Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

La celebración de los mártires en la iglesia de S. Bartolomé en Roma. Crónica.

Deja un comentario

El Papa: “Los campos para refugiados son campos de concentración”

Fuerte denuncia de Francisco durante la vigilia por los «nuevos mártires» en San Bartolomé: «Los acuerdos internacionales son más importantes que los derechos humanos». El recuerdo de una cristiana degollada frente al marido musulmán. Llamado por los migrantes: «Crueldad hacia ellos. Que la generosidad del Sur contagie al Norte»
REUTERS

Papa Francisco

5
0
Pubblicato il 22/04/2017
Ultima modifica il 22/04/2017 alle ore 20:07
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

«Muchas son las pruebas de los justos, pero de todas los salva el Señor; Él custodia todos sus huesos, ni siquiera uno será roto». El coro entonaba las estrofas del Himno de los mártires mientras Bergoglio entraba a la Basílica de San Bartolomé en la Isla Tiberina, en donde presidió hoy, 22 de abril de 2017, por la tarde la vigilia de oración promovida por la Comunidad de Sant’Egidio por los Nuevos mártires de los siglos XX y XXI.

 

En este lugar elegido por Juan Pablo II después del Jubileo del año 2000 como memorial para los nuevos y antiguos mártires, en donde el testimonio de los cristianos asesinados «in odium fidei» durante los siglos pasados se entrelaza con la de los seguidores de Cristo perseguidos por las ideologías del siglo XX o por las recientes locuras extremistas, Papa Francisco entró como peregrino y rezó por todos los que «han tenido la gracia de confesar a Jesús hasta la muerte».

 

«Algunos han sido nuestros amigos, o incluso comensales», dijo Andrea Riccardi, fundador de Sant’Egidio, en su saludo inicial, en el que recordó a algunos de ellos: don Andrea Santoro, asesinado en Turquía; Shabbaz Bhatti, asesinado en Paquistán; Christian de Chergé, masacrado en Argelia; el padre Jaques Hamel, degollado en Normandía; el obispo Enrique Angelelli, perseguido por los militares en Argentina. De estos y otros testimonios se conserva en las capillas laterales de la Basílica un objeto personal: la estola, el breviario, el pastoral, el cáliz, la bibbia: «Hemos sido sus amigos pero no nos libramos de la voluntad tenaz de salvarnos a nosotros mismos». Es más, han querido recordarnos, mediante el testimonio «usque ad sanguinis effusionem», que «como cristianos no somos vencedores por el poder, las armas, el dinero, sino habitados por la fuerza humilde de la fe y del amor». Cristianos que, al contrario del resto del mundo sacudido por la «guerra, madre de dolores y pobreza», «no roban la vida, sino la dan».

 

«El recuerdo de estos heroicos testimonios antiguos y recientes nos confirma en la conciencia que la Iglesia es la Iglesia si es Iglesia de mártires», comenzó Papa Francisco en su homilía. Y, con un hijo de voz, añadió: «un ícono más en esta Iglesia». «Una una mujer. No sé su nombre, pero ella nos mira desde el Cielo. Cuando estaba en Lesbos, saludaba a los refugiados y encontré a un hombre de 30 años con tres niños que me ha dicho: “Padre yo soy musulmán, pero mi esposa era cristiana. A nuestro país han venido los terroristas, nos han visto y nos han preguntado cuál era la religión que practicábamos. Han visto el crucifijo, y nos han pedido tirarlo al piso. Mi mujer no lo hizo y la han degollado delante de mí. Nos amábamos mucho”. Este es el ícono que hoy les traigo como regalo aquí. No sé si este hombre está todavía en Lesbos o ha logrado ir a otra parte. No sé si ha sido capaz de huir de ese campo de concentración porque los campos de refugiados… muchos de ellos son campos de concentración, son abandonados ahí, a los pueblos generosos que los acogen, que tienen que llevar adelante este peso porque los acuerdos internacionales parecen ser más importantes que los Derechos Humanos. Y este hombre no tenía rencor. Y él siendo musulmán llevaba adelante esta cruz sin rencor, se refugiaba en el amor de su mujer, que ha recibido la gracia del martirio».

