Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Quién era San José y cuál fue su rol en la sagrada familia. Palabras del Papa

Deja un comentario

“Que San José dé a los jóvenes la capacidad de arriesgar por sus sueños”

El Papa en Santa Marta: el padre putativo de Jesús es el custodio de las debilidades de los hombres y del «sueño de Dios». Participaron en la misa las familias de las chicas estudiantes de intercambio que murieron en un accidente en España

“Que San José dé a los jóvenes la capacidad de arriesgar por sus sueños”

87
0
Pubblicato il 20/03/2017
Ultima modifica il 20/03/2017 alle ore 13:20
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

Que ayude a los chicos a asumir «las tareas difíciles que han visto soñando». Por lo tanto, a tener la capacidad de soñar, además de arriesgar. Es la invocación que Papa Francisco elevó a San José durante la Misa de esta mañana, 20 de marzo de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta. El Papa reflexionó sobre la figura del padre putativo de Jesús, custodio (con ternura paterna) de las debilidades de los hombres y del “sueño de Dios”, cuya solemnidad fue cambiada porque ayer, 19 de marzo, coincidía con el domingo de Cuaresma.

 

El Pontífice celebró en memoria de las trece estudiantes que participaban en el programa de intercambio universitario europeo Erasmus, que fallecieron hace un año en España en un accidente en Cataluña. Estuvieron presentes en la celebración los padres y familiares de las chicas italianas que perdieron la vida hace un año.

 

Como indicó la Radio Vaticana, el Pontífice subrayó que San José obedece al Ángel que se le aparece en sueños, y toma consigo a la Virgen, embarazada por obra del Espíritu Santo. José es un hombre reservado, y obediente, lleva sobre sí la promesa de «descendencia, de herencia, de paternidad, de filiación, de estabilidad». Y este hombre, que es un «soñador», es capaz de «aceptar esta tarea, esta tarea pesada y que tiene mucho que decirnos a nosotros en este tiempo de fuerte sentido de orfandad». Y así, «toma la promesa de Dios y la saca adelante en silencio con fortaleza, para que lo que Dios quiere se cumpla», recordó el obispo de Roma.

 

San José puede «decirnos muchas cosas, pero no habla», es«el hombre oculto, que tiene la mayor autoridad en el momento sin darla a ver». Francisco puso el acento en lo que Dios confió al carpintero: son «cosas débiles: promesas», y una promesa, dijo el Papa, es débil. Como son débiles el Nacimiento del Niño, la fuga a Egipto. Sin embargo san José toma en el corazón y «hace suyas» todas «estas debilidades» como se sacan adelante las debilidades: «con mucha ternura, con la ternura con la que se carga un niño».

 

Bergoglio recordó con énfasis: «Es el hombre que no habla, sino que obedece, el hombre de la ternura, el hombre capaz de sacar adelante las promesas para que se vuelvan sólidas, seguras; el hombre que garantiza la estabilidad del Reino de Dios, la paternidad de Dios, nuestra filiación como hijo de Dios». Al Papa le gusta pensar en él «como el custodio de las debilidades, de nuestras debilidades incluso: es capaz de hacer que nazcan cosas bellas de nuestras debilidades, e incluso de nuestros pecados».

 

Según el Pontífice, es custodio de las debilidades para que se vuelvan fuertes, en la fe. Y este encargo lo recibió durante un sueño: es por ello que San José es un hombre «capaz de soñar». Y es también «custodio del sueño de Dios»: el sueño de «salvarnos a todos», de la redención. El Señor se lo confía a este humilde carpintero. ¡Humilde, pero «grande este carpintero!».

 

Al final, Francisco lo invocó: «Que nos dé la capacidad de soñar, porque cuando soñamos cosas grandes, cosas bellas, nos acercamos al sueño de Dios, las cosas que Dios sueña sobre nosotros». En particular, «que dé a los jóvenes (porque él era joven) la capacidad de soñar, de arriesgar y de emprender tareas difíciles que han visto en sueños». Y «a todos nosotros la fidelidad que generalmente crece en una actitud justa, él era justo, crece en el silencio y crece en la ternura –concluyó el Papa– que es capaz de custodiar las propias debilidades y las de los demás».

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s