Loiola XXI

Lugar de encuentro abierto a seguidor@s de S. Ignacio de Loyola esperando construir un mundo mejor

Alemania: declaraciones del presidente de la Conferencia episcopal

Deja un comentario

El cardenal Marx: los cristianos unidos por la misericordia en tiempos de odio

Y sobre «Amoris laetitia», el presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania afirma: el texto es claro y los obispos fueron unánimes sobre las líneas guía

El cardenal Reinhardt Marx

23
0
Pubblicato il 06/02/2017
Ultima modifica il 06/02/2017 alle ore 16:20
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«Cuando escuchamos lo que se dice en estos tiempos turbulentos, en Europa y en el mundo, debemos preguntarnos de qué parte pueden estar los cristianos, de la parte del lenguaje de la dominación, del odio, del enfrentamiento, o de la parte del lenguaje de la misericordia, del diálogo, de la recíproca comprensión, de derribar muros». El cardenal Reinhard Marx, arzobispo de Mónaco de Baviera y presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania, se refirió a la situación política mundial con esta pregunta retórica durante una conferencia de prensa conjunta con el obispo luterano Heinrich Bedford-Strohm, después de la audiencia que concedió el Papa esta mañana a la delegación evangélica alemana en ocasión de los 500 años de la Reforma de Martín Lutero (1517-2017).

 

«Vivimos tiempos inquietos», dijo Marx, «tanto en Europa como en el resto del mundo, y me pregunto: ¿cuál es el testimonio de los cristianos en estos tiempos turbulentos? Cuando escuchamos lo que se dice, debemos preguntarnos de qué parte pueden estar los cristianos, de la parte del lenguaje de la dominación, del odio, del enfrentamiento, o de la parte del lenguaje de la misericordia, del diálogo, de la recíproca comprensión, de derribar muros. Durante el curso de la historia, nosotros los cristianos en Europa hemos vivido divisiones —prosiguió Marx refiriéndose a las guerras de religión que explotaron después de la Reforma protestante—, pero ahora podemos ser testimonio de reconciliación». El purpurado hizo eco de las palabras del obispo Bedford-Strohm, quien, en la misma conferencia de prensa, dijo: «En Europa surge nuevamente el nacionalismo, el odio, y nosotros podemos ser testigos de reconciliación, pero debemos proceder juntos».

 

Prosiguiendo con su reflexión sobre el ecumenismo, el cardenal Marx subrayó que «en este momento histórico hay un impulso particular. Debemos sacar adelante nuestras reflexiones sobre lo que nos une y también sobre lo que nos divide, pero tengo la clara impresión de que hay una renovado interés, en nuestras parroquias y en muchas conversaciones que me han tocado, y, como subraya el Papa, en el ecumenismo no debemos cansarnos» de perseguir el objetivo último de la unidad de los cristianos de las diferentes confesiones. Durante 2017 «no podemos esperar que se resuelvan todos los problemas teológicos, pero podemos aprovechar del impulso que hay en este ámbito, y, sobre todo, nosotros en Alemania, católicos y protestantes, tenemos una responsabilidad particular, porque de Alemania partió esta división y 2017 puede ser un paso hacia adelante para unirnos. Al final del año, como sea, no habrá un punto, sino dos puntos». A estas palabras se refirió la obispa Annette Kurschus, vicepresidenta de la Iglesia evangélica alemana, quien subrayó el Papa también había hablado del «dolor» de la división de los cristianos y añadió que en este periodo «no solo estamos caminando juntos, sino que estamos caminando de manera diferente con respecto al pasado». Marx subrayó que el objetivo es una «unidad visible, no uniforme», en la que «todas las tradiciones, legítimas y fructuosas, se puedan encontrar juntas, sin perder la propia especificidad». También insistió en que «ni siquiera en la Iglesia católica o en la Iglesia evangélica estamos todos siempre de acuerdo», e indicó que el acuerdo sobre la justificación entre luteranos y católicos era un ejemplo para afrontar, acercándose, las cuestiones todavía pendientes.

 

Al margen de la conferencia de prensa, Marx respondió a una pregunta sobre las críticas contra la posibilidad de conceder la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar, como establecieron recientemente los obispos en sus líneas guía sobre la aplicación de la exhortación apostólica del Papa «Amoris laetitia», líneas que no parece compartir el cardenal Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller: «No he recibido cartas de otros cardenales sobre nuestra declaración», respondió. «Creo que “Amoris laetitia” es bastante clara, pero como conferencia episcopal decidimos subrayar algunos puntos no porque el Papa no haya sido claro sino para subrayar, por ejemplo, la preparación al matrimonio, acompañar a las parejas y otras cuestiones específicas de irregularidades, nada que no esté ya escrito en “Amoris laetitia”». Al periodista que afirmaba que miles de sacerdotes dicen que el texto papal no es claro, Marx respondió: «Puede leer “Amoris laetitia”, y creo que en nuestra conferencia había unanimidad, algunos obispos plantearon cuestiones pero creo que es clara la posición y la línea del Papa. Fui miembro de dos sínodos, y estuve en las discusiones entre los sínodos y en las discusiones en el sínodo, y después leí “Amoris laetitia” y me dije: “No puedo comprender por qué la respuesta no ha quedado clara”».

Anuncios

Autor: loiolaxxi

periodista, jesuita, bloguero, profesor, jubilado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s