Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Vaticano: renuncia de un colaborador laico del Papa

Deja un comentario

Renuncia por sorpresa el revisor de las cuentas del Vaticano

Apenas dos años después de haber sido nombrado en el puesto por el Papa Francisco, Libero Milone presentó la dimisión a su puesto

Milone

0
0
Pubblicato il 20/06/2017
Ultima modifica il 20/06/2017 alle ore 15:48
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

En 2015, su nombramiento fue presentado como un ejemplo del nuevo curso de transparencia querido por el Papa. Pero Libero Milone, revisor general del Vaticano, duró en el cargo apenas dos años de los cinco previstos. La víspera presentó su dimisión a Francisco. La Santa Sede no comunicó públicamente los motivos, sólo se limitó a informar que su servicio concluyó “de común acuerdo”. Entre otras cosas, su oficina estaba trabajando en el primer código anticorrupción para las licitaciones de obras en el Vaticano.

 

La noticia fue dada a conocer por la sala de prensa de la Santa Sede con una breve nota. Apenas cinco renglones para confirmar que Milone presentó este lunes su dimisión al Papa, quien la aceptó dando por concluido su colaboración.

 

“Mientras desea al doctor Milone todo bien para su futura actividad, la Santa Sede informa que será iniciado, lo ante posible, el proceso para el nombramiento del nuevo responsable de la Oficina del Revisor General”, agregó.

 

Nacido en Holanda en 1948, es considerado un peso pesado en el campo de las asesorías financieras internacionales. En 1970 comenzó a colaborar con la Armitage&Norton en Inglaterra. En la compañía Deloitte & Touche fue responsable de recursos humanos en 1990 y presidente en 1998. Luego pasó a la telefonía celular en Wind, donde condujo el organismo de vigilancia interno (en 2010). Fue consejero en grandes empresas como Poltrona Frau, Falck Renewables y Fiat Industrial.

 

En abril pasado, Milone rechazó el ingreso en el consejo de administración de la RaiWay, que controla las antenas de transmisión, la red en fibra óptica y los satélites de la televisión estatal italiana. ¿El motivo? Concentrarse de lleno en su trabajo para la transparencia del Vaticano. Ahora, de repente, la renuncia.

 

La figura del Revisor General es clave en la nueva estructura de administración del Vaticano, surgida de la reforma puesta en marcha por el Papa Francisco. Su Oficina fue creada por el pontífice el 24 de febrero de 2014 con la carta apostólica (en forma de Motu Proprio) “Fidelis dispensator et prudens” (Fiel y prudente dispensador).

 

Su misión es la de auditar las cuentas de todos los organismos de la Curia Romana, de las instituciones vinculadas a la Santa Sede y de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano. El 22 de febrero de 2015, Jorge Mario Bergoglio aprobó el estatuto con las funciones y competencias del Revisor. La designación de Milone llegó el 5 de junio de ese mismo año.

 

Tal es su importancia, que el cargo depende y reporta directamente del Papa. Entre sus tareas destaca la de verificar procesos económicos y financieros, asegurar la eficacia de los procedimientos administrativos y examinar la conveniencia sobre el uso de los recursos.

 

Cuando su nombramiento fue anunciado, el prefecto de la Secretaría para la Economía del Vaticano, George Pell, garantizó que él sería “totalmente autónomo” y libre de ir “donde quiera” para verificar las finanzas y la gestión de los bienes papales. Pero su trabajo encontró inmediatamente dificultades: en octubre de 2015 Milone presentó una denuncia a la Gendarmería Vaticana por una violación a la computadora de su oficina en la Santa Sede.

 

La última aparición pública del Revisor General se verificó apenas cinco días atrás, el jueves 15 en la Casina Pío IV del Vaticano. Allí, expuso las tareas llevadas adelante para asegurar la transparencia en las finanzas papales. Esto durante el primer “Debate Internacional sobre la Corrupción”, convocado por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y la Pontificia Academia para las Ciencias Sociales.

 

Según pudo saber el Vatican Insider, la Oficina del Revisor estaba trabajando desde hace meses en el primer código anticorrupción para las licitaciones de obras dentro del Vaticano. Ya había conformado un equipo especializado en la materia que, en estas semanas, se había dedicado a estudiar a qué entes y organismos competería el documento.

 

No está comprobada relación alguna entre el trabajo en el código y la renuncia de Milone. Empero, de aprobarse, un texto como ese significaría una pequeña revolución considerando que, hasta ahora, todas las obras de mantenimiento y construcción en territorio de la Santa Sede son asignadas según criterios discrecionales.

 

Numerosas pruebas sacadas a la luz durante los dos escándalos “vatileaks” demostraron que los concursos para obras públicas en el Vaticano prácticamente no existen. Además, evidenciaron una escasa preparación, planeación y que, en diversas ocasiones, la Santa Sede ha pagado clamorosos sobreprecios.

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s