Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor


Deja un comentario

El Papa Francisco recibió al presidente Trump. Nota oficial.

El Papa Francisco recibió al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump

2017-05-24 Radio Vaticana

(RV).- El Papa Francisco recibió la mañana del 24 de mayo en la Biblioteca del Palacio Apostólico al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y séquito.

La Audiencia al Jefe de Estado estadounidense inició a las 8.30 de mañana. Tras encontrar al Pontífice, el Presidente Trump se dirigió al Palacio del Quirinal para reunirse con Presidente del Estado Italiano Sergio Mattarella, y más tarde, con el Primer Ministro Gentiloni.

Desde muy temprano la ciudad de Roma se presentó blindada: los helicópteros sobrevolaban el Vaticano y más de 1.000 agentes fueron desplegados en tierra, en colaboración con la CIA.

La entrada en procesión del coche blindado del Presidente de los EE.UU. en el Vaticano ocurrió aproximadamente a las 08:20 y se dirigió al atrio de san Damaso, en donde el Jefe de Estado y su séquito, conformado por once personas, fueron recibidos por la Guardia Suiza y por el Prefecto de la Casa Pontificia, Mons. George Ganswein.

De allí el ingreso al Palazo Apostólico Vaticano para tomar el ascensor que lo llevó a la biblioteca privada del Pontífice, en donde fue recibido por el Papa Francisco. Mientras tanto, fieles y peregrinos llenaban la plaza de San Pedro para la tradicional Audiencia General de los días miércoles.

Tras el encuentro con el Santo Padre, el Presidente Trump mantuvo un coloquio con el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin y con S.E. Mons.Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados.

Al finalizar, la visita del Presidente y la Primera Dama a la Capilla Sixtina y la Basílica de San Pedro.

La Oficina de Prensa del Vaticano informó en un comunicado que “durante las cordiales conversaciones, se ha expresado la satisfacción por las buenas relaciones bilaterales existentes entre la Santa Sede y los Estados Unidos de América, así como por el compromiso común en favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia”. Asimismo “se ha manifestado el deseo de una colaboración serena entre el Estado y la Iglesia Católica en los Estados Unidos, comprometida en el servicio a la población en los campos de la salud, la educación y la asistencia a los inmigrantes. Las conversaciones también han permitido un intercambio de puntos de vista sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y con la promoción de la paz en el mundo a través de la negociación política y el diálogo interreligioso, con especial referencia a la situación en Oriente Medio y a la tutela de las comunidades cristianas”.

(Griselda Mutual – Radio Vaticano)


Deja un comentario

La visita del Presidente Trump al Papa Francisco. Crónica.

Donald Trump cara a cara con el Papa que quiere derribar muros

El coloquio privado con el presidente de Estados Unidos duró 28 minutos. Tensión al principio y clima relajado al final. Bergoglio pidió al inquilino de la Casa Blanca un compromiso por la paz
ANSA

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con el Papa argentino

228
0
Pubblicato il 24/05/2017
Ultima modifica il 24/05/2017 alle ore 12:42
ANDREA TORNIELLI Y SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

A las 8.17 hrs. de hoy, 24 de mayo de 2017, Donald Trump entró al estado más pequeño del mundo. Atravesó la Puerta del Perugino y desde allí se dirigió al Patio de San Dámaso, a donde llegó tres minutos después. Sobre el arco de entrada del Palacio Apostólico estaba la bandera de los Estados Unidos, como sucede en cada visita de estado. La Primera Dama llevaba un vestido negro con el velo, como indica el protocolo tradicional, que se sigue cada vez menos (a excepción de las reinas católicas, que pueden vestir de blanco). El Prefecto de la Casa Pontificia, el arzobispo Georg Gänswein recibió al presidente y su séquito. Después Trump estrechó la mano de los Gentilhombres de Su Santidad, formados en el tapete rojo. El presidente y su séquito subieron con el elevador y después se dirigieron a las salas del Palacio Apostólico. Trump levantó en varias veces los ojos para ver los frescos del techo.