 

El mártir es, de hecho, «un graciado», afirmó Bergoglio. «Cuantas veces, en momentos difíciles de la historia, se ha escuchado decir: “Hoy la patria necesita héroes”. Los mártires pueden ser pensados como héroes pero lo fundamental del mártir es que es uno que ha recibido una gracia. Existe la gracia de Dios, no el coraje, no valentía, esto es lo que lo hace mártir». Los mártires, prosiguió el Pontífice citando los pasajes del Apocalipsis leídos en la liturgia, «han tenido la gracia de confesar a Jesús hasta el fin, hasta la muerte. Ellos sufren, ellos dan la vida, y no recibimos la bendición de Dios por su testimonio», dijo el Papa. Y recordó también a «tantos mártires ocultos» de hoy, esos hombres y mujeres «fieles a la fuerza mansa del amor, a la voz del Espíritu Santo, que en la vida de cada día tratan de ayudar a los hermanos y de amar a Dios sin reservas».

 

Papa Bergoglio describió la «causa» de sus persecuciones: «el odio del príncipe de este mundo hacia cuantos han sido salvados y redimidos por Jesús con su muerte y con su resurrección. En el pasaje del Evangelio que hemos escuchado (Cfr. Jn 15,12-19) Jesús usa una palabra fuerte y escandalosa: la palabra “odio”. Él, que es el maestro del amor, a quien gustaba mucho hablar de amor, habla de odio. Pero Él quería siempre llamar las cosas por su nombre. Y nos dice: “No se asusten. El mundo los odiará; pero sepan que antes de ustedes, me ha odiado a mí”. Jesús nos ha elegido y nos ha rescatado, por un don gratuito de su amor. Con su muerte y resurrección nos ha rescatado del poder del mundo, del poder del diablo, del poder del príncipe de este mundo. Y el origen del odio es este: porque nosotros hemos sido salvados por Jesús, y el príncipe de este mundo esto no lo quiere, él nos odia y suscita la persecución, que desde los tiempos de Jesús y de la Iglesia naciente continúa hasta nuestros días. ¡Cuántas comunidades cristianas hoy son objeto de persecución! ¿Por qué? A causa del odio del espíritu del mundo».

 

Entonces, «¿qué cosa necesita hoy la Iglesia?», se preguntó el Papa: «Mártires, testimonios, es decir, Santos, aquellos de la vida ordinaria, porque son los Santos los que llevan adelante a la Iglesia. ¡Los Santos!, sin ellos la Iglesia no puede ir adelante. La Iglesia necesita de los Santos de todos los días, de la vida ordinaria llevada adelante con coherencia; pero también de aquellos que tienen la valentía de aceptar la gracia de ser testigos hasta el final, hasta la muerte».

 

Todos ellos son, para el Papa, «la sangre viva de la Iglesia», los testigos «que demuestran que Jesús resucitó, que Jesús es vivo» y que «nos enseñan que, con la fuerza del amor, con la mansedumbre, se puede luchar contra la prepotencia, la violencia, la guerra y se puede realizar con paciencia la paz».

 

Antes de la homilía del Pontífice, momento conmovedor de la celebración, ofrecieron tres testimonios el hijo de Paul Schneider, pastor de la Iglesia reformada, asesinado en el campo de exterminio de Buchenwald en 1939: «Mi padre fue elegido para ofrecer testimonio del Evangelio y esto me consuela», dijo. Después habló Roselyne Hamel, hermana del padre Jacques, el párroco de Rouen degollado por dos fundamentalistas en julio del año pasado durante la misa. Mi hermano «nunca quiso estar en el centro, sino que ofreció un testimonio al mundo entero cuya extensión la podemos medir todavía. Con su muerte se convirtió en un hermano universal», afirmó la mujer. Al final, un amigo de William Quijano, asesinado por las Maras de El Salvador, que trataba de «romper las cadenas de la violencia», a través de la educación y la formación de los niños, con la certeza de que «un país sin escuelas y maestros es un país sin futuro».

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s