Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Parolín al encuentro de Cancun: cuestiones ecológicas y en particular el cambio climático.

Deja un comentario

Parolin cita el ejemplo positivo del acuerdo de París sobre el clima

En la carta al Encuentro de Cancún para la reducción de los peligros de desastres ambientales el Secretario de Estado subraya la necesidad de una eficaz actuación de los acuerdos internacionales

El cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin

0
0
Pubblicato il 25/05/2017
Ultima modifica il 25/05/2017 alle ore 15:04
IACOPO SCARAMUZZI
ROMA

El cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado Vaticano, citó el acuerdo de París sobre el clima, además del Sendai Framework para la reducción de los peligros de desastres ambientales 2015 – 2030 y de la Agenda 2030 Para el desarrollo sostenible, como ejemplo positivo del aumento de la conciencia en la comunidad internacional sobre estos problemas. Subrayó también que ahora es necesario «identificar y concretizar las modalidades más eficaces para su actuación», en una carta enviada al encuentro que se está llevando a cabo desde el lunes pasado (y que concluirá mañana) en Cancún, México, organizado por el ente de la ONU que se ocupa de reducir los peligros de desastres naturales.

 

«La comunidad internacional», escribió Parolin en la carta enviada a Enrique Peña Nieto, presidente de México además de presidente de la Plataforma global 2017, y difundida hoy, 25 de mayo, a un día del encuentro entre Donald Trump y el Pontífice, «está cobrando conciencia de la importancia de la prevención y de la flexibilidad. De hecho, 2015 fue un año en el que se adoptaron tres acuerdos, tres Planes de Acción, significativos para el futuro de la humanidad y fuertemente interrelacionados entre sí: el Sendai Framework para la reducción de los riesgos de desastres 2015 – 2030, la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y el Acuerdo de París sobre el cambio climático. El año 2017 representa una etapa importante para el proceso para identificar y concretizar las modalidades más eficaces para su actuación», subrayó el cardenal italiano, según el cual «se trata de un proceso que cuyos desafíos principales son la integración de las actividades para la reducción de los riesgos de desastres con las actividades para el desarrollo humano integral, para la erradicación de la pobreza, para la lucha contra la exclusión social, para la adaptación a los cambios climáticos y para su mitigación»

 

Parolin insistió en tres aspectos específicos en su carta al encuentro de Cancún. Antes que nada, la «necesidad de reforzar las actividades de prevención, educación y formación para reducir las pérdidas humanas, físicas y económicas provocadas por los desastres naturales», que derivan a menudo «de incapacidades humanas de gestión» y son acentuadas «por iniciativas humanas mal calibradas, que no tienen en consideración el justo orden de las prioridades». En este sentido, los instrumentos de prevención, si bien empleados, «por una parte pueden reducir notablemente el número de vidas perdidas debido a los desastres naturales; por otra pueden promover a nivel global y local una verdadera y propia cultura para la reducción de los riesgos de desastres y para la flexibilidad; cultura que tiene no pocas repercusiones positivas en la lucha contra la pobreza, el cambio climático y en el reconocimiento de la dignidad humana y de la centralidad del ser humano».

 

 

En segundo lugar, tales procesos de concientización deben dirigir «una particular atención hacia las poblaciones más vulnerables», escribió Parolin. También recordó, en línea con la encíclica del Papa «Laudato si’», que «son a menudo los más pobres las principales víctimas de los desastres naturales, que desestabilizar las economías y las sociedades más frágiles y afectan hábitats o ambientes de por sí precarios».

 

Para concluir, hay que tener en cuenta, escribió el Secretario de Estado vaticano, que «las víctimas y poblaciones más vulnerables desempeñan un papel esencial en los mismos procesos de prevención, reacción y reconstrucción», y en este contexto «las tradiciones religiosas y culturales son muy importantes y representan fuente de enriquecimiento».

 

«La correcta actuación de los tres citados documentos —indicó Parolin— exige un cambio de mentalidad y de estilos de vida». Por ello, «en nombre del Santo Padre el Papa Francisco, expreso el deseo de que los trabajos de la Plataforma Global sean fructuosos», con tal de desarrollar realmente «una colaboración fraterna y responsable basada en el bien común. En esta perspectiva, la Santa Sede siempre está lista para ofrecer la propia contribución».

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s