Pubblicità

 

Fuera del estudio privado, el primer encuentro entre Francisco y Trump. El Papa salió de la Biblioteca para recibir al huésped, a quien dio la mano. Era evidente una cierta tensión entre ambos. Dentro del estudio, los dos líderes juntos se sometieron a las fotos de rito. Trump sonrió y Bergoglio un poco menos. «Muchas gracias, este es un gran honor», dijo el presidente al Papa.

 

«Es el protocolo», dijo Francisco a su huésped, casi queriendo pedir disculpas, para quien el ritual de las fotos no es ninguna novedad.

 

 

AP

 

 

El Papa y Trump después se sentaron uno frente al otro, separados por el gran escritorio de madera oscura. A las 8.33 el coloquio comenzó. «You are welcome», dijo el Papa. «I speak spanish», advirtió Bergoglio al principio del encuentro, mientras se sentaba a su lado el intérprete, monseñor Mark Miles. El cara a cara a puertas cerradas concluyó un minuto después de las nueve, y duró 28 minutos. La audiencia, con el intercambio de regalos y el saludo de la delegación, duró, en conjunto, 40 minutos.

 

Entre los temas afrontados, según indicó una nota de la Sala de Prensa vaticana, «las buenas relaciones bilaterales que existen entre la Santa Sede y Estados Unidos de América, además del común compromiso a favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia». Ambas partes expresaron el deseo de «una serena colaboración entre el Estado y la Iglesia católica en Estados Unidos, comprometida al servicio de las poblaciones en los campos de la salud, de la educación y de la asistencia a los migrantes».

 

La nota informó que después el Papa y Trump «se permitieron un intercambio de visiones sobre algunos temas de actualidad internacional y sobre la promoción de la paz en el mundo mediante la negociación política y el diálogo interreligioso, con particular referencia a la situación en el Medio Oriente y a la tutela de las comunidades cristianas».

 

La Primera Dama, Melania, fue la primera en ser presentada al Papa. Le pidió que bendijera un objeto que llevaba en las manos. Durante el intercambio de regalos, Francisco le dio a Trump un bajorelieve en bronce que representa el símbolo del olivo, y le explicó su significado: hay una fractura que indica «la división de la guerra», dijo Bergoglio, y toda la imagen representa «mi deseo por la paz». Después le pidió al presidente que contribuyera en la construcción de un mundo de paz. El Papa después le regaló a Trump el mensaje para la Jornada Mundial de la Paz de 2017 («La firmé personalmente para usted», dijo Bergoglio), además de los tres principales documentos de su Pontificado, encuadernados en cuero rojo: la exhortación apostólica «Evangelii gaudium», la encíclica «Laudato si’» dedicada a la defensa de la creación, y la exhortación sobre el matrimonio y la familia «Amoris laetitia». Francisco le explicó de qué trataban los tres volúmenes y el presidente estadounidense dijo: «Bien, los leeré». Donald Trump, en cambio, le regaló al Papa los libros de Marthin Luther King, y dijo: «Espero que los disfrute». El clima un poco tenso del principio desapareció, y, como sucede a menudo en el momento final del encuentro, hubo sonrisas y algunas bromas.

 

Cuando se despidieron, Melania le dijo al Papa: «Gracias, voy a visitar el hospital». La Primera Dama, de hecho, irá a las 11.15 al Bambino Gesù. Trump, por su parte, afirmó: «Good luck. Buena suerte, gracias y no olvidaré lo que dijo».

 

 

 

 

Trump no llegó al Vaticano en la limosina blindada llamada “The Beast”, un vehículo militar de 13 centímetros de espesor compuestos por acero templado, aluminio, titanio y cerámica anti-balas. Llegó con una camioneta blindada, un poco más maniobrable.

