada?
Mi auténtica lucha contra la pena de muerte comenzó el día que presencié la muerte premeditada de Elmo Patrick Sonnier. El día que vi cómo lo desnudaban, le afeitaban la cabeza, le ponían unos pañales… Ese día vi la guionización fría y calculada de la ejecución de un hombre al que le arrebataban su dignidad y su vida. Tras su ejecución supe que no podía quedarme callada. 

¿Quién merece morir?
No podemos dejar que un gobierno decida entre la vida y la muerte. Nadie merece morir. Porque… ¿quién merece matar? ¿Los oficiales de prisiones? ¿Los médicos que participan aunque solo sea para certificar la muerte o expedir el certificado de defunción? ¿Qué clase de personas somos? ¿Qué clase de personas queremos ser?

Conozco a un funcionario de prisiones de Florida que ofició la ejecución de dos condenados a muerte. Acude a terapia porque no lo puede olvidar. Intenta superarlo dando charlas y conferencias para sensibilizar a la gente. 

¿Y cómo sensibiliza usted cuando los criminales son vistos como monstruos? Imagínese al violador y asesino de una niña de 7 años. El dolor de los familiares, la necesidad de venganza…  

Matar a una persona es el acto más terrible que puede cometer un ser humano. ¿Quién decide quién debería morir por ello? Cuando se reinstauró la pena de muerte, en 1976, el criterio fue aplicarla para los crímenes más terribles. ¿Pero estos cuáles son? ¿Un atentado terrorista? ¿La violación y asesinato de una niña? ¿De dos niñas? ¿Cómo se determina eso? ¿Hay una meritocracia de la muerte? 

¿Y los fallos del sistema judicial? Desde 1973, 161 presos del corredor de la muerte han sido exonerados. Y el número sigue subiendo, sobre todo gracias a la proliferación de las pruebas de ADN. Estados Unidos tiene un problema: perjurios, abogados de oficio incompetentes y mal pagados, policías que ocultan o destruyen pruebas o documentación importante para el caso, mala praxis de los fiscales…

¿No hay justicia equitativa en los Estados Unidos?
No, y no es solo por una cuestión de dinero. Los 10 estados sureños que permitían la esclavitud y maltrataban y negaban derechos fundamentales a los negros, son los que más han aplicado la pena de muerte en mi país. Una cosa está ligada con la otra. Sus muertes no generan debate social porque el racismo está enquistado en los Estados Unidos. El sistema criminal de mi país es racista, especialmente con los afroamericanos y los latinos. El sistema castiga a los pobres y se ceba con los criminales negros siempre y cuando la víctima sea blanca. Las muertes de hombres negros, de mujeres negras… no importan… Ni siquiera se investigan demasiado. 

Amnistía Internacional siempre ha defendido que matar es un error. No importa quién lo haga…
(Sonríe) Por eso sois mi maestro. Matar es un error. Da igual que el crimen lo cometa yo, ustedes o el gobierno. No podemos dejar que un Estado decida entre la vida y la muerte. 

¿Cómo se relaciona con los familiares de las víctimas?
El dolor de las familias suele utilizarse como motivo para justificar las condenas a muerte. He hablado con familiares que me decían que solo podían pensar en el día en que el Estado hiciera justicia. Pero el sistema penal de Estados Unidos tiene sus tiempos y los familiares pueden acabar esperando años y años para lograr eso que se les ha vendido como la curación a su dolor: ver morir al asesino de sus hijos. Desgraciadamente estas personas acaban siendo consumidas por su propia sed de venganza. Para mí es un privilegio poder ayudarles a encontrar una forma de perdón y de eliminar el odio de su interior. 

¿Empatizan con su cruzada?
Al principio ni siquiera yo tenía mucha compasión por los asesinos. ¡Les tenía miedo! Pero cuando los conoces, ves que también son seres humanos. Las personas valen más que sus peores actos. Tenemos que evitar el odio por el odio, la muerte por la muerte porque todo el mundo sufre en esta historia. Nadie gana.