Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

La esperanza de una paz sin guerras. Palabra del Papa

Deja un comentario

La esperanza del Papa: poder decir “¡se acabó la guerra en el mundo!”

Francisco en Santa Marta: «muchos mueren porque los potentes quieren un pedazo más de tierra»; Dios pedirá cuentas al respecto, pero hay que preguntarse: «¿Cómo custodio la paz en el corazón?», porque la violencia nace allí

Una paloma volando, símbolo de la paz

46
0
Pubblicato il 16/02/2017
DOMENICO AGASSO JR.
CIUDAD DEL VATICANO

La violencia nace y comienza en el corazón de los seres humanos. La «declaración» de hostilidades proviene de allí, con la envidia, los celos. Por ello, cada uno, aunque se encuentre físicamente lejos de los conflictos armados o de quienes los planean, es responsable de la custodia de la paz. Insistió en ello Papa Francisco durante la homilía de la misa que celebró esta mañana, 16 de febrero de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta. El Pontífice, según indicó la Radio Vaticana, subrayó la tragedia de todas las personas que pierden la vida bajo las bombas y con los disparos que ordenan los potentes y los traficantes de armas; pero también indicó que no pierde la esperanza de poder decir un día: «¡Se acabó la guerra en el mundo!».

 

 

La violencia nace y comienza en el corazón de los seres humanos. La “declaración” de hostilidades proviene de allí, con la envidia, los celos. Por ello, cada uno, aunque se encuentre físicamente lejos de los conflictos armados o de quienes los planean, es responsable de la custodia de la paz. Insistió en ello Papa Francisco durante la homilía de la misa que celebró esta mañana, 16 de febrero de 2017, en la capilla de la Casa Santa Marta. El Pontífice, según indicó la Radio Vaticana, subrayó la tragedia de todas las personas que pierden la vida bajo las bombas y con los disparos que ordenan los potentes y los traficantes de armas; pero también indicó que no pierde la esperanza de poder decir un día: “¡Se acabó la guerra en el mundo!”.

 

Los tres elementos de la homilía papal de hoy fueron la paloma, el arcoíris y la alianza, tres imágenes presentes en la Primera Lectura, tomada del Libro del Génesis, que narra que Noé libera a la paloma tras el diluvio. Esta paloma, que regresa con la ramita de olivo, es “el signo de aquello que Dios quería después del diluvio: la paz, que todos los hombres estuvieran en paz”. “La paloma y el arcoíris – dijo Francisco – son frágiles”. “El arcoíris – añadió – es bello después de la tempestad, pero después viene una nube y desaparece”. También la paloma – prosiguió – es frágil. Y recordó cuando hace dos años, a la hora del Ángelus dominical, una gaviota mató a dos palomas que había liberado junto a dos niños desde la ventana del Palacio Apostólico.

 

“La alianza que Dios hace es fuerte – comentó el Obispo de Roma – pero nosotros la recibimos, la aceptamos con debilidad. Dios hace la paz con nosotros, pero no es fácil custodiar la paz”. “Es un trabajo de todos los días – añadió – porque dentro de nosotros está todavía aquella semilla, aquel pecado original, el espíritu de Caín quien, por envidia, celos, codicia y deseo de dominación, hace la guerra”. Francisco observó además que, hablando de la alianza entre Dios y los hombres, se hace referencia a la “sangre”: “De su sangre – se lee en la Primera Lectura – yo les pediré cuentas; pediré cuentas a cada ser vivo y pediré cuentas al hombre de la vida de su hermano”. Y observó que nosotros “somos custodios de los hermanos y cuando hay derramamiento de sangre, hay pecado, y Dios nos pedirá cuentas”. “Hoy en el mundo –denunció– hay derramamiento de sangre. Hoy el mundo está en guerra. Tantos hermanos y hermanas mueren, también inocentes, porque los grandes, los potentes, quieren un pedazo más de tierra, quieren un poco más de poder o quieren obtener más ganancias con el tráfico de armas. Y la Palabra del Señor es clara: ‘De su sangre, o sea de su vida, yo pediré cuentas; pediré cuentas de esto a cada ser vivo y pediré cuentas de la vida del hombre al hombre, a cada uno de sus hermanos’. A nosotros también nos parece que estamos en paz aquí. Pero el Señor pedirá cuentas de la sangre de nuestros hermanos y hermanas que sufren la guerra”.

 

“¿Cómo custodio yo a la paloma?”, se preguntó Francisco. “¿Qué hago para que el arcoíris sea siempre una guía? ¿Qué hago para que no se derrame más sangre en el mundo?” Todos nosotros – reafirmó – “estamos implicados en esto”. La oración por la paz “no es una formalidad, el trabajo por la paz no es una formalidad”. Y reveló con amargura que “la guerra comienza en el corazón del hombre, comienza en casa, en las familias, entre amigos y después va más allá, a todo el mundo”. ¿Qué hago yo “cuándo siento que llega a mi corazón algo que quiere destruir la paz?”. La guerra, continuó el Pontífice, “comienza aquí y termina allá. Las noticias, las vemos en los periódicos o en los telediarios… Hoy tanta gente muere y aquella semilla de guerra que produce la envidia, los celos, la avidez en mi corazón, es la misma – germinada, hecha árbol – que la bomba que cae sobre un hospital, sobre una escuela y mata a los niños. Es lo mismo. La declaración de guerra comienza aquí, en cada uno de nosotros. De ahí la pregunta: ‘¿Cómo custodio yo la paz en mi corazón, en mi intimidad, en mi familia?’. Custodiar la paz, no sólo custodiarla: hacerla con las manos, artesanalmente, todos los días. Y así lograremos hacerla en el mundo entero”.

 

“La sangre de Cristo – recordó el Papa – es la que hace la paz, pero no la sangre que los traficantes de armas o los potentes hacen que se derrame en el mundo. Y compartió un recuerdo personal de cuando era niño: “Recuerdo: comenzó a sonar la alarma de los Bomberos, después de los periódicos y en la ciudad… Esto se hacía para llamar la atención sobre un hecho o una tragedia y otra cosa. E inmediatamente oí a la vecina de casa que llamaba a mi mamá: ‘¡Señora Regina, venga, venga, venga!’. Y mi mamá salió un poco asustada: ‘¿Qué ha sucedido?’. Y aquella mujer, del otro lado del jardín, le decía: ‘¡Se acabó la guerra!’ y lloraba”.

 

Francisco recordó el abrazo de las dos mujeres, el llanto y la alegría porque la guerra había terminado. Y concluyó diciendo: “Que el Señor nos dé la gracia de poder decir: ‘Se acabó la guerra’ y llorando. ‘Ha terminado la guerra en mi corazón, ha terminado la guerra en mi familia, ha terminado la guerra en mi barrio, ha terminado la guerra en mi lugar de trabajo, ha terminado la guerra en el mundo’. Así serán más fuerte la paloma, el arcoíris y la alianza”.

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s