 

Cuando la Casa Blanca, a principios de este mes de mayo, indicó la fecha para la audiencia, recibió como respuesta dos posibles horarios: a las 8.30 de la mañana, como sucedió, o por la tarde, a las 15. Esto se debe a que el Papa, todos los miércoles por la mañana, está ocupado con la Audiencia general con los fieles en la Plaza San Pedro. El gran flujo de fieles que había en la Vía de la Conciliación y en las zonas cercanas, que se suma a la presencia de los más de 200 obispos italianos presentes en el Aula Pablo VI, reunidos en su asamblea general, obligaron a la Santa Sede y a la administración estadounidense a estudiar un recorrido que no provocara interferencias, debido a la imposibilidad de recorrer el acostumbrado camino de las visitas de Estado, mediante la Vía de la Conciliación y entrando por el Arco de las Campanas.

 

Se descartó la hipótesis, que se consideraba al principio, de que el presidente llegara en helicóptero (la seguridad de Trump habría previsto por lo menos la llegada de tres o cuatro aeronaves), se estudió un recorrido que contempló la entrada por la Puerta del Perugino, en la zona del Vaticano que da hacia la Vía Gregorio VII, y desde allí la comitiva se entró sin problemas al Estado más pequeño del mundo. Al llegar al Patio de San Dámaso, los recibieron un puñado de Guardias Suizos y el Prefecto de la Casa Pontificia.

 

 

AP

 

En el séquito que acompañaba al presidente de Estados Unidos, además de la Primera Dama, su hija, Ivanka y su yerno Jared Kushner, estaban el Secretario de Estado Rex Tillerson, el asistente para la Seguridad Nacional, H.R. McMaster, la directora de comunicaciones estratégicas Hope Hicks, el director de Redes sociales Daniel Scavino, el director del National Economic Council Gary Cohn, el encargado “ad interim”de asuntos de la embajada estadounidense ante la Santa Sede Louis Bono, la vice-asistente del presidente para la Seguridad Nacional Dina Powell, el director de las operaciones de la Sala Oval Keith Schiller y al final la intérprete Alessandra Bonatti. Todas las mujeres que estaban presentes llevaban el velo.

 

Después del encuentro con el Papa, la delegación estadounidense se reunió con el Secretario de Estado Pietro Parolin y con el “Ministro del Exterior” vaticano, el arzobispo Paul Richard Gallagher.


Deja un comentario

El arzobispo de Wetsminster sobre la masacre de Manchester

Masacre en Manchester; Nichols: que Dios convierta el corazón de quienes cometen el mal

El cardenal arzobispo de Westminster y Presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales escribió una carta al obispo de la diócesis sacudida por el atentado terrorista durante el concierto de Ariana Grande

Masacre en Manchester; Nichols: que Dios convierta el corazón de quienes cometen el mal

43
0
Pubblicato il 23/05/2017
Ultima modifica il 23/05/2017 alle ore 12:33
DOMENICO AGASSO JR.
ROMA

Todos los obispos ingleses se recogen en el dolor y en la oración por el atentado perpetrado ayer, lunes 22 de mayo de 2017, por la noche, durante el concierto de Ariana Grande en la ciudad de Manchester. «Heroica Manchester, la oscuridad del mal no te arrollará. Rezamos por los que están en el dolor y en la dura prueba de la pérdida y por los que nos protegen». Es lo que escribió en Twitter el arzobispo de Canterbury, Justin Welby. El cardenal Vincent Nichols, arzobispo de Westminster y presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, escribió una carta al obispo de la diócesis de Salford, de la que depende la ciudad de Manchester, monseñor John Arnold. «Con gran dolor —escribió Nichols— me entero por la prensa de la atrocidad que se vivió ayer por la noche en Manchester. Que pueda Dios conceder fuerza y fe a todos los que han perdido un familiar, a los heridos y a las personas que quedaron traumatizadas. Que pueda Dios acoger en su Misericordia a todos los que fueron asesinados. Que pueda Dios convertir el corazón de todos los que cometen el mal y hacerles comprender su deseo y sus intenciones para la humanidad».

PUBLICIDAD

 

Asegurando al obispo las oraciones y el pésame de todos los obispos de Inglaterra y Gales, el cardenal Nichols concluye: «También nosotros lloramos la pérdida de tantas vidas humanas y rezamos por el eterno descanso de todas las víctimas».

