Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Pobreza de los niños en España. Save the Children.

Deja un comentario

DESHEREDADOS

DESIGUALDAD INFANTIL, IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y POLÍTICAS PÚBLICAS EN ESPAÑA

14 Febrero 2017

Un niño pobre es aquel que no puede soñar”

Niña, 9 años, Madrid

La palabra “desigualdad” reaparece sin descanso en titulares de periódicos, en discursos políticos y en un sinfín de artículos académicos e informes de ONG y de organismos internacionales. Es innegable, está ahí y aumenta a buen ritmo. España está entre los países de la Unión Europea con más desigualdad. Las personas más ricas en nuestro país ganan siete veces más que las más pobres, cuando la media europea es de 5,2 veces. Pero la desigualdad afecta con especial crudeza a los niños: los menores de edad con menos recursos se han empobrecido cinco veces más durante la crisis que los más ricos -un 32% y un 6% respectivamente-. Entre 2008 y 2015 el número de niños en situación de pobreza severa aumentó en 424.000.

En Save the Children compartimos gran parte de nuestro tiempo precisamente con esos hogares cuyos habitantes ven cómo, por mucho que se esfuercen, el resto del mundo avanza dejándoles atrás. Por eso, en el transcurso de la investigación realizada para elaborar este informe, hemos querido contar con la participación de más de 130 niños y niñas de nuestros programas. Ellos nos han prestado su mirada y hemos visto a través de ella. Con este informe queremos sacar la lupa y enfocar la desigualdad que afecta a España: ver cómo ha evolucionado, cómo se ha intensificado con la crisis y, sobre todo, ver cómo afecta esta desigualdad a los niños y las niñas.

En las sociedades más desiguales el éxito de los niños está condicionado por la herencia económica y social de los padres. En España, un niño que nace en un hogar pobre está condenado de por vida a serlo. El Estado no permite que los niños tengan las mismas oportunidades, al contrario, les pone zancadillas a los que peor están.

Ni las políticas públicas de protección social ni el sistema fiscal están diseñados para reducir la desigualdad y acabar con la pobreza. Cuando precisamente una de las funciones del sistema tributario debería ser redistribuir la riqueza. Pero en España los impuestos tienen limitaciones para reducir la desigualdad porque gravan más a las personas más pobres en relación con las más ricas. Las políticas públicas parecen no estar diseñadas desde la equidad; la sanidad, la protección social, el empleo y, desde luego, la educación. Estas políticas no facilitan como debieran la igualdad de condiciones para la infancia en situación de vulnerabilidad.

Mi padre está en el paro porque la fábrica cerró. Mi madre está en casa buscando trabajo. Si mis padres dicen “no” sé que es por algún motivo. Mis padres quieren que seamos felices, si dicen “no” es porque no tienen dinero”

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s