Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

El Papa lava los pies a unos reclusos.

Deja un comentario

Francisco lava los pies a detenidos: “como Jesús me hago siervo”

Misa del Jueves Santo en el reclusorio de Paliano, en Frosinone. Estaban tres mujeres y un musulmán en el tiro del Lavatorio de los pies: «No es una ceremonia folklorista»
AP

Francisco lava los pies a detenidos: “como Jesús me hago siervo”

55
0
Pubblicato il 13/04/2017
Ultima modifica il 13/04/2017 alle ore 18:23
SALVATORE CERNUZIO
CIUDAD DEL VATICANO

Tres mujeres y un musulmán que será bautizado en junio; un argentino, un albanés y seis italianos. Entre ellos, hay dos condenados a cadena perpetua, mientras que los demás deberían acabar de descontar sus penas entre 2019 y 2073. Francisco lavó y besó sus pies en la Casa de Reclusión de Paliano, en la provincia italiana de Frosinone, manteniendo la tradición que comenzó en su episcopado de Buenos Aires: pasar el Jueves Santo entre los detenidos de las cárceles. Porque, como explicó en la entrevista con el diario italiano “Repubblica”, publicada hoy 13 de abril de 2017, «el pasaje evangélico del juicio universal dice: “Estuve en la cárcel y vinieron a verme”. Entonces, el mandamiento de Jesús vale para cada uno de nosotros, pero, sobre todo, para el obispo, que es el padre de todos».

 

«Nos hará bien salir de nuestros recintos» y «desbordar misericordia», tuiteó el Papa en sus cuentas de Twitter antes de salir de la casa Santa Marta (después del almuerzo con diez párrocos romanos en la vivienda de monseñor Angelo Becciu) y dirigirse, hacia las 15, a este instituto que se caracteriza por ser el único en Italia reservado a los colaboradores de la Justicia. Una parte funciona, en cambio, como sanatorio judicial para enfermos de tuberculosis pulmonar. Una estructura antigua, que presenta diferentes problemas de manutención, pero que trata de respetar, mediante el trabajo y actividades culturales, recreativas, deportivas, religiosas, la dignidad y los derechos de sus “huéspedes”. Requisito indispensable que ha evocado en varias ocasiones el mismo Bergoglio para todas las cárceles.

 

La directora de la estructura, Nadia Cersosimo (que recibió al Papa a su llegada, en compañía del obispo de Palestrina, Domenico Sigalini), habló sobre «iniciativas que evitan el ocio, reducen las distancias, derriban los prejuicios y abren la vía a la reinserción». En Paliano hay talleres de iconografía, de cerámica y pastelería, de carpintería y restauración. También hay una zona dedicada a la ganadería, una para la producción de miel y una zona agrícola con producción biológica. Algunos de los productos de esta última estructura fueron regalados por los detenidos a Francisco, además de esculturas en madera de olivo, dulces y un manto de lana blanca.

 

En total, los reclusos fueron 70. Solo había cuatro mujeres. Dos de ellos están en aislamiento. Se reunieron con el Papa de manera estrictamente privada. Y también fue privado el rito del lavatorio de los pies, que Francisco hizo con 12 de ellos. Un momento fuerte, como muchos del pasado con detenidos y agentes de otros reclusorios. El último había sido el del Jubileo de los detenidos, con Francisco en la Plaza San Pedro, durante el Año Jubilar de la Misericordia. Después de lavarle los pies a los detenidos, Francisco celebró en la capilla la Misa “in Coena Domini”, con la que comienza el Triduo Pascual, que proseguirá mañana con el Vía Crucis en el Coliseo y el sábado, con la Vigilia en la Basílica Vaticana.

 

El Papa reflexionó en su homilía sobre el gesto de Jesús, «que era el jefe, que era Dios», cuando le lava los pies a sus discípulos. «Lavar los pies era una costumbre del tiempo antes de los almuerzos y de las cenas. Porque no había asfalto, la gente venía del camino, con el polvo… y uno de los gestos para recibir a una persona en la casa para comer era lavarle los pies. Pero esto lo hacían los esclavos, los que habían sido esclavizados», subrayó el Papa.

 

«Jesús lo invierte y lo hace Él», prosiguió, «Simón no quería, pero Jesús les explicó que Él había venido al mundo para servir, para servirnos, para hacerse esclavo por nosotros, para dar la vida por nosotros. Para amar hasta el fin». Porque Jesús ama así: «hasta el final». A todos, «aunque seamos pobres, Él es grande, bueno, y nos ama tal y como somos». «Y da la vida por cada uno de nosotros, y se enorgullece de ello, quiere esto, porque Él tiene amor», subrayó Bergoglio. No es fácil amar hasta el final, «porque todos nosotros somos pecadores, tenemos límites, defectos. Todos sabemos amar, pero no somos como Dios, que ama sin ver las consecuencias».

 

Y el gesto de lavar los pies es un símbolo de este amor, «no es folklore». Jesús hace concreta la advertencia que le hizo a los apóstoles «que se peleaban entre ellos para ver quién era el más importante». Cristo «dice que el más grande debe hacerse siervo de todos». También el Papa está llamado a ese “abajamiento”. «Hoy, mientras llegaba acá, había gente que saludaba: “Viene el Papa, el jefe de la Iglesia”. El jefe de la Iglesia es Jesús, ¡no bromeemos” El Papa es la figura de Jesús –explicó Francisco. Yo quisiera hacer lo mismo que Él hizo. En esta ceremonia el párroco lava los pies de los fieles, se invierte, el que parece más grande debe hacer el trabajo del esclavo».

 

Entonces, subrayó el obispo de Roma, en esta ceremonia «pensemos en lo que hizo Jesús» y sigamos su ejemplo. «No les digo que vayan a lavarse los pies los unos a los otros, sería una broma…», precisó Bergoglio, sino que, «si pueden, den una ayuda, un servicio a su compañero, a su compañera en la cárcel… Háganlo, porque esto es amor, es como lavar los pies, es ser siervo de los demás».

 

La celebración concluyó con el saludo de la directora, que dijo haber recibido al Papa como a una «persona de familia». Durante la Misa, un chico hizo la primera comunión con el Papa y ayer la primera confesión; otros dos lo harán en junio y también recibirán la confirmación. El Papa le dio la comunión a los presentes, un signo de la cercanía de Jesús que «se parte» para todos.

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s