 

En Twitter, el obispo anglicano de Manchester, David Walker, escribió: «Ya hemos afrontado ataques terroristas y este último no nos derrotará».

 

«El medio millón de habitantes de la ciudad y todos los católicos se han unido para condenar el atentado contra la multitud que asistía al concierto de Ariana Grande en la arena de Manchester». Son las palabras de monseñor John Arnold, obispo de Salford. Ataques como el de ayer «no tienen ninguna justificación», subrayó el religioso, quien también agradeció a «los servicios de emergencia por su rápida respuesta que salvó muchas vidas».

 

Después, Arnold aseguró: «nos unimos en la oración por todos los que murieron y también por los heridos y sus familias, y por quien se haya visto involucrado en esta tragedia. Debemos comprometernos todos —añadió— en trabajar juntos, de todas las maneras posibles, para ayudar a las víctimas y a sus familias, para construir y reforzar la solidaridad que mantiene unida a nuestra comunidad».

 

El atentado terrorista que sacudió el Reino Unido ayer por la noche, a dos semanas de las elecciones políticas del 8 de junio, ha provocado, por el momento, un saldo de 22 víctimas (entre las que hay algunos niños) y 59 heridos. Al final del concierto de la estrella pop Ariana Grande en la Arena de Manchester hubo una explosión.

 

Se trata del peor atentado en el país desde 2015. El «chief Constable» Ian Hopkins confirmó que se trata de un atentado terrorista y añadió que el autor de la masacre murió, pues se hizo saltar con un explosivo «rudimental que provocó la tragedia». El hombre, según la policía, habría actuado solo, pero se está investigando para comprender si contaba con una red de cómplices.


Deja un comentario

El pésame del Papa por el atentado de Manchester

Profundo dolor del Papa Francisco por el “bárbaro ataque” en Mánchester

“Un bárbaro ataque”: con estas palabras el Papa Francisco define el violento atentado acaecido ayer en Mánchester, que ha costado la vida de por lo menos 22 personas. En un telegrama, firmado por el Secretario de Estado Pietro Parolin, el Pontífice expresa su profundo dolor por la “trágica pérdida de vidas” causada por este “acto de violencia sin sentido” y su solidaridad a todos los afectados.

En la misiva Francisco elogia los esfuerzos del personal de emergencia y de seguridad, mientras asegura sus oraciones por los heridos y por todos los que han muerto. El Santo Padre recuerda “de manera particular a los niños y jóvenes que han perdido la vida y a sus familias afligidas”, invocando las bendiciones de Dios de paz, sanación y fortaleza sobre la nación.

(MCM-RV)


Deja un comentario

Mons. Omella tras su nombramiento como Cardenal.

Trabajar dispuestos a darlo todo, si fuese necesario hasta la sangre. El neo Cardenal Omella.

2017-05-22 Radio Vaticana

(RV).- Durante el Regina Coeli del domingo 21 de mayo el Papa Francisco anunció un Consistorio para la creación de cinco nuevos cardenales el próximo 28 de junio. Entre ellos se encuentra Mons. Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona y miembro del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española desde el 14 de mayo de este año.

Los micrófonos de Radio Vaticano recogieron las primeras impresiones del neo Cardenal. La primera pregunta: ¿cómo ha recibido la noticia de que el Papa lo ha elegido Cardenal?

“Con gran sorpresa porque no esperaba esa noticia. Estaba haciendo una visita pastoral a la parroquia nuestra Señora de los Desamparados, visitando una residencia de ancianos, bendiciendo allí una capillita nueva, y luego fuimos a bendecir un local de Cáritas nuevo para aquel barrio. Después de la bendición me suena el teléfono y un amigo obispo me dice: ‘¡salud cardenal, felicidades!’”. “Me quedé perplejo, asombrado. Así la recibí, de esa manera tan sencilla”. “Yo doy gracias al Santo Padre por esa confianza, me da temor y temblor porque es una gran responsabilidad. De mi parte nace ese deseo de colaborar con el Papa Francisco en el gobierno de la Iglesia universal y en el trabajo para impulsar la Evangelización, en el camino que el Papa nos ha marcado de la Evangelii Gaudium, el de una Iglesia en salida que busca sobre todo a los más pobres para llevarles la noticia de Jesús”.

