Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Los medios de comunicación y la cuestión migratoria. Papa Francisco.

Deja un comentario

Francisco, contra los estereotipos sobre los migrantes

En una nueva entrevista, el Papa lamenta que los medios de comunicación apunten al sensacionalismo y pidió a los periodistas no reforzar los estereotipos sobre los migrantes, por ejemplo llamándolos “clandestinos”
REUTERS

El Papa Francisco con los refugiados a Lesbo

17
0
Pubblicato il 07/04/2017
Ultima modifica il 07/04/2017 alle ore 17:45
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Son migrantes, no “clandestinos”. Llamarles así, en los medios de comunicación, sólo refuerza el prejuicio. Perpetúa los estereotipos. En cambio, una buena información “puede abatir los muros del miedo y de la indiferencia”. Precisiones del Papa, en una nueva entrevista. Esta vez con la revista “Libertades civiles”, un bimensual de estudios y documentación sobre temas migratorios. En ella, Francisco instó a los periodistas a contar bien y de manera equilibrada los detalles de un fenómeno de masas que ha puesto en jaque a enteras regiones del mundo.

Esto resulta una novedad. Por primera vez, el pontífice se refirió a cómo los medios transmiten las noticias que involucran a los migrantes. Consideró que la prensa debería estar impulsada a cumplir con su deber de explicar los diversos aspectos de las migraciones, haciendo conocer a la opinión pública también las causas de este fenómeno”.

 

Aspectos como la violación de los derechos humanos, los violentos conflictos y los desórdenes sociales, la falta de bienes de primera necesidad, las catástrofes naturales y las causadas por los hombres deben ser “claramente comunicados”, siguió. Sólo así, agregó, se podrá tener un conocimiento justo del fenómeno migratorio. Y un conocimiento justo, podrá permitir un “acercamiento justo”.

Pero, advirtió Jorge Mario Bergoglio, son los mismos medios los que utilizan estereotipos negativos al hablar de los migrantes y los refugiados. Esto condiciona a quien recibe la comunicación.

 

“Basta pensar al uso incorrecto de términos que, a menudo, usan para definirlos. Cuántas veces se escucha hablar de ‘clandestino’ como sinónimo de migrante. Esto no es correcto, es una información que parte de una base errada y que empuja a la opinión pública a elaborar un juicio negativo”, estableció.

“Sin pensar, después, en el sensacionalismo al cual gran parte de los medios hoy apunta. Impacta más un hecho de crónica negra, con respecto a una noticia buena. Y así, conviene más hablar de algunos casos de delincuencia que tienen como protagonista un migrante, que contar los muchos casos de integración promovidos por los mismos migrantes, añadió.

 

Insistió que el buen periodismo puede abatir los muros del miedo y la indiferencia. Constató que en la sociedad “el otro”, “el distinto”, da miedo cuando no se le conoce. Pero si se habla de él y se lo hace entrar en las casas de la gente, a través de imágenes e historias, presentado en sus aspectos más humanos y positivos, entonces el conocimiento va más allá del estereotipo y el encuentro se vuelve auténtico, estableció. “Cuando pasa el miedo, también se abren las puertas y la acogida es espontánea”, precisó.

 

En otros pasajes de la entrevista, el líder católico desgajó la cuestión migratoria y estableció criterios. Dijo que no se puede limitar o administrar la grave crisis de estos años como si fuese sólo un problema numérico, económico o de seguridad. Advirtió que este asunto debería hacer reflexionar porque tiene una gran dosis cultural, y religiosa.

 

“Las migraciones, si son manejadas con humanidad, ofrecen una oportunidad de encuentro y de crecimiento para todos. No debemos perder el sentido de la responsabilidad fraterna. La defensa del ser humano no conoce barreras, estamos todos unidos en el querer garantizar una vida digna a todo ser humano, mujer, niño obligado a abandonar la propia tierra. No existe diferencia de credo que pueda chocar con esta voluntad”, sostuvo.

 

Señaló que Lampedusa, en Italia, o Lesbos, en Grecia, muestran al mundo el rostro de personas inocentes que huyen de las guerras, las violencias y las persecuciones. Hombres, mujeres, niños en viaje, solos, que llegan a esos lugares cansados, con la esperanza de salvar la propia vida mediante recorridos dramáticos.

 

“En Europa y en otras partes del mundo se atraviesa un momento crítico en el manejo de políticas migratorias. Los gobernantes tienen urgencia de miras largas y de cohesión, para un vigilante respeto de los derechos fundamentales de las personas y para poner fin a las causas de la migración forzada que obligan a la fuga a los civiles”, apuntó.

 

Según el Papa, cuando se logre considerar al migrante como una riqueza para la propia sociedad, entonces se tendrá la capacidad de practicar la verdadera acogida y lograr darles, a ellos, lo que en el pasado se recibió. Especialmente en los tiempos en que Europa era un continente expulsor de migrantes que fueron a construir una nueva vida del otro lado del océano, en países como Argentina.

 

“Tenemos mucho que aprender del pasado, es importante actuar con conciencia, sin fomentar el miedo al extranjero. La apertura al mundo exige la capacidad de diálogo como forma de encuentro a todos los niveles”, ponderó.

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s