Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Los obispos peruanos recibidos por el Papa en el Vaticano.

Deja un comentario

Perú, un país que sufre; los obispos recibidos por el Papa

Los religiosos informaron a Francisco, durante la visita “ad limina”, sobre los problemas económicos y sociales que afligen a la nación. El arzobispo de Ayacucho: «Hay mucha desilusión, pero la gente cree en la Iglesia»
REUTERS

Una mujer peruana

27
0
Pubblicato il 15/05/2017
Ultima modifica il 15/05/2017 alle ore 17:01
REDACCIÓN
ROMA

Dificultades económicas, problemas sociales, disminución de las vocaciones, campañas mediáticas contra la Iglesia, explotación de la tierra, leyes contra la familia y a favor de los matrimonios entre personas del mismo sexo y de la teoría de género. En este difícil contexto se mueve la Iglesia católica del Perú. Lo dijo a los micrófonos de la Radio Vaticana monseñor Salvador Piñeiro García-Calderón, arzobispo de Ayacucho y presidente de la Conferencia Episcopal peruana, que fue recibido hoy en la mañana, en compañía de otros obispos, por el Papa Francisco en visita “ad limina”.

 

«No hemos pasado momentos fáciles, hay muchas incertidumbres debido a las denuncias en el ámbito de los puestos públicos, a las catástrofes naturales que hemos tenido (el fenómeno del Niño), sobre todo en la zona norte del país. Hay mucha desilusión. Es un pueblo que sufre, pero que cree en Jesús, que ama mucho a la Iglesia y que le pide al Santo Padre que nos confirme en la fe», refirió el obispo. Y explicó que: «La Iglesia tiene mucha credibilidad, a pesar de nuestras miserias, de nuestras debilidades, de nuestros errores. La gente confía mucho en la Iglesia. Ciertamente, hay una crisis económica muy fuerte y, sobre todo, una crisis moral. Nos preocupa mucho la ausencia de la familia. En su seno la crisis es cada vez más grande, muchas madres son abandonadas…».

 

Lo que preocupa a los obispos también es que en los ambientes políticos algunos quieren aprobar ciertas «leyes por debajo de la mesa» y que se está verificando una marginación de la Iglesia que, por el contrario, debería expresarse sobre la familia y la educación». En Perú, prosiguió el presidente de la Conferencia Episcopal de Perú, «siempre están los que tratan de hacer lobbies; no faltan esos cuatro o cinco que defienden la ideología de género y el matrimonio homosexual. Se trata de una minoría que hace ruido –dijo–, pero, afortunadamente está la voz de la Iglesia, que recuerda el significado de la familia y de los valores de la educación».

 

Otra de las minorías que hace ruido es la de las sectas que llegan «donde no hay presencia de la Iglesia»: «Nos estamos dando cuenta de que algunos grupos están sacando las uñas, porque llegan con una actitud de cercanía y de amor, pero después no faltan el insulto a la autoridad de la Iglesia ni las diatribas en contra de todas las imágenes sacras», denunció el obispo. Y también contó que a veces son los mismos medios de comunicación los que minan la credibilidad de la Iglesia «que engigantecen y comentan» incluso hechos del pasado, como los abusos que se verificaron dentro del Sodalicio de la vida cristiana. Este caso «nos provoca mucho dolor, porque se estaba cerrando y las heridas se han vuelto a abrir: han llegado nuevas denuncias y los Tribunales pueden nuevas investigaciones. Estamos, pues, muy preocupados, pero no podemos dejarnos ir», dijo el religioso, aunque también aseguró que todo esto «nos sirve como purificación, porque debemos ser más sensibles, más sinceros, debemos trabajar mucho más cerca de los necesitados y cuidar la vida vocacional».

 

La Iglesia peruana registra, efectivamente, una notable disminución de las vocaciones: «Aunque se haga mucho trabajo en las escuelas y en las familias, es un tema difícil», explicó monseñor Piñeiro. «Hay que pedirle al Señor que nos diga dónde está la veta, dónde hay que trabajar para encontrar las vocaciones. Tal vez hoy los jóvenes son más frágiles, se les ofrecen otras expectativas, incluso la familia no los sostiene». Con los laicos, en cambio, «estamos pagando el clericalismo, que nos está pasando la factura».

 

En la entrevista, el arzobispo de Ayacucho también habló sobre el problema de la jungla amazónica, en donde se encuentra más del 60% de su territorio. «Esto implica grandes distancias, pocos recursos, aislamiento de la población… Les hemos dado la espalda, hay que ser honestos». Y también re refirió a la explotación de las tierras que pertenecen a los indígenas, sobre la cual, recordó, «nosotros como Iglesia hemos sido los primeros en alzar la voz para que los nativos de nuestras selvas peruanas no fueran explotados. También hoy –dijo– en las zonas mineras hay que cuidar que se respeten la ecología, las personas, porque los daños de una explotación irracional son muy dolorosos. No hay que ver solo el tema productivo, sino también el tema social».

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s