La segunda pregunta gira en torno a alguna previsión sobre lo que será el trabajo de Cardenal y su aporte: “Lo importante es colaborar para que la Iglesia siga siendo en estos momentos un camino de esperanza y fraternidad en el mundo de hoy. Nosotros vemos la Iglesia sólo desde el punto de vista de los que vivimos en Europa, con sus problemas y aciertos, pero la Iglesia es mucho más grande de lo que vemos en Europa. Por eso impulsar la fraternidad, – señala- esa esperanza que el mundo a veces parece que pierde. Trabajar para aunar instituciones, por el bien común, para que no haya gente desechada, como dice el Papa, sino que nos preocupemos por los más pobres. Creo que es un trabajo que tenemos que hacer todos, en todos los niveles”.

En relación a la Iglesia española, ¿cuáles serán las prioridades del Cardenal Omella? “En la Iglesia española estamos iniciando una nueva etapa. En marzo se han elegido nuevas responsabilidades dentro de la Conferencia Episcopal. Hay que impulsar el plan pastoral que pusimos en marcha, y una de las cosas importantes es crecer en la comunión y en la fraternidad. Trabajar juntos porque – ya nos lo dijo el Papa Juan Pablo II – se evangeliza sobre todo desde una espiritualidad de comunión: cuanto más fraternidad y comunión tengamos, mejor podremos evangelizar. Y creo que tenemos que impulsar una transformación en el presentar el mensaje de Jesús, que el Papa ha recogido en Evangelii Gaudium y que es lo que decía también Pablo VI y Juan Pablo II: evangelizar al mundo con nuevo ardor, nuevo método y nuevo lenguaje. Necesitamos no estar cansados, no tener fatiga interior, sino ilusionados porque el Señor sigue presente en nuestro mundo y sigue hablándonos a través de las circunstancias de la vida”.

En pocos días usted vestirá la birreta roja cardenalicia, el color de la sangre de los mártires. ¿Qué implica este reconocimiento? “Ese compromiso de trabajar codo a codo con el Papa, exige de todos los cristianos, pero de modo especial de un cardenal, el trabajar sin miedo a la fatiga, dispuesto a darlo todo, si fuese necesario hasta la sangre, por la fidelidad al mensaje de Jesús y de su Evangelio, que nos lleva a través de la Iglesia a quien Santa Catalina de Siena denominaba «el dulce Cristo en la Tierra»: estar dispuestos con él, «cum Petro et sub Petro», a vivir el mensaje de Jesús hasta derramar la Sangre”.


Deja un comentario

Alegría y esperanza en la vocación religiosa. El Papa a las religiosas.

Bergoglio a las monjas: no se resignen por la disminución de las vocaciones

A las Pías Discípulas del Divino Maestro Francisco aconseja no unirse a los «profetas de desventura que tanto daño hacen a la Iglesia»; se necesita una alegría sin maquillajes

Papa Francisco con las Pías Discípulas del Divino Maestro

72
0
Pubblicato il 22/05/2017
Ultima modifica il 22/05/2017 alle ore 19:36
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

La alegría (una «alegría verdadera, no maquillada») debe ser el centro de la vida religiosa. Lo dijo el Papa al recibir hoy por la mañana a las Pías Discípulas del Divino Maestro, en ocasión de su capítulo general, a las que pidió no unirse «a los profetas de desventura que tanto daño hacen a la Iglesia» y que no caigan en esa resignación que viene cuando «el diablo» dice «no tenemos vocaciones»: «Despierten al mundo, iluminen el futuro, siempre con la sonrisa, con la alegría, con la esperanza».

