Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

La elección del Papa Francisco hace cuatro años según el Cardenal Hummes.

Deja un comentario

Francisco cuatro años: “Toda reforma suscita resistencias”

Un balance del cuarto aniversario de Francisco por el cardenal brasileño Claudio Hummes, quien abrazó primero a Jorge Mario Bergoglio apenas elegido Papa y le dijo al oído “¡no te olvides de los pobres!”

El cardenal brasileño Claudio Hummes y Jorge Mario Bergoglio en la Capilla Sixtina después del “extra omnes”

156
0
Pubblicato il 13/03/2017
Ultima modifica il 13/03/2017 alle ore 12:37
ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ
CIUDAD DEL VATICANO

Algunos lo señalan como uno de los “grandes electores” del Papa argentino. Él es más modesto y no se atribuye el mérito. Es más, jamás imaginó que una simple frase pronunciada por él tuviera tanto impacto en Jorge Mario Bergoglio. Aquel 13 de marzo de 2013, el cardenal brasileño Claudio Hummes fue el primero en abrazar al elegido y le dijo al oído: “¡No te olvides de los pobres!”. Eso le marcó tanto al nuevo pontífice que decidió asumir el nombre de Francisco.

 

Franciscano, arzobispo emérito de Sao Paulo y prefecto emérito de la Congregación para el Clero del Vaticano, en una conversación con el Vatican Insider hizo un balance de los cuatro años del papado, aseguró que la Iglesia vive una “gran sacudida” y consideró normal que existan críticas al pontífice, porque él está impulsando una reforma y “toda reforma suscita resistencias”.

 

¿Qué balance hace de estos cuatro años de pontificado?

 

Se trata de un pontificado extraordinario, excelente. Él ha movido la Iglesia a abrirse, a salir, sobre todo hacia las periferias y los pobres, pidiendo ser solidarios con ellos y acompañarlos. Lo hace siempre con mucho empeño. Esto ha marcado mucho su pontificado. Pero también la cuestión de la paz, otro compromiso concreto suyo. Él está siempre donde existen conflictos, está ahí, va personalmente, convoca a los poderes públicos y a las autoridades involucradas a comenzar procesos de paz, de diálogo, de apertura.

 

¿Qué recuerdos tiene?

 

Recuerdo que poco tiempo después de su elección, cuando se dio la amenaza de una intervención militar en Siria de parte de Estados Unidos, él convocó una vigilia por la paz. Estuvo seis horas en oración, con la gente, en la Plaza (de San Pedro). Al final la invasión no tuvo lugar. Quiere decir que también (Barack) Obama entendió. La oración ante Dios tiene una fuerza muy grande y movió también el corazón del presidente de Estados Unidos para que no hiciera la intervención. Obama aprecia mucho a este Papa, lo admira y eso quiere decir que, teniendo noticias de esta vigilia, pensó mucho antes de movilizar el ejército.

 

Él llamó a los presidentes de Israel y Palestina al Vaticano a rezar por la paz, vinieron. Fue a Cuba para construir un puente con Estados Unidos, ha hecho un gran trabajo a favor de la paz. También se ha ocupado de la creación, la crisis climática, ecológica, con la (encíclica) “Laudato Sii”, ese es otro compromiso fuertísimo de él. Se podría volver al día en que fue elegido, después habló a los periodistas y les dijo que eligió el nombre de Francisco porque es el santo de los pobres, de la paz y de la creación. Estos son tres temas muy presentes en su ministerio.

 

¿Cuál ha sido su impacto hacia dentro de la Iglesia?

 

La cuestión de la misericordia ha sacudido a la Iglesia, el apostar menos a la ley y más al amor, menos a las estructuras y más a la vida, a hacer el bien, a estar con la gente y a consolar a las personas. Porque solamente la misericordia salva y no la ley. Este es un clima nuevo que cambia la Iglesia, en el buen sentido de volver fuertemente al evangelio. Y también de hacer este peregrinaje en la historia en el cual él quiere incluir y no excluir a ninguno.

 

El diálogo también ha ocupado un papel importante en su misión…

 

Una de las cosas más importantes para él es caminar con todos, como amigos y hermanos, no como adversarios, respetando nuestras diferencias, pero sumando donde podemos sumar, a favor del bien, de la salvación de la humanidad. Es iluminar la historia, él quiere dialogar con las otras religiones, con las otras Iglesias cristianas, con todas las personas de buena voluntad.

 

El 13 de marzo de 2013, cuando Bergoglio fue elegido Papa, usted fue el primer cardenal en felicitarlo y decirle aquella famosa frase: “¡No se olvide de los pobres!”. ¿Por qué lo hizo?

 

Yo no había preparado nada, en el momento que lo abracé espontáneamente me vino esta frase: “No te olvides de los pobres”. Estaba en mi corazón, pero no la había practicado. Tampoco imaginaba que iba a tener un efecto tan grande dentro de su corazón, en su pensamiento. Él mismo dijo que eligió su nombre por eso, pero fue el espíritu santo que habló a través de mi boca.

 

Más allá de las luces, también existen las resistencias. ¿Era descontado que surgieran estas críticas con su sacudida tan fuerte a la Iglesia?

 

Todas las reformas suscitan resistencias. Hay personas que están acomodadas, tienen miedo de perder algo, o quizás su comprensión es diversa. Pero la diversidad en la Iglesias no es un mal, porque ella misma es una unidad en la diversidad: De culturas, de inteligencias, de las formas de comprender la vida, en fin. El mal se da cuando se vuelven división, cuando se convierten en una contraposición o una confrontación, un conflicto. Esto no se puede aceptar, la división destruye la Iglesia.

 

¿Estas resistencias son más bien un fenómeno temporal o tienen raíces más profundas?

 

Yo soy muy optimista. Creo que esto es parte del camino, caminaremos, seguiremos adelante y el Papa lo hace con mucha serenidad. Nosotros queremos apoyo para caminar. Al final Dios, con su gracia, nos ilumina. Las reformas echarán raíces también.

 

¿Quizás el Papa no es comprendido a cabalidad por sus críticos? Por ejemplo, la exhortación “Amoris Laetitia” ¿no fue entendida bien?

 

No quisiera entrar tanto en este argumento, ya está bastante agitado el contexto. Yo la apoyo plenamente a la exhortación apostólica. No se puede olvidar que se realizaron dos sínodos que apoyan el magisterio del Papa.

 

¿Cómo se ve al Papa desde el sur del mundo?

 

El hecho que él sea latinoamericano y no del área europea, esto es una gran riqueza. La Iglesia logró salir de un círculo histórico. En su momento la Iglesia se “inculturó” en Europa y fue una inculturación muy exitosa. Ahora, el hecho que el Papa no sea de este círculo histórico da a la Iglesia un respiro más amplio y, también, una universalidad nueva. No es que antes no fuese universal, pero ahora es mucho más rica en términos de universalidad y de una multiforme inculturación, que no sea sólo en una cultura. La Iglesia no se puede dejar de inculturar en otros pueblos. Que el Papa venga de fuera da a la Iglesia aperturas nuevas, posibilidades nuevas.

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s