Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

El Papa a un congreso católico-protestante sobre Lutero.

Deja un comentario

El Papa al congreso sobre Lutero: “Mirar la historia sin rencores”

Francisco alienta un estudio “libre de prejuicios y polémicas ideológicas” sobre la figura del teólogo alemán, 500 años después del inicio de la reforma protestante

El Papa

32
0
Pubblicato il 31/03/2017
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Un estudio “atento y riguroso”, “libre de prejuicios y polémicas ideológicas”. Tomar distancia de los “errores, exageraciones y fracasos, reconociendo los pecados que llevaron a la división”. Solo así se podrá asumir aquellos elementos “positivos y legítimos” de la reforma protestante. Son palabas de Francisco a los participantes de un congreso inédito sobre la figura de Martín Lutero. El Papa instó a mirar la historia con ojos distintos, cinco siglos después de las famosas tesis del teólogo alemán que desencadenaron la ruptura con Roma.

 

“Lutero 500 años después. Una relectura de la reforma luterana en su contexto histórico y eclesial”. Ese fue el título del encuentro convocado por el Pontificio Comité de Ciencias Históricas y que abordó, con aportaciones de católicos y luteranos, todo el entorno que influyó en la reforma.

 

Originalmente no estaba prevista una audiencia con el Papa, pero a último momento Bergoglio quiso intervenir. Saludando a los asistentes confesó sentir “gratitud a Dios” y “cierto estupor” por la reunión, considerando que “mucho tiempo atrás habría sido totalmente impensable”.

 

Destacó que abordar la figura de Lutero, católicos y protestantes juntos, por iniciativa de un organismo de la Santa Sede, es “como tocar con las manos los frutos de la acción del espíritu santo”, que “supera toda barrera y transforma los conflictos en ocasión de crecimiento en la comunión”.

 

Aseguró que los estudios serios sobre ese personaje y la crítica que lanzó contra la Iglesia de su tiempo y el papado, contribuyen a superar el clima de mutua desconfianza y rivalidad que “por demasiado tiempo” caracterizó por años las relaciones entre los católicos y los protestantes. Aunque reconoció que todos están muy conscientes que “el pasado no puede ser cambiado”.

 

“Hoy, tras 50 años de diálogo ecuménico entre católicos y protestantes, es posible cumplir una purificación de la memoria, que no consiste en realizar la imposible corrección de lo ocurrido 500 años atrás, más bien relatar esta historia de modo distinto, sin más huellas de aquel rencor por las heridas sufridas que deforman la visión que tenemos los unos de los otros”, estableció.

 

“Hoy, como cristianos, estamos todos llamados a liberarnos de prejuicios hacia la fe que los otros profesan, con un acento y un lenguaje diverso, a intercambiarnos mutuamente el perdón por las culpas cometidas por nuestros padres e invocar juntos de Dios el don de la reconciliación y la unidad”, añadió.

 

Este viernes se llevaron a cabo las sesiones conclusivas del congreso, que inició el miércoles 29. No todas las conferencias se centraron en la persona del fraile agustino. También se abordó el concepto de “reforma católica”, así como las historias de otros obispos reformadores y de la reforma en las órdenes religiosas. Hubo espacio, también, para analizar el equilibrio de fuerzas políticas en la Europa de la época.

 

“Hay que preguntarse cuáles son los elementos no teológicos que llevaron a la ruptura, entre ellos los políticos. No olvidemos que en Alemania había tensiones entre los príncipes españoles y los emperadores”, explicó Bernard Ardura, presidente del Pontificio Comité de Ciencias Históricas.

 

“Ciertas relecturas permiten descubrir que existieron malos entendidos. Con palabras distintas formas tenemos la misma fe, aunque después permanecen otros aspectos como la constitución de la Iglesia, los sacramentos, que están todavía pendientes”, agregó.

 

Explicó que el objetivo del congreso es promover “una historia neutra”, “honesta” y “sostenida por los documentos”, pero aceptó que se trata de una tarea difícil.

 

Y constató: “Al inicio, él quería hacer una reforma al interno de la Iglesia. Hubo una evolución, presiones de todo tipo, que desembocaron en la ruptura. Pero es claro que, al inicio, Lutero había buscado un camino espiritual. En los siglos pasados fue percibido como la encarnación del diablo, el que rompió la comunión y otras cosas. Hoy no se trata, para nosotros, de decir que lo que hizo fue algo bueno, pero podemos explicar cómo sucedió esto”.

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s