 

«Como consagradas, viven en primer lugar la profecía de la alegría», dijo el Papa en su discurso. «En primer lugar, la alegría del Evangelio una profecía y el mundo hoy necesita esto». La alegría «es una bella realidad en la vida de muchos consagrados, pero también es un gran desafío para todos nosotros. ¡Una secuela triste es una triste secuela! Y la alegría auténtica, no auto-referencial o auto-complacida, es el testimonio más creíble de una vida plena, no una alegría maquillada… ¡no maquillen la alegría! Al mismo tiempo, esta alegría que llena sus corazones y se manifiesta en sus rostros las guiará a salir hacia las periferias participando en la alegría de la Iglesia que es la evangelización, convencidas de que Jesús es la buena noticia, es alegría para todos. Esta alegría aleja de nosotros el cáncer de la resignación, fruto de la pereza que vuelve árida el alma. Monjas resignadas no, por favor. El diablo dirá: “pero somos pocas, no tenemos vocaciones…”. Y así se alarga la cara y se pierde la alegría y acabamos en esa resignación: no, no se puede acabar así, la esperanza de Jesucristo es alegría».

 

Según el Papa, además, los religiosos deben ser «profetas de esperanza»: «Con esta confianza y esta fortaleza, les repito: no se unan a los profetas de la desventura, por favor, que tanto dañan a la Iglesia y a la vida consagrada; no cedan a la tentación de la somnolencia (como los apóstoles en el Getsemaní) ni de la desesperación. Refuercen su vocación de “centinelas de la mañana” para poder anunciar a los demás la llegada de la aurora. Despierten al mundo, iluminen el futuro, siempre con la sonrisa, con la alegría, con la esperanza».

 

El Papa, que por la mañana recibió al decano del colegio cardenalicio Angelo Sodano y a los obispos de Guatemala, comenzó su discurso pidiendo perdón por su retraso: «¿A qué hora llegaron? Tenía el encuentro con los obispos de Guatemala, estos encuentros se alargan, se alargan… y luego -añadió entre las risas de las religiosas- la factura la pagan las monjas». La superiora de la congregación recordó el origen piantes que une a las Pías Discípulas del Divino Maestro y a Papa Bergoglio, bromeando sobre la metáfora evangélica del vino nuevo en odres viejos: «Del origen piamontés no podía más que venir vino nuevo».

 

Frutos de comunión con los hermanos y hermanas de la Familia Paulina fueron los primeros frutos que deseó el Papa, es decir la comunión con quienes las religiosas comparten el padre fundador, el beato Santiago Alberione, y la misión de llevar el Evangelio. Y para ello es necesario «escuchar», porque «uno de los apostolados importantes de hoy es el apostolado de la oreja». «Es necesario —añadió— mantener un clima de discernimiento, para reconocer lo que pertenece al Espíritu y lo que le es contrario», evitando caer víctimas «de la cultura del zapping y, a veces, de una cultura de muerte» que en la sociedad actual presenta todas las propuestas como «válidas y buenas».


Deja un comentario

Medio Oriente: la visita de Trump y el diálogo interreligioso.

“Diálogo interreligioso, fundamental en el Medio Oriente”

Entrevista con el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico de del Patriarcado latino Jerusalén, sobre la visita de Donald Trump a Arabia Saudita e Israel

El arzobispo Pierbattista Pizzaballa

7
0
Pubblicato il 23/05/2017
Ultima modifica il 23/05/2017 alle ore 09:49
ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO

Haber comprendido que le diálogo entre las religiones es una pieza fundamental en el mosaico del Medio Oriente «es un paso importante y positivo». El arzobispo Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico del PatriarcadoLatino de Jerusalén, comentó con el periódico italiano «La Stampa» el discurso del presidente de los Estados Unidos en Raid.

 

Trump volvió a lanzar el dialogo entre musulmanes, hebreos y cristianos para resolver el drama que vive el Medio Oriente. ¿Qué le parece?

 

Que la política haya comprendido que el diálogo intrerreligioso es una pieza importante del mosaico del Medio Oriente es un paso importante y positivo. El elemento religioso en el pasado no era considerado, porque se creía que era elemento de división. En parte, desgraciadamente, es cierto, pero por ello también es significativo incluir el contexto religioso, aunque todo se vuelva más difícil.

 

¿Hay posibilidades concretas?

 

Hay que evitar reducir el dialogo interreligioso a declaraciones-consignas sobre la paz, que no tocan la vida real. Desgraciadamente, a menudo acaba así. Y es necesario que todos los líderes religiosos sepan interrogarse sobre sus responsabilidades en la creación de una mentalidad de respeto recíproco. En este contexto, la alianza con las naciones árabes-musulmanas en contra del terrorismo no puede afrontar su precisa y específica responsabilidad de hacer algo realmente, de preguntar y de preguntarse cómo y de donde nace el fundamentalismo que está contaminando las naciones. Si el diálogo interreligioso no se interroga sobre la vida real de los propios fieles y de los problemas concretos, se convierte en un eslogan, que no es necesario y, es más, se vuelve irritante.

 

Con el viaje a Arabia Saudita Trump identificó en el mundo sunita el interlocutor más adecuado para este diálogo. ¿Por qué esta decisión?

 

El mundo sunita constituye casi el 80% del mundo musulmán. Está claro que si que, si se quiere hablar con el mundo musulmán, hay que comenzar por ahí. Arabia Saudita, como se sabe, tiene una influencia extraordinaria en el mundo sunita, tanto porque los Lugares Santos principales se encuentran en su territorio, como porque con sus recursos económicos influye enormemente en todos los países del Medio Oriente. Sin embargo, creo que el motivo de la primera visita a ese país tiene que ver, antes que nada, con los vínculos tradicionales y económicos que Estados Unidos tienen con Arabia y con el deseo, creo, de redefinir la política de la nueva administración estadounidense en el Medio Oriente.

 

¿Los sauditas podrían jugar un papel en la solución del conflicto entre israelíes y palestinos y en la antigua cuestión de Jerusalén?

 

Espero que sí. Teniendo en cuenta su fuerte influencia en el mundo árabe, los sauditas podrían jugar un papel importante en la pacificación entre los países árabes e Israel. La solución al conflicto entre israelíes y palestinos, de hecho, no se agota solo dentro las fronteras de los dos países, sino que exige un enfoque mucho más amplio; basta recordar la cuestión de los prófugos palestinos, por ejemplo. Pero, al mismo tiempo, toto esto se queda bloqueado si no se identifican, contemporáneamente, soluciones concretas entre israelíes y palestinos, que en este momento no me parece ver en el horizonte. Espero estar equivocado.

 

¿Es una novedad que un presidente estadounidense visite los Lugares Santos cristianos?

 

En el pasado Bush visitó Cafarnaum, Obama la Basílica de Belén y ahora Trump el Santo Sepulcro. Que un presidente visite un lugar santo no es ninguna novedad. Normalmente se prefería entrar en el Santo Sepulcro, por las complicaciones políticas. Su determinación de querer ir de cualquier manera es positiva. Veremos cómo evoluciona en el futuro.

 

La Comisión Justicia y Paz de los obispos de la Tierra Santa recordó que «la situación política en Israel y Palestina está lejos de ser normal». ¿Qué significado tiene esta postura?

 

Creo que la comisión quiere llamar la atención de todos sobre la cuestión de Jerusalén para que no se acepte inconscientemente la política de los hechos consumados. Como Iglesias cristianas, como sea, debemos comprometernos más para hablar de la Jerusalén cristiana y ser capaces de un discurso actual en el sentido de nuestra presencia aquí como cristianos y para expresar por qué la Jerusalén terrestre todavía es importante para nosotros y para nuestra fe de hoy. Es el desafío que nos espera en los próximos años.

 

¿Qué espera del encuentro entre Trump y el Papa?

 

Espero que haya declaraciones y compromisos para trabajar juntos y que puedan identificar las prioridades sobre las que habrá que trabajar en los